Value investing, redes sociales y la búsqueda de la tenbagger perdida

#1

La segunda compra de acciones que hice en mi vida fue Umanis. Compré sobre los 15€ y al cabo de dos días, al ver que ganaba 5,80€ netos, me embriagué de emoción y vendí. Bajé a la panadería a merendar un cortado y una rosquilla por 2,40€, con lo que aún me sobró dinero para un par de cafés más al día siguiente.

Lo interesante de esta historia no es lo bien que había interiorizado el concepto del largo plazo en la bolsa, sino cómo llegué a Umanis. Contrariamente a lo que habréis pensado, no fue por True Value, sino por un twittero al que le copié la posición de la cartera.

A pesar de iniciarme en el mundo de la inversión a través de la indexación –y conste que sigo en ella-, no tardé en oir hablar del value investing, y empezando a investigar; enseguida encontré en las redes sociales muchas cuentas de españoles seguidores de esta filosofía, intercambiando ideas y publicando tesis de inversión más o menos elaboradas sobre varias compañías. Tampoco me faltaron lecturas, empezando por el libro de Paramés y los dos de Peter Lynch.

“Un paso por delante de Wall Street” me parece un libro tan entretenido como peligroso. No tan peligroso como los de Kiyosaki, ni mucho menos, pero sí excesivamente motivador. El bueno de Peter encadena los tenbagger como aquellas míticas tardes de nuestra infancia en que parecíamos tener un don especial para encadenar los doble seis al parchís o el mítico “de oca en oca y tiro porque me toca” hasta la victoria final sobre nuestros familiares. Uno acaba de leer a Lynch y no para de buscar empresas cotizadas allí dónde va: ¿El fabricante de este secador de manos cotiza? ¿El WC cotiza? ¡Qué decepción me llevé cuando ví que no podría comprar acciones ROCA SANITARIO, S.A. Me pareció un negocio fácil de entender, durable en el tiempo y con moat.

Lo cierto es que en busca de la tenbagger perdida he copiado varias posiciones de twitteros, aunque por suerte –o por desgracia, sólo el tiempo lo dirá-, enseguida he recuperado la cordura, he entrado en pánico y he vendido. La mayor pérdida que he sufrido en bolsa han sido 69€ en Keck Seng. Quizá porque siempre me ha gustado esa máxima de los experimentos con gaseosa, o simplemente porque no tengo más dinero para destinar a experimentación, no he sufrido descalabros importantes. Por cierto y ahora que digo dinero, no deja de asombrarme que muchos de estos twitteros en su veintena tengan cuenta en Interactive Brokers, donde si no me equivoco piden 100.000 para empezar. Este país es maravilloso.

Que nadie se equivoque. No voy a criticar a una gente que sabe muchísimo más que yo, que no creo que tengan intención de engaño alguna y que aportan mucho debate e ideas en torno a la inversión de forma desinteresada, al menos en algunos casos. Sin embargo, sí creo necesario señalar que abunda en estos lares la juventud, y esto me parece motivo suficiente para extremar la precaución. ¿Acaso vejez es sinónimo de sabiduría y juventud de ignorancia? No lo creo, pero sí es cierto que edad implica experiencia. Asusta un poco ver a gente tan joven hablar con esa autoridad, más que nada porque aunque obviemos el factor suerte, descartemos el engaño, y realmente hayan tenido éxito invirtiendo, por una mera cuestión de edad no pueden llevar muchos años haciéndolo, y los pocos años que llevan han coincidido con el mercado más alcista de la historia. Esto no implica hacerlo bien por narices, pero nadie puede negar que invertir estos últimos diez años ha sido más fácil y agradable que nunca.

El problema lo tenemos nosotros, los inversores, cuando andamos en la búsqueda de aquella idea brillante que multiplique rápidamente nuestro dinero por 10. Esa idea que nos permita imprimir el extracto del broker y enseñárselo a nuestros padres, amigos o esposa. Este post es un recordatorio a mí mismo, y es un aviso a aquella gente que como yo, se interesa por el mundo de la inversión y ha buscado aquella acción mágica. Copiar a los demás, por mucho convencimiento que muestren, no suele ser una buena idea. Pero claro, ¿dónde buscamos si no?¿hay que renunciar las five o tenbaggers?

Un forero dijo hace poco que el FOMO es uno de los mayores peligros del inversor, y creo que no le falta razón. ¡Maravillosas Burford, IPCO, JD, Facebook o Keck Seng nos esperan a la vuelta de la esquina! Ojo, muchas de estas tesis están hechas por gente que realmente sabe, no aficionados, incluso por gestores de fondos que las han desarrollado debidamente, y en ningún caso las estoy menospreciando o insinuando que no lleven razón. Pero en el endogámico mundo del value nacional todo huele a Teforras demasiado rápido, o quizá, para ser más justos, seamos nosotros los que enseguida queremos olerlo. Como pequeño disclaimer, tiene narices que esté escribiendo esto cuando tengo apartados unos euros para invertir en RockRose Energy, otro teforras sacado de twitter…

Parece ser posición de consenso entre los sabios, los de verdad, la recomendación de indexarse. Además, en cuestión de carácter, son los que más dudas y escepticismo muestran en sus exposiciones. No sé si comparten conmigo que en El Inversor Inteligente, la sensación de que lo que Zweig viene a decirnos reiteradamente en sus comentarios es “Graham hacía esto y lo otro, pero como seguramente usted no sabrá hacerlo, mejor cómprese un fondo índice”. Jonathan Clements, el periodista del WSJ, también recomienda indexarse. Incluso el Warren Buffett ha recomendado a su esposa invertir un 90% de su dinero en el S&P 500 y el resto en bonos del tesoro, curiosamente no le ha dicho “cariño, invierte en fondos value o en las tesis de inversión de los de twitter”. Con todos los matices que se quieran, lo mismo podríamos decir de Bernstein o Malkiel.

Sin embargo, el problema para los que nos gusta la inversión, es que todas las estrategias que parecen funcionar (indexación, DGI, e incluso value investing) no dejan de ser aburridas. Sabedores de esto, muchas de las personas antes citadas nos recomiendan destinar un 5% de nuestra cartera si así lo deseamos para hacer nuestras apuestas personales. Y es aquí donde les cedo la palabra a ustedes. No les pregunto por su estrategia de inversión, sino por su parte “ludópata”. ¿De dónde sacan el caballo ganador?¿Dónde buscan esa tenbagger prometida?¿Ese nuevo Messi que ahora andará en algún juvenil?

También me gustaría oir a los más veteranos del foro. ¿Qué sucedía hacía 10, 15 o 20 años?¿También había gente tan joven, lista y guapa que era un hacha inviertiendo?¿Siguieron sus consejos?¿Qué ha sido de ellos?

El problema de la bolsa es que muchos entran por el dinero pero se quedan por la vanidad.

Buenas noches tengan.

49 me gusta
#2

Siga la estrategia que siga, uno es el único responsable de sus inversiones. Así que mejor escoja algo que le de confianza o con lo que se sienta cómodo.
Yo de momento lo que más valoro es algo tan etéreo y subjetivo como la intuición, a veces se enciende y a veces no, no garantiza nada, pero tampoco lo hacen el resto de estrategias.

5 me gusta
#3

Eran 10.000. Y digo eran porque según parece ya hasta han quitado el límite.

Pues a mi me pasa todo lo contrario, es que no me seducen absolutamente nada todas estas ideas value. Tengo las mismas ganas de comprar Keck Seng, Aryzta o Burford, que de levantarme a las 4 de la madrugada a cargar sacos de cemento.

No se el por que, pero mi yo interior me dice que hay mas probabilidad de bancarrota que de hacer un TEFORRAS con esas empresas, no puedo evitarlo. Seguramente este equivocado eso si.

La indexación puede que sea aburrida, no lo se. Lo mismo cuando llegue otro 2009, se vuelve emocionante.

Pero el DGI o el compounderismo, no me parece para nada aburrido. Puedes ver conferencias de tu empresa, leer sus resultados, y en definitiva por no extendernos, monitorizarla e ir aprendiendo cada vez más sobre ella.

Y ojo, que aquí también puedes tener grandes bajadas o subidas. El tabaco se ha dejado como un 50-60 desde máximos. PG o SBUX llevan un rally de más de un 50% en unos meses. MMM lleva una caída de mas del 40% desde máximos. Por no hablar de KHC o Anheuser-Busch. Y podría seguir un buen rato, pues ojo al aburrimiento.

El problema creo que subyace en lo que entendemos por inversión. Invertir debería ir ligado a ver crecer la hierba, y no a luces de neón y adrenalina.

29 me gusta
#4

Me ha leido el pensamiento y lo ha expresado mejor de lo que yo hubiera sido capaz

4 me gusta
#5

Excelente post, @SirHall,

“Quien con niños se acuesta, meado se levanta”.

Una de las mejores acciones que he hecho en el último año, ha sido silenciar en twitter a una masa de tunantes que me producían una repulsión absoluta, tanto por la seguridad y rotundidad de sus afirmaciones, como por su nulo conocimiento del mundo real.

Cuando leo, “XXX, la mejor empresa del mundo” , o “XXX es una apuesta segura”, le sumo cinco puntos del tirón al bribón en cuestión, en mi tunantómetro particular, y ojo, que algunos son profesionales, no sólo imberbes aficionados.

“Si alguien quiere tirar basura, asegúrate que no sea en tu cabeza”.

Un buen consejo para quien empieza, es rodearse de más “no lo sé”, o “piensa por ti mismo”, que por sabelotodos impenitentes.

Y dicho todo esto, sólo me queda desearles un feliz día y que sigan teniendo ustedes tan buen criterio, y tanta humildad para reconocer los fallos. El que escribe, podría escribir El Quijote, con todos los fallos que ha cometido, y “El Señor de los Anillos”, con todos los que me quedan por cometer.

32 me gusta
#6

Viví la época alcista entre 2003-2007. En aquella época no existía Twitter: Lo más popular de ese momento era una plataforma llamada Invertia junto con unos programas radiofónicos de un señor llamado Saez del Castillo.

Entonces también existían los Gurus. Personas que arrastraban a las masas con cientos o miles de seguidores en Invertia. Los valores de moda del momento eran Astroc, Tubacex o Colonial.

Al final de aquella época en Invertia surgió un pequeño foro llamado mis finanzas. En el nos reuníamos un grupo de frikis y hacíamos estudios propios sobre el mercado, eramos unos 10 o 15 foreros. En el foro de Astroc probablemente se congregaran varios cientos de foreros cada día para discutir las últimas novedades de la acción de moda. Recuerdo uno de los experimentos que hicimos. En él comparábamos durante un tiempo una cartera de acciones populares con otra de acciones impopulares. Invertia tenía un apartado en su plataforma donde se podían encontrar cual había sido el número de comentarios en el foro de cada acción. Era sencillo elaborar ambas carteras.

El resultado fue bastante evidente. Las acciones impopulares batieron por mucho a las populares. Este experimento lo seguí repitiendo durante algunos años más por mi cuenta.

Tanto aquella época como Invertia termino por desvanecerse como un frase escrita en la orilla del mar.

Las acciones de moda suelen tener algunos elementos en común:

  1. Acciones novedosas. Normalmente suele ser algo bastante nuevo y rompedor.
  2. Alto crecimiento.
  3. Fundadores carismáticos.
  4. Grandes subidas bursátiles a sus espaldas.

Invertir de una forma social no es una de las mejores prácticas. El caso más reciente es el del Bitcoin.

Tener una actitud crítica es fundamental. No hay que temer en llevar la contraria a un gran gestor de fondos o incluso a algún inversor al que tengas aprecio. Primero hay que escuchar activamente el argumento y luego analizar si es correcto.

No hay que tener miedo a poseer acciones que nadie quiere. La manera de crecer y de aprender como inversor es equivocándose y no coger los errores ajenos. Por mi experiencia también es el camino para obtener rentabilidades interesantes.

33 me gusta
#7

Esta frase es para enmarcar.

Refleja muy bien mi percepción de que cada vez es mas frecuente encontrarse una combinación de gente muy joven e insultantemente segura de sí misma en el mundo de la inversión.

No soy quien para poner en duda sus capacidades, eso lo dictará el tiempo que nos pondrá a cada uno en su sitio.

Personalmente, yo llevo un tiempo largo experimentando lo opuesto a lo que se podría denominar seguridad en sí mismo, no debido a malas inversiones, sino a que uno se va dando cuenta con el paso de los años que sus limitaciones de tiempo y conocimientos son más grandes de las que pensaba en un principio, lo que inevitablemente repercute en el proceso inversor.

Eso me ha hecho más escéptico, reflexivo y paciente a la hora de tomar decisiones y al valorar tanto mis propias opiniones como las de los demás.

Yo no se si esta fase por la que yo estoy pasando es algo generalizado, pero mi sensación es que a la juventud inversora lo que le falta no son conocimientos y aptitudes, sino experiencia en el campo de batalla y darse unas cuantas hostias de esas que te dejan tiritando pero que tampoco llegan a ser un jaque mate.

14 me gusta
#8

Me siento totalmente identificado con esto… Y de lo que más me alegro es de haberme dado cuenta ahora y no dentro de x años… No sabé la cantidad de tiempo que voy a dejar de perder y lo liberado que se queda uno.

6 me gusta
#9

Pues ahora que lo menciona, uno como que se queda en paz consigo mismo.

4 me gusta
#10

10.000$ :wink: Con 100.000 queda exento del gasto mínimo de 10$ mensuales

Edito:

Cierto, lo leí y no lo recordaba.

2 me gusta
#11

Anda… pues no éramos demasiados en Mis Finanzas.:wink: reducto de curiosidad, respeto y y sentido común… un remanso de paz dentro de Invertia.

3 me gusta
#12

creo que en pocos países pueden estar tan orgullosos como en el nuestro de la cantidad de jóvenes expertos en uranio y otros isótopos radiactivos como en el nuestro

a mi me ha salido hace poco en un screener, creo que ya puedo pasar al selecto club de jóvenes pero sobradamente preparados

La musa se esconde en los lugares más insospechados

Recuerdo a Hódar. Un crack.

Me ha gustado mucho su reflexión sobre Lynch. No puedo estar más acuerdo. A la hoguera con sus libros.

14 me gusta
#13

Quién no recuerda el fenómeno Gowex. Un accionista llamado Nacho Royo se hizo muy famoso entonces.

8 me gusta
#14

A la hoguera todos los libros una vez leídos… lo que se queda uno con la lectura es lo que vale, si consigue terminarlo.

#15

Brutal el video, y luego salta el de Paquirrín. Es que aquí sobra el talento.

5 me gusta
#16

Un cordial saludo, Dblanco.

Este hombre necesita urgentemente laca o terminará con eso que se conoce como “codo de tenista”.

Y he recordado una divertida frase de Frank Zappa que, en mi atrevimiento, me he permitido versionar, que más o menos diría que el periodismo económico consiste en gente que no sabe escribir entrevistando a gente que no sabe hablar para gente que no sabe leer.

11 me gusta
#17

Exactamente , la intuición y el sentido común son la mejor guía para invertir.

1 me gusta
#18

Muy buena entrada @SirHall

Hubo un tiempo que esperaba con ansia su chart de la semana.
Menos mal que la innata cautela que siempre me ha caracterizado, ha permitido que pudiera sobrevivir a los años de análisis técnico hardcore.

Estoy con @Waits, cualquier estrategia puede ser aburrida o apasionante en función de como la encaramos; por ejemplo como se seleccionan los valores, como se hacen aportaciones, si se hace o no rebalanceo es todo un mundo que puede entretener a cualquiera que esté interesado.
Desde luego yo no me aburro para nada.

Uno de los cambios más drastico en mi evolución como inversor ha sido lo de reducir el focus sobre la rentabilidad y sostituirlo con la evolución del ratio Dividendos Netos / Gastos familiares.
Mucho más estable, y con una posibilidad de control mucho mayor por parte del inversor, respecto a la rentabilidad y, otra clave, también más cercano y palpable por parte de mi esposa cuyo interés sobre los altibajos de la rentabilidad tiende a cero.

11 me gusta
#19

Un 5% compuesto de los ahorros de una vida es una barbaridad de dinero… solo el hecho de que se nos pase por la cabeza el “jugarnoslo en el casino” ya debería de preocuparnos y hacernos reflexionar…

Sin acritud.

Un saludo.

2 me gusta
#20

No sé en el contexto en el que se cita pero hacer apuestas personales es invertir de verdad ¿qué es si no? ¿qué inversión no es una apuesta personal? Yo por mi parte el 100% mi inversión son apuestas personales.