Ideas simples sobre Independencia Financiera.

Originalmente publicado en: Ideas simples sobre Independencia Financiera. – El Cántaro y la Fuente

Querida comunidad de +D,

Pocas cosas causan tanta controversia como el concepto de Independencia Financiera. Menciónelo usted en Twitter o en su red social favorita y la bronca está casi garantizada. Vengo a ofrecer mis ideas, necesariamente simples (no me da la cabeza para más), al respecto. Para abrir boca ofrezco una definición improvisada:

“Una persona es financieramente independiente al 100% si puede mantener su nivel de vida empleando solamente ingresos procedentes de activos, también llamados ingresos pasivos”.

Esta definición, necesariamente imperfecta, trata de resaltar algunos aspectos fundamentales sobre la Independencia Financiera:

Mantener el nivel de vida. Importantísimo y a veces pasado por alto. La independencia financiera no consiste en poder vivir a todo trapo con salidas frecuentes a restaurantes, viajes lujosos, vehículos de gama alta, etc. En mi humilde opinión consiste en seguir viviendo como cuando es necesario trabajar o si quieren ustedes con un estándar que consideramos “aceptable”. La consecuencia esencial de esto es que los ingresos pasivos necesarios y por tanto los activos generadores de los mismos están relacionados dramáticamente con el nivel de vida deseado.

Traigo a colación a este respecto la frase de un sabio (mi señor padre): “Vivo con poco pero podría vivir con la mitad”. O sea, cuanto más austero sea el nivel de vida que consideramos “aceptable” o que tenemos cuando vivimos de ingresos activos, más simple será alcanzar la independencia financiera. Bueno, definida como yo la entiendo. Usando la regla del 4% una persona con un nivel de vida de 40 mil euros anuales necesitaría un capital de un millón de Euros. A quien le basten 20 mil euros para llevar una vida que considera satisfactoria le bastarían 500 mil euros de capital. Una diferencia muy notable.

Como corolario de este aspecto se puede inferir que podemos alcanzar (sin cumplir la definición) un grado mayor de independencia financiera rebajando nuestro nivel de vida. Ya no sería lo mismo, claro está y yo no lo llamaría “independencia financiera”. Sería otra cosa. Sería un compromiso entre lo que puede ser y lo que me gustaría que fuese. La vida está llena de compromisos a nivel económico.

¿Concepto absoluto? El 100% de la definición no está ahí por casualidad, nos recuerda que podemos tener un grado de independencia financiera parcial. Es decir, que el concepto es útil si nos centramos en el porcentaje de independencia financiera que hemos alcanzado. En el ejemplo de los 20 mil euros de nivel de vida la persona que tiene un capital de 250 mil puede decir que ha alcanzado un nivel de independencia financiera del 50%. Si el objetivo es alcanzar el 100% esa cifra da una idea del camino que queda por recorrer. Pero puede ser un indicador en sí mismo para las personas que quieran tener un estilo de vida de trabajo a tiempo parcial o semijubilado (semiretired en inglés, término cada vez más habitual en países anglosajones).

Margen de seguridad. Del mismo modo que se puede ser independiente, financieramente hablando, al 80%, también tiene sentido hablar de independencia financiera al 200%. Volviendo al ejemplo de nuestro ciudadano que vive con 20 mil euros y suponiendo que es válida la regla del 4% esto supondría tener un capital invertido de 1 millón de Euros. En otras palabras, con ese volumen de activos muy mal se tendrían que dar las cosas para no poder vivir de forma indefinida con ese estándar económico.

Con un cálculo muy simple de porcentaje de independencia financiera se puede tener una idea del riesgo al que estamos sometidos dado que en un momento dado necesitaremos muchos ingresos pasivos para vivir. Como siempre recordar que el riesgo siempre está ahí y que la tolerancia al mismo es personal. Saber nuestro % de independencia financiera puede ser de gran ayuda en este sentido.

Quizás este concepto es tan polémico y levanta pasiones porque todos tenemos opiniones al respecto que nos parecen las correctas. Como con casi todo en la vida no hay respuestas correctas o incorrectas y las soluciones deben necesariamente adaptarse a cada persona. Lo que sirve para usted no tiene que valer necesariamente para mí. Seamos respetuosos con las opiniones de todas las personas.

Para que no se diga me voy mojando… En mi caso concreto creo que llevo una vida bastante austera. Desgraciadamente austera no significa barata, que ya me gustaría. Me gusta pensar en el futuro y por lo tanto pongo el ahorro en un lugar alto de mis prioridades. Me gusta ahorrar para las siguientes generaciones (en mi caso hijos y nietos) porque con cantidades modestas es posible tener un gran impacto gracias a los plazos largos de tiempo.

Veo la acumulación de riqueza como un modo efectivo de ganar libertad. El dinero permite comprar cosas, pero hay que verlo como un instrumento que nos permite elegir. Nos permite ser libres. No tener que hacer por necesidad cosas que no queremos hacer. En este sentido yo no me veo “jubilado” en el sentido tradicional de la palabra. Es más, me parece que ese concepto de jubilación como etapa de desguace de un activo amortizado es una gran equivocación. Hoy en día se puede disfrutar de buena salud física y mental hasta edades avanzadas y convertir al jubilado en “inactivo” de forma prematura es un enorme desperdicio de capital humano.

Creo que tendré una fase de levantar el pie, dedicarme a cosas que me gustan y puede que incluso no deje nunca de trabajar. Según el dicho popular: encuentra algo que te gusta y no tendrás que trabajar nunca más.

Y ya para concluir, he hecho una cuenta rápida de mi libertad financiera y me sale como un 43%. Bueno, aclarar que la vida es mucho más complicada que unos cálculos tan simples. En mi caso, por ejemplo, si sigo felizmente casado y puedo compartir gastos de vivienda la situación será más fácil. Por otro lado contaríamos con más ingresos. En una palabra, a lo mejor tiene sentido calcular el % de independencia financiera como pareja o familia. O incluso calcular ambos, individual y familiar.

Dejo un enlace pertinente y creo que interesante a un seminario que hicimos hace tiempo sobre cómo retirar una renta usando capital invertido.

Un saludo y feliz inversión,

Juan Cogollos

Ahorro + Inversión = Prosperidad

60 Me gusta

Mi mas sincera enhorabuena tanto por la cifra cómo por su actitud ante la misma y el futuro, su familia tiene un gran activo en usted. Sobre la cifra en sí, entiendo que el cálculo cambia en función de la etapa de la vida de uno ya que si ahora mismo no retira el 4% que dicta la regla, su composición es más rápida y si no tiene pensado retirar hasta dentro de unos años, ese 43% bien puede ser un 50% (ceteris paribus), quizá sea usted ya 100% independiente 2040.

9 Me gusta

Por si alguien no los ha leído creo que en el foro tenemos dos de los mejores artículos que uno puede leer sobre la independencia financiera, sin ánimo de desmerecer otras aportaciones.

17 Me gusta

Efectivamente aquellos dos junto con este nos dan una visión diferente a la Independencia Financiera… o al camino hacia esa IF.

3 Me gusta

Sobre el tema del retiro, jubilación, IF, o como queramos llamarle Javier Estada, profesor de IESE, ha escrito una notable cantidad de artículos que son de aplicación.
Entre otras cosas revisa: si ese 4% que manejamos vale para todos los paises y ya les anticipo que dependiendo del grado de incertidumbre que acepten para España sería un % inferior de retirada; la composición de las carteras respecto a % renta fija y variable, incluso propone alguna estrategia de gestión modificando el consejo de Warren Buffet.
Listado de sus publicaciones, miren los artículos.

Lamento @jrcogollos, que tal vez ese envidiable 43% deba pensar que es algo inferior, o dicho de otra manera le acompaña una cierta incertidumbre.

5 Me gusta

Esta usted en lo cierto. Ahora mismo no estoy retirando nada de mis inversiones. Es decir, estoy en fase de componer. Tampoco me queda demasiado tiempo, pero espero que lo justo para no pillarme los dedos. Tengo 53 ahora mismo.

Muchas gracias caballero. Lei hace tiempo el hilo de “La IF de los c…” que estaba muy entretenido si no recuerdo mal.

Cuantas mas contribuciones mejor. Así las ponemos en un mismo hilo para ir picoteando por ahí.

No me estropee usted el día :slight_smile:

En el seminario que enlazo en el articulo la conclusión es que mejor un 3% por aquello de la prudencia. En cualquier caso, creo que la regla del 4% se refería a retirar una renta de manera indefinida sin deterioro del capital, de modo que queda un poquitin de margen si en casos adversos hay que comerse una parte del mismo.

En mi caso hay otras incertidumbres como no tener muy claro donde viviré la ultima etapa de mi vida. Riesgo divisa. Miento, viviré la ultima etapa de mi vida , con toda certeza, donde decida mi esposa :slight_smile:

Por cierto, en el ultimo podcast de +D el invitado, Javier Diaz Gimenez, cita una regla curiosa que consiste en suponer que se necesitan 120.000 Euros ahorrados por cada 1000 euros mensuales de pensión y década jubilado. Agradecería que alguien me aclarase de donde viene esa regla en términos financieros sencillos.

9 Me gusta

Vale, :innocent:.

Un aporte de como hacerlo mejor:
https://www.ieseinsight.com/doc.aspx?id=1815&ar=7&idioma=1

1 me gusta

Ese número se saca por el método de “la cuenta de la vieja”, 12 mensualidades por año multiplicado por cada año: 1000 euros x 12 meses x 10 años.

Muy interesante, si. Coincide con mis opiniones. Seguir muy invertido en RV es algo importante en mi opinión. Pero cada uno tiene una actitud distinta ante el riesgo.

Jejeje. Mire usted que yo soy de cosas sencillitas, pero me parece que esto es pasarse de frenada.
La inflación de 20-25 años no es moco de pavo y seguir invirtiendo altera mucho la ecuación.
Puede que tenga valor como cosa orientativa en plan “orden de magnitud”. Para disuadir a los que piensan que la IF se alzanza con 15 mil Euros. :rofl:

8 Me gusta

Interesantes reflexiones.

Yo últimamente estoy pensando que en lugar intentar maximizar el valor de mis activos mediante revaloración+ahorro, únicamente dejar la revaloración correr y reducir casi al mínimo el ahorro.

Ha llegado un momento que no sé si tiene sentido seguir ahorrando tan fuerte como lo estaba haciendo.
El margen de seguridad al que podemos aspirar es infinito y mucha gente con mucho menos dinero vive tan ricamente incluso en épocas en las que no dispone de rentas por trabajo.

La idea sería fijar un salario mínimo y máximo y a través de los activos financieros, amortiguar los excesos y defectos en las rentas futuras.

Creo que es una cuestión más de tolerancia al riesgo (el dejar de ahorrar) ya que como he comentado, el margen de seguridad puede tender al infinito.

¿Que opináis?

3 Me gusta

Cuidado con ese tipo de ideas, que las carga el diablo.
No, en serio, justamente el articulo quería dar algunas ideas útiles al respecto. Si va usted con un 130% de IF y no se va a jubilar de inmediato pues si, viva la vida, ahorrar no deja de ser sacrificarse en el presente. Si con proyecciones conservadoras va usted “sobrao” para vivir bien en esos anyos futuros pues páselo bien, naturalmente.

Es tolerancia al riesgo 100%. Y circunstancias personales.
La palabra clave en mi opinion es “incertidumbre”.
Por ejemplo, alguien muy austero puede alcanzar su IF mas fácilmente, pero a la vez, si va muy apretado, no tendrá margen para reducir “su nivel de vida” si fuese necesario.
Hay que analizar todo lo relevante sin llegar a sobreanalizar. Cálculos simples pero potentes.

8 Me gusta

A mi más bien me parece que hay tanta polémica precisamente porque entra de lleno dentro de lo personal en cuanto a objetivos y forma de abordar la vida.
Se convierte en un debate que se debería circunscribir al terreno económico o de finanazas personales, en algo excesivamente personal, y, en estos casos, lamentablemente se suele terminar perdiendo objetividad y creyendo que nuestra experiencia o nuestra visión de las cosas es la única posible.

Efectivamente. Pero en este tipo de cosas es fácil ver como uno a veces se autoengaña pensando que uno está persiguiendo un objetivo cuando en realidad está persiguiendo el otro. Para ello simplemente hay que buscar una situación donde no vayan en la misma dirección, libertad y riqueza, y pensar que se elegiría.

Y si uno cree que siempre van en la misma dirección pues también ya tiene su respuesta sobre lo que prefiere (aunque no se haya enterado), dado que cree que la libertad sólo existe cuando va en la misma dirección que la riqueza.

Me parece que se ha dejado los impuestos. Ya se que no son una variable fija y que todos nos los solemos dejar en según que cálculos.
Pero ojo que cuando los olvidamos, solemos creer que estamos ganando bastante más de la realidad.
Contar la inflación(cuando aparece) y contar los impuestos, suele variar las sensaciones que uno tiene sobre el coste real de según que decisiones.

Cuando no hay inflación, no se cuentan los impuestos y se vienen de años muy buenos, es fácil creerse que la inversión es más productiva de lo que es realmente, aunque lo sea mucho.
Justo precisamente la impresión contraria que se tiene en según que épocas y que hace que para según que personas sea complicado mantener su inversión a largo plazo. Exceso de espectativas en según que momentos que se convierten en exceso de pesimismo en otras.

23 Me gusta

Muy interesante esta reflexión. Últimamente la tenía en la cabeza pero de una manera difusa, usted le ha dado forma. Yo creo que ambos objetivos siguen una misma dirección hasta alcanzar un punto en el que se separan. La ubicación de ese punto ya dependerá de cada uno, y como bien dice, habrá casos en los que ese punto en el que se produce la separación nunca llegue.

6 Me gusta

Muy a menudo, cuando nos preguntamos algo, nuestra pregunta ya contiene la respuesta.
O todavía mejor, nuestros comportamientos contienen la respuesta.
Libertad y riqueza están relacionadas, pero no son lo mismo. Por ejemplo, si acumulamos riqueza por envidia, por reconocimiento social y cosas asi, puede ser una fuente de esclavitud. Pero… ?Quien soy yo para decir a nadie como llevar su vida?

No crea, no crea. Tengo los impuestos siempre en mente. Me obsesionan, me causan pesadillas… :slight_smile:
Ya en serio, los dejé en el tintero por simplificar. También porque viviendo fuera de España tampoco estoy muy puesto en la fiscalidad local. Podían dar lugar a situaciones muy complejas con inversión ordinaria o planes de pensiones por ejemplo. Quizás cabe resaltar que hay que tener en cuenta el impuesto de plusvalías. Inversiones antiguas pueden necesitar un peaje fiscal alto por beneficios acumulados.

Estamos en tiempos “curiosos”. Con poca inflacion (si creemos en el IPC), impuestos en ascenso, tipos de interes bajisimos… Todo ello distorsiona el calculo economico en las finanzas personales. Por eso hay que ser prudente. Better safe than sorry que dicen los anglosajones.

Gracias por sus aportes @agenjordi. Sus comentarios rara vez defraudan.

6 Me gusta

Aunque sea una noticia de 2015…

Yo, con el tiempo, voy cambiando mi percepción de la IF, así como mis aspiraciones de conseguirla. Tiene razón @jrcogollos cuando dice que para alcanzar una IF plena, y segura, hay que tener muchos dígitos en nuestra cartera.
A estas alturas, apuesto más por ese concepto de “libertad” que otorga el verte con un paracaídas, por si tropiezas. Que aunque no te quite el golpe, lo suavice. Lo típico de quedarte sin trabajo y no tener que salir a la carrera a por la primera oferta que se nos caiga en las manos, sino poder tomárnoslo con más calma, considerar las diferentes opciones e incluso poder aceptar un trabajo peor remunerado, pero más adaptado a nuestros gustos/aptitudes.

Pero también coincido en parte con @Mr.Pizza, en lo de que llegará un punto en el que debamos dejar de ahorrar, y echar más leña al fuego. Y esto es porque como pienso que el interés compuesto hace que nuestro patrimonio defina una curva exponencial, las posibles aportaciones que podamos hacer en los últimos años de nuestra carrera profesional, no añadirán mucho más, aparte del propio valor de la aportación, a nuestra cartera.

Claro, lo difícil está en determinar dónde dibujar la susodicha raya, que separa el dejar de utilizar los ahorros para invertir, por su bajo potencial de revalorización por escasez de tiempo y pasar a utilizarlos en otras cosas.

Como siempre, cada persona será un mundo. Incluso los habrá que dibujen esa raya en el final de sus días, porque quieran dejar algo a su descendencia.

11 Me gusta

Lo de la inflación es una calamidad. Un cocerse a fuego lento. Un impuesto oculto que daña sobre todo a los mas pobres.

3 Me gusta

Creo que en los casos que menciona hablamos mas del colchón de seguridad que de la inversión per se. El colchón debe estar en efectivo porque los problemas (desempleo por ejemplo) pueden estar asociados a entornos de mercado negativos.
Pero si, como decía mi abuela “lo que se tiene no se pide”.

Una consideración muy interesante la de @Mr.Pizza.
Con una cartera de 1 millón echar 200 pavos al mes como que no aporta mucho. El % de independencia financiera ayuda en este sentido. Si tenemos nuestro problema mas bien resuelto a lo mejor cantidades pequeñas si que marcan la diferencia con un hijo o un nieto.

Difícil resumirlo mejor. Es un tema personal y entra dentro de la responsabilidad de cada uno.
En una era donde se pretende eliminar la responsabilidad estas ideas son complicadas de expresar.
Pero al final nuestra vida presente es la consecuencia de nuestros actos pasados.

8 Me gusta

No puedo estar más de acuerdo con su visión de las cosas. Como creo que yo soy algo más mayor que usted le puedo decir que he recorrido el camino de mi vida siguiendo principios como los que menciona y, afortunadamente, la vida me ha permitido estar ya en ese tramo de aflojar algo y poder dedicarme a otras cosas que me gustan, pero sin dejar al cien por cien de trabajar, lo que es un lujo.

También he de decir que esta misma filosofía debería valer para las sociedades. Lamentablemente no solemos seguirla demasiado y así va nuestra deuda (bueno, no solo la nuestra), de forma que nuestro futuro como país está más que en duda. Digamos que en lugar de trabajar para dejar un mejor horizonte a las futuras generaciones estamos consumiendo lo que deberían ser sus recursos. En fin, un desastre.

12 Me gusta