Una aproximación al riesgo

El furu, fue un pez que vivió en el lago Victoria de África y no tuvo depredadores naturales durante siglos. Evolucionó en cientos de subespecies, cada una de las cuales se adaptó y se optimizó biológicamente al segundo lago de agua dulce más grande del mundo. Esta idílica existencia llegó a un abrupto final cuando la perca del Nilo, un gran pez depredador, se introdujo en el lago Victoria en la década de 1950 para brindar a los pescadores una captura más adecuada para la pesca comercial. La perca del Nilo diezmó la población de furu, ya que como no había necesidad de desarrollar defensas naturales antes de que apareciera la perca, el furu carecía de éstas.

image

Así como el Furu, sabemos de diversas especies que se han extinguido, como los dinosaurios. Sin embargo, especies como la cucaracha compartieron el planeta con los dinosaurios, vieron como el dodo se extinguía o fueron testigos del declive del furu. Además, ser cucaracha es buena apuesta para sobrevivir a una guerra nuclear.

De este modo, ¿Por qué las cucarachas son mucho más resistentes que muchas otras especies? ¿Cómo han podido sobrevivir mientras otras especies aparecen y desaparecen?

La respuesta está, al menos en parte, en los mecanismos de defensa de las cucarachas, que reaccionan a los cambios en la presión del aire, lo que significa que escapan cada vez que sienten una ligera brisa. (Si alguna vez ha intentado aplastar una cucaracha, sabrá de lo que hablo). En términos biológicos, este es un organismo “tosco”, que es capaz de sobrevivir en muchos entornos, pero que no funcionará tan bien en cualquier entorno dado. El furu o los dinosaurios, por otro lado, eran mucho más complejos y mucho más “altamente sintonizados” y optimizados para su entorno.

A todos les fue muy bien mientras las condiciones seguían siendo las mismas. Pero una vez que el entorno cambió de una manera que no habían predicho, y de una manera para la que no estaban preparados, no pudieron hacer frente y desaparecieron.

image

Los modelos de negocio y las estrategias de inversión pueden clasificarse de la misma manera: los que son toscos y capaces de resistir los choques, y los que están preparados para hacerlo muy bien en un conjunto específico de circunstancias, pero mal en otras.

La crisis financiera de 2007-2009 proporcionó muchos ejemplos de empresas cuyos modelos de negocio eran toscos o muy afinados. Por ejemplo, AIG firmó cantidades masivas de contratos de derivados para asegurar deudas (hipotecarias, etc.) que no requerían que AIG ofreciese garantías siempre que su calificación crediticia se mantuviera por encima de cierto nivel. Sin embargo, una vez que se rebajó la calificación de AIG, no había forma de que pudiera obtener el efectivo para registrarlo como garantía. Así pues, mientras las condiciones continuaran de tal manera que no fuera necesario publicar garantías, todo iría bien para AIG, de hecho registraron ganancias récord. Pero el minuto en que las condiciones cambiaron significaron el fin para AIG (si no hubiese sido rescatada por el gobierno).

En el otro lado de la moneda están empresas como Berkshire Hathaway, que también suscribieron seguros masivos en el pico de ciclo pero que se mantuvieron lo suficientemente diversificados de modo que por muy mal final que tuviera la historia, no se hundiría todo el barco.

Otro ejemplo de una estrategias como la del Furu, los dinosaurios o AIG la encontramos en ejemplos como el LTCM:

image

Es por esto mismo, que un inversor cualquiera puede adoptar determinados sesgos pero siempre es conveniente diversificar lo máximo posible para evitar el hundimiento del barco (valor, crecimiento, quant, indexación, renta fija, cash, novia, amigos, etc.). Se trata de sobrevivir.

Que tengan una muy buena tarde caballeros.

55 Me gusta

Parece ser que no todos los dinosaurios se extinguieron, a partir de algunos de ellos evolucionaron las aves actuales.

5 Me gusta

Gran escrito @estructurero , un ejemplo muy gráfico del proceso evolutivo de las especies.

Una de las cuestiones peor entendidas en cualquier tipo de inversión o estrategia (en compañías cotizadas o en estrategias empresariales), es precisamente esta , que todas van a sufrir. Cuesta entenderlo pero es así.

Las especies funcionamos así, lo cual es lógico. Hay un nuevo Virus, las compañías que hacen mascarillas se forran, entran mil fabricantes nuevos al mercado, vender mascarillas se convierte en una lucha descarnada y el otrora excelente negocio con márgenes estratosfericos, se convierte de nuevo en una commodity que hace difícil rentabilizar la inversión en las líneas productivas.

En el caso de las estrategias suele ser similar, si una de ellas atraviesa un momento de éxito, atraerá a gran cantidad de participantes que no querrán perdérselo.

Una de las cuestiones que me fascinan es que por lo general pensamos que estos cambios durarán poco, cuando diez años pueden ser poco tiempo y se pueden mantener (o no), bastante más. Por lo que cada vez, el nivel de confianza del sujeto será mayor , pues hechos le asisten.

Ayer me comentaba un buen amigo, que se dedica a la gestión de un fondo (muy bueno, por cierto), al hilo del escrito sobre el odio, que prefería cien veces un mercado bajista, para no tener que estar aguantando la matraca de los “yoyalo”, que tienen la necesidad de estar dando la brasa todo el día y que al verse empujados por viento de cola, se crecen todavía más. Esta opinión también la comparte el señor @Fernando , por cierto.

Adaptarse al medio, es y será vital, y muchas veces no estará exento de la probabilidad de fracasar.

En cualquier caso, y como nota divertida, si a uno le introducen una especie invasora y se lo van a cepillar la faz de la tierra, siempre vale la pena tararear aquella canción de Siniestro Total…”procura extinguirte con clase y dignidad…piensa en el museo de historia natural” :laughing:

24 Me gusta

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice, me viene a la cabeza un hilo escrito por usted tiempo atrás donde decía “no hay donde esconderse”. Creo que esa frase fue una de las que más han marcado mi mentalidad como inversor, el no caer en el error de invertir, por ejemplo, en 5 fondos iguales con diferentes nombres y cuyas rentabilidades son estratosféricas pensando que todo va a seguir así de forma indefinida.

Al final estamos en un mundo complejo sujeto a grandes cambios muchos desconocidos. Hoy se habla de que la tecnología va a dominar el mundo a partir de ahora, y así será, pero es que si nos vamos atrás, la civilización ya está viviendo esos cambios desde hace décadas y, en algunos casos, probablemente mucho más grandes que en todos estos años.

Yo mismo, que me encuentro recién pasada la treintena, me acuerdo cuando el nokia 3200 era lo máximo en tecnología móvil.
image

O cuando veía la TV en blanco y negro con mis abuelos conectada a una batería portátil porque la red eléctrica no llegaba a nuestra casa de campo,

image

O cuando los ordenadores funcionaban con el sistema operativo MS-DOS, no hace tanto.
image

A su comentario:

Adjunto un comentario realizado en Youtube que me hizo bastante gracia, a raíz de la charla de un conocido gestor de fondos hace bien poco en Value School:

Saludos.

14 Me gusta

Y ahora no será lo máximo pero tiene su público, y no es poco, entre nostálgicos y mercados emergentes les da para mantener la línea de producción activa y con baja competencia:

En mi opinión, se invierte para esto, para que la riqueza se adapte a las circunstancias, cosa que no hace el dinero, en las empresas siempre hay mentes pensantes que en mejorar, que puede no salir bien estoy de acuerdo pero que mucho peor es no intentarlo.

Yo creo que no se puede juzgar una inversión o acción únicamente por el resultado de la misma y menos ‘mirando el retrovisor’ que todos sabemos acertar, si el que afirma esto hablara de personas que se han hecho millonarias jugando a la ruleta rusa ¿opinaría igual?

8 Me gusta

Muy buena la reflexión que realiza, además de la importancia de la conclusión: se trata de sobrevivir.

Si estuviese más interiorizado y fuese una premisa clave, nos iría mejor a los inversores.

5 Me gusta

Cómo me gustaba a mí el MS-DOS. Y el MSX que tuve antes con sus programas en cassette.
Para el que tenga nostalgia de aquella época les dejo el enlace a una página sobre, sí, MS-DOS, podcast incluído.

4 Me gusta

Muy top! No será el atleta de los tatuajes o alguno de sus discípulos!?
:sweat_smile:

Muchas gracias por este hilo @estructurero, no cambiaría una coma!

6 Me gusta

Ni mucho menos @camacho113 , muchas gracias a usted por todo lo que aporta a la comunidad y todo lo que me ha enseñado.

En cuanto al susochicho autor del comentario, por desgracia, creo que es alguien que algún día se va a llevar una galleta (monetariamente hablando) bastante importante.

Saludos.

5 Me gusta

Fantástico ejemplo, le doy toda la razón.

1 me gusta

Otro tipo que no sabe que la diferencia entre pasado y futuro consiste en que el primero se puede predecir y el segundo, no.
:rofl: :rofl: :rofl:

1 me gusta

¿Y cómo se predice el pasado? lo veo difícil :wink:

Pues se me ocurre que con una frase parecida a esta: “…te puedo asegurar que la caída de tal la había soñado yo!!..”:joy:

Con retraso, por supuesto.

jeje, suena bien pero nada se puede predecir si ya ha pasado lo diga quien lo diga, puesto que ya ha sucedido y si acudimos al Rae:

Y a no ser que se cambie el lenguaje o el suceso ya pasado se desconozca por el previsor, con lo cual para él no ha sucedido, esto es imposible.

Está definiendo claramente un sistema complejo, este verano estoy empapándose de esta materia; en este caso se pone de manifiesto el primer sistema complejo que todos aprendemos en la escuela, el ecosistema, lástima que la escuela se quede ahí.

Yo iría más lejos y pienso que la supervivencia podría no venir del individuo en particular, en este caso de “la cucaracha” sino del conjunto de cucarachas, de cómo su comportamiento, adaptación, procreación tienen un sistema robusto capaz de soportar cambios de cierta gravedad en su entorno próximo.

Un ejemplo de lo que digo:
“Las comunidades de cucarachas son incluso capaces de tomar decisiones colectivas por el bien común.”

Cita de:

En la importancia y el entendimiento de sistemas complejos están muchas respuestas de lo que creemos determinismo y resulta no serlo, un breve vídeo y su explicación:

Merecería un hilo completo este asunto…

3 Me gusta

Yo diría que todas van a cambiar, puesto que cualquier sistema ligado al tiempo está sujeto a cambios a medida que este pasa, el tiempo no pasa en balde para nadie, pero que el tiempo pase y produzca un cambio de paradigma no implica necesariamente sufrimiento, puede ser al contrario y ese cambio que introduce el tiempo implique un mejor entorno para determinado elemento del sistema, en este caso una empresa, por lo tanto unas pueden (y deben) morir, otras van a nacer, y otras se van a adaptar con mayor o menor fortuna o esfuerzo, por lo tanto a mi entender la clave no está en el sufrimiento sino en el cambio.

1 me gusta

Aunque tenga Vd. razón, hágame una concesión porque si el silencio puede ser atronador y el hielo, abrasador, también el pasado podrá ser predicho.

Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado.

Es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente y ser amado.

Es una libertad encarcelada,
que dura hasta el postrero paroxismo,
enfermedad que crece si es curada.

Éste es el niño Amor, éste es tu abismo.
¡Mirad cuál amistad tendrá con nada
el que en todo es contrario de sí mismo!
Francisco de Quevedo.

1 me gusta

Por supuesto poéticamente la tiene, no es que yo se la haga, es que la tiene pues la poesía está para lo inefable por lo tanto poéticamente perfecto.

Dejando la poesía, aunque me pese, lo que hace los economistas es explicar a posteriori que no supieron ver a priori y a veces lo hacen hasta mal… :slight_smile:

2 Me gusta

Un economista es aquel que mañana te explicará por qué lo que predijo ayer no se ha cumplido hoy.

2 Me gusta