Sobre los tiempos inciertos

Originalmente publicado en: Sobre los tiempos inciertos. – Sobre la tormenta

No suele fallar. Basta con unos días ligeramente rojos para que el ánimo inversor del público entre en el modo de zozobra.

Por poner un símil, podríamos asemejarlos a las turbulencias en un avión, que prácticamente pasan desapercibidas por la tripulación, pero resultan especialmente preocupantes para un porcentaje importante de los pasajeros.

La mayoría de las personas entienden el proceso de creación de riqueza como un acto de acumulación. Llega final de mes, cobro la nómina, invierto una parte (los afortunados que pueden hacerlo, pero ese ya es otro tema), y su excel sube unos pocos enteros en el total. Ese total, es una cifra que le pertenece. Es mía porque me la he ganado. Y el mundo ajeno a lo suyo, sigue girando.

Así van trascurriendo meses y años, hasta que un acontecimiento inesperado hace que los numeritos de la excel sean menores que los de la semana anterior. Y la siguiente semana menores. Y la otra menores. Y la que viene Dios dirá. Y con esa metáfora que tanto nos gusta citar de Marcos, tiramos agua en el desierto que se evapora antes de caer al suelo.

A algunos les pasa esto una vez y ya no vuelven. Virgencita, virgencita, que me quede como estoy. Otros vuelven, pero la mentalidad ha cambiado a la de «el gato escaldado del agua fría huye» y empiezan a comprar productos conservadores que está demostrado por cientos de estudios que han protegido correctamente un mundo que quizá hoy ya no existe, y unos pocos empiezan a entender el axioma de que en la vida y la inversión, nada realmente te pertenece. Es un simple préstamo temporal.

«Si quieres hacer reir a Dios, cuéntale tus planes»,

Dejó escrito el poeta sufí. Y vaya si se ríe. No le culpen, si nosotros mismos nos viéramos desde fuera unos años después, o simplemente viésemos nuestra actitud en otros, nos partíamos de la risa. «Vaya tela, este tío se merece lo que le ha pasado» et al.

El proceso de creación de riqueza se basa simple y llanamente en que la riqueza:

  1. No es constante.
  2. No te pertenece.
  3. No te debe nada.
  4. Si no aceptas el riesgo, probablemente no la mereces.

Pero claro, como animalitos que somos, aceptar estas cosas pues tiene su aquel. Si encima viene uno de unos años en que ha ganado dinero todo hijo de vecino, pues cuesta lo suyo aplicarse el cuento.

Cuando uno lee aquello de que el peor enemigo en la inversión es uno mismo, no se refiere a su primo el del pueblo, o a los inversores en cachivaches rarunos. Se refiere a usted mismo. O en su defecto a esa versión de usted mismo como amasijo de carne y huesos que le precedió desde hace décadas o cientos de años. José de la Vega lo contó ya hace algún un tiempo y la esencia permanece.

Por el camino, lo de siempre, le venden a uno un paraguas que le protegerá el día del Gran Diluvio o vuelos en turista al brillante tecnofuturo donde los ríos son de miel y las casas de chocolate. Se ejecuta el trueque de grandes espacios de mediocridad, por algo menos de volatilidad en momentos puntuales o por la vaga aspiración de un futuro para el que harán falta gafas de sol. La avaricia por ver el césped del vecino más verde que el propio nos ciega. El miedo por perder lo que consideramos nuestro, nos hace tomar decisiones mediocres. Pero el problema de fondo sigue siendo el mismo. Uno quiere comprar un tigre que se alimente de zanahorias y juegue risueño con los niños. Un tigre es un tigre, y su naturaleza es la que es. Si uno no asimila esto, el rango de sorpresas está asegurado.

El verdadero riesgo suele estar en subirse a la ola arriba y bajarse abajo. Si lo piensan en frío no hay mucho más. Memorícenlo porque por esta espada viven y mueren la mayor parte de inversores. Por el camino por supuesto hay una escala de grises y cada cual tiene sus circunstancias. Si te has apalancado para comprar cosas que venían de subidas de más del 100% en cortos espacios de tiempo, prepárate para pasar unos años agradables en el resort de Dante.

Esta vez será Ucrania, cerca de donde hace unos cuantos años se cepillaron a un archiduque y la gente se cabreó bastante. Otras veces serán otras cosas, pero siempre habrá un motivo de preocupación porque básicamente el mundo funciona así. «Si no tienes problemas, no tienes una empresa», me comentó hace una década un amigo americano, y vaya si aprende uno de este pensamiento. O convives con la incertidumbre, o te barre la incertidumbre. Punto.

Si uno es capaz de saber cuando salirse, tiene la obligación de hacerlo. Si no lo sabe, ponerse a mariposear no tengo muy claro que sea lo más acertado. También es cierto que no es lo mismo tener invertidos diez mil, que cien mil, que dos millones de euros, ni si están invertidos desde hace unos meses o llevan ya en bodega madurando más de diez años. Hacienda en cualquier caso les estará tremendamente agradecida de que se pongan nerviosos. En esta partida todos comemos, y hay que ser generosos con los demás. Siempre encontrarán a alguien deseoso de compartir su riqueza y felicidad.

Ayer precisamente en el I Encuentro del Libro +D, comentábamos cosas como esta, aunque en otro ámbito, pero unas horas de sueño y el inconsciente trabajando activamente le ayudan a uno a unir los puntos.

Erik, el maestro de Maria, tenía una manera bastante peculiar de pensar, bastante quietud mental, y trataba de hacerle entender a la inexperta aprendiz, que cada partida se juega desde cero, sin importar el resultado de la anterior. Poner lo mejor de uno en cada mano y no recrearse en los bad beats, sino verlos como algo necesario para mejorar y moverse hacia adelante. Sin duda una receta que puede ser condición necesaria, aunque no suficiente para ganar en lo más alto del póquer y porqué no, de la vida.

¿Dónde puede estar entonces el mayor problema a la hora de encontrar aprendizajes o marcos mentales para tener éxito como inversores?

Aquí es donde el tema se pone interesante, pues tendemos a pensar que cada persona es igual a otra, sin tener en cuenta los factores genéticos, las experiencias vividas y un sinfin de factores que suelen pasar de largo en los estudios, entre otras cosas por la dificultad que probablemente tenga incluirlos.

Si uno está dotado de una genética que le hace ver las cosas de un modo determinado (pensar estadísticamente, ser paciente, aguantar bien las pérdidas o las ganancias irracionales etc..), podrá acogerse a unas reglas del juego que para otro que no lo esté le resultarán del todo inaplicables. Esto quizá sería un factor que no se suele tener en cuenta al dar recetas de café para todos. Al que genéticamente esté predispuesto a tener una adicción al alcohol, le costará bastante no consumir alcohol, del mismo modo que el que tiene genética de aversión al mismo no le representará ningún esfuerzo no hacerlo.

Esta es en mi opinión la razón por la que además de que nadie espabila en cabeza ajena, dar consejos de inversión a la ligera, es tan estéril como peligroso. En la reunión de ayer, precisamente comentó Dudweiser un par de temas que me hicieron reflexionar bastante:

  • En +D por lo general no se dan consejos, y el único consejo suele ser que uno estudie más, se informe mejor, ponga mas atención etc…
  • Que hay dos tipos de usuarios que se acercan al foro, los que quieren una solución rápida para sus problemas y por tanto les da urticaria bucear en los hilos etc.. y los que deciden finalmente hacer un esfuerzo, quedarse y aprender.

Por ambos motivos la Comunidad nunca será mainstream. Tampoco será necesario usar clickbait o estar continuamente toqueteando el cerebro reptiliano de los inversores con la siguiente gran amenaza mundial, cuatro acciones que son la pera limonera o poniendo imágenes de lo mucho que se gana aquí para apelar a la codicia.

La realidad, dura y sin paliativos, no es agradable. Básicamente porque invertir, si se hace bien, no es agradable todo el tiempo, y si se hace mal, te puede destrozar el patrimonio en unos pocos días de blitzkrieg financiero.

En fin, nada nuevo bajo el sol. Sólo una forma más de decir lo mismo. Hay cosas que no son para todo el mundo y hay premios que se deben construir pagando el salario del dolor. Y si uno no lo tiene claro, el mejor consejo es y será siempre, mantenerse alejado o con un nivel de riesgo que le permita mantener la tensión arterial en valores recomendables.

Y para los que estén dispuestos a aguantar carros y carretas, pues siempre les quedará algo similar a aquello que inmortalizó Bertolt Brecht.

Hay hombres que invierten un día y son buenos

Hay otros que invierten un año y son mejores. 

Hay quienes invierten muchos años, y son muy buenos.

Pero hay los que invierten toda la vida: esos son los imprescindibles.”

80 Me gusta

@jvas muchas gracias por su artículo, con muchas verdades y sentido común, que nos hacen reflexionar sobre el camino de inversión que hemos elegido.

Al hilo de la cita, afortunadamente conocí en 2019 a esta estupenda comunidad de +D, y llegué para quedarme, aprender y colaborar en lo que puedo, principalmente opiniones y experiencia personal, después de una larga trayectoria “vital”.

Gracias de nuevo a Vd. por el tiempo dedicado a los demás, le honra. Un saludo.

14 Me gusta

Un cordial saludo, Jvas, he disfrutado mucho con la lectura de su texto. Es, como bien dice Ud., “el salario del dolor”, no otra cosa es la inversión, se padece cuando abrimos la posición, manteniéndola, sufrimos si baja, sufrimos si sube, un desasosiego a su cierre y solo nuestro carácter y formación nos permite sobrellevar toda la carga emotiva, el dolor y riesgo que conlleva nuestra decisión.

En mi opinión, lo importante es sustituir un dolor por otro mayor que, en intensidad, anule y olvide al anterior, facilita el camino del inversor, le explico mi método.

Pierdo en bolsa y siento un dolor intenso, amargo, molesto, es constante, muy incómodo, lo calificaría de grave sin llegar a ser extremo. Para vencerlo he de castigar mi alma y cuerpo, para ello compro un jamón, raza manchado, ibérico en peligro de extinción, una rareza, ha de contar, si es que lo encuentra, con unos cuatro mil euros para el dispendio, es importante para el argumento, imagine el sabor de una loncha que cuesta una decena de euros, se lo resumo: inenarrable, para este jamón la RAE creó el calificativo de “excelso”, no existía con anterioridad en el diccionario.

Tenga en cuenta que son gorrinos que han dormido toda su vida en cama con dosel, tienen piscina y se toman sus baños, son tratados con ardorosa pasión por sus criadores, pasan sus montaneras y las previas a base de bellotas, hierbas y castañas, ponen a su disposición bonitos encinares para el paseo, pasto y alimento, llevan una vida regalada de engorde hasta que toca lo que toca, la matanza, nada sale gratis, ni para los milagros andantes con los que nos obsequia la naturaleza. Luego, sus restos son tratados con mimo y exquisitez, ni siquiera los antiguos egipcios consiguieron amortajar así a sus muertos. Y, tras unos años en los que les da el aire, se ponen a disposición de unos renegados asociales que gustan comer este tipo de carnes, con lo mal visto políticamente que es esto por nuestro Gobierno.

Conozco como tratar y cortar un jamón sin florituras pero con acierto, lo aprovecho y saco rendimiento. Cuando ya ultimada la babilla procedo al ataque del jarrete, sabedor que a partir de ahí solo quedan mondas y huesos, siento un dolor que no puedo expresarle, creo que es padecimiento, es como un desgarro que cruza el alma, la más horrorosa migraña que tritura el cerebro, tengo visiones, oigo voces de ultratumba maldiciéndome, me ha llegado a producir estigmas por el cuerpo, mi caso fue tratado por un equipo especial de Cuarto Milenio, profundizaron en ello Iker Jiménez, un exorcista, un bróker, el Presidente de la Asociación Nacional de Ganaderos del Porcino y el Capeón de España de Corte a Cuchillo.

Es jamón, el más puro jamón sin cruces ni inventos, el que soñaron nuestros abuelos en la escasez de sus duros tiempos. Seguro que llegados aquí ha olvidado, como me sucede a mí, el dolor de lo perdido en el mercado bursátil, lo supera la tragedia que sentimos al comprobar que ese hueso de la pata, lo último que nos queda del manjar, ya no dará más sabor al caldo pues, abusando de los baños, hemos agotando su sustancia y hay que tirarlo. Es el más absoluto y pavoroso vacío existencial una vez desaparecido todo rastro del cerdo. Eso sí que es insufrible, lo soporto y sigo vivo únicamente porque quiero ver crecer a mis nietos, el dolor de la bolsa ya lo he olvidado mucho antes, exactamente cuándo toco por primera vez hueso para marcarlo con la puntilla y eso que, como bien sabe, estamos todavía iniciando la maza, aún queda casi toda la pieza por degustar.

Lo del jamón, eso sí es una tragedia. Y las que seguro vendrán, así es la vida y la afición al gorrino, espero con resignación poder sobrellevar tamaña adversidad, no hay nada peor que ver finiquitado el objeto del más profundo deseo. Soy de los que, sin complejos, endurecen el carácter para afrontar estas penalidades con un “Se fuerte, Calimero”, siga mi consejo, dígase “Se fuerte, Jvas“, repítalo cuantas veces sea necesario y, sobre todo, no olvide zamparse el jamón, es la pieza fundamental en la ejecución de la terapia, el mejor analgésico. Y acompáñelo de un blanco amontillado, olvide los tintos, es un inexplicable error eternamente repetido, similar al de pensar que, en bolsa, ganaremos algún día dinero.

40 Me gusta

Espectacular, @CalimeroRex , llevo un buen rato riéndome :laughing:

No hay mayor signo de inteligencia que un agudo sentido del humor. No cambie nunca!

8 Me gusta

Hacienda no es un concepto que guste oir por aquí.
A mi, entre Hacienda y un buen número de comisionistas me quedo con lo primero.
Al menos te devolverán al policia, juez, militar, bombero o funcionario de prisiones que te protega. Incluso al sanitario que te cure y al profesor que forme y consigan dar el mayor potencial de los factores productivos Trabajo y know how llegando a todos los ciudadanos.
Que se va demasiado dinero? No debato eso, sólo digo que muchos comisionistas (no todos ni mucho menos) no devolverán ni las cáscaras del cacahuete.

En fin, es posible que a algunos esto les parezca que roce el comunismo. Pero es evidente que no es lo mismo.

Sin querer generar polémica, ni dulce ni agria, veo cosas interesantes en su escrito. Gracias y un saludo.

18 Me gusta

Estimado @jvas , no puedo sino descubirme ante Vd. Ya quisiera para mí la capacidad de poder plasmar mis reflexiones por escrito con la mitad de claridad y elegancia.

En mi caso llegué siendo de los primeros y ahora creo ser de los segundos.

Por eso es socialismo se vende mucho mejor que el liberalismo.

Faltaría más. Aquí el problema suelo resumirlo en que el Estado te dice que te está dando un Mercedes, pero que realmente funciona como un Dacia. Y lo mejor es que te lo cobran como si fuera un Bentley.

sr. @CalimeroRex , lo suyo no tiene nombre. Llevo un rato riéndome solo.

Y justo acabo de recordar a un gaditano que con mucho arte puso música a dicho vacío existencial:

15 Me gusta

Es un buen coche. Motor francés, hecho para durar. Igual que una institución estatal de ese mismo origen que todos conocemos.

Lo siento, es que soy del mismo pueblo del Urdangarin y ahora sale mucho por la tele.

6 Me gusta

Todavía se ven Land Rover Santana de los años 60-70 saliendo al campo a diario y convendrá Vd. conmigo en que no son el paradigma del confort.

Últimamente oigo mucho ese tipo de argumentos y me dan pena. Como si el hecho de que haya corrupción y sinvergüenzas a tutiplén justifica a su vez que el Estado actual esté cada vez más hipertrofiado y sea manifiestamente ineficiente.

Como digo, me dan mucha pena los argumentos de “o compras la opción A o compras la opción B”

2 Me gusta

Desgraciadamente la polémica esta generada y me he ganado gratuitamente que calfiquen un argumento que he expuesto de penoso.

Se puede ser de derechas y republicano.

Usted es el que habla de solo dos opciones.

2 Me gusta

Si se refiere a que a mi símil de las marcas de coches Vd. me ha contestado con que Dacia tal y Urgangarín cual, pues sí, me ha dado un poco de pena. Pero le pido dusculpas si se ha sentido ofendido.

Lo que no alcanzo a ver son las dos opciones que planteo.

Aquí tiene a uno. Y ateo. No me gusta la Semana Santa. Tampoco me gustan el fútbol ni los toros. No me opongo al aborto y la sexualidad de las personas humanas me la trae al pairo. Soy cazador, como carne y tengo un gato. A más de uno le ha explotado la cabeza intentando encasillarme.

No obstante y por no enturbiar el magnífico hilo de Jvas, podemos continuar la conversación en otro sitio si le parece bien.

Un saludo.

4 Me gusta

Tiene mi correo electrónico público.

Si quiere puede escribirme lo que quiera.

3 Me gusta

Caballeros, creo que las opiniones de todos son respetables, no nos enfademos que muchas veces la comunicación escrita hace que se malinterpreten las palabras.

@iguerrero , muchas gracias por sus palabras. Y si llegó en el primer grupo pero pasó al segundo (doy fe de ello), ya está en un camino probablemente mucho mejor. Todos estamos en continuo aprendizaje, y cuando pensamos que somos lo suficientemente buenos en algo ya estamos de nuevo descendiendo.

@Josu79 , fíjese que yo soy de aquellos a los que no les importa pagar a Hacienda. Cuanto más pago, más ingresos he recibido durante el año. Además tengo claro que no puedo comprar 1/ 125000 parte de un hospital que me vaya a curar etc… por lo que no veo mal en absoluto el pago de impuestos. Otra historia es si se usan mejor o peor, pero eso es harina de otro costal, además de un debate para el que no estoy suficientemente documentado.

Venga, mantengamos un buen espíritu, que estamos aquí para disfrutar y aprender.

15 Me gusta

Totalmente de acuerdo con estas palabras. En mi caso la única documentación de la que dispongo para opinar que los impuestos que pagamos todos se administran con, digamos, escasa diligencia, es el hecho de llevar 10 años trabajando en el servicio público y ver las cosas desde dentro. Pero, como decía, es solo mi opinión.

7 Me gusta

Yo llevo 14. Y por supuesto, también conozco el sector privado.
Y no soy de izquierdas desde el punto de vista económico, me gustan las visiones amplias y el equilibrio.

6 Me gusta

No puedo aceptar sus disculpas por un motivo sencillo: porque realmente no lo retira.

Mi mención a la Casa Real no es contrario a su afirmación de un estado errático, es más, es compatible. De hecho, como republicano de remate que soy, y no de izquierdas, lo primero que eliminaría es esa Institución para reducir coste público.

Lo que es evidente e inopinable es que la situación política en este país, está actualmente muy radicalizada. Y mucha gente en rrss dispara e insulta, detrás de una pantalla y a cientos de kilómetros.
Yo no lo hago, no lo he hecho nunca, pero cada vez que caigo en esto, se me impulsa a la radicalización. Tengo cuajo y paciencia, pero no infinita.
Me gusta +D. Intervengo ocasionalmente pero aprendo cosas.
Lo que no me gusta son las formas del debate político actual.

Voy a evitar en la medida de lo posible hacer cualquier mención al tema político en +D los periodos que esté por aquí. Creo que es una buena forma de aportar algo positivo a esta web, y tiene cierto mérito, porque política e inversiones están sensiblemente unidas.

Un saludo.

2 Me gusta

Probablemente tenga Vd. razón, aunque habría que estudiar los costes asociados a tener un presidente de la república, con su palacio presidencial y su séquito correspondiente.

Al final con el tema de la casa real, a pesar de que no me guste y también esté de acuerdo en suprimirla, tengo la sensación de que se trata un poco del chocolate del loro.

De todos modos, lo de Urdangarin no lo había tomado por su relación con la casa real sino como una muestra más de la corrupción que hay en las altas esferas. Y meto en el mismo saco a Urdangarin, a los Gurtelianos de turno o a mis paisanos de los ERE.

Y me refería a que muchas veces cuando sale este debate, se pone el foco en que el problema es la corrupción (que por supuesto) y no en el despilfarro desmedido de fondos públicos que se realiza a diario. Completamente legal y publicado en el Boletin Oficial de turno.

Supongo que será imposible poner cifras al asunto, pero me encantaría saber qué % de dinero público se va en actos directamente delictivos y qué otro % se va en hacer rotondas inservibles, infraestructuras de transporte absolutamente desproporcionadas o duplicidad y triplicidad de administraciones. Bendita pluralidad de sensibilidades nacionales y regionalismos variados, administraciones autonómicas, provinciales y mancomunidades variopintas y multitud de observatorios públicos sobre la conservación de la tórtola común.

Creando riqueza y favoreciendo el crecimiento empresarial que genere nuevos puestos de trabajo no seremos muy finos, pero creando puestos de trabajo en la administración pública para colocar afines al partido (al que deseen) somos los mejores del mundo entero. Y no hablo de médicos, maestros, policías o bomberos.

Al final solo llego a la conclusión de que tenemos (supongo que aquí y en todas partes) una clase política cuyo único incentivo es permanecer en el poder. Y eso es incompatible con políticas que generen verdadera prosperidad a largo plazo. De la misma manera que es mucho más gratificante en el corto plazo gastar todo el dinero que se ingresa en lugar de invertirlo.

7 Me gusta

Me uno a las felicitaciones. No consigo sacar tanto tiempo para bucear cada día en el foro, y mucho menos leer todo lo que se escribe (como parece que hacen muchos de ustedes), pero he leído este post y me pareció sublime. Me queda claro a estas alturas que no hay la misma respuesta o consejo para todos. A mí tampoco me desagrada el pago de impuestos, el problema es cuando uno sabe que no se usan adecuadamente porque, total, el dinero es de todos, no hay una cuenta de resultados, o sí puede haberla, pero si quien tiene alguna responsabilidad lo malgasta o hace la vista gorda, no fracasa, asignarán más presupuesto, no arriesga su sueldo o puesto (la plaza es vitalicia). Con ello no trato de poner en un pedestal a lo privado, que también tiene sus pegas, pero no percibo voluntad para que eso cambie. Como me dijo una vez un conocido, solo se arreglaría con alguien al que no el importase perder el puesto (yo pienso que ni aun así).

Cierto. Es desde dentro cuando uno tiene conocimiento de causa, aunque supongo que no todos podremos tener la misma experiencia, y hay quienes, bajo la misma premisa, tengan una visión distinta.

También comparto su postura. Yo estoy a favor de unos servicios públicos, el problema comienza cuando los fondos no son administrados de la mejor forma porque no se tiene respeto y cuida el dinero de todos. Y como digo, ya no es solo por corruptelas o duplicidad de administraciones, que también, sino de los incentivos para que las dinámicas imperantes en el sector público tiendan a la productividad que se daría bajo empresas privadas.

Precisamente creo que por esto China está dando pasos agigantados: no se preocupan por permanecer en el poder cada cuatro años, sino en convertir el país en la próxima potencia mundial. La vista la tienen a largo plazo, no a corto.

En fin, como apenas sé de economía y cuesta seguir sus gráficas y muchos de los comentarios, y por aportar algo escribo esto, aunque creo que nos hemos salido por las ramas.

Por mi parte, estaré muy expectante al debate que organicen entre Rallo y Armesilla cuando el primero publique su libro. Creo que lo tienen aplazado hasta entonces.

5 Me gusta

Usted cree que un policia, un militar, un juez, un profesor de universidad, o un bombero No tienen incentivos para ser “productivo”?

Creo que se equivoca. Sólo es mi opinión.

Igual, cuando dejan de tener incentivos es cuendo se dan cuenta que su servicio es exclusivamente privado.

Pero vamos, esto se lo tendría que preguntar a estas personas. Ellos seguro lo sabrán mejor que usted y que yo.

2 Me gusta

Soy empleado público, por lo que también lo puedo yo saber. Eso mismo mencioné en mi anterior comentario: no todos podríamos tener la misma experiencia, y la misma visión. Tengo cierta estabilidad, pero el observar situaciones que nunca se darían bajo una gestión privada, me ha llevado a forjarme esa opinión, también personal, como la de todos.

Y si cobras una productividad igual que el resto, independientemente de lo que hayas hecho o dejado de hacer, no creo que contribuya a que esta mejore, aunque solo es uno de entre tantos factores.

6 Me gusta

Créame, que uno como yo paga impuestos gustosamente cuando sabe que ello le une bajo el mismo paraguas a gente como usted.

Venimos de leer sobre la suerte y la probabilidad, y muchas veces se nos puede olvidar la proporción de ciudadanos Europeos que hay en el mundo. Una vez uno piensa un poco sobre dónde podía haber nacido por la ley de los grandes números y las cosas que allí ocurren, no puede más que estar agradecido de formar parte de una comunidad con gente como ustedes. Eso no quita que seamos peleones y queramos mejorarlo, de la misma manera que trabajamos para poder pagarnos un bocadillo del jamón de CalimeroRex.

9 Me gusta