El dinero no da la felicidad

En efecto. Cuando llegue el día de doblar la servilleta, el dinero no vale de nada. Pero hasta entonces, la adecuada relación con el mismo puede facilitar (solo eso, facilitar) que el día que uno se vea frente a frente con la parca, no se le quede demasiada cara de tonto.

3 Me gusta

Posiblemente sea una de mis obsesiones favoritas, citándome

Y releyendo historias de tanta gente con mucho dinero, es fácil encontrar historias tristes, aunque me encuentre más cómodo con la figura de W Buffet, o el sr Munguer, que poseyendo mucha riqueza practican una vida relativamente sencilla, cuando la riqueza es innecesaria posiblemente contribuya a nuestra sonrisa
:grinning:

2 Me gusta