¿El fin del dinero en efectivo?

He comenzado a escuchar cantos de sirena a mi alrededor en lo referente a que podríamos estar ante la liquidación del dinero físico como lo hemos conocido todos los aquí presentes y generaciones anteriores no tan viejas. Realicemos un breve repaso a la historia del dinero:

Por todos es conocido que el dinero no existe desde siempre y que todo comenzó con la utilización de metales preciosos en Mesopotamia unos 2500 A.C. Pero el acuñado de monedas fue alrededor del siglo VI al VII A. C. Anteriormente la única forma de intercambiar bienes o servicios era mediante el “trueque”. Pero la capacidad para llevar a cabo transacciones mediante trueque es limitada, ya que depende de una coincidencia de deseos. El vendedor de grano tiene que encontrar un comprador que quiere comprar grano y que también pueda ofrecer a cambio algo que el vendedor quiere comprar, por ello, no hay una medida estándar acordada en la que el vendedor y el comprador podrían intercambiar productos según su valor relativo. Se considera un sistema costoso en términos de tiempo y esfuerzo porque tienen que encontrar una contrapartida que desee lo que ellos ofrecen y que ofrezca justamente lo que quieren.

Por ello para realizar transacciones más efectivas y justas nace el dinero en monedas y el añorado de la escuela austriaca “patrón oro”, que como sabrán también murió con la primera guerra mundial, ya que los gobiernos beligerantes necesitaron imprimir mucho dinero fiduciario para financiar el esfuerzo bélico sin tener la capacidad de respaldar ese dinero con oro.

Posteriormente se decidió adoptar el dólar americano como divisa internacional, bajo la condición de que la FED sostuviera el patrón oro. Pero a partir de 1971, el mismo se quiebra definitivamente, por lo que el dólar se convirtió de facto en una moneda fíat respaldada por una imposición gubernamental estadounidense y sin valor intrínseco, pero con un valor legal propio.

Tras la aparición de internet llega el dinero electrónico (las tarjetas electrónicas), allá por el año 2001, me parece que Japón es de los primeros países en implantarlas.

Como podrán ver en el breve resumen del dinero realizado, los continuos cambios en el sistema de pago y transacciones están a la vista. Expongo a continuación cuáles son las ventajas e inconvenientes que yo veo, si se decide dar el siguiente paso que parece ser la eliminación del dinero en efectivo.

Ventajas de eliminar el efectivo:

  • Evita el costo y riesgo asociado a transportar y/o almacenar grandes cantidades de dinero.

  • La operación es más práctica y eficiente para ambas partes.

  • Cada transacción queda registrada para futuro seguimiento o reclamación.

  • Permite evitar en parte, el blanqueo de capital y la evasión de impuestos.

Inconvenientes de eliminar el efectivo:

  • El hecho de pagar en dinero efectivo nos hace ser más conscientes del valor a la hora del intercambio del bien o servicio.

  • El pago con dinero físico nos permite darnos la libertad que los ciudadanos nos merecemos, ya que no somos rastreados en la operativa. (Otro paso más hacia el control absoluto de los gobiernos).

  • Fallo o colapso del sistema electrónico de pago o ataques informáticos, pueden tener graves consecuencias.

  • Probablemente aparecerán nuevas formas de delitos electrónicos más complejos.

Resumen y opinión:

Como podéis ver y en mi humilde opinión creo que será un paso negativo para todos, los inconvenientes tienen mayor peso y relevancia que las ventajas (para el ciudadano), porque para el gobierno es justo lo contrario. Otro paso intermedio podría ser eliminar los billetes grandes y dejar una cantidad pequeña de efectivo para lo conocido vulgarmente como el “día a día”. Evidentemente no se lo que ocurrirá pero si tuviera que apostar, me temo que no me saldré con la mía y esto se llevará adelante, sólo será cuestión de tiempo. Os dejo un enlace de un documental al respecto:

Gracias por leerme… Un fuerte Abrazo.

16 Me gusta

Me parece un tema muy interesante.

Al contrario de lo que indica, siempre he pensado que las ventajas son mucho mayores a los inconvenientes.

Hoy en día todo tiende a la automatización y la utilización de sistemas electrónicos por lo que si bien es cierto que está sujeto a posibles errores, si piensa en muchas de las actividades de hoy en día verá que están supeditadas a sistemas electrónicos. Al fin y al cabo, creo que poca gente dispone de grandes cantidades de efectivo en casa, por lo que ya estamos dependiendo de un cajero automático también para el uso de efectivo, que puede fallar del mismo modo que los sistemas de pago.

La comodidad del uso de tarjeta en todas las transacciones y la lucha contra el fraude para mi superan a casi cualquier inconveniente que podamos pensar. Es una gozada viajar a Londres y no necesitar llevar ni una libra en el bolsillo porque aceptan tarjeta para cualquier importe, hasta el metro permite el uso de la tarjeta de crédito directamente como si fuera el ticket.

Sí encuentro un posible debate en la libertad y el rastreo de la operativa. No obstante, como comentaba anteriormente, todo tiende a esta situación. Con el uso del teléfono móvil ya está cediendo, incluso sin prestar el consentimiento, datos de todo tipo (localización, audio, etc.), o con las compras en Amazon está cediendo sus hábitos de compra. Creo que todo esto no es malo per se y aunque estoy de acuerdo en que esto pueda ser peligroso, en muchos casos ocurre que mejoran nuestra calidad de vida.

Me guardo el documental para verlo cuando tenga tiempo, muchas gracias

7 Me gusta

Estoy de acuerdo con usted. También le veo mayores ventajas. Tiendo a pensar que en países más desarrollados y con menos fraude fiscal van más avanzados en pagos electrónicos, mientras que en países bananeros y menos desarrollados se utiliza mas el fajo de billetes sujetos con una goma.
Prefiero subirme al carro de los primeros sin duda.

4 Me gusta

Por si las moscas …
V
MA
PYPL

Que sería un gran avance, mucho más cómodo y que posiblemente se terminaría con el llamado dinero negro creo que son motivos suficientemente de peso como para que uno se pregunte porque no se lo habían planteado antes (quizás es que los del dinero b son…los que lo tienen que decidir?).

Por otro lado, el dejarte sin alternativa, nos deja cautivos del sistema bancario el cual sabedor de que es un intermediario indispensable sí o sí hasta para ir a comprar el pan nos puede sacar a relucir un arsenal de comisiones…

Dicho todo esto, yo de momento me conformaría con que se obligase a facturar por redondeo y eliminar de facto las odiosas monedas de 0,01 y 0,02 céntimos.

9 Me gusta

Lo ha expresado muy claro @JordiRP, al final perdemos libertades y pagaremos más comisiones. En el documental lo podéis apreciar.

2 Me gusta

El sueño húmedo de toda dictadura, en China deben estar frotándose las manos. Cualquier persona que se opusiera al tirano de turno podría ver bloqueadas sus cuentas sin poder comprarse ni un poco de pan para comer o un billete de avión para huir. Sí, ya sé que estáis pensando en China, Rusia o Venezuela, pero yo no me conformo con pensar “esto aquí no pasará”. Por otro lado está el tema de la privacidad. No sólo los gobiernos sabrían en qué nos hemos gastado cada euro, sino que en caso de cuentas compartidas no podrías ni comprar un regalo de cumpleaños sin que la otra persona se enterara, y he puesto un ejemplo -ejem- bastante blanco. Afortunadamente, creo que en este caso y al haber tantísima gente poderosa en negocios sucios y asuntos turbios, nos salvaremos de semejante barbaridad distópica. Prefiero mil veces el blanqueo de dinero y todo lo ilegal que ceder alegremente todos nuestros datos al Gran Hermano.

De hecho y para que no pase como en muchos países nórdicos, intento pagar en efectivo todo lo que puedo, nivel pasar antes por el cajero para comprar una tarjeta de metro que podría pagar perfectamente con la tarjeta. ¡Larga vida al cash!

16 Me gusta

Antes pensaba que esta parte de la ecuación nos ayudaría a seguir manteniéndolo, pero hoy no lo tengo tan claro y creo que el afán de control y dominio prevalece sobre ella. Cada vez observo mayor control a todos los niveles según la tecnología lo va permitiendo, ojalá me equivoque…
Saludos

3 Me gusta

Yo también uso más el efectivo cada día, haré todo lo que pueda por evitar que desaparezca.
Bastante poder tiene ya el Estado sobre el dinero como para que aumente más aún.

La historia del dinero en parte es la historia de la reducción del control que tiene la gente sobre él. Y estos cambios se han aprovechado para perjudicar a los tenedores de dinero haciendo mas fácil la represión financiera. Por ejemplo, que desaparezca el efectivo sería útil para no poder escapar de tipos negativos.

4 Me gusta

Para eliminar el dinero en efectivo habría que terminar con varios escollos difíciles de evitar a primera vista:

1.- La corrupción a todos los niveles y de todos los colores en nuestro país, ¿cómo cobrarían sus deseadas mordidas sin dejar rastro?
2.- Ciertos sectores de la población que no han cotizado ni cotizarán en su vida (manteros, gorrillas, etc) ¿cómo subsistirían si ni siquiera tienen papeles para abrirse una cuenta bancaria? Ídem para mendigos y colectivos en riesgo de exclusión total. Dejarlos sin acceso a “efectivo” sería una bomba de relojería para la seguridad del resto.
3.- Si se acabara el efectivo la fiesta que se darían los bancos a comisiones nos dejarían fritos, sumado a la presión fiscal de la cual no podríamos escapar si el gobierno accediera a todo nuestro capital. Podrían confiscarnos todo si así lo desearan. Mientras exista efectivo siempre podremos guardar algo bajo el colchón.
4.- Las empresas de cobro podrían tener un sistemas de almacenamiento de datos que podrían saber de qué pie cojeamos cada uno y saber todos nuestros gustos y preferencias a la hora de comprar (aunque el big data actual ya hace buena tarea al respecto)

En definitiva, eliminarlo al 100% no lo veo hoy por hoy pero no me importaría que cada vez limitaran más su uso con el fin de atajar al máximo la economía sumergida y la corrupción pero, eso sí que es un sueño que difícilmente veremos cumplirse…

3 Me gusta

Sobre el punto 3, cualquier día nos despertamos con una quita del x% sobre el patriminio en aras del interés público.

Combinando lo anterior con el 4, por su/nuestro bien, queda limitado el consumo de x bienes. La China del ya mismo.

Utilizo casi siempre la tarjeta como medio de pago y cobro nómina,nada de B. Como supongo se habrá visto, mis reticencias no vienen por el aspecto económico (al contrario, toda mi simpatía al control del dinero negro) sino por el mal uso que no dudo se haría del sistema.

2 Me gusta

¡Si fuera para el interés público…! Seria para el interés de unos pocos que trapicheo con lo público. Como ahora, pero revisado y ampliado.

1 me gusta

Saludos cordiales.

Ya hay países, como Islandia, en los que no hace falta efectivo:

Dinero a llevar, ¿metálico o tarjeta?
En Islandia, absolutamente todo se puede pagar con tarjeta, así que si tu tarjeta no carga mucha comisión, es la opción más recomendable.
Diez consejos útiles para viajar a Islandia, El Periódico - Extremadura (20/05/2019).

Aunque el efectivo desaparezca los pagos on tarjetas pueden ser entre monederos virtuales sin que los respalde ningún banco: Solo criptografía (no criptomedas sino la moneda respaldada por una gran entidad, un banco central u otra —solo hace falta confianza— con un sistema de verificación y seguridad robusto).

1 me gusta

Mire esto:

El dinero en efectivo casi no existe, lo que ocurre es que a las personas les cuesta creerlo, pero si uno analiza las masas monetarias no deja lugar a dudas, el efectivo es muy escaso y además muy poco usado:

2 Me gusta

Saludos cordiales.

Tal vez las monedas acuñadas y los billetes impresos sean el 1 % de la masa monetaria y sí, es curioso que a la gente le cueste creerlo cuando serán pocos qui e nes tienen más de 500 euros en billetes y menos de 10.000 o 20.000 ahorradores: Entre el 2,5 % y el 5 %.

En mi opinión el dinero en efectivo tiene una ventaja sobre usar el electrónico y es que te ayudar a no malgastarlo.

Cuándo vas con el dinero justo no compras impulsivamente mientras que con la tarjeta gastas sin control porque piensas que es infinita.

Yo particularmente prefiero que siga existiendo.

Aparte está el.tema de que si desaparece tenemos que depender obligatoriamente de un Banco o similar con lo cual nos pueden cobrar lo que les de la real gana en comisiones y similares.

El tema del dinero negro tampoco desaparecerá ya que buscarán nuevas alternativas no nos engañemos.

En fín yo deseo larga vida al efectivo.

Si señor @CarlosSM, para mi también es una percepción más adecuada ya que el pago en efectivo nos hace ser más conscientes del valor del dinero a la hora del intercambio y más aún si nos hemos tomado la labor de relacionar el dinero con el tiempo, es decir, calcular cuánto dinero ganamos por hora de trabajo y realizamos el cálculo mental de la transacción en horas, en lugar de en euros, dorares…

1 me gusta

Yo intento pagar lo menos posible en efectivo, me ayuda a tener un control sobre en qué gasto. En efectivo no voy pidiendo tickets y no lo controlo.

Lo que siempre tengo es la cuenta con poco dinero, para tener una presión con no gastar y ser consciente del gasto. Voy recargándola poco a poco la cuenta.

1 me gusta

Como ya se ha dicho y repetido (aunque no lo bastante)… sin efectivo nada impedirá a los bancos cobrarnos y abusarnos todo lo que quieran con el beneplácito de sus futuros miembros de los Consejos de Administración (los actuales dirigentes políticos).

Sin efectivo el Estado ya no te pedirá dinero y tú decidirás si pagas o no pagas por las buenas o por las malas… será el banco quien te avise de que el Estado se ha llevado todo el dinero que le ha dado la gana de tu cuenta.

Sin efectivo subirán los precios porque todas esas comisiones generalizadas que los bancos se lleven de los datáfonos en las tiendas las pagarán los de siempre… los consumidores finales.

Con efectivo existe el “dinero negro” pero este tiene unas limitaciones físicas… y si no que se lo pregunten al Chapo Guzman que al final ya no sabía donde enterrar tanto dinero y era un gran problema lógistico trasladarlo… pero si quitamos el efectivo y el “dinero negro” hace como los ríos, que aunque los bloquees siempre buscan y encuentran una salida, pasará que aparecerá una nueva manera de mover ese dinero a todos los niveles (no solo al actual nivel de grandes fortunas) sin las limitaciones físicas del papel moneda.

En un mundo perfecto con gente honrada y perfecta lo normal sería no usar dinero en efectivo pero… ¿en el mundo actual?.. no creo que sea una buena idea.

1 me gusta

Sobre qué pasará con esto, ni idea, como todos. Pero en mi caso, el efectivo me ayuda mucho a controlar gastos. De hecho, en casa lo que hacemos es que distribuimos el dinero mes a mes según un presupuesto. Queda una partida de “gastos personales libres”, y esa partida yo personalmente la saco a primeros de mes, ese es el dinero que tengo para gastar en el mes. Si por lo que sea tengo que hacer un gasto con tarjeta, esa cifra la vuelvo a meter en el banco. Creo que por múltiples motivos es mejor, a nivel libertad individual y a nivel control de gasto, aunque las ventajas frente a mala práxis son obvias.

En cuanto a Japón, no se que nivel de adopción tienen de tarjetas electrónicas, pero sí se que es una sociedad donde el uso del cash está super extendido y donde hay muy pocos cajeros. Todavía recuerdo tener que hacer una hora en coche para encontrar un cajero.

Interesante debate