Ganar horas de Independencia Financiera

Este es un post muy corto sobre una pequeña estrategia que utilizo para enfocar mi independencia financiera con algo que aprendí montando en bicicleta muchos kilómetros.

Cuando hablamos de independencia financiera es más o menos habitual fijarse una cifra y a partir de ahí ahorrar hasta conseguirla. El problema es que esa cifra puede ser endemoniadamente alta y desanimar mucho. Y que por más que sepamos que se debe ahorrar, uno no siempre tiene las condiciones vitales para ese camino.

Cuando uno sube una montaña en bicicleta pasa algo parecido. Sabes que tienes que subir, pero el camino es largo y duro. Si cuando estás sin fuerzas piensas “me quedan nosecuantos kilómetros” ¡te hundes! La cabeza te la empieza a jugar y la cabeza da ordenes a las piernas, que no responden, y dan ganas de bajar de la bici o dar la vuelta. Para eso, un truco que yo utilizaba y me consta que muchos ciclistas también es vivir en un presente inmediatísimo y pensar sólo en metas muy cortas, a veces ridiculamente cortas. Entonces pasas a pensar “mi objetivo es llegar a la altura de ese árbol, sólo llegar a la altura de ese árbol”, y vas dando pedaladas hasta que llegas a ese árbol. Cuando lo pasas, te fijas en una señal de kilómetros, “mi objetivo es llegar a la señal”. Luego “mi objetivo es pasar de largo de esa roca”, “mi objetivo es pasar esa señal del siguiente pueblo”… y vas pasando objetivos super cortos, pensando solo en ellos. Cuando te das cuenta, ya has llegado y sabe a gloria.

Con la independencia financiera yo hago lo mismo. Si pienso en la cifra, me abrumo y me dan ganas de gastarme todo el dinero en vino y jamón ibérico, “carpe diem”. Pero para evitar eso, el truco que yo tengo es dividir la cifra entre 40. ¿Por qué? Porque 40 horas es la semana laboral , de forma que cada subdivisión de 40 es ¡una hora de independencia financiera!. Si cada hito son, por ejemplo, 20.000€, cada 20k€ es una hora que si quisieras ya podrías dejar de trabajar. Y la tienes ahí, en tus fondos. Si pierdes tu empleo, para el próximo podrías trabajar 39 horas. No es la panacea pero oye, ya no son 40, una hora que has conquistado. Y luego te quedan 38, 37…

Hay una diferencia maravillosa con la bici. Que desgraciadamente, la carretera no compone. Si el camino pica hacia arriba, si la pendiente es letal, pasar el árbol, la señal, la roca te ayuda a no descentrarte, pero cada tramo es igual de duro. Pero con tu inversión, cuando ya tienes tu primer 1/40 hay una cosa que debes saber, que gracias a que esto compone, llegar a 2/40 va a ser más fácil, y llegar a 3/40 más, y a 4/40 más…

Bueno, es mi truco, ahí queda. Más mental que otra cosa.

77 Me gusta

Muy bueno, yo también lo hacía en mi época de MTB por la Calderona :smiley:, y lo aplico en la educación de mis hijos y en el entorno laboral, pero nunca lo había pensado para la inversión.

3 Me gusta

Yo hago algo parecido para aprender una canción en la guitarra. Mi objetivo va siendo aprender nota por nota hasta que tienes un riff aprendido, o una frase o una melodía… Porque el objetivo de aprender una canción (en la eléctrica) o una obra (en la clásica) entera puede llevar años. Al menos en mi caso, igual hay gente más habilidosa que le cuesta menos.

Y lo mismo para el ejercicio, si empiezas de cero no puedes ponerte como objetivo hacer 30 flexiones seguidas por ejemplo, sino hacer 1, y sin ni siquiera bajar del todo, quizás hasta la mitad. Una vez que consigues eso te pones como objetivo hacer 1 bajando hasta el suelo… y así poco a poco avanzas y no te desanimas.

8 Me gusta

Me siento otra vez como el Grinch pero en la inversión lo dificil es componer en positivo, d

De hecho, hasta hoy sólo había oído de un tal Jim Simmons que ha conseguido componer todos los años en positivo, y digo hasta hoy porque estamos en junio y aún se puede dar la vuelta a la tortilla.

Este año muchos hemos tenido que volver a empezar el puerto cuando estábamos a punto de coronarlo, y otros me temo que tendrán que volver a la casilla de salida…quizá se parezca más al juego de la Oca :swan:

8 Me gusta

Exacto. Se puede volver a la casilla de salida o incluso todavía más atrás de la salida. No todo es tan bonito como en una gráfica de Excel o uno de esos simuladores de interés compuesto. Saludos

4 Me gusta

Me gusta mucho su enfoque, de ir consiguiendo pequeños tramos que a su vez suman metas mayores.

Personalmente la independencia financiera la veo como un nirvana, como ver un oasis en el desierto y se vuelve más borroso conforme andas más.,cuando ves a un antiguo compañero y por cortesía le dices; Ya quedaremos.

Es mejor ver lo que nos puede aportar como unos ingresos seguros, tal vez no para vivir pero si para decir no a un trabajo mal pagado en una entrevista de trabajo no ser un gatito ronroneando y no preguntar por el suelo, por si puede que no te cojan.

La inversión es un camino que te hace más fuerte, aprendes de tu errores y los pagas bien caros y si insites y te esfuerzas creces de forma personal

Entiendo que es importante tener un fin, algunos sueñas con su jubilación anticipada,otros dejar algo a sus hijos y que tal vez no tengan que trabajar o acaben quemando el dinero o algunos como yo que no tengan un fin concreto.

7 Me gusta

Otro enfoque que tal vez pueda servir a algunas personas es considerar qué “salario mensual estimado” podría tener con su patrimonio (vía dividendos, alquileres, regla del 3%/4%…) y compararlo con el sueldo que necesita para vivir. De esa forma, incluso en el supuesto de no plantearse llegar a una independencia financiera, podría ir viendo cómo progresivamente el salario que le haría falta sería menor, por lo que cada vez su dependencia de un salario cualificado o de mayor responsabilidad sería menor (lo que da más tranquilidad). Para algunas personas, saber que necesitan seguir trabajando pero que con un salario de, por decir algo, 1.300 euros les daría para mantener su nivel de vida (en vez de uno de 2.000, por ejemplo), puede ser un aliciente más.

9 Me gusta

No es para nada Grinch, pero eso no lo veo como volver a empezar el puerto sino como tener una pájara. La carretera es dura, no siempre se tiene la misma cadencia

1 me gusta

Es una metáfora sobre las metas cortas para no abrumarse con las largas. No se anticipan resultados, se aconseja constancia.

Me ha encantado la historia que nos ha explicado sobre ponerse pequeños retos para llegar a la meta. Estoy muy de acuerdo con esa manera de enfocar las cosas no sólo pedaleando encima de una bicicleta o planificando los ahorros sino para casi cualquier reto que nos propongamos y que si nos pasamos de exigente puede que desistamos. Cosas como comer más sano, hacer ejercicio, aprender a cocinar, etc…pueden ser ejemplos de ello.

Particularmente también me ha hecho gracia el texto que le he citado. Creo que muchos nos podemos ver reflejados divagando sobre el tema mientras hacemos alguna actividad. Incluso creo que a más de uno le sonará esto… :wink:

17 Me gusta

El ejercicio inversor es buscar un equilibrio en ir recorriendo un camino poco a poco, poniendo bien y/o reforzando los cimientos, buscando una consistencia en el proceso invesor , con ir asumiendo que la recompensa, en forma de resultados será muy posiblemente algo discontinuo en el tiempo y con etapas muy complicadas…

Ojo con forzar las cosas demasiado y en confundir lo que uno puede controlar, el proceso, de lo que es bastante más complejo de controlar, el resultado, especialmente a corto/medio plazo.

19 Me gusta

Magnífico post. Personalmente yo también soy de pequeños tramos que lleven a un fin porque si no, se puede hacer imposible.

3 Me gusta

No me cabe duda y de hecho es lo que quiero transmitir. Cuando uno sube una montaña en bicicleta y se plantea una meta corta sabe a ciencia cierta que le queda mucho puerto. La meta corta sirve para la constancia, no para la complacencia ni las falsas expectativas. A lo que ayuda es a no arrojar la toalla

3 Me gusta

Muy bueno Antonio, me ha encantado su “artificio” y me siento identificado, aunque nunca lo había aplicado a la inversión, creo que merece la pena darle una vuelta…

Esos trucos mentales son siempre necesarios cuando algo supone un esfuerzo cuya recompensa no es inmediata, a la mente hay que manipularla para que juegue en nuestro favor y no en contra. En mi caso me gusta correr, y uno de los “trucos” que empleo cuando me toca hacer “tiradas largas” es volver por el mismo camino, hacer ida y vuelta por la misma ruta. ¿Por qué? Porque una vez llegas a la mitad, mentalmente ya está “todo hecho”, es simplemente volver y ya lo has hecho, solamente queda restar, solo es dejarse llevar hasta el final. Si vas a correr 30 km, cuando llegas a los 15 km, ya has “superado” lo más duro. Mentalmente, al menos a mi, me funciona.

Creo que el equivalente en inversión podría ser alcanzar las 6 cifras, los primeros 100.000. Luego ya es solamente “dejarse llevar” por la bola de nieve, jejeje!

Saludos

7 Me gusta

Gran escrito @AntonioH , con el que me siento muy identificado.

La vida en esencia, es aquello que decía Al Pacino , de “pulgada a pulgada”.

A mi personalmente, me ha ido siempre bien para moverme en la lucha, que es mi concepto mental para describir el día a día, subir un puerto de montaña etc… pensar en “sólo un poco más” . Al final siempre vas a ganar y siempre vas a perder, pero muchas veces ganarás, no por haber sido el mejor, sino simplemente porque resististe, y tu competidor se rindió.

Los que no nacimos con grandes cocientes intelectuales, acabamos ganando mucha veces por perseverancia. Y eso es algo, que nadie te lo da o te lo quita, salvo tu mismo.

Aquí les dejo el fragmento en cuestión de Pacino, que siempre me gustó.

19 Me gusta

Prefiero tener un hijo menos inteligente pero trabajador, que uno más inteligente pero también vago. El primero llegará más lejos, seguro. En mi caso estudié una carrera de Ciencias Sociales y terminé en un puesto de gestión de Infraestructuras IT en una gran empresa, será por eso de que la perseverancia puede muchas veces más que la inteligencia.

Un saludo y enhorabuena por su blog, estoy como en mi casa :+1:

6 Me gusta

Estupenda metáfora @AntonioH.

Y cuando no es el árbol, la roca o la señal , sino que es esa pedalada que tienes que conseguir y que poniéndote en pie sobre la bici tratas de girar el pedal .

Y cuando llegas arriba y te sientas sobre la hierba mirando la carretera por donde has subido .

Para mi llegar a un nivel de patrimonio que me permita sentarme en la hierba ; eso es el triunfo , mirar desde lo alto y recorrer con el pensamiento el camino recorrido y tener ganas de volver a hacerlo para disfrutar ahora si , los momentos de lucha .

8 Me gusta

Al final vamos a ser más ciclistas que ingenieros en +D :smiley:

No es raro, porque las cualidades necesarias para hacer una kilometrada en bicicleta son las mismas que hacen falta para invertir a lo largo de una vida: es un esfuerzo continuo, no una serie de sprints; habrá momentos duros y a veces pensaremos “quién me mandaría meterme en estos líos sin necesidad”; tenemos una meta pero si no llegamos no es un esfuerzo perdido, solo rodar ya nos parece interesante; ir en grupo lo hace más llevadero, pero hay que elegir un grupo que vaya a nuestro ritmo o acabaremos quemados.

9 Me gusta

Siempre la consecucion de pequeños objetivos, hacen que los grandes se alcancen. Tambien estoy de acuerdo que el deporte es una buena metafora para esto de la inversion, perseverancia, metodo, esfuerzo, son compatibles y necesarias en ambas diciplinas. De ahi que mucho compartamos inversion y deporte.

En cuanto a las metas, yo tengo un exel guia donde me marque un plan de cuanto dinero necesitaria invertir cada año para conseguir un nuevo 1k, y al lado otro cuadro con los datos reales. De esa forma el efecto bola de nieve se muestra en todo su esplendor cuando vas viendo que cada año con menos dinero se consigue el objetivo.

Es verdad que en los primero años, cualquier cancelacion te puede “joder” el año. Pero a largo plazo es muy visible.

Por ejemplo este año, va a ir muy justo, pero con un poco de inversion extra, tengo la esperanza de volverlo a conseguir

Slds

2 Me gusta

Fantástico post, al final de todo (vuelva uno a empezar de cero o a conseguir sus objetivos) una de las cosas más importantes es la actitud. La actitud también es como subir a la cima, es duro mantenerte positivo con respecto a los estragos que pueda sufrir tu cartera o tu ahorro personal, al final, “be water my friend “ y siembra actitud positiva en tu mente, gracias a ello, tu cerebro puede llevar el motor de un Panda o acabar con la cilindrada de un Ferrari. Un saludo.

1 me gusta