Sobre la independencia financiera y el mérito o demérito de alcanzarla con ayuda familiar

A todos, o a la inmensa mayoría de los que frecuentamos foros de finanzas como +D, nos atrae la idea de alcanzar la independencia financiera. Unos pocos la han logrado y otros estamos en ello; unos estamos lejos, otros más cerca. Da igual, el caso es que todo lo relativo a la misma es objeto de debate, disfrutamos hablando del tema.

Recientemente Farmacéutico activo, del que desconozco si tiene usuario creado en +D, iniciaba un debate en Twitter acerca de si es válido alcanzar la independencia financiera si se logra con ayuda, siquiera parcial, de la familia. Él entendía que no, que era una trampa o un atajo. Bien, y yo me pregunto para empezar: ¿qué entendemos por ayuda familiar?

Independencia-financiera-ahorro

- Contactos / continuidad de negocio familiar

Yo soy abogado, formalmente desde hace nada, y no tengo apenas contactos para entrar en el mundo laboral. Si me hubiese decidido por la medicina, seguro que me habría ayudado mi madre; si me hubiese decantado por la odontología, podría estar ahora mismo trabajando con mi padre.

Tengo amigos abogados con padres abogados, que ya están trabajando y tienen “la vida resuelta”, pero que a lo mejor es la única ayuda, siquiera tácita, que han recibido.

- Situación geográfica del domicilio familiar

También es ayuda familiar, veámoslo. Les pongo mi ejemplo: si bien en el sur, y más concretamente en Jerez de la Frontera, se vive estupendamente, con la costa a veinte minutos, coste de la vida bajísimo, etc., la actividad económica de la zona no es precisamente muy boyante. ¿Acaso no es ayuda familiar que tus padres vivan en Madrid, Barcelona o Valencia, a efectos de no tener gastos de vivienda cuando empieces tu primer trabajo? Porque a los que nos va a tocar irnos a estas grandes ciudades nos toca desembolsar unas cantidades importantes, ganemos más o ganemos menos con nuestro primer trabajo (en ocasiones a pérdida), en concepto de alquiler y, en general, de vivir.

- Ayuda económica

Aquí me declaro culpable, mis padres a lo largo de mi vida me han ido donando un dinero y yo he tenido la mala costumbre de ahorrarlo e invertirlo, desde muy pequeño. Si mi hermano, que gustaba más de viajar y vivir la vida que de ahorrar, con sus pros y contras (ojo, “que le quiten lo bailao”), y que ahora trabaja en un buen puesto de trabajo en China, logra un día la independencia financiera: ¿tendrá mérito y yo no? Porque claro, él ha empezado de cero en China :slight_smile: ¿Acaso si yo la logro, siendo la mitad de mi patrimonio a día de hoy fruto de la generosidad de mis padres, no será meritorio por haber cogido un atajo?

- Mi opinión

Estando esencialmente de acuerdo con Farma en el debate puramente teórico sobre la independencia financiera, tengo que diferir en la práctica. Cada uno jugamos con las cartas con la que nos ha tocado vivir, y si bien la suerte de que estas sean mejores o peores es una variable importante en la ecuación, en términos generales lograr ser independiente financieramente es casi siempre muy meritorio, yo no me pondría tan purista al respecto.

Nuestros padres, dentro de sus posibilidades, tenderán en una familia sana y bien avenida a ayudarnos en lo que puedan. A veces dándonos dinero, a veces pagándonos unos estudios, otras simplemente con su sacrificio de vivir en un sitio y no en otro, etc. Para mi, el dinero de mi familia es como si fuese mío, y se lo cuido/gestiono como si lo fuera de hecho, y para ellos es igual, les es indiferente, o incluso deseable, poder darnos a mi hermano y a mi una parte, porque su plan de vida es ser felices, criarnos y que nos vaya estupendamente.

En definitiva, el día que sea financieramente independiente, que estoy convencido de que un día llegará -ya, igual no y no pasará nada, pero hay que ser optimista-, me sentiré muy orgulloso, porque habré hecho tantos sacrificios como cualquiera para lograrlo.

Tengan muy feliz fin de semana, y gracias a Farma, si lee esto, por iniciar y promover estos interesantes debates.

43 Me gusta

Pues creo que aquí ha dado usted en el clavo, no sólo en esta cuestión sinó en muchas otras.

En el plano teórico tenemos tendencia a pensar que invertir se trata de lograr la mayor rentabilidad dentro de las circunstancias de cada cual. En el plano práctico invertir es más bien lograr un resultado razonable para lo que uno puede necesitar.

Piense que estos debates no sólo se pueden extrapolar a la forma de llegar a un objetivo sinó al propio objetivo. Para ello nada mejor que recordar el magnífico artículo de @Cygnus Por el camino de la independencia financiera . Por ejemplo si hay quien para llegar temprano a dicho objetivo ha sacrificado demasiadas experiencias “de juventud” que por mucha independencia financiera que tenga no le van a devolver, con 40 años, por poner un ejemplo, a cuando tenía 20.

15 Me gusta

Creo que el simple hecho de juzgar si hay una forma más o menos válida de alcanzar la IF o cualquier otra cosa, es sumamente infantil.

Uno no elige ni donde nace, ni la familia que le toca, por lo que esos condicionantes no pueden añadir o restar mérito de ningún tipo. De hecho, siguiendo ese razonamiento del mérito o demérito, una persona que haya alcanzado la IF en un país y continente menos desarrollado, también podría establecer que alcanzarla en Europa carece de mérito.

No dejaría de ser una opinión personal carente de fundamento. Es el problema de generalizar.

El verdadero mérito está en la actitud y los actos de cada uno, y aunque la familia pueda ofrecer apoyo, uno tiene que tener la actitud apropiada para dejarse ayudar.

23 Me gusta

Lo he vuelto a releer, y sigue siendo un artículo brutal.

También hay que tener en cuenta que el disfrute de la vida cuando somos jóvenes es subjetivo, y hay que ser conscientes de ello. Yo de pequeño y adolescente, aunque tenía amigos, era muy introvertido y me pasaba el día leyendo novelas. Y era bien feliz con mis novelas. En cambio, le dan mis doscientas o trescientas novelas de pequeño a mi hermano, y lo condenan al martirio. Él fue feliz con sus amistades y deportes, pasando más tiempo en la calle, y yo era feliz en casa leyendo por cuarta vez Los pilares de la tierra. Aparte, a mi siempre me gustó ahorrar, nunca he tenido un mal pensamiento en ese sentido, y desde que descubrí esto de las inversiones, como disfruto invirtiendo el ahorro se convierte en el requisito sine qua non para poder seguir haciéndolo (salvo vender, que hace menos gracia).

También está lo que utilizando un latinajo es el ahorro ad intra y el ahorro ad extra, es decir, lo que ahorras en disfrute personal, y lo que ahorras cuando estás con tu familia o tu pareja. Yo soy muy ahorrador con lo que me gasto en mi persona, pero gasto con normalidad cuando estoy con mis amigos, porque lo disfruto infinitamente más. No voy a dejar de tomarme esa cerveza extra que me pueda apetecer, vaya.

Darle vueltas a este tipo de cosas también está muy bien para aprender a empatizar. Cada persona es un mundo para muchísimas cosas, y también para sus finanzas personales :wink:

10 Me gusta

Muy interesante el tema.

Estoy bastante de acuerdo con @Tiedra. Yo también leí el tweet de Farmaceutico Activo y me dio qué pensar.

En primer lugar, ¿qué quiere decir que sea válido o no? Yo creo que todo objetivo que se consiga es válido, independientemente del proceso (dejando aparte temas morales: robar, etc). Otra cuestión a parte es el mérito de conseguirlo. Es decir, la Independencia Financiera (IF) es un objetivo que tenemos para conseguir vivir de una manera determinada: la que sea para cada uno. Si una persona consigue ese objetivo, entonces no hay más que hablar. Claro que es válido, puesto que ha llegado a donde quería, ¿no?

Ahora bien, un debate diferente es el asunto del mérito que se tenga por conseguir la IF de una manera o de otra. En mi opinión, este debate no tiene mucho sentido. Sólo puede hacernos envidiosos porque otros consigan la IF antes que nosotros y/o con menos esfuerzo. Yo solo puedo alegrarme -con una ligera envidia sana- por esa gente. Al fin y al cabo, creo que para esto se crean comunidades como ésta, para compartir de una manera sana y colaborativa un objetivo común. No quiero que parezca que intento dar lecciones, ehh, que soy nuevo en este foro y en este mundo! Sólo pretendo dar mi humilde opinión :slight_smile:

Siempre encontraremos a gente que tenga más facilidades que nosotros para conseguirla, ya sea por una herencia, por ayuda económica de sus padres o por lo que sea. Pero debemos pensar que seguro que hay otro tanto de gente que tiene menos facilidades que nosotros, por cobrar menos, por tener un hijo enfermo que ocasiona muchos gastos o por miles de situaciones diferentes. Por supuesto, esto pasa en todo los ámbitos de nuestra vida. Cuando íbamos al colegio o a la universidad, teníamos compañeros más listos y menos listos. Los más listos aprobaban con menos esfuerzo que los menos listos, pero eso no quiere decir que no sea válido o que valga menos su aprobado.

En resumen, considero que siempre es válido conseguir la IF, independientemente de las ayudas recibidas. El debate de si es más meritorio o no, no creo que nos haga ningún bien.

Dicho esto, para no parecer sospechoso, aclaro que yo no recibo ninguna ayuda de mis padres. De hecho, mi situación financiera no es la más holgada, por lo que no creo que pueda alcanzar la IF. En cualquier caso, disfruto del proceso!

Por último, aclaro que no es ninguna crítica al planteamiento del Farmacéutico Activo. Le sigo en twitter y me encanta su página.

Siento haberme enrollado!

11 Me gusta

Sinceramente, me parece una afirmación que parece más movida por la envidia que por otra cosa.

Por ejemplo, si tus padres te han pagado y mantenido mientras estudiabas también puedes tener ventaja respecto de quien tuvo que buscarse la vida con 16 años.

Verdaderamente, no entiendo el debate ni qué sentido tiene plantearse si algo así es “trampa” o no. Si alguien tiene la independencia financiera, me alegro por él pero me da exactamente igual cómo la haya conseguido, siempre que no haya sido de forma ilegal. Cómo digo, el único sentido que le veo a ese debate es partiendo desde la perspectiva de una gran envidia a aquel que tiene más.

10 Me gusta

La complacencia de corto plazo aporta poco, se valora mal y conduce a lugares poco interesantes. En cambio el esfuerzo y sacrificio a medio-largo plazo, te lleva a lugares interesantes, te llena de felicidad si sabes valorar tus logros y te hace más libre, financieramente también.

No me cabe la menor duda que usted llegará lejos y será feliz en el camino y/o proceso.

5 Me gusta

Interesante debate @Tiedra.
Según pasa el tiempo cada vez hago menos afirmaciones categóricas sobre los comportamientos, porque la vida te va enseñando que cada persona en sus circunstancias tiene sus puntos de vista y son muy respetables.
En mi caso recuerdo que de joven me costaba mucho dejarme ayudar. Para mí era muy importante hacer las cosas por mi mismo. Cuando mis padres o mis suegros intentaban darnos una pequeña ayuda, siempre lo rechazaba.
Ahora que ha pasado el tiempo, veo que ellos se habrían alegrado de haber podido ayudar, y por mi parte lo que había era cierto orgullo, característica que hoy día intento mitigar en lo posible.
No digo que mi actitud estuviera mal entonces, simplemente era mi punto de vista en aquel tiempo. Hoy tengo otro, porque las personas cambiamos. Ahora soy capaz de dejarme ayudar aunque no me haga falta, si veo que la otra persona se va a alegrar por hacerlo.
En su caso, nadie tiene derecho a juzgarle, y seguramente si hiciera una encuesta, tendría resultados muy repartidos a favor o en contra, así que le sugiero que actúe como mas tranquilo se sienta consigo mismo.

6 Me gusta

Saludos cordiales.

La verdad es que unos lo tenemos más fácil que otros. No sé si por eso el mérito es menor, pero la solución no es poner trabas a quienes tienen ventaja sino apoyar en lo que necesite a quien así lo merezca.

4 Me gusta

Conste que yo me considero una persona infinitamente afortunada.

Siendo cada persona un mundo quizás este debate sobra, no les negaré que me apetecía charlar un rato con ustedes, pensar en voz alta, ya que a mis amigos y conocidos estos temas ni les van ni les vienen (muy legítimamente por otro lado).

También puede tener el foro una vertiente de ocio, y que no sea todo negocio, echarse una charla filosófica/financiera también puede venir bien.

6 Me gusta

En la práctica, aunque uno se deje ayudar, luego es inevitable darle vueltas a eso, a que igual deberías apañarte por tu cuenta.

Como anécdota, recuerdo hace un par de años, que unos blogs que tenía daban buenos réditos, el equivalente al arrendamiento de una casa normalita casi casi (y llevaban años creciendo anualmente entre un 30 y un 200%). Le dije a mi madre que ya no hacía falta que me diese nada, que yo me lo pagaba todo. Me dijo que no, que sino luego como me fuese peor mi orgullo me iba a impedir volver a pedírselo. Y tenía toda la razón, hoy día esos blogs si bien siguen dando ingresos, cayeron como consecuencia de una actualización del algoritmo de Google, son la sombra de lo que eran, y de haber dado mi madre por buena mi sugerencia ahora me habría costado muchísimo pedirle nada.

La experiencia es un grado, que se suele decir, nunca se deja de aprender de nuestros padres y mayores.

4 Me gusta

Diría que el objetivo de todos es ser felices. Seguramente la mayoria de la gente que logra la IF se está preguntando al poco tiempo "¿y ahora qué?

8 Me gusta

A mi salvando las distancias me pasó con la carrera. Te centras en aprobar las asignaturas que te toquen, estás tan enfocado y un buen día terminas, y te quedas exactamente así: ¿y ahora qué? pues a lo siguiente, pero tardas un tiempo en adaptarte.

La verdad es que sí, lo importante es ser feliz y como comentaban más arriba disfrutar del proceso.

6 Me gusta

Lo importante, yo creo, es que, una vez superada una fase de la vida, cumplido un reto, desarrollada una vocación llevada a cabo con ilusión, nos propongamos otra que podamos llevar a cabo.
Yo me licencié en Historia en el 2014 y luego he seguido: un Master inacabado y colgado. Para mí sí que se cumplió aquello de “la vida iba en serio”, pues todo se fue complicando en lo personal y la bola va creciendo (la del interés compuesto, no, otra).

3 Me gusta

Yo creo que esto sólo suscita debate cuando se está compitiendo contra otros en desigualdad de condiciones. No es el caso de la IF.

1 me gusta

Para mi es un tema muy subjetivo, cada persona con sus circunstancias y sus preferencias se planteará objetivos diferentes. Pero la clave está en comprar tiempo con tus ingresos pasivos para si quieres, seguir trabajando en lo que te gusta o apasiona o no trabajar y hacer lo que quieras. Si lo consigues con ayuda familiar o no para mi no tiene la mínima importancia pero toda ayuda en el proceso se agradece.
Saludos

4 Me gusta

El problema es que se confunde felicidad con ausencia de conflicto o más bien con tenerlo todo hecho; como si pudieras ir por la vida como Jim Carrey en “Como Dios”. La felicidad no se busca como quien sale al monte a buscar bolets o caracoles y vuelve cargado a casa con una bolsa. La felicidad es consecuencia de algo, normalmente, de llevar una vida con sentido, cada uno el que quiera, pero que le permita sentirse realizado, por eso -y aunque nadie quiere marrones en la vida-, hay gente con muchas obligaciones y responsabilidades más feliz que otros que lo tienen todo hecho.

Ahora está muy de moda hablar de IF porque llevamos una década alcista espectacular, dudo mucho que alguien que empezara a invertir en 1999 antes de la burbuja de las punto com y tras 10 años, justo después de haberse comido la crisis del 2008, hablara de independencia financiera. Pero hablemos de ella. La IF es un objetivo de máximos y desde mi punto de vista hay ocasiones en las que carece de sentido. Me pregunto por qué habla Farma tanto de la IF. Farmacia no es una carrera fácil -a diferencia de las que tengo yo, que son Políticas y Derecho- y como trabajo es bastante estimulante, entiendo que si ha dedicado tiempo y esfuerzo a prepararse es porque supongo que le gustará el trabajo.

Estoy muy a favor de tener cuanto más dinero mejor, pero el dinero no te lo soluciona todo, no hay que confundir el tocino con la velocidad. En mi caso -30 años, trabajo aburrido y peor pagado-, pienso que todo lo dinerario que deseo en la vida (tener mujer y dos hijos, piso con piscina comunitaria, ir el domingo a comer paella algún restaurante del Maresme y ser socio del Barça) lo puedo conseguir con 3.000 euros al mes. Pon 6.000 si quieres para algún viajecito de vez en cuando a Londres y Nueva York y mandar a los niños a ESADE, pero no me hace falta más. Luego el debate sobre méritos o deméritos me parece una soberana chorrada, como ha dicho @JaacManguer cada persona es ella y sus circunstancias. Yo puedo tener el cerebro inversor de Warren Buffett que si mi capacidad de ahorro es de 200 euros al mes ya me dirás tú qué hago con eso, tener un buen colchón para la vejez pero poco más. En “Un paseo aleatorio por Wall Street” hay un párrafo dónde alguien pregunta a un grupo de jubilados si a lo largo de su vida han batido al mercado, y uno de ellos contesta que ni lo sabe ni le importa, lo único que sabe es que ha podido jubilarse en Boca Ratón.

Si alguien consigue la IF o lo que sea mediante un sueldo alto, montando un negocio, heredando tres pisos de sus padres o ganando un euromillón da absolutamente igual, esto no es ninguna competición. Más difícil me parece conseguir el capital, pues quizá depende más de las circunstancias que de uno mismo. Yo creo que la inteligencia entra en juego cuando ya se tiene un capital, y entonces se ve si la persona sabe conservarlo o hacerlo crecer. El único demérito es ser idiota, que es el caso que voy a explicar a continuación:

Profesionalmente conozco a una persona que cobra al mes unos 15.000 euros. El hombre está ya mayor y ha tenido algún que otro susto de salud, pero no quiere jubilarse porque dice que NO PUEDE, que sólo los gastos de la comunidad de propietarios ascienden a 3.000 euros al mes, y que se si se jubila, pasará a cobrar la pensión máxima, que es de 2.000 y pico euros. Si esta persona hubiera tenido un mínimo de cabeza y no se hubiera comprado una super casa a crédito, un super barco a crédito, tres coches bien molones a crédito, etc etc, ahora recibiría cada mes una cantidad monstruosa en dividendos. Pon que de esos 15.000 ahorras 5.000 al mes, y hay que ser tarugo para gastarse 10.000, tienes que poder retirarte sin ningún problema; pues nada, está el hombre sufriendo por vender su casa a un buen precio. Y como ese señor, unos cuantos casos más.

18 Me gusta

Yo firmaba este plan/objetivo que comenta, cambiando el carnet del Barça por el del Madrid :wink:

2 Me gusta

Yo firmaba por tener salud para trabajar hasta el día de la jubilación, ya que en este post nadie parece entender que tener trabajo es tener independencia financiera, con menos tiempo pero independiente financieramente se es trabajando.

Y cambió el fútbol por la lectura.

1 me gusta

Yo aquí incluía el salario, todas las rentas vaya, también es que no es lo mismo vivir en una gran ciudad que en una ciudad pequeña/mediana. Yo soy de los que en verano como tenga un mes libre que no tenga que estudiar, o que trabajar, me agobio, no quiero ni imaginarme un año tras otro sin trabajar. Me atrae mucho más la idea de algún día tener libertad para decidir, que el objetivo de dejar de trabajar.

4 Me gusta