Diálogos value (II)


#642

Antención a los que invierten en Umanis a “pelo”: Entrevista al CEO de Umanis en la que habla sobre las posibles compras y posibilidades de crecimiento:

Nota: Si hay alguien que domine el English, igual hace el favor de publicar un resumen. Se agradecería.

Parece que aquí está más o menos traducido:


#643

@masdividanet muchas gracias por tu bienvenida! Pensaba que los vídeos eran antiguos y no estaban en youtube.Pero muchas gracias! Un abrazo!


#644

El abrazo es mutuo y virtual, ya te seguía en UNIENCE, nos conocemos, vaya suerte que hayas recalado también aquí :wink:


#645

Muchas gracias por tus palabras @masdividanet… Lo bueno que tiene +D es que esto es como estar entre amigos. Ahora, a ver si estoy a la altura… que esta tarde ya me he marcado un pequeño derrape…:joy::joy:


#646

¿Derrape? Calle, calle, mi entrada en +D fue de película (lea, lea usted los primeros posts de este hilo) :wink:, pero como dice, es como estar entre amigos y un amigo se distingue por el respeto y la paciencia. En cuanto a la altura, será al revés, a ver si alguna vez le alcanzamos, como aquí vamos todos a largo plazo no pierdo la esperanza :wink:


#647

El value investing en España: historia de un boom, por si le queda alguien alguna duda sobre qué es el value investing.


#648

Pues fíjese usted que a mi me ha llamado la atención el subtítulo: “Adelántate a la Jubilación: de la Gestión Pasiva a la Gestión Activa”.

Cuando en la parte del mundo donde la inversión está más arraigada (en los USA), el recorrido está siendo al revés: de la gestión activa tradicional se están lanzando algunos a los índices/ETF’s de bajo coste.

Como bién dijo alguien: “Spain is different”. ¿Será ese un síntoma del largo trecho que nos llevan?


#649

El subtítulo lo interpreto como un slogan que intenta transmitir el mensaje de que en vez de invertir en fondos de pensiones de renta fija, se haga en fondos de pensiones de renta variable, por supuesto de gestión value.

En cuanto al arraigo de la inversión en USA, donde dice usted que nos llevan un largo trecho, un matiz o dos, el arraigo dependerá de: las clases de trabajos predominantes, los tipos de cotización, las pensiones que les queden, los seguros médicos, el pago de medicinas, la asistencia sanitaria el IPC, los tipos de interés, la deuda americana, etc., vamos, otro escenario que no se puede comparar con el de aquí. Nosotros vivimos aquí, luego con esto tenemos que lidiar.

En cuanto a la longitud del trecho que nos llevan, mire, no conozco mucho la realidad americana, ni la social, ni la de las empresas, pero tengo una sobrina que lleva viviendo 10 años en USA, concretamente en Idaho, y de vez en cuando hace trabajos de traducción en hospitales entre los pacientes de habla hispana y los médicos, bien, ni le cuento los cuadros que ve en cuanto a la asistencia médica en USA. Sí, nos llevarán un largo trecho, pero mire, si no situamos en una recta en el punto 0, en algunos aspectos, USA está a la izquierda, vamos en la parte negativa y nosotros a la derecha, no sé si me entiende.


#650

Pues puede interpretarse también como usted lo dice. Recalcando precisamente eso: lo de value y gestión activa en un tótum revolútum. Vaya, como si una cosa llevara a la otra. Que, dicho sea de paso, de lo que teníamos antes por estos lares a esto el avance esta siendo grande y, por mi parte, muy bienvenido. Sin embargo, creo que soy de los que me gustaría exigir a todos los actores un poco más.

Le voy a dar un indicador que bien pudiera servir para poner un poco de luz en la ingeniería financiera que muchos deben de hacer para que sus hijos tengan un buen porvenir en esas tierras. Dese una vuelta por cualquier universidad americana y mire lo que cuesta la matrícula en cualquier curso de cualquier licenciatura/máster. Se quedará horrorizado. Y no le digo nada del rompecabezas a resolver como quieran mandar al chico/a a uno de los centros más punteros. Así pues, a la gran masa de la clase media no les queda otra que planificar financieramente sus futuros. Por suerte, por estos parajes las cosas son distintas.

Le entiendo y muy bien. En estas estoy con usted. Los USA son un país de contrastes. Lo mejor convive con lo peor. Y todo ello a escasos quilómetros. Eso no quita que me gustaría que importaramos para estas tierras algunos aspectos buenos que creo que nos ayudarían a mejorar.

Por motivos que no vienen mucho al caso visito con cierta frecuencia parte de lo que ellos llaman el “Deep South”. Llanamente, parte de los estados que formaron la Confederación y se alzaron contra el bando, principalmente norteño, de la Unión encabezado por Abraham Lincoln. Creo que es bien sabido por todos cual fue uno de los motivos principales por los cuales ambos bandos se liaron a tiros.

Aunque el conflicto hace ya mucho que pasó, aun queda algo de poso por ahí sobre el motivo que en parte lo originó. Y le puedo asegurar que cuando regreso para aquí muchas veces me vengo con la idea de que aquello es una jungla. Pobreza y desigualdad las hay a tope. En cada rincón. Un europeo de a pie se desmonta cuando ve depende que panoramas. No le engaño si le digo que cuadros familiares ahí frecuentes aquí cuesta más verlos. O al menos en el número que se dan por los USA.

Lo que le acabo de contar, como usted puede imaginar, no lo quiero para nosotros ni en pintura. Pero, otras cosas bien podríamos traérnoslas para acá. Como por ejemplo, esa oferta amplia de indexados y ETF’s a buen coste. Luego que cada cual elija: gestión activa o pasiva.


#651

RESUMEN Y COMENTARIOS SOBRE “LOS CUATRO PILARES DE LA INVERSIÓN”-15

El segundo pilar trata sobre la importancia de conocer los altibajos de la inversión a lo largo de la historia, dado que de las cuatro áreas del conocimiento de la inversión: teoría, historia, psicología y prácticas de la industria de la inversión, la falta de sabiduría histórica es la que causa más estragos. Y es que los períodos de euforia y depresión se suceden con una frecuencia bastante regular. El inversor medio a lo largo de su vida experimentará al menos unos pocos mercados de cada tipo y aunque se domine la teoría, la psicología y los negocios de la inversión, todos los esfuerzos seguirán malográndose si no se puede mantener la cabeza fría cuando todos andan enloquecidos.

WIBE recoge diferentes ejemplos de periodos de bonanza, lo que califica de “historia de locuras”, y periodos de depresión, lo que califica de “la agonía y la oportunidad”, para concluir, con carácter general, en que como mínimo se debe controlar el pánico durante los inevitables colapsos que caracterizan a los mercados de capital y no venderlo todo, hay que mantenerse firme en las ideas. Habría que tener instituida una sólida política de asignación de activos. Las diferencias entre un profesional y un aficionado son: el conocimiento de que los mercados bajistas tienen severas consecuencias y forman parte de la vida inversora. Y en segundo lugar, cuando vienen maldadas, el profesional siempre aguanta hasta el final, mientras que el aficionado abandona el plan de acción, o, más bien, no tiene ningún plan de acción al que recurrir.

Hace hincapié en que durante las épocas de bonanza, es importante recordar que las cosas pueden ponerse muy feas casi de la noche a la mañana, e igual de importante es retener en la memoria que en tiempos de pesimismo en el mercado las cosas casi siempre acaban mejorando.
Cita a Dick Thaler, profesor de economía de la Universidad de Chicago cuando pone de relieve, “todas las finanzas se basan en el comportamiento”. Los inversores serán siempre esclavos de las emociones y las respuestas inculcadas en sus cerebros a lo largo del tiempo.

Acaba concluyendo en que en épocas de desatado optimismo, la rentabilidad futura desciende hasta su mínima expresión, y en cambio, cuando las cosas van terriblemente mal, la rentabilidad futura registra las cotas más altas. Dado que el riesgo y la rentabilidad son dos caras de la misma moneda, las cosas no podrían ser de ningún otro modo.

Yo saco dos conclusiones, la primera es que hay que reducir las expectativas de rentabilidad. Cuando los bancos daban un 5% de rentabilidad por los IPFs, nos parecía bien, sin tener en cuenta que la inflación igual superaba ese porcentaje. No hay que dejarse llevar por los cantos de sirena y esperar que un fondo de eternamente una rentabilidad de dos dígitos, y si no es así vender en los momentos menos oportunos.

Y la segunda es que los tiempos en la inversión no coinciden con los parámetros de tiempo “humanos” donde todo parece tener una temporalidad predefinida: se cobra la pensión/sueldo al mes, se pagan las facturas cada dos o tres meses, se cobran los dividendos cuando toca, al cabo del año se supone que todo se pone a cero y se vuelve a empezar el 1 de enero, pues no, en pocas semanas pueden desaparecer las plusvalías de dos o tres años por motivos aparentemente inexplicables.


#652

Creo que ya lo he comentado alguna vez, dentro de un libro fantástico, el capítulo dedicado a las locuras de mercado me parece el mejor. Una advertencia de lo susceptibles que somos de terminar confundiendo invertir con perseguir quimeras.

Gran frase la que comenta Bernstein de Kindleberger (autor de otro gran libro): “No hay nada más perturbador para el bienestar y el buen juicio de una persona que ver a un amigo hacerse rico”.


#653

Lo primero que me chocó cuando empecé a leer este libro es la recomendación que hace WIBE sobre la necesidad imperiosa de adquirir una sabiduría histórica de la industria de la inversión. No ocurre lo mismo con otras disciplinas, como por ejemplo la medicina. A un cirujano, en el momento de utilizar el bisturí, no le hace falta conocer la historia de la medicina (es uno de los ejemplos que presenta WIBE en más de una ocasión a lo largo del libro). Después de leer el Segundo Pilar, sobre la historia de la inversión, te das cuenta como cuando estás a punto de realizar una operación de inversión, ni de lejos se te ocurre que vaya a fallar a corto plazo y por supuesto que a largo plazo resulte negativa. La realidad es que no estás solo en ese momento clave, hay multitud de fuerzas ocultas que no tienen en cuenta tu esfuerzo individual y tus expectativas de triunfo, por supuesto nunca de fracaso, y que incluso en ese mismo momento estarán obrando en contra de tus intereses. Y esto nunca lo podremos controlar.

De ahí las dos conclusiones que saco: ser prudentes con las expectativas y relativizar el paso del tiempo.

No he leído a Kindleberger, pero el espíritu de su frase coincide con el segundo pilar de mi estrategia de inversión. Hace algún tiempo me dio por escribir todos los “pilares” en los que baso y voy perfilando mi estrategia de inversión (tengo recogidos por ahora 14 pilares) . Concretamente dice:

2-Invertir de manera que si un fondo que no tenga en la cartera gana más que otro que sí tenga, no me sienta perdedor o considere que soy más pobre que otro inversor que ha ganado más que yo.

Nota: Siempre le estará agradecido por aconsejarme leer este libro. Reconozco que en algunos momentos se hace durillo, pero siguiendo el consejo del autor, de leer como mucho 3 ó 4 hojas, luego analizar, investigar, sacar conclusiones, se puede llegar a la comprensión de un 75% :sweat_smile: Voy a empezar el Tercer Pilar, la Psicología de la inversión, bueno, esto ya entra en mi campo de formación profesional. De psicología entiendo algo, de hecho, me lleva pagando el Estado 40 años por aplicar mis pobres conocimientos :wink:


#654

Hoy, hace exactamente un año que publiqué este hilo. Me siento más inversor. Gracias a todos y por todo.


#655

No sé preocupe que ahora llegará la parte con la que sentirá más cómodo, o más incómodo a tenor de las opiniones de Bernstein.

Recuerde que no necesariamente para que un libro nos resulte provechoso, debemos compartir las opiniones que versa en él el autor.

En todo caso dice mucho a favor de usted que tenga la voluntad de meterse en la lectura de estos grandes libros que nos aportan una serie de perspectivas sobre la inversión que va bastante más allá de los mensajes simplones que se suelen terminar transmitiendo en las épocas demasiado alcistas.

Ya ve además como capítulos como los dos anteriores que ha comentado, son no sólo de formación financiera específica, sinó de formación histórica.


#656

RESUMEN Y COMENTARIOS SOBRE “LOS CUATRO PILARES DE LA INVERSIÓN”-16

El pilar Tres trata sobre la Psicología de la Inversión y más concretamente sobre el comportamiento erróneo del inversor medio. Este capítulo me interesa especialmente porque creo que los resultados de nuestras inversiones, además de la preparación financiera, dependen sobremanera de nuestro comportamiento que es lo único que podemos controlar o debiéramos poder controlar.

Como dijo Benjamin Graham: “El principal problema del inversor-y tal vez su peor enemigo-probablemente sea él mismo”.

La principal premisa de la economía es que los inversores son racionales, eso no es cierto, son muy a menudo los desdichados cautivos de la naturaleza humana.

Dick Tahler empezó a recopilar tales anomalías y casi por sí solo, fundó la disciplina de las finanzas conductuales (para él, el único tipo de finanzas), a saber el estudio de cómo la naturaleza humana nos obliga a hacer elecciones económicas irracionales.

Los seres humanos somos animales eminentemente sociales, eso es importante en muchos niveles, pero en el terreno de la inversión, resulta peligroso en extremo. De hecho, la sabiduría convencional de inversión suele estar equivocada. Si todo el mundo cree que las acciones son la mejor inversión, significa que todo el mundo ya las posee. Y esto, a su vez, implica dos cosas. Primera, como todo el mundo las ha comprado, los precios están por las nubes y la rentabilidad futura será baja. Y segunda, y más importante, que no queda nadie para comprar esas acciones. Por lo que sólo cuando existe una reserva no utilizada de futuros compradores, los precios pueden aumentar.

Y por si esto fuera poco, la gente tiende a desarrollar un exceso de confianza en sí misma. Los factores asociados con el exceso de confianza son intrigantes. Cuanto más compleja es la tarea, curiosamente más exceso de confianza tenemos. Cuanto más largo sea el “bucle de retroalimentación” o el retraso temporal entre nuestras acciones y los resultados, mayor será nuestro exceso de confianza.
El exceso de confianza es probablemente el más importante de los errores que se pueden cometer en las finanzas conductuales y se presenta en diversas formas:

-La primera es la ilusión de que uno puede seleccionar acciones con éxito siguiendo unas cuantas reglas simples, cuando lo que está haciendo la mayoría de las veces es negociar con cientos, miles de inversores profesionales a los que las posibilidades de vencerles es muy remota.

-La mayoría de inversores también creen que pueden anticipar los movimientos del mercado, o aún peor, que escuchando al gurú adecuado podrán hacerlo.

-Hay quienes creen que usando más criterios cualitativos, como los obtenidos mediante la meticulosa evaluación y entrevista a los directores de fondos, se puede seleccionar a administradores financieros más exitosos. Un asesor capacitado para superar el rendimiento del mercado, sin un buen administrador de activos, bienes inmuebles y bonos, puede presentar unos resultados por debajo de los obtenidos con un método indexdado.

En realidad existen dos errores de conducta que operan en el terreno del exceso de confianza:

-La “compartimentación” del éxito y del fracaso. Tendemos a recordar aquellas actividades o áreas de nuestras carteras de acciones en las que hemos tenido éxito y olvidar las que nos han hecho fracasar.

-El segundo es que es mucho más agradable adjudicar el éxito a la habilidad o al talento que al azar.

En mi opinión hay tres aspectos a tener en cuenta a la hora de controlar nuestro comportamiento:

-Esforzarse en prepararse para convertirse de ahorrador en inversor.
-Tener una estrategia clara de inversión y tirar para adelante con ella a capa y espada.
-Reducir las expectativas de rentabilidad.


#657

Después de leer el Inversor inteligente, estoy convencido de que me han ayudado más aquellos libros que ponían en tela de juicio determinadas ideas que leí en ese libro , que aquellos otros que simplemente confirmaban esas ideas.
No crea que no le he dado vueltas a los argumentos y cifras que da, sobre la gestión pasiva, mi colega, el Dr. Bernstein.


#658

RESUMEN Y COMENTARIOS SOBRE “LOS CUATRO PILARES DE LA INVERSIÓN”-17

Otro error importante que cometen los inversores es dar por sentado que el pasado inmediato puede predecir el futuro a largo plazo. Es totalmente irracional que un inversor infiera una expectativa de beneficios inferior a partir de la cotización de las acciones. Si las acciones bajan, baja la rentabilidad.

La razón de tal circunstancia es lo que los científicos que estudian el comportamiento denominan el efecto recency (centrarse en lo reciente); tendemos a enfatizar más los datos recientes y a ignorar los datos pasados, aun cuando éstos resulten más completos.

Lo que convierte al efecto recency en algo tan devastador para el raciocinio es el hecho de que las clases de activos o bienes tienen una ligera tendencia a revertir a la media a lo largo de periodos superiores a tres años. La reversión a la media significa que los periodos de relativo buen rendimiento tienden a ir seguidos de periodos de rendimiento relativamente malo. Y también sucede lo contrario, a periodos de rentabilidad pésima le suelen seguir etapas de bonanza en los beneficios. Por desgracia, tal situación no ofrece una garantía absoluta. De ningún modo es así. Pero hace que comparar el tipo de activo más rentable de los últimos años sea una mala elección.

Uno de los rasgos más letales de la inversión es la necesidad de emoción. Apostar es posiblemente la segunda actividad humana más divertida. Habitualmente, a los humanos nos gusta intercambiar grandes cantidades de dinero por puro divertimento. Uno de los descubrimientos más coherentes de las finanzas conductuales es que la gente gravita en torno a apuestas de baja probabilidad y altos beneficios. Como en las carreras de caballos. Es más emocionante apostar con una probabilidad de cincuenta a cinco que de dos a cinco y esperar un “pelotazo”. Por eso los apostadores profesionales saben que es más fácil hacer dinero con los jinetes favoritos que con los que tienen pocas probabilidades. Sí, es más aburrido, no se dará ningún “pelotazo”, pero de entrada no se perderá el dinero apostado.

En el terreno de la inversión, las empresas pequeñas con pocas probabilidades de éxito atraen demasiado capital, dejando menos capital para las empresas más establecidas y aparentemente menos interesantes. Esta circunstancia hace descender los precios de las empresas más establecidas y aumenta su rentabilidad.

WIBE concluye con su “teoría de precios” según el entretenimiento en la inversión (INEPT), según la cual, por cada momento de diversión que se extrae de una inversión, se pierde una cantidad de beneficios compensatoria. Una cartera llena de acciones de valor extremadamente aburridas tiene las máximas posibilidades de ofrecer altos beneficios.

Saco dos conclusiones de estos dos errores conductuales. La primera es que no hay que “asustarse” por que las empresas que tenemos en cartera o nuestro fondo baje en un momento dado, que no hay que vender cuando todo baje y comprar cuando todo sube, hay que analizar por qué ha ocurrido esto, leer a los gestores cuando lo explican y analizar, investigar sus razonamientos, ¿Quién dijo que esto era fácil? En esta intervención de Alejandro Estebaranz en su hilo del True Value, en Rankia: https://www.rankia.com/foros/fondos-inversion/temas/2607169-true-value?page=444#respuesta_3962130, explica con ejemplos, la importancia que le deberíamos dar a la opinión del mercado. Como value investors, no mucha.

La segunda es que si además de rentabilidades buscamos con nuestras inversiones nuestra “dosis” de adrenalina, ¡cuidado!, esto no es un juego. No somos profesionales, podemos perder no sólo el dinero y la camisa, sino la salud y la dignidad. Hay que prepararse psicológicamente, leer, estudiar, tener una estrategia clara y en la mayoría de los casos dejar en manos de profesionales, de buenos profesionales, la parte de nuestro patrimonio que hayamos decidido invertir. Por eso yo invierto exclusivamente en fondos de inversión. Es como si un equipo de fútbol de primera regional quisiera jugar en la Copa del Mundo. Hay que ser consciente de nuestras limitaciones y no pretender actuar como si fuéramos auténticos profesionales de las finanzas, cuando en realidad no tenemos ni la preparación, la información, el tiempo y los medios adecuados para realizar análisis adecuados, al final, nos estamos engañando a nosotros mismos.


#659

Venga, venga, más madera:


#660

Vídeo para ver en momentos de caídas del mercado:


#661

Chicos, por si os interesa la entrevista con Carlos Aizpurua, el chico detrás del podcast Iceberg del Valor, os dejo el link de la misma: Píldoras del Conocimiento: entrevistando a Carlos Aizpurua (Iceberg del Valor). Creo que ha quedado interesante.