1) Errores de Inversión: NO TENER UN PLAN PARA LA VENTA

Otoño 1999; un joven inexperto y apasionado de bolsa decide acudir a la OPV de Terra. Internet es el futuro, todas las empresas relacionadas están en pleno fermento, el joven está seguro que la suya es una apuesta es ganadora.

Llega el 17 Noviembre del 1999 , día en el cual las acciones de Terra empiezan a cotizar con un precio de abertura de 26 € y cierran el día en 37 €. El joven constata que su decisión ha sido acertada porqué ha más que triplicado su inversión en un día, considerado que el precio de su inversión en la OPV fue de 11,81 €.

En las semanas siguientes la euforia alrededor de este valor se puede palpar; termina el 1999 poco por debajo de los 60€ por acción y en las primeras semanas del 2000 empieza a superar los 100 €.


Viendo que en pocas semanas su inversión se ha multiplicado por 10, nuestro joven inversor empieza a plantearse vender su posición, pero toma la decisión de esperar a que se cumpla un año desde la compra, para reducir el impacto de las garras de Rodrigo Rato, Ministro de Hacienda en aquel periodo, que imponía un impuesto del 50% para las plusvalías generadas en un periodo inferiores a un año.
La decisión era doblemente acertada, pensaba nuestro joven inversor, porqué, en Noviembre del 2000 seguramente su inversión se habrá multiplicado por 20 o 30……

A finales del 2000, en realidad el panorama es bastante diferente con el precio de Terra por debajo de los 20 € y consecuentemente inferior al precio del primer día de cotización. Los sueños de riqueza del inversor se habían desvanecidos, pero al fin y al cabo seguía ganando dinero con su inversión y siendo Terra ahora tan barata podía esperar un repunte de la cotización para salir con una interesante plusvalía.

El lector avispado ya puede imaginarse como terminó la historia, y quien es este listo inversor que fue obligándo a salir de la posición con la OPA de Telefonica al precio de 5,25, con una minusvalía del 55%.

Voy a empezar una serie de posts para reflexionar sobre algunos de mis errores de inversión; los que creo más importantes.
El objetivo es bastante egoísta porqué recordar cuando he metido la pata me ayuda a no volver a meterla, aunque supongo que no soy el solo a haber hecho alguna que otra burrada.

El primero de la serie es : NO TENER UN PLAN PARA LA VENTA

El caso de Terra es emblemático. Tengo que reconocer que en esa época no es que no tenía un plan para la venta, es que no tenía nada y mi estilo de inversión iba en plan quiniela.

El error de no tener un plan para la venta lo he cometido varias veces, principalmente porqué puede manifestarse en formas muy diferentes y muchas veces me ha ocurrido en relación a operaciones con rentabilidad positiva por lo cual no era inmediatamente perceptible como error y solo a través de la reflexión posterior he podido llegar a esa conclusión.

Otro matiz importante es que plan para la venta no implica necesariamente que hay que vender en algún momento; un plan para vender puede ser perfectamente traspasar la decisión a los herederos. Lo importante es que esté definido y el momento ideal para definir ese plan es antes de efectuar la compra.
La razón por la cual encuentro mejor definir el plan de venta antes de efectuar la compra es que, de esta forma, estoy seguro que las emociones que puedan surgir una vez la posición este abierta, no confundan o influyan de alguna forma.

Algunos otros de estos errores:

Ha habido muchos casos en los cuales he vendido una posición simplemente porqué me parecía que había subido mucho, donde el mucho era determinado principalmente por una valoración de altura de los precios respecto al precio de compra, o sensación de vertigo; este supuesto han ocurrido para varias acciones, y traspasos de fondos o planes de Pensiones de renta variable a renta fija, principalmente porqué pensaba de ser muy listo y poder volver a comprar más abajo y obviamente todavía estoy esperando ese momento.
No lo he calculado, pero estoy totalmente convencido que en mi caso se aplica totalmente la cita de Peter Lynch : “Far more money has been lost by investors preparing for corrections, or trying to anticipate corrections, than has been lost in corrections themselves.”

Un último ejemplo se refiere a un sistema de inversión que voy aplicando desde hace unos años y que compra a finales de año las empresas que peor se han comportado en las últimas 52 semanas, es decir las empresas con los inversores más quemados o donde los gestores no quieran que aparezcan en su cartera en la foto de fin de año.
El rebote de inicio año es bastante probable, en estos casos, habiéndose con buena probabilidad, agotado los vendedores, pero como las empresas que caen en esta red suelen tener bastantes problemas me ha tocado vivir algún disgusto como Colonial en 2007 (-60 % en tres meses) que me ha servido para aprender que tengo que poner un limite tanto de precio, como de tiempo para las salidas en este tipo de operativa.

Seguiremos contando……

21 Me gusta

Felicidades por el excelente artículo, la humildad y el aprendizaje de los errores es lo único que nos protege, aunque sea un poco, de los grandes errores que tienen difícil solución.

Si no sabes hacia donde se dirige tu barco, ningún viento te será favorable, decía Séneca, y en estos mares rodeados de estímulos realmente es así.

Por mi manera de ser, no me siento cómodo con comprar una acción para venderla en un corto espacio de tiempo determinado, lo cual no quiere decir que no lo haya hecho con resultados desiguales, generalmente buenos, pero por puro azar.

Últimamente, le estoy dando vueltas a lo que yo llamo, “la epifanía de la Reina Roja” :smiley:

Qué básicamente es que veo muy difícil (para mi), comprar y vender consistentemente y superar a darse un buen curro de análisis, elegir 8-10 bichos resilientes e ir construyendo posiciones aseadas con calma. Esos bichos pueden ser grandes o pequeños, pero la idea es darles la oportunidad, de al menos acompañarme unos 10-15 años.

Pero claro, aquí ya entramos en caro, barato o precio justo y les confieso que voy para atrás como los cangrejos. Cada vez tengo menos facultades de valoración, si bien dudo que alguna vez las tuviera.

En fin, divagaciones dominicales.

Espero con ganas los siguientes errores!

4 Me gusta

Muchas gracias por compartir la experiencia, es de gran utilidad leer lo vivido por inversores de éxito y cómo han ido aprendiendo con el paso del tiempo

Siempre es útil establecer un plan de acción para no dejar que nuestro yo irracional se adueñe de nuestras decisiones, tanto por euforia como por pánico

Muy interesante, yo también llevo alguna operativa de patitos feos, aunque más en fondos buscando su regresión a la media (pero sólo unos escogidos)

Esa operativa de acciones es entre acciones que te gusten por algún criterio técnico/fundamental o simplemente por ser las peores de la clase??

Muy interesante. Creo que todos hemos cometido errores parecidos. En mi caso me gusta tener un PLAN claro antes de comprar ( a ser posible escrito) donde no entren ni el tiempo transcurrido, ni la cotización alcanzada y la premisa sea intentar no vender nunca. Si hay que hacerlo que sea solo por deterioro del negocio o por burbuja manifiesta.
Que bonito me ha quedado, a ver cuando empiezo a aplicarlo…:joy:

2 Me gusta

De Terra se podría encontrar gran cantidad de ejemplos distintos sobre errores que la gente cometió. Sin tener un círculo de amistades de inversores demasiado amplio en aquella época, la variedad de casuísticas de gente que había entrado en el valor, daba para un buen recopilatorio de errores que se cometen, que seguro que tratará en otros capítulos de esta serie que promete.

Leyendo los posts y/o comentarios de no poco inversor relativamente reciente por distintas redes/blogs hay quien sin duda su presunta intención de invertir a largo plazo en realidad es precisamente lo que muy bien se describe en el artículo: no tener claro un plan para la venta, dado que es difícil pretender no vender nunca, cuando algunos de estos ya se ponen nerviosos con caídas del 10% o porqué donde están invertidos se queda rezagado respecto a otros similares.

2 Me gusta

Creo que el mayor error fue de entrada. No debería haber entrado. Esto es muy fácil decirlo ahora, claro, pero el caso Terra sirve de perfecta ilustración para poder decir, ahora, que es muy peligroso -si no fatal- valorar empresas únicamente por sus expectativas.
Creo recordar que en la burbuja .com se valoraban los clics. Se decía que era un mundo totalmente nuevo en el que no eran aplicables las convenciones anteriores.
Al final, haya o no componente tecnológico en una empresa, ésta deberá, en algún momento, empezar a ganar dinero. Si no, no vale nada, en mi opinión.
Por lo demás, estoy de acuerdo con la tesis de @Fabala y me parece muy pertinente que traiga aquí esta discusión.

2 Me gusta

Imagino que será un tema semántico, pero todas las empresas se deben de valorar (correctamente) por expectativas. El DCF es una entelequia pero es una identidad también

Buen artículo y comentarios. A lo recomendado por @Fabala yo añadiría otra condición que quizás no sea compartida por todos. Los planes de entrada y salida deben estar basados en unos principios coherentes entre sí. Me explico: creo que es inadecuado entrar en un valor por fundamentales y salirse llegado un plazo de X meses o por un cruce de medias móviles. Igualmente si la entrada en un valor se basa únicamente en llegar a romper mínimos de X semanas tampoco debería justificarse la salida por criterios fundamentales.

2 Me gusta

Muchas gracias por vuestros comentarios; muy interesantes
@Jvas En los últimos años he alargado considerablemente el periodo de presencia de los valores mas importantes en mi cartera y ese periodo no es más largo simplemente porqué todavía no ha pasado el tiempo suficiente para que se completara mi plan.:grin:

@finanzasmania, el screening es entre las peores de la clase; luego está un proceso de selección cualitativo donde intento por lo menos evitar las que están al borde de la quiebra :stuck_out_tongue_winking_eye:

@TTAR las buenas intenciones son el primer paso :wink:

@agenjordi es muy común la orientación para el largo plazo cuando el mercado se gira a la contra en el medio corto, y más de una vez, en pasado, me he visto involucrado en este tipo de dinámica determinada principalmente por no tener muy claro porqué se ha entrado y porqué se va a salir

@xiscomartorell, seguramente lo de Terra fue un cumulo de errores. Por otro lado, estoy convencido que una mala decisión de compra se pueda corregir, por lo menos parcialmente, con una buena decisión de venta, definida de antemano.
En cambio si tenemos una buena decisión de compra, y no tenemos ningún criterio lógico para la venta, es muy difícil que la operación sea para enmarcar. Y ojo que en ambos caso no estoy pensando en la correlación operación buena = positiva y operación mala = negativa. Pero todo esto puede ser perfectamente tema para un post especifico.

@Cygnus La lógica me hace estar de acuerdo con usted como reacción instintiva, aunque pensándolo bien, no tendría problemas en operar un sistema, apoyado por un sólido backtest, donde la entrada se haga por filtros de datos fundamentales y la salida sea una media móvil en gráfico mensual, por decir algo.

2 Me gusta

Es de lo mas interesante lo que comenta. Creo que a todos nos ha pasado alguna vez sentirnos el rey de mambo (a mi ya les digo que más de una) después de que una acción que comprásemos no parase de subir (tal vez ni siquiera por las razones correctas) para después despñarse y quedarse con lo puesto o en una situación todavía peor. La sensación no es precisamente agradable.

Por ahora solo he llegado a dos conclusiones, en lo que al plan de venta se refiere, según el tipo de empresa que compre:

  • Lo “core” (casi todo) lo compro con la idea de no venderlo: ante un deterioro muy grande del negocio tal vez cambiase de opinión (sí es que soy capaz de detectarlo).

  • Lo que compro que sé que voy vender: aquí me es dificilisimo y tiendo a ser muy malo vendiendo pero lo que mejor me ha funcionado es vender cuando sube fuerte y sí alguien se hace mas rico… pues que se le va a hacer: bien por él.

8 Me gusta

Estoy muy de acuerdo con sus conclusiones y de hecho es lo que estoy haciendo en los últimos años: “core” en Hold y para el resto suelo vender en subidas pero siempre parcialmente, visto que es prácticamente imposible que acierte con el techo, hasta que la posición se queda en forma testimonial, en caso de subidas prolongadas.
Al final se trata de encontrar una forma de actuar con la cual nos sentamos cómodos y las ventas es un proceso bastante exigente, porqué suele ser una actividad con connotaciones psicológicas mucho más complicadas, respecto a las compras.

No digo que vaya a suceder, pero si en los próximos meses hubiera una corrección del 25-35% ¿cuál sería el plan de venta (o de compra) para las posiciones tanto “core” como el resto? La pregunta puede complicarse con por ejemplo dos posibles escenarios a) una caída rápida en pocos meses b) una caída lenta, que al principio no pareciera tal caída, pero que se fuera dilatando durante un par de años. Todo ello aderezado con la eventual liquidez actual, que puede ser poca o bastante, y que condicionaría el plan.

Qué características tienen las core? Algún ejemplo…?

@aeneas en el supuesto que indicas de corrección significativas, que antes o después va a ocurrir, mi plan se queda en Hold , sin vender nada. Lo que si tengo previsto es un plan de coberturas que se activa, bastante antes de los niveles que comentas, y independientemente si el escenario es de caída rápida o lenta y cuyos beneficios, en el caso que existieran, financiarían nuevas entradas de la parte core.
Hace un par de años, escribí un artículo sobre esto, y las conclusiones siguen siendo validas, para mi, actualmente " Cobertura de cartera; algunas reflexiones "

@finanzasmania “core” para mi son las empresas con las cuales estoy cómodo en invertir a largo plazo (>10 años) ej. BRKB , MKL, Y ,KO, NKE, algun etf como RHS etc…

@Fabala gracias (ya no recordaba el artículo glups!)

Sí hay una caída de tal magnitud sin deterioro en los negocios (ojalá). Pues…

  • lo “core”: no lo tocaría y aprovecharía para comprar todo lo que pudiera.

  • lo “no core”: probablemente intentaría venderlo antes para comprar “core” jaja. Aunque esto iba a ser difícil y probablemente perdería pasta al moverme en un entorno de nervios. Así que igual no hacía nada porque tampoco pesa mucho sobre el total de la cartera y sí le digo la verdad justo en este momento estoy pensando en vender alguna de estas compañías para comprar “core”.

@finanzasmania en mi caso algo parecido a lo que comenta @Fabala: compñias con las que me siento muy cómodo: digamos que compañías, en las que sí el mercado cae el 30% del que hablábamos antes, me atiborraría a comprar. Cosas tipo MO, PM, TMO, FB, QSR, KHC…

1 me gusta

Algo que había leído sobre las implicaciones psicológicas del proceso de compra y venta, que me parece interesante.

El momento de compra tiene muchas mas connotaciones positivas, y por eso es de gestión mucho más fácil, respecto al proceso de venta. Estoy pensando a procesos de compra y venta discrecionales apoyados por todas las análisis que se quiera, pero fundamentalmente procesos cualitativos; En la inversión cuantitativa, las reglas son totalmente diferente y todo lo que voy a decir no se aplica.

Cuando estamos comprando, el punto focal es el grado de acierto; cuanto es correcta nuestra análisis y cuanto tiempo tardará el mercado en reconocer nuestra tesis de inversión.
Es muy posible, y hasta muy probable, que la operación no vaya en seguida en nuestra dirección, pero esto, suele verse como una oportunidad para incrementar la posición y en consecuencia nuestro grado de acierto, cuando sea el momento.

En el momento de la venta la dinámica psicológica es al revés: Siendo conscientes que la probabilidad de vender en el punto máximo de una acción es, en la practica, cercana a cero, uno de los principales aspectos psicológicos es el grado de error al cual nos exponemos.
Si vendemos una acción que ha subido, estamos casi seguros que si esperamos algo más de tiempo podríamos haberla vendida mejor, pero por otro lado ya ha llegado a nuestro objetivo por lo cual sería un error no ejecutar el plan de venta.

Compra: focus en el grado de acierto
Venta: focus en el grado de error

La defensa que tenemos en el caso de la venta es nuestro plan, porqué nos ayuda a confirmar que vender ha sido la decisión correcta porqué así estaba previsto.

7 Me gusta