A día de hoy, casi con total certeza, no habrá pensiones

Los PP son un producto fracasado como mecanismo para fomentar el ahorro a largo plazo.

No porque no hayan podido ser útiles para algunas personas en concreto sino porque se trata de un mecanismo demasiado centrado en un tipo de producto muy concreto que no necesariamente tiene que adaptarse a las necesidades de todo el mundo ni de todas las formas posibles de invertir.

Poco sentido le veo que no puedan incorporarse ETF’s, acciones o fondos de gestoras internacionales, incluso vividenda, a lo que sería un plan de ahorro a largo plazo.

Ya sabemos que según que tipo de políticos tienen nula sensibilidad sobre el tema, pero centrarse en defender lo que ya había tampoco le veo demasiado sentido cuando sabemos que tiene un recorrido excesivamente limitado como tipo de producto para lo que se quiere conseguir.

15 Me gusta

Me ha recordado este tango:

1 me gusta

Totalmente de acuerdo. Los limites que se establecen para este producto de inversión en cuanto al espectro de productos invertibles, dejando fuera todos los que usted comenta, les resta mucho atractivo, de una forma incomprensible y anquilosada en el pasado.

¿Quién es el responsable de esto?. ¿La industria?. No lo veo así, a lo sumo los bancos y gestoras nacionales se han aprovechado de una normativa obsoleta, que “barría” para las entidades nacionales. Pues bien, cámbiese, modernícese, adáptese la normativa a la nueva realidad.

¿Quién puede y debería hacer esto?. Nuestros gobernantes. Sean del partido que sean.

Efectivamente, habría que darle una vuelta a los PP como producto financiero, pero también en su vertiente fiscal, si no hay un incentivo al ahorro o este es ridículo como lo han dejado ahora mismo, se pierde una magnífica oportunidad de fomentar el ahorro a largo plazo.

Porque parto de que esto ultimo les interesa a nuestros actuales políticos, más que irnos a un sistema puramente asistencial…pero igual estoy equivocado.

7 Me gusta

Charla abierta con Javier Díaz-Giménez sobre pensiones e historias ochenteras.

6 Me gusta

Saludos cordiales.

Miren la opinión de la AIReF subte la sostenibilidad de las pensiones:

3 Me gusta

Sin mirarlo, ¿era lo que decía Escrivá antes o después de ser ministro? Y quien lo firma, ¿diría lo mismo si luego lo hacen ministro/a?

4 Me gusta

¿Qué decía el ministro Escrivá?

1 me gusta

Saludos cordiales.

A mí me da la impresión de que el problema de las pensiones es una faceta más de algo más general: los partidos progresistas no han sabido gestionar el crecimiento del estado de bienestar. Se reduce la natalidad y aumenta la longevidad y el gasto en cuidados médicos en pensiones, en ansias de protección social… Eso último —es decir, la reducción de la natalidad, no— es encomiable, pero necesita un crecimiento de la productividad suficiente. Para vivir más y mejor también es necesario trabajar más y mejor y esa segunda parte no se ha conseguido. El deterioro del nivel de vida de las clases humildes y la esquilmación de la claseedia es una de las causas de la irrupción y pujanza en Europa de partidos más a la derecha que la democracia cristiana.

Editado:

Me excepción en Europa son Suecia, Dinamarca y Finlandia: países ricos.

10 Me gusta

Saludos cordiales y disculpen el off topic.

Ya me he declarado en +D como social demócrata y Javier Milei no es santo de mi devoción, pero Argentina estaba muy mal, todos lo sabemos, y MileI, al menos, se ha arremangado y se a puesto manos a la obra. Ahora llegará una etapa de sufrimiento en Argentina. Más adelante veremos el resultado. ¡Que la suerte acompañe a la argentinos!

8 Me gusta

El problema con el índice de productividad es que, por los datos que se utilizan para calcularlo (PIB entre número total de horas trabajadas), los resultados están sesgados por una serie de variables que no se tienen en cuenta a la hora de extraer las conclusiones. No es un buen índice a la hora de intentar interpretar porqué unos países son más prósperos que otros. O, mejor dicho, teniendo en cuenta la interpretación a escala subjetiva que se suele hacer de la productividad (cuan productivo es la masa de trabajadores individuales), las conclusiones políticas y sociales son poco efectivas a la hora de intentar combatir una supuesta baja productividad. La realidad es que la productividad de un país guarda poca relación con el desempeño laboral de la masa de trabajadores, sino con el tipo de sector económico predominante del país, es decir, con las diferencias en el valor añadido por hora de trabajo que cada sector es capaz de proporcionar. Y en eso, la masa de trabajadores no tiene ningún margen de acción, puesto que uno se encuentra con una estructura productiva dada a la hora de entrar en el mercado laboral. La educación y la formación tampoco soluciona nada si el mercado nacional no es capaz de absober los perfiles más interesantes. Lo que acaba ocurriendo es que los mejor formados acabarán emigrando. Si el trabajador español es tres veces menos productivo que el luxemburgués no se debe a razones subjetivas, a alguna falla moral, a las pocas ganas de trabajar del ciudadano español, o a una carencia de las instituciones españolas, sino a que, mientras en Luxemburgo el sector servicios financieros, un sector que proporciona un alto valor añadido, aporta un 50% de su PIB, en España nos tenemos que conformar con sectores y actividades con un menor VAB como la actividades relacionadas con el turismo o el comercio minorista, además de una tasa de paro estructural elevada.

Pero eso no lo explica todo. Entre los países europeos con índice de productividad más elevados hay una serie de casuísticas propias de cada uno de ellos que tienen un impacto directo sobre la medición del índice. Y es que, casualmente, los tres países que lideran el ranking de productividad son países que, por las razones que ahora expondré, sus PIBs, y por lo tanto una de las dos variables que se usan para el cálculo, están “inflados artificialmente”. En el caso de Irlanda y Luxemburgo, sus políticas fiscales los hacen el destino preferido de las grandes multinacionales y bancos de inversión, que instalan allí sus sedes fiscales. Esto distorsiona lo que debería representar realmente el PIB - la capacidad productiva de bienes y servicios dentro del territorio - al verse influído por el flujo de ingresos financieros proviniente de las actividades en el extranjero de las multinacionales, atraídas por las condiciones fiscales. Básicamente una parte del PIB irlandés es “importado” de las actividades económicas que tienen lugar fuera del suelo irlandés. En ese sentido, si en lugar de utilizar el PIB, se utiliza el RNB (Renta Nacional Bruta), que descuenta los flujos financieros extranjeros de entrada y salida, resulta que la productividad irlandesa está en la media europea. En el caso de Luxemburgo con el agravante de que al ser un país tan poco poblado, cualquier dato que se salga de lo normal es capaz de distorsionar cualquier medición. Por no hablar de que es la sede de algunas instituciones de la Unión Europea como el Banco Europeo de Inversiones, parte de la Comisión Europea, Tribunal de cuentas y de justicia europeos, entre otras, que atraen una serie de perfiles de gran remuneración. En el caso de Noruega su PIB no se entiende sin la exportación de petróleo y su Fondo Soberano. Por eso no es una economía que sirva de baremo para el resto de economías que no tengan acceso a ese recurso, de la misma forma que no lo son Qatar, Kuwait o Arabia Saudí.

En definitiva, si no se tienen en cuenta todas esas variables y casuísticas el índice de productividad podría orientar las políticas nacionales hacia caminos equivocados.

12 Me gusta

No quiero decepcionar a nadie pero los que ahora están sobre los 45-65 años (no se como llamarlo, ¿franja en la que más se acumula de población de la “pirámide poblacional”?) no van a durar eternamente.
Cuando esta “franja” entre en la jubilación, habrá unos años en los que el sistema sufrirá un poco mas (requerirá un poco más de % del pib), pero en 20 años la gran mayoría de esos futuros pensionistas estarán bajo tierra (fin del problema).
Como no hay casi nacimientos habrá dos opciones:
1ª) o disminuirá la población española y se “normalizará” la pirámide poblacional.
2ª) o llegarán más inmigrantes, la población se mantendrá a duras penas y la “pirámide” se mantendrá sin una base amplia de recién nacidos.
Recordemos que otros países vecinos ya tienen un gasto en pensiones en % del pib mas alto que España (incluso más alto del que sería cuando haya un boom de jubilaciones) y lo tienen normalizado. Por qué no iba a poder mantener ese % de gasto España?.
Mi apuesta es que no va a colapsar ni nada parecido.
Edito: No me refiero a que los pensionistas no puedan perder poder adquisitivo o que no vayan a endurecer los requisitos.

3 Me gusta

El “problema” que yo veo es que todavía tenemos que “limpiar” (con todo el respeto) a los preboomers, que están ahí. Y luego a los boomers. Y luego a esos (y yo esto con 43, ya no sé donde me pilla). Igual no son 20 años, son 50, y a ver cómo avanza la ciencia. Aunque bueno, siempre podemos recordar al “famoso” ministró japones

Al final esto es un poco como el sueldo que recibe uno: tienes X, lo repartes como quieres. Pues un país recauda X (y además puede meterse e deuda), que la use como quiera. Hay que asumir que eso de 1 pensionista por cada 3-4 trabajadores no se verá más (salvo que quieran que coticen los robots, como dicen ya algunos).
Yo creo que pensiones siempre habrá, otra cosa será la cuantía. Quizás intentar dar una “general” de supervivencia y poder incencitar de alguna manera que si quieras más te tienes que buscar la vida (como fue de toda la vida, por otra parte). Eso y que, no hay que olvidar, en España hay un +80% de propietarios… que yo no digo que con 900 euros se viva bien, pero con la casa pagada y 900€ ya es otra cosa.

4 Me gusta

Por Dios, no me deprima.

¿Si se sustituye la población española seguiremos siendo España? Los jóvenes españoles ya no quieren pagar las pensiones de sus abuelos con las cotizaciones de sus sueldos escasos que apenas les generan derechos. ¿Querrán hacerlo trabajadores extranjeros?

Unos lo ven favorable y otros no:

4 Me gusta

Da igual que los “jóvenes” españoles o los extranjeros que vengan quieran o no pagar las pensiones de los jubilados, el caso es que tendrán que hacerlo si quieren trabajan (al igual que lo harán las empresas y cualquiera que pague impuestos).
Otra cosa será, como dice, si esto seguirá siendo, dentro de 50 años, la España que conocemos hoy.

3 Me gusta

Tal vez no busquen trebajo, tal vez trabajen en negro, tal vez no lo encuentren y tal vez si llegan a ser mayoría cambien las leyes. Pero, sobre todo, tal vez España cambie mucho. Los países cambian: Argentina y Venezuela fueron muy prósperas y Korea y Vietnam muy pobres.

6 Me gusta

Jopelines hacerse mayor se esta convirtiendo en un deporte de riesgo . Ya me veo yo una especie de tiro al pichón
:grin: :rofl:
Sr @Buso no se deprima llame a Gru y comprese una metralleta que van a por nosotros : :index_pointing_at_the_viewer: :face_with_monocle: :joy: :joy:

10 Me gusta

Al paso que vamos de nosotros solo cuidarán los Sres. Smith & Wesson.

3 Me gusta

Que esas generaciones de inmigrantes van a seguir sosteniendo con su voto a los partidos que sostienen el sistema de pensiones y que no van a surgir opciones que, de obtener el debido respaldo, acaben con ello, no es poco asumir.

Yo no me la jugaria a que eso no puede pasar.

3 Me gusta

Si tienen conocimientos agrícolas, hágase con un terreno, plante cosas, tenga gallinas y unas buenas escopetas. Nadie le quitará nada.

2 Me gusta

Saludos, @Yordomo, @Davidpm.

Si queremos ver qué pasa tenemos donde:

Preferiría que la sociedad avanzara en lugar de retroceder.

Me da la impresión de que estamos en una encrucijada: tenemos más capacidad que nunca, pero hemos complicado tanto la sucedan que nos cuesta avanzar.

4 Me gusta