Diálogos value (II)


#442

Al introducir en este entretenido coloquio el factor de la suerte cuando preguntaba si determinados gestores son tipos con suerte, siguiendo la estela de su reflexión, se podría pensar que sí, que son tipos con suerte a la hora de realizar su gestión, y también que un inversor particular también tiene suerte en sus operaciones y al final los que invertimos en gestores con suerte, consecuentemente también tenemos suerte. Mire, le voy a hacer una pregunta: ¿Usted cree que la suerte es un factor determinante en la inversión?


#443

Siguiendo con la “suerte” habría que concluir que Paco es un tipo con mala suerte y los demás inversores son tipos con buena suerte.


#444

En el corto plazo, sin duda. En el largo, no. La cuestión no es si la suerte es un factor determinante, sino cuándo pasa a ser poco determinante.
Lo que ha enlazado no es un artículo de opinión, sino un estudio empírico. Y salvo que uno argumente por qué no comparte las conclusiones tiene que asumir no solo la parte que coincide con sus creencias, como por ejemplo: “hay que tener paciencia en la inversión value”, sino también la parte que nos hace sentir más incómodos: los malos fondos pueden parecer buenos durante muuuucho tiempo. ¿Sé distinguirlos a priori?


#445

Totalmente de acuerdo.

"…tiene que asumir no solo la parte que coincide con sus creencias, como por ejemplo: “hay que tener paciencia en la inversión value”, sino también la parte que nos hace sentir más incómodos: los malos fondos pueden parecer buenos durante muuuucho tiempo".

Totalmente de acuerdo.

¿Sé distinguirlos a priori?

Hombre, con todos mis respetos, está usted planteando una cuestión a priori imposible. ¿Quién sabe/puede distinguirlos? Si sabríamos/podríamos distinguirlos, estaríamos suprimiendo de un plumazo la incertidumbre, característica fundamental de la inversión. Si no existiera la incertidumbre, ya no sería inversión, sería otra cosa.

Lo que ha enlazado no es un artículo de opinión, sino un estudio empírico

Totalmente de acuerdo.

De hecho al ser un estudio empírico que se ha realizado sobre 5.500 fondos a lo largo de 15 años la incertidumbre no tiene cabida. La consecuencia que saco de este estudio es que nosotros no sabremos si hemos acertado con el fondo adecuado hasta que no pasen muchos años. Pero esto es la inversión, y si no se tiene claro es mejor dedicarse a otra cosa. Si entiendes la manera de invertir de un gestor y confías en su profesionalidad, tienes que seguir hacia adelante, entre otros motivos por que como dice @jvas, no hay donde esconderse.


#446

Y he aquí el gran problema de la gestión activa. Corolario: igual es más fácil escoger acciones que escoger gestores (yo lo tengo claro, gracias sesgo de confirmación)


#447

Cierto. Pero si el problema es en general de la gestión activa, ¿por qué es un problema mayor cuándo se trata de escoger fondos respecto a escoger acciones?
¿Requiere menos años comprobar la eficacia de una estrategia o proceso para seleccionar acciones que eso mismo aplicado a gestores de fondos?


#448

Yo lo veo como un tema de “grados de libertad”. O interés compuesto. Acertar con un fondo requiere que dos niveles de decisión salgan bien, el del gestor escogiendo acciones y el del partícipe escogiendo al gestor. Claramente, parece que el consenso es que escoger al gestor es un tema muy cualitativo; si el gestor también escoge cualitativamente ya… Y por otro lado, el tema también es que para cuando nos hayamos dado cuenta “pues igual ya es un poco tarde”.

Por último, sobre el tema de si un gestor ha tenido suerte o no, sostengo que el que no la haya tenido nunca se puede saber.


#449

Por eso los fondos de fondos son un desastre. El partícipe escoge gestor, el gestor escoge gestores, y los gestores escogen acciones :stuck_out_tongue:

Muy probablemente ya es tarde y el daño está hecho. Lo que me pregunto es si al escoger acciones en primera persona uno se libra del problema. ¿No cree que también es posible que uno se crea que tiene un buen método y se de cuenta bastantes años después de que el método no era tan bueno? Mi reflexión va en el sentido de que hemos visto que los fondos “buenos” sufren invariablemente periodos de underperformance de años. ¿No es eso algo común a prácticamente cualquier estrategia de selección activa de acciones?

Creo que es un tema de probabilidades. Nunca se puede saber con una seguridad del 100%, pero con el paso del tiempo la certeza va aumentando


#450

Bueno, otra vez estamos con el viejo tema de fondos o acciones. Es como el ancestral debate de carne o pescado. Y aquí hay gustos para todo. Ya desde 1980, un tal Gary Brinson, pretendió demostrar que más del 90% de la variación de la rentabilidad de las inversiones se debe a la asignación de activos y menos del 10% a la predicción y selección de acciones. Numerosos profesionales y académicos en la materia han intentado rebatir este planteamiento. Sin embargo hay un aspecto que no admite discusión, nadie por sí solo puede controlar los resultados derivados de la selección de acciones y en cambio la asignación de activos es el único factor sobre el que nosotros, humildes y sufridos inversores, podemos ejercer alguna influencia. En otras palabras, dado que no se puede predecir con éxito el mercado ni seleccionar acciones individuales sobre las que se puedan controlar los resultados derivados, la asignación de activos debe ser el foco central de la estrategia de inversión, porque es el único factor que afecta al riesgo de inversión y a la rentabilidad que podemos controlar.

Así que no vale la pena en incidir sobre la dicotomía de fondos o acciones y es mejor hacer hincapié en la asignación de activos. Todo esto lo estoy aprendiendo de la obra de Willian Bernstein, Los cuatro pilares de la inversión, manual que todo el que se meta en este mundo debería leer por o-bli-ga-ción. Venga, ¿qué opina usted?

Nota: Esto es un avance del próximo comentario/resumen que voy a publicar sobre la obra de WB que estoy leyendo, LCPI.


#451

Pues yo creo que un problema de tiempo. Para tener el mismo porcentaje de error que un fondo hay que tener en cartera 60 o 70 acciones, y su análisis serio lleva un montón de tiempo. Y ya no te digo si es una empresa compleja con subempresas, diversificación, plurinacional,multidivisas y oscuros entramados societarios, etc. Las probabilidades de equivocarte de gestor de fondos (eso sí, tras un serio estudio) es mas baja que te aparezca en tu cartera un Enron, Pescanova, Abengoa,etc,etc


#452

Al menos le quita un grado de decisión. Además piense que igual que es realmente difícil batir al mercado, también es difícil hacerlo peor (concentraciones suicidas aparte)

Este es el razonamiento del pavo hasta el día de antes de Navidad al ver a “ese chico tan majo que le trae de comer todos los días y le cuida”. Uno de los pavos en este mundillo fue un tal Bill Miller creo


#453

Y por supuesto, ni hablar del coste fiscal de las acciones,las ventas y los dividendos.Dejan de aparecer automáticamente en el interés compuesto porque ya se quedan en hacienda.


#454

Yo os pregunto sobre la reflexión que plantea WB, que es mejor centrarse en la asignación de activos que en dedicarse a elegir como forma de inversión fondos o acciones. IMHO me parece prioritario, cara una diversificación de una cartera de inversión, centrarse en la asignación de activos. Por lo menos es lo que estoy intentado hacer.


#455

Discrepo, discúlpeme

Este tiempo valdrá la pena si realmente se va a conseguir sacar una rentabilidad mayor (sin suerte :slight_smile: de por medio) que elegir esas 60-70 acciones al azar dentro del universo del gestor del fondo. Les animo a hacerlo peor que un gestor de fondos cualquiera eligiendo 60-70 acciones dentro de ese mismo universo. Al que lo presente de forma seria y lo consiga a 1 año, por encima de la volatilidad, le invito a comer.


#456

¿A un año? Perdone, ¿pero lo dice en serio?


#457

Totalmente. Me parecía jugar con ventaja ir a un plazo más largo, pero como prefiera.


#458

No, se lo digo porque plantear cualquier maniobra, operación, balance, en un tiempo tan corto de un año me parece de muy poco valor en cualquier sentido. Igual es que no le acabo de entender


#459

RESUMEN Y COMENTARIOS SOBRE “LOS CUATRO PILARES DE LA INVERSIÓN”-11

En el capítulo 4º, WB desarrolla en cuatro pasos su teoría de cómo construir la perfecta cartera de inversiones. De entrada parte de este planteamiento general:

Ya desde 1980, un tal Gary Brinson, pretendió demostrar que más del 90% de la variación de la rentabilidad de las inversiones se debe a la asignación de activos y menos del 10% a la predicción y selección de acciones. Numerosos profesionales y académicos en la materia han intentado rebatir este planteamiento. Sin embargo hay un aspecto que no admite discusión, nadie por sí solo puede controlar los resultados derivados de la selección de acciones y en cambio la asignación de activos es el único factor sobre el que nosotros, humildes y sufridos inversores, podemos ejercer alguna influencia. En otras palabras, dado que no se puede predecir con éxito el mercado ni seleccionar acciones individuales sobre las que se puedan controlar los resultados derivados, la asignación de activos debe ser el foco central de la estrategia de inversión, porque es el único factor que afecta al riesgo de inversión y a la rentabilidad que podemos controlar. Esto me lleva a pensar en que lo prioritario no es centrarse en el viejo debate de si invertir en fondos o acciones, sino en la asignación de activos, según las circunstancias personales y la forma de ser y pensar de cada inversor.

Otro planteamiento que sostiene es que no se puede saber qué carteras de inversión rendirán mejor en el futuro ya que equivaldría a predecir los movimientos del mercado, algo que es imposible de realizar. Esto me lleva a pensar en las ofertas de distintos tipos de carteras que ofertan diferentes bancos o entidades comerciales para según qué perfil del riesgo del inversor.

Un planteamiento fundamental para mi es el que plantea acerca de considerar todos los activos financieros (planes de jubilación, cuentas corrientes, depósitos, fondos, acciones, el capital destinado a la compra de una vivienda o al pago de los estudios de los hijos) como una única cartera.

Finalmente, es clave ignorar el rendimiento relativo año a año de las clases de activos individuales y pensar que lo importante es el comportamiento a largo plazo de la cartera, no la variación del día a día.

A partir de estos planteamientos, WB desarrolla su teoría de la construcción de una cartera en cuatro pasos:

1-Selección de activos arriesgados y sin menos arriesgados.
2-Definir la diversificación global de las acciones: nacionales y extranjeras.
3-Definir el tamaño y valor de las acciones.
4-Definir los sectores.

En mi caso, me doy cuenta que de una manera u otra he seguido estos pasos sin saberlo o de manera no muy sistemática, basándome en un principio que considero lógico en la inversión: la diversificación, pero me alegra comprobar que no estoy muy alejado de un pensamiento que considero acertado.


#460

Si lo importante es, o fuese, la asignación de activos, ¿por qué no asignar a la parte de renta variable un puñado de buenas empresas, o un ETF indexado de bajo coste, en lugar de pagar un 2% a un gestor?


#461

Algo que es imposible, si por demostrar entendemos el significado correcto de la palabra.

Una comparación un tanto falaz pues estamos comparando control de resultados con control de asignación

Falso, ya sin entrar en que las acciones son también activos

O sea que en realidad, este señor aboga por la gestión pasiva y por la teoría del mercado eficiente.

Pues por lo que le llevo yo leído, sólo le reconozco en el punto 1, en todo caso