Corre Forrest, corre!

Corría el año 1.994, un tal Robert Zemeckis, director y productor de cine con renombrados éxitos a sus espaldas como Regreso al Futuro, estrena la que iba a ser una de mis películas favoritas, Forrest Gump, capaz de hacer sombra al Rey de la Selva, el mismísimo Simba y al imperio cinematográfico mundial por excelencia, que por aquel entonces, aún no había absorbido al lado oscuro de la fuerza. Con un presupuesto irrisorio, para lo que manejan algunas gestoras hoy en día, de tan sólo 55 millones de USD, y con solo 4 meses de rodaje, consiguió recaudar 677M USD, es decir, un 12 Bagger en poco más de un año.
Esta cifra no se quedaría sólo ahí, pues el genio Zemeckis dejó un “Easter Egg” para los inversores, capacidad visionaria que ya dejó patente con el patinete volador y la pantalla de plasma de Regreso al Futuro II.
El argumento de la película es de sobra conocido por todos Ud., así que me permitirán que me ahorre la sinopsis de la misma, que por otro lado pueden consultar aquí:

En la película, como Ud. recordarán, al volver de Vietnam, funda una compañía de Gambas, con el Teniente Dann, la cual tras fracasar estrepitosamente, como todo buen empresario que se precie, consigue sacarla a flote y venderla por una cantidad estimada en 100.000 USD de la época. El capital se invierte en Apple, compañía que por aquel entonces estaba en pleno declive, tras la marcha de su CEO y founder, D. Steve Jobs. Con ese capital de la época, Forrest, un discapacitado mental con un QI de 75, tendría hoy un valor de mercado de 28.000.000.000 millones de USD!!!


Esto le llevaría a ser, a día de hoy, la 30ª persona más rica del mundo, justo por detrás de François Pinault, el dueño de Gucci y Puma, según Business Insider.
La mayoría de las veces, se subestima el valor de no hacer nada, y la capacidad de un tonto de hacer las cosas bien. Seguramente, una persona “demasiado lista”, hubiera seleccionado una acción perdida en medio de la nada o presuntamente muy infravalorada, con la esperanza de hacer un 100 bagger. Pocos piensan que comprando un Apple, un McDonald’s o un Disney y dedicándose a cortar el césped del jardín, uno pueda convertirse en millonario, si bien la realidad es otra, como dice un viejo proverbio japonés, el agua dulce busca el agua salada, y tratar de nadar contracorriente, puede resultar altamente problemático.

¿Qué piensan Ud.? ¿Prefieren un tonto inconsciente? ¿O un listo demasiado consciente? ¿Prefieren trabajar de cortacésped y ser felices? ¿O son más de disfrazarse de pingüinos y conducir un Tesla? Desde luego que yo, me quedo con Forrest, Forrest Gump.

La vida es una caja de bombones!!!

41 me gusta

Las cifras son aun más abrumadoras. Si tenemos en cuenta la fecha de la carta que aparece en la película, Forrest invierte en las primeras rondas de 1975, antes incluso de la IPO inicial, la época de Apple I and company formation


(aquí Zemeckis se permite una licencia ya que el logo de la manzana multicolor no se crea hasta el año 1977)

6 me gusta

Caray con Forrest!! El mejor inversor de la historia!!!

2 me gusta

Creo que el que hace la inversión en Apple es el Teniente Dann. Yo lo que prefiero es tener la suerte de Forrest que con mi CI voy servido.

2 me gusta

Siempre he dicho una cosa que haría en caso de que me tocara la lotería (que es menos de lo que le toca a Forrest) y esa cosa es que nadie se iba a enterar, ni familia (hijos), ni amigos. Para ello, seguiría teniendo las mismas costumbres y no cambiaría de vida.
Ser feliz y el dinero no están reñidos, pero ser feliz y las envidias, pueden estarlo.

Me ha gustado mucho el artículo

8 me gusta

Y no menos impresionante: si se hubiera comprado Apple el año que se extrenó la película, en 1994, se habría hecho un 200-bagger, si no me equivoco.

5 me gusta

280-bagger para ser correctos…

3 me gusta

Yo tampoco lo diría. Ni siquiera cambiaría de coche. Una buena reforma en casa y si preguntan: “es fruto del trabajo duro y el esfuerzo”…

1 me gusta

Lo increible (y triste a la vez) es que mil pavos en esa época harían …lo que ni 100 mil ahora…en ese valor…que ya excede el trillion de dolares de capitalización.

La lotería de las grandes ideas,negocios es lo que tiene…con que te salga una BRK.a, NKE,AAPL,MSFT…ya hiciste tu carrera como inversor…claro que cuando llegan al trillon de valoración,la cosa cambia…y me da igual que seas Amazoni…Fiesbu …o como te llames…los elefantes no vuelan.

6 me gusta

Me imaginaba que me quedaba corto, lo he mirado en Investing que para ver precios históricos no sirve

Habría que mirar la cartera de Zemeckis, ¿no creeis?

1 me gusta

La idea es genial, pero…qué probabilidades había el siglo pasado de elegir alguna de las empresas que en 2019 iban a rondar el trillón de capitalización?

Sobre todo, teniendo en cuenta que el otro (y único) billete ganador del trillón que cotizaba entonces era microsoft (si no me falla la memoria).

Habría que ver cuantas empresas cotizaban entonces, pero la probabilidad de comprar, y sobre todo no vender, creo son más pequeñas que cualquier lotería (excepto si eres forrest gump claro).

2 me gusta

Tampoco la inversión en Microsoft hubiera sido mala idea, no cree Ud.??

Pero MSFT salio a finales de los 80…el grafico es mas picudo…

Mas bien un 1890 bagger desde 1986 para softy…y la historia continua…hay vida después de WIN.

1 me gusta

A mi si el Teniente Dann me hubiese recomendado Heico, tampoco le hubiese hecho ascos…

2 me gusta

Creo que a partir de WINDOWS 95, todo el mundo estaba capacitado para invertir en ella. Craso error no hacerlo.

1 me gusta

1 me gusta

Debería haberlo visto claro cuando el Microsoft Word acabó con el Word Perfect (para mi gusto mejor procesador de textos), o cuando el Excel fulminó las hojas de Lotus…

Creo que los pantallazos azules de Windows se programaron a cosa hecha para que dudásemos :joy:

6 me gusta

Es usted un artista! pero tenga cuidado con no convertirse en el más rico del cementerio!!

Les dejo un pasaje de The Money Game:

1


Jam tomorrow :smiley:

Saludos

2 me gusta