Burford: un caso más

En primer lugar me gustaría solidarizarme con las personas que están perdiendo dinero o están atrapadas en el valor. Los errores en bolsa son habituales. Todos los hemos cometido. Animo y a seguir adelante, aprendiendo y mejorando como inversores.

He estado leyendo sobre el caso esta tarde después del trabajo. El informe, los titulares de prensa y la respuesta de Burford. De momento no está confirmado al 100% que Burford sea un fraude. No tiene buena pinta, eso es cierto. Burford tendrá que defenderse en los tribunales sobre las graves acusaciones que ha recibido. Me resultada un poco paradójico que su negocio sea financiar juicios y ahora se vea envuelto en uno. Financiará su propio juicio y si gana lo anotará en la cuenta de resultados. Misterios de los negocios.

Burford es un caso más. No tiene nada de especial con respecto a otros casos que han sucedido en el pasado. Quiero desligar este artículo de Burford: dudas generales, porque las reflexiones que aquí realice son generales y aplicables al ámbito inversor en general. El caso Burford me ha permitido conocer a un gran inversor como es @thinkoutsidethebox. Es alguien que está dentro del sector donde opera Burford y del que he aprendido mucho. Desde que publique el artículo Burford: dudas razonables, he conversado con muchos inversores sobre esta empresa y las dudas que tenía se han ido despejando. No tenéis que más que pasaros por los comentarios del artículo Burford: dudas razonables, mucho mejores que el artículo en sí, para descubrir reflexiones de una enorme calidad.

Sobre al caso Burford hace tiempo que tengo una opinión bastante formada y que no voy a expresar a estas alturas. Los que hablan conmigo a diario sobre inversión conocen perfectamente de lo que hablo. Lo último que quiero es colgarme una medallita. En primer lugar porque no habría motivo para ello. Burford es todavía un caso abierto. En segundo lugar porque me parece que no es una actitud positiva.

Como inversor los aciertos y errores se suceden. Mañana pública Kraft Heinz, donde he acumulado algo estos meses tras las caídas. Es un caso delicado. Si presenta mal y la empresa cae un 15% debería coger la medalla y tirarla al rio. Además que yo no he acertado nada. Habría acertado si me hubiera puesto corto como creo que ha hecho algún forero de masdividendos. Ayer @thinkoutsidethebox me escribía diciéndome “vaya corto nos hemos perdido”. Desde que descubrí que la ganancia en un corto es limitada y las pérdidas ilimitadas dejo de interesarme esa operativa. Creo que ni aun en el supuesto de que resucitaran a Ruiz Mateo y Jesús Gil para dirigir la peor empresa del mundo, abriría un corto.

Las lecciones que nos deja el caso Burford si finalmente se confirma el fraude se pueden encontrar en cualquier libro de finanzas. Son casi universales. Hay una lógica que es aplastante y que muchas veces se olvida por obvia. ¿Quién crees que es más solvente?

• Amigo 1: Invita a copas y siempre suele salir con la cartera llena de billetes.

• Amigo 2: Un amigo que llega justo a fin de mes y tiene que estar constantemente pidiendo dinero a los demás.

La respuesta parece evidente.

Ahora hagamos el mismo ejercicio con dos empresas.

• Empresa 1: da generosos dividendos a sus accionistas, recompra acciones y no emite capital

• Empresa 2: Hace constantes ampliaciones de capital y está constantemente emitiendo deuda.

Diría que existe una similitud con el ejemplo de los amigos.

Quería escribir esta lección porque me encanta. En las respuestas de al hilo, Burford: dudas razonables, hay muchas más como: no fiarse de negocios muy novedosos, tener cuidado con contabilidades excesivamente buenas, entender un negocio antes de invertir ,etc.

El negocio de vender acciones

En los mercados financieros hay dos tipos de fraudes: los bien hechos y los mal hechos. Los bien hechos es vender una idea al mercado y que este te la compre aunque sepas que es inviable. Ha habido algunos casos en el MAB que les ha salido bien. En Estados Unidos hay una empresa que fabrica hamburguesas sintéticas que pierde dinero. Los fundadores de la empresa ya se han forrado y no han tenido que falsear nada. La empresa tiene una contabilidad horrorosa pero tiene unas grandes perspectivas futuras. La saco al mercado y me aprovecho. Si luego la empresa quiebra siempre podremos decir que el mercado no estaba preparado para el producto. Todo legal. Una transferencia de dinero entre inversores particulares y los fundadores de la empresa.

Los mal hechos son aquellos donde se falsea la contabilidad, se intenta dar una imagen errónea de la empresa y encima les pillan. Aquí entrarían Gowex y tantas otras. No tienen suficiente con bordear los márgenes legales sino que claramente los sobrepasan. Casi siempre antes o después les terminan pillando.

El negocio de vender acciones es uno de los mejores que existen casi a la par con robar un banco a punta de pistola. Poco intensivos en capital, alta retorno sobre el capital invertido, mucha avaricia y ganas de forrarse. El problema es que hay un marco jurídico que prohíbe este tipo de prácticas. En mi caso todavía sería más fácil trabajando en un banco. Me ahorraba la inversión en la pistola.

¿Error o riesgo?

El otro día estaba pensando sobre si los errores que cometemos en los mercados financieros no son muchas veces simplemente riesgo que estamos asumiendo en una determinada situación. Todas las empresas del mundo tienen sus riesgos. Hasta Inbev, la mayor cervecera del mundo, que es una empresa que siempre pongo como ejemplo como negocio seguro y estable los tiene. Mañana todos los habitantes del mundo tenemos una enfermedad que nos hace alérgicos a los componentes de la cerveza y las ventas entrarían claramente en una espiral descendente. ¿Es un error haber invertido ahí o simplemente un riesgo intrínseco a la propia naturaleza de los negocios?

En los aciertos ocurre lo mismo. A veces dices he comprado está empresa por este motivo y ha subido por otra causa totalmente diferente a la que la compre. ¿Acierto? ¿Suerte?

Está bien tender a relativizar la realidad. Normalmente ni todo es blanco ni todo es negro.

Redes sociales

En todos los mercados alcistas surgen gurús como salidos de debajo de las piedras. Los más veteranos conocerán de lo que hablo. La principal causa es que casi todo el mundo gana dinero. Un mono tirando dardos a una diana con las empresas con del Dow Jones 30 lo ganaría. Esto hace que mucha gente se crea que ha nacido con el gen de Warren Buffett o Peter Lynch. Con un poco de palabrería no necesitamos nada más.

Consejo final

Lo único que puedo decir a las personas que empiezan a invertir es pensar y equivocaros por vosotros mismos. Coger una lista de empresas y elegir. Por qué comprar la empresa de la que habla todo el mundo, hay miles de empresas. Os vais a equivocar como nos ha sucedido a todos. Al refugiaros en la manada no encontraréis consuelo. Quizás el de los tontos pero a cambio habréis aprendido poco y a la larga vuestro camino como inversores se estancará. En los mercados financieros hay muchas opciones disponibles. Unas se adaptan a una tipología de inversor y otras a otro. Sea la opción por la optéis, informaros bien y decidir por vosotros.

73 me gusta

Muchas gracias por este artículo y, por supuesto, por el otro en el que manifestaba sus dudas razonables sobre la empresa en cuestión.

No he podido evitar recordar lo que escribí al inicio de mi participación en este foro:

Pues bien, ha vuelto a suceder una vez más y desde luego no será la última porque habrá muchas más. Existe, sobre todo en los inversores con cierto sesgo value, una falsa sensación de control que les lleva a concentrar sus carteras o a sobreponderar a determinada empresa porque “saben” que la inversión es segura. Y esa sabiduría deriva de estudiar las cuentas de la empresa y, como he leido en determinada nota de prensa, reunirse durante una hora o las que sean con el CEO o el CFO, por ejemplo.

Soy cada vez más escéptico sobre la eficacia de dichos análisis por varias razones:

Primero porque la contabilidad puede que refleje o no la realidad de la empresa y eso sucede con más frecuencia de la que nos gustaría.

Segundo, porque los directivos de la empresa nos dicen lo que queremos escuchar no nos van a contar las miserias. Esto me recuerda a un comentario de un compañero está mañana diciendo que consideraba “piratas” a todo el mundo. No sé si llego a tanto, pero tengo que reconocer que la profesión de abogado es muy adecuada y compatible con la inversión, porque te cuesta creer ciertas narrativas, sobre todo aquéllas que son fáciles, muy rentables y demasiado perfectas. El ser humano es cualquier cosa menos perfecto.

Por último, aunque todo vaya bien, lo que estamos viendo es el presente y el futuro no lo conoce nadie. Muchas de esas empresas “buenorras” que todo el mundo sabe con seguridad que serán hiper rentables para siempre pasarán a ser empresas vulgares como en su momento lo fueron las que encabezaban los índices hace muchos años. Así ha sido la economía y así seguirá siendo. Hoy nadie sabe qué empresas serán las ganadoras dentro de diez años.

El domingo pasado termine la lectura del paseo aleatorio por wall street de Malkiel. He disfrutado de una forma enorme con la lectura de ese libro, probablemente porque es el mejor que he leído a nivel de recomendaciones operativas y de composición de cartera y, por otra parte, porque se centra de forma contínua en el riesgo.

Cuando habla de la teoría moderna de carteras hace referencia a algo fundamental: A partir, si no recuerdo mal, de unas 40/50 empresas en cartera, el riesgo de empresa (quiebra) desaparece y ello conlleva otra consecuencia no menos relevante: Si diversificar en ese número de empresas elimina el riesgo de empresa el mercado no exigirá una mayor rentabilidad a las empresas de forma individual por dicho motivo. En consecuencia, tener una cartera con tres o cuatro empresas tiene un riesgo enorme, mucho mayor que tener 40 y sin embargo tengo que “pagar” al mercado lo mismo. En resumen, estoy asumiendo riesgo de forma gratuita.

Evidentemente para los value esto no te lleva más que a la mediocridad y empiezan las frases hechas del tipo “el único riesgo es no saber lo que sea hace” y decenas de frases repetidas hasta la saciedad y realmente poco interiorizadas y realmente desmenuzadas entre una gran parte de inversores.

Todo lo que ha pasado hoy con la “mejor empresa del mundo” refuerza mi evolución continua hacia estrategias coherentes con la visión de que no podemos analizar de una forma fiable las empresas y, menos aún, podemos predecir con seguridad absolutamente nada porque el futuro es, por naturaleza, impredecible.

Me he pasado décadas poniendo el foco en análisis predicitivos, primero técnicos, con el consabido fracaso estrepitoso, posteriormente fundamentales para intentar conocer la empresa y su evolución futura. Sin embargo, cada vez estoy más convencido de que la clave en los mercados y donde hay que poner el foco es en la gestión del riesgo. En primer lugar, eliminar el riesgo de empresa mediante una diversificación adecuada, donde ninguna empresa por joya que parezca supere el 2,5/3% de la cartera y, por supuesto, intentar atenuar el riesgo de mercado diversificando de forma geográfica y también introduciendo renta fija en el porcentaje en el que el inversor se sienta cómodo. Porque sí, en efecto, la volatilidad también es riesgo ya que, aunque no haya pérdida permanente de capital, si tengo que esperar lustros para recuperarme, por definición ya se ha producido una pérdida permanente de capital por el camino, puesto que he perdido oportunidades de inversión más rentables que la mía.

24 me gusta

Gran libro. Yo también recomiendo su lectura.

Sin embargo es bueno recordar que aunque hay riesgos que se pueden “delimitar” hay otros que no.
En el propio libro se sugieren carteras con ponderaciones significativas de REIT’s que en teoría descorrelacionan de la renta variable y no empeoran la rentabilidad final respecto a esta. Teniendo en cuenta que el libro está escrito antes de 2008, los que siguieron este tipo de estrategias sufrieron en sus carnes las limitaciones de este tipo de soluciones.

Por cierto Malkiel, otro escéptico con que se pueda llamar inversión al oro.

12 me gusta

Por supuesto, de hecho ese riesgo no delimitable sería el fundamento de la superior rentabilidad de la renta variable a largo plazo: Esa superior rentabilidad sería la recompensa por tener que pasar por periodos, a veces extraordinariamente largos, en los que la rentabilidad es muy inferior o directamente negativa.

Todo ello lo explica muy bien cuando hace referencia al CAPM que sostiene que a mayor riesgo mayor rentabilidad. Cierto es que el CAPM ha recibido críticas absolutamente fundadas porque no representa la realidad del mercado, puesto que no explica determinadas rentabilidades, pero es importante que, como concepto, los inversores lo tengan en cuenta.

Vamos, que cuando alguien venga “vendiendo” altas rentabilidades sin aparente riesgo o con el riesgo muy controlado que piense que con casi total seguridad hay gato encerrado, puesto que en este mundo no hay almuerzos gratis, como el autor dice en la parte final del libro.

2 me gusta

No he leído nada de que se hayan planteado juicios contra Burford ya, ¿tiene fuente?

Discúlpeme, pero sabiendo menos que Vd. de inversión cualitativa, a mi no me parece tan obvia esta lógica. Todo depende del momento de su vida en el que esté la empresa.

Aquí también me ha perdido, no creo que esté de acuerdo. No entiendo el ejemplo del fraude “legal” que sale bien. Si es fraude es fraude y si no, no lo es. Seguramente como digo no le estaré entendiendo pero es que las teorías conspiratorias no son mis favoritas, discúlpeme.

Muy de acuerdo sin embargo con el concepto de riesgo y los ejemplos que pone. Es en mi opinión exactamente así.

Las redes sociales no son más que la expresión de la sociedad, de cada uno de sus integrantes. Al igual que los políticos, no están formadas por individuos que vienen de Marte, sólo que ahora la gente se puede comunicar más fácilmente.

Su consejo final es sabio, informarse por uno mismo y tomar tus propias decisiones, pero que sean por favor, lo más informadas posibles, intenten espabilar por cabeza ajena, la de los muchos errores que hemos cometido otros.

4 me gusta

Yo, dentro mi ignorancia sobre la empresa con cuyo análisis el señor @dblanco tuvo la gentileza de deleitarnos, me parece casi cómico que finalmente, una empresa dedicada a los litigios acabe pleiteando contra sus propios clientes y/o/u accionistas por una supuesta mala praxis contable.
8b1208dc0e033a65b31a2785670c9585--the-simpsons-lawyers

6 me gusta

He leído que Burford va a demandar al fondo que ha hecho el informe. Si no lo hiciera estaría admitiendo el fraude.

Hay muchos matices claro que si con respecto a eso.

Me ha hecho buscar la definición de fraude en la rae. Pensaba que tenía usted razón pero parece que no. “Engaño económico con la intención de conseguir un beneficio, y con el cual alguien queda perjudicado” Para mi vender acciones de un negocio sin ninguna viabilidad aunque esté dentro de la ley es un engaño económico donde alguien consigue un beneficio y alguien un prejuicio económico.

Lo de teoría conspiranoica no lo he entendido. Jejeje.

4 me gusta

La inversión, independiente del activo, es un ámbito en el que la experiencia es más importante de lo que inicialmente se piensa, ya que existen muchas situaciones o riesgos que cuando eres neófito ni te puedes imaginar que puedan llegar a suceder.

Añado que además es necesario haberlas vivido en primera persona para así poner en práctica aquello que hemos leído y qué es posible que no hayamos “interiorizado” correctamente.

La realidad nos pondrá en nuestro sitio, no lo duden.

Considero que es importante destacar que si queremos seguir con nuestro proceso inversor la excesiva concentración de la cartera no es la mejor de las ideas.

Habrán escuchado la frase: “si diversificas es que no sabes lo que haces”, para la cual también existe su contrapartida: “solo debes concentrar si tienes la seguridad de lo que va a suceder”.

Como siempre la verdad es relativa y cada inversor deberá decidir en que lado del continuo se posiciona.

Los métodos rígidos o los dogmas no suelen funcionar siempre y en todas las situaciones de mercado.

A lo mejor, y no puedo acreditarlo mediante un estudio riguroso, la inversión tiene más de arte de lo que se piensa, y es por ello que hay inversores buenos, regulares y malos…o no, y los buenos o malos resultados no son más que circunstancias aleatorias no parametizables e independiente del sujeto.

Yo seguiré estudiando, reflexionando y aprendiendo. Es lo único que está bajo mi control.

El mercado, como ente caprichoso y voluble, hará lo que le dé la gana.

17 me gusta

A ver a quién le venden luego el litigio

10 me gusta

Ya están en marcha algunas firmas para presentar demandas colectivas:

3 me gusta

Muy buen libro, le recomiendo también, si no lo ha leido: “Los cuatro pilares de la inversión”, de William Bernstein.

4 me gusta

Efectivamente el concepto de que no hay “free lunchs” en los mercados es de una gran utilidad para entender su funcionamiento.

Para lograr según que rentabilidades hay que asumir riesgos. El que piense que va a lograr rentabilidades superiores asumiendo unos riesgos muy inferiores posiblemente se está autoengañando o sobre el riesgo o sobre la rentabilidad que va a obtener. No la pasada sinó la futura.

En este caso nos suele hacer perder perspectiva, que analizamos las rentabilidades pasadas, por ejemplo de los últimos 10-15 años, con la visión del riesgo que tenemos actualmente cuando lo que habría que hacer es hacerlo con la visión del riesgo que se tenía en ese momento.

Tal vez aquí está una de las razones por las cuales ciertos enfoques que se salen de la visión de riesgo actual pueden terminar obteniendo según que resultados, eso sí asumiendo posibles situaciones complicadas. El riesgo no es algo fácil ni de definir ni de valorar. Eso sí cuando se hace plausible en su máxima expresión cuesta no asumir precisamente el enfoque que implica.

Comenta Kindleberger (y otros) como en las euforias financieras suelen aparecer instrumentos financieros novedosos que parecen la panacea pero que luego se termina comprobando que es imposible que no estén sujetos a las mismas leyes de mercado que su subyacente.

Si uno da excesiva importancia a la rentabilidad excelente en relación con otros instrumentos en teoría parecidos pero más antiguos, sobre otras premisas que le deberían llevar a analizar la supuesta ventaja de dicho instrumento sobre esos otros de toda la vida y el riesgo que puede implicar, más posibilidades hay que termine trasquilado por el mismo.

Aquí la visión del riesgo es fundamental. Cuando se analizan riesgos sobre que un producto financiero o un activo pueda llegar a ser peligroso, uno tiende a considerar el funcionamiento normal de los mercados y piensa que es una exageración ese riesgo y que lo puede esconder bajo la confianza que le genera la persona x, el gestor y o la entidad z. Si además ya lleva un tiempo allí invertido y con muy buenos resultados, más reacio se hace a ver según que riesgos.

Sin embargo la historia financiera es una extraña recopilación de la explosión de riesgos en teoría menores, antes de que terminaran como el rosario de la aurora, donde actua en toda su extrensión la retroalimentación sobre las rentabilidades excelentes de asumir según que tipo de riesgos y menospreciarlos.

9 me gusta

Muy buen libro también, en efecto. Ese ya cayó el Otoño pasado :wink:

2 me gusta

Mi respeto hacia todos los gestores e inversores que la tenían (o alguno aún la tiene) no puede ser mayor. Pero siendo totalmente sincero no puedo entender el tema de las fechas de los juicios. Que no coincidan me parece un error muy grave si nadie se ha dado cuenta, es error por supuesto y si se han dado cuenta y no Le han dado importancia pues habría que escuchar los motivos pero no lo entiendo.

1 me gusta

Cuando alguien venga “vendiendo” altas rentabilidades sin aparente riesgo o con el riesgo muy controlado que piense que con [casi] total seguridad hay gato encerrado.

Si yo tuviera tal producto no lo compartiría con nadie sino que me apalancaria tanto como pudiera. El negocio de tales “chollos” está en vender basura o riesgos ocultos.

3 me gusta

A mi estos dos libros me cambiaron la forma de invertir, hicieron que dejara de perder un montón de tiempo en estudiar empresas… siendo que además no tengo ni puñetera idea…

Desde entonces etf, msci world, baelo y empresas chulas (una especie de teforras) de forma automatizada, más sencillo imposible.

5 me gusta

Buen día a todos.
Como consecuencia del descalabro de Burford, en determinados foros y también en el canal de + dividendos Euskadi ha corrido mucha tinta.
Nosotros creemos que hay que huir del ruido, e intentar incorporar esta experiencia para optimizar la propia.
Antes que nada, a todos los pillados, pasar página y pensar que debe de ser un capítulo más (aunque doloroso) en nuestro proceso como inversores.
Nosotros en casa hemos transitado por “TROPIEZOS” parecidos.
Tras casi dos años debatiendo nuestro proceso inversor, que básicamente estaba compuesto por la utilización de fondos de inversión y pensiones del estilo VALUE, nos decidimos a dar un cambio e incorporar ACCIONES a la cartera sustituyendo de modo paulatino a los fondos de Inversión. La tarea no era sencilla porque este paso suponía un ahorro de costes importante, sustituir la Sabiduría del Gestor, por la de unos novicios, y no dejar rentabilidad en el camino (CASI NADA).

Para conseguir este objetivo utilizamos:
• Los sabios consejos de los maestros de MASDIVIDENDOS.
• Libros.
• Podcats.
• Observación de carteras ajenas.
• Incorporación de datos contables.
Nuestra Cartera Modelo debería de estar distribuida del modo siguiente:
• Fondos de pensiones. (30%)
• Fondos de inversión “especiales” (pequeñas compañías y/o mercados exóticos) (5-10%) (Aquí incluyo el fondo de Arturo y el de Emérito)
• Acciones cuasi fondos (Berkshire Hataway, Markel, Brookfield,…) (40%)
• Acciones “COMPONDERS y DGI” Resto y con tendencia a crecer
Todo este rollo viene porque nosotros hemos tenido un pecado de juventud tipo BURFORD, y se llama BABCOCK. En realidad, no tiene relevancia el que nos haya ido bien o no (que es NO), sino mas bien que hemos aprendido que si algo no cabe en los parámetros que definen nuestra cartera y no tenemos un conocimiento profundo del activo, hay que dejarlo pasar.
Dicho en cristiano, respetemos nuestro CIRCULO DE COMPETENCIA.

8 me gusta

No recuerdo quién lo escribió o lo dijo, pero: “A once in a lifetime opportunity will be never offered to you”. Ahí el “you” somos los inversores retail.

Saludos

3 me gusta

Excelente post. Como de costumbre. Y tenemos que repetirlo varias veces para que no se nos olvide.
Recordemos Carmignac Securité o R4 Eurocash o Sia Ltif

Puede suceder mejor ratio rentabilidad/volatilidad del habitual. Pero por supuesto para empezar no siempre volatilidad y riesgo son sinónimos (el famoso risk as volatility vs risk as permanent impairment).

Tampoco creo que la relación rentabilidad / riesgo sea necesariamente lineal, y ya hemos comentado que la estadística dice que si nos vamos al decil de máxima volatilidad la rentabilidad baja (Los peores chicharros suelen estar en ese decil).

6 me gusta

Enlazo una noticia de ayer:

El caso de Burford Capital pone el foco sobre la financiación de litigios, Expansión (10/08/2019).

3 me gusta