Sobre los tiempos inciertos

Le puedo dar mi opinión como profesor de universidad. Es la mía, puede diferir de la de otros colegas dependiendo de la rama de conocimiento, universidad o grupo de investigación al que pertenezcan. En general los incentivos económicos que nos dan por ser productivos son muy bajos, entendiendo la productividad como asumir más carga docente de la que corresponde (y hacerlo bien, claro está) o la producción científica: artículos y proyectos de investigación principalmente. Por docencia tenemos un complemento, denominado quinquenio docente, que se concede a todo hijo de vecino cada cinco años. Por investigación, se nos reconoce un sexenio cada seis años si acreditamos unos mínimos que son bastante asequibles para el profesor que investiga. Pues está mejor remunerado el quinquenio que el sexenio. Luego hay otros complementos por ocupar cargos, pero yo a eso no lo llamaría productividad. Por último, podemos cobrar de proyectos siempre que sean con la empresa privada (lo que se conoce como art. 83). Yo creo que ese es el verdadero fin de la universidad, la transferencia de conocimiento al sector productivo mediante contratos con empresas. Pues está muy mal visto eso de que un profesor cobre un sobresueldo por esa vía. Mire usted por dónde.

Ya le digo que sólo es mi opinión y no tiene porqué ser representativo del colectivo al que pertenezco. También es cierto que está el incentivo de llegar a catedrático (muy complicado ahora mismo si no se está en un grupo potente) pero una vez alcanzado ese estatus se acaba el incentivo.

13 Me gusta

En el aspecto musical la sensible siempre está a medio tono de la tónica.

Pero ciertamente no consigo ver la unión entre política e inversión; si cada vez que un político se pronuncia, el mercado se mueve y a eso le llamamos " sensiblemente unidas" creo que el concepto de inversión no está bien elaborado.
Si puede me gustaría saber como llega usted a esta asociación, siempre es bienvenido el avance en el conocimiento, ya sabe prueba y error.

4 Me gusta

Algo hacemos mal:

Aunque sea un artículo vuelo deja claro como no se reparte el dinero público.

Editado:

Por la misma fecha se produjo este rescate:

4 Me gusta

Dejé de pelear contra el sistema cuando fui consciente de que no era posible cambiarlo.

7 Me gusta

Un placer disfrutar siempre de sus reflexiones.

Recordando algunas de las reflexiones “incómodas”, por su capacidad de meter el dedo en la llaga, de @CharlesLogan (La IF de los cojones ), al final es difícil estar cómodo con algunas de las implicaciones que tiene invertir y buscar según que objetivos a largo plazo, si no es precisamente dando un valor, quien sabe si excesivo, a dichos objetivos y pensando que, una vez conseguidos, son inmutables.

Es fácil caer en errores que vemos en los demás pero que sin embargo somos incapaces de aplicarnos a nosotros mismos. Y uno emprende proyectos que le ayuden precisamente a evitar riesgos que cree que otras personas asumen en exceso, para quien sabe si terminar cayendo en errores parecidos.

Si algo muestran las crisis gordas históricas es que, en ellas, las normas que uno cree que funcionan magníficamente en situaciones normales, se ponen contra las cuerdas hasta unos niveles difíciles de imaginar a priori.

En las épocas muy buenas para la inversión en lo que sea, es habitual que pensemos que estamos asumiendo demasiado poco riesgo, ni que sea notable el mismo.

Argumentos como el manido vale la pena arriesgar en esta parte de la cartera aunque uno pueda perderlo todo porque a cambio uno puede multiplicar suelen ser, en no pocos casos, indicio de estar menospreciando el riesgo que uno ya asume sin necesidad de irse a estos extremos.
También abundan los que ven razonable apalancarse o que “forrarse” aunque su capital inicial sea pequeño, está al alcance de su mano.

Después de según que episodios de mercado muy negativos, el péndulo va hacia el otro lado y se tiene mucho miedo a incurrir en cualquier riesgo, incluso en aquellos que suelen ser razonables con mentalidad de largo plazo.

Tal vez el empeño en disfrazarla y en no querer asumir según que inconvenientes, precisamente tiene parte de culpa en que uno termine con la sensación que dicha realidad es desagradable por no ser como a uno le gustaría. También tiene sus cosas buenas sin necesidad de exagerarlas e intentándolas poner en un contexto adecuado.

Para que invertir sea algo bueno no hace falta que sea maravilloso ni que nos lleve, en según que aspectos, a unos niveles muy superiores a los que no invierten.

Para que la opción que uno elige sea buena, no hace falta que las demás sean un desastre. Tampoco hace falta que haga “desaparecer” riesgos intrínsecos a lo que se intenta. Y si los hace desaparecer ya puede uno andarse con cuidado con que no le aparezcan en otra forma mucho peor por otro lado.

13 Me gusta

Completamente de acuerdo en los puntos que subraya. Especialmente en este último que para mi es la síntesis de utilizar el dinero como materia prima para obtener más materia prima.

Los Rolling lo resumen muy bien. “No siempre puedes tener todo lo que quieres, pero si lo intentas lo suficiente, puedes tener lo que necesitas.

Buen domingo!

11 Me gusta

Estimado @agenjordi, vaya forma de hacer resurgir este magnífico hilo. :raised_hands:

Que difícil es deshacerse de este sesgo y entender que, tanto en la inversión como cualquier otro aspecto, raramente existe “lo bueno para todos”, y ya no digamos “lo mejor”.

Y otro tanto nos cuesta aceptar, humildemente, que incluso haciéndolo mejor que otros, quiero decir, poniendo la probabilidad de nuestro lado con mucho esfuerzo, podemos haber malgastado nuestras energías inútilmente. ¿Es inferior el que, bien por sus decisiones, o por las circunstancias, tiene menos portabilidades de éxito? Hemos de aceptar y respetar el resultado final, tenemos que asumir que vivimos en un mundo incierto. De ahí la importancia del tan manido disfrutar del proceso.

Es obvio que, por naturaleza, tolerar la incertidumbre nos es complicado. Y en nuestra lucha por reducir esta incertidumbre solemos olvidar otros aspectos, quizás más básicos y que damos por garantizados, pero que podemos perder si dejamos de apreciar. Nos podemos olvidar de la salud en pos del trabajo, de amistades por aumentar nuestras riquezas, o de tener una vida tranquila para invertir mirando al futuro.

If life were predictable it would cease to be life, and be without flavor. -Eleanor Roosevelt

9 Me gusta

Qué buena me parece esta Jose.

Esto es terrible y se escucha y lee mucho por las redes. Aunque no debería de sorprenderle. Conozco a gente que trabaja en banca privada y también cambian las estrategias en el peor momento a sus clientes :sweat_smile:, siendo ellos profesionales de esto.

A los niños los padres suelen contarles la historia de Pedro y el lobo. No encuentro una que pegue más a este acontecimiento. Cuando el lobo acaba llegando, es cuando intentan tomar cartas en el asunto :sweat_smile:

Esto creo que se ha comentado varias veces. Uno porque haya tenido una acción a un precio determinado, piensa que ya le pertenece esa rentabilidad por derecho. Mi madre por ejemplo sigue insistiendo en que ella tuvo Santander a 13 y Telefónica a 20 y que algún día volverán a ese precio.

15 Me gusta

El segundo tipo de usuario viendo la comunidad que han montado ustedes, se acaba quedando para siempre. Muchos de los primeros con el tiempo también volverán, aunque necesiten más años para darse cuenta :sweat_smile:

Hay dos para mí; los que a la primera se dan cuenta de que esto no es fácil y deciden dedicar tiempo a esto, y los que acaban dándose cuenta después del tortazo.

Veo poco de esto últimamente, aunque estoy seguro de que toda esa genta ya está preparada para volverlo a hacer cuando vuelva a subir todo fuertemente.

12 Me gusta

¡Sensacional, @jvas! Texto con una gran factura; en cuanto al fondo, no por conocido deja de ser tan oportuno y tan relevante. Gracias.

9 Me gusta

De hecho me sorprende que no lo perciba.
La fiscalidad, y quién decide sobre esta, tiene un efecto importante en la cuenta de resultados.
La Tasa Tobin es sólo un ejemplo.

A no ser que hablemos de análisis técnico. Entonces, realmente no sé a que estaría unida la inversión. Aunque de análisis técnico no sé casi nada.

2 Me gusta

Tiene usted toda la razón y no puedo sino estar de acuerdo.

Lo que ocurre es que cuando decía política, pensaba en el acontecer diario de esos señores que regulan nuestras vidas y que es tan diferente del acontecer que un inversor realiza buscando rentabilizar sus ahorros y que en algunos momentos van en sentido opuesto.

En este sentido " sensiblemente unidas" me parecía un paradoja; por lo demás encantado de departir con usted.

3 Me gusta