Sobre la eterna polémica de invertir en empresas EXCELENTES que reparten dividendo


#1

Esta semana abrimos un debate interesante, cuando publicamos este tuit:

Como pueden observar, el tuit básicamente resalta los argumentos de odio extremo y la posibilidad de la envidia, como mar de fondo entre los “jeiters” de la inversión en empresas excelentes que reparten dividendos.

Como era de esperar, se abrió el debate, y en su mayor parte se desarrolló con bastante educación y respeto, si bien hubieron posiciones encontradas, que suele ser el ingrediente fundamental para poder aprender y evaluar si lo que uno piensa es correcto o no. Algún verso suelto se sintió ofendido, pero estas cosas pasan, y es lógico y esperable.

Twitter hace que personas normales se tornen violentas, no me pregunten muy bien porqué. Es un lugar en el que personas con las que probablemente te pasarías una tarde muy agradable conversando, se convierten en personas desagradables. Un día deberíamos hablar de esto, pues me parece un tema apasionante. Jóvenes probablemente víctimas de bullying, se autoproclaman justicieros, y se comportan como los mismos matones de barrio que les hicieron la vida imposible riéndose de sus gafas y mirada triste.

Por esta razón, prefiero exponer mis ideas aquí, a entrar en pantanos donde probablemente poco sacaremos en claro. Lo de la zorra y las uvas va por estos señores, espero no se ofendan los hombres y mujeres de bien, que simplemente discrepan de la inversión en dividendos. Faltaría más. Cada cual puede pensar lo que quiera y creo que pocas veces me verán a mi censurar pensamientos diferentes a los míos, siempre y cuando se expresen con respeto.

Dos prismas a tener en cuenta al invertir en empresas que reparten dividendos:

  • La situación empresarial. Porqué la empresa está repartiendo dividendos.
  • La situación patrimonial. Porqué un inversor puede querer “pagar” al fisco y recibir esos ineficientes ingresos.

Empecemos por el primer punto. La situación empresarial.

Se habla mucho de los inversores/gestores empresarios, cuando realmente, salvo que estén en Consejos de Administración de compañías, o que tengan su propia gestora, muchos de estos “genios” que nos rodean tienen un conocimiento de las compañías por leer libros, básicamente. No hay nada de malo en ello, pero tratar de entender a Buffett, o a Munger, o hablar de asignación de capital eficiente, sin haberse enfrentado a situaciones empresariales reales, es como el joven que ha leído multitud de libros de sexo, pero no ha…ya me entienden.

Recuerdo que cuando empecé a gestionar, me empapé de decenas de libros de grandes empresarios, y si bien algunas ideas me resultaron fuente de inspiración, la mejor frase (que no viene precisamente de un libro), y que puede sonar como algo de mal gusto es:

“Cortando cojones, se aprende a capar”.

Traducido a lenguajes más propios de este foro, la experiencia o verse uno en situaciones de incertidumbre en las que si te equivocas duele, y créanme que duele, han sido y son, las mejores fuentes de aprendizaje, que este que escribe ha experimentado. Yo no soy ningún genio de la inversión, ni mucho menos, pero simplemente pienso que la herramienta más valiosa que puede tener cualquier persona es el sentido común y muchas veces, la estulticia se esconde en complicados ratios financieros, dejando a un lado cuestiones bastante más elementales, pero decisivas, a la hora de predecir el futuro desempeño de un grupo de personas que trabajan juntas, y que se conoce como empresa.

El debate de si repartir dividendos es bueno o malo, y que reinvertir de modo continuo en la empresa es la mejor opción, es tan viejo, como estéril. En teoría es correcto, pero en la práctica y en compañías de gran capitalización, pensar que se va a ser capaz de crecer con ROCEs del 20% a 10-20 años, me parece de una candidez inusitada. Me recuerda mucho a la famosa teoría del movimiento perpetuo.

Pensar que una compañía de un tamaño grande va a hacer una asignación de capital 100% eficiente, reinvirtiendo todos sus excesos de caja, es como el cuento de la lechera.

Tampoco estoy de acuerdo en que en el momento que una compañía decide repartir dividendo, ha decidido que empieza a morir sea correcto. Hay muchas compañías en las que a principio de año cuando se realiza el plan estratégico, una de los objetivos que se marcan es que además de , cubrir las necesidades de capex de la empresa, se debe obtener una parte del resultado para retribuir a sus accionistas. Esto es un incentivo para la dirección (entendiendo directivas competentes y honradas), y para los accionistas, que ven premiada su participación en la compañía sin tener necesidad de trabajar en la misma.

Imaginemos una tercera generación, que no se ve capaz de gestionar, y se cuestiona sobre poner a un CEO externo para que gestione. ¿Qué preferirían? ¿Que estos señores sin ganas, ni conocimiento (pero que tienen que comer), estuviesen en la alta dirección (lo cual tampoco es gratis precisamente)? ¿O que una directiva competente fuese capaz de generar suficientes resultados como para que esos accionistas puedan mantener la compañía y vivir de la misma sin intervenir (y degradar) la empresa?

Como ven, a veces los dividendos tienen una razón de ser, y pueden ser realmente positivos, manteniendo a generaciones incompetentes alejadas de la gestión y del hundimiento de negocios familiares.

Por supuesto, no voy a entrar en lo absurdo que sería, si esa misma empresa entrara en un momento complicado y no hubiese suficiente para invertir en lo necesario. Aquí lo correcto es cortar por lo sano, y primero mantener vivo al bicho, y después las gambas.

Tampoco es lógico invertir en small o micro caps y esperar que repartan dividendos. Cada cosa tiene su momento y su lugar.

Yo mismo en mi cartera, tengo compañías que reparten, y compañías que no. El dividendo nunca puede ser la única razón por la que se invierta en una empresa. De Telefónicas creo que es obvio que no hablamos aquí. De Altrias, Coca Colas,Microsofts, Brookfields etc… si.

Personalmente, me choca cuando a veces se lleva a los altares a gente como Bruce Flatt, de $BAM, que francamente son grandes asignadores de capital, y no se ve que ellos mismos tienen como objetivo la retribución al accionista, tanto con recompras como con distribuciones.

Hasta aquí la parte empresarial, en la que si no me he explicado demasiado mal, trato de decir que no hay blancos ni negros, y que por fortuna o por desgracia nos movemos en un continuo mar de grises, que además, tiene la extraña manía de cambiar.

Vayamos ahora a la parte personal.

Una persona que tiene una cartera pequeña, es muy probable que prefiera ir a compañías de crecimiento. Yo a nivel personal no creo que sea lo mejor, pues lo pequeño, con tiempo y constancia se puede convertir en grande, pero amigos a los que tengo en alta estima, lo ven asi, y dado que ellos son más inteligentes que yo, es casi seguro que tendrán razón.

Ahora bien, cuando ya llevas unos años invirtiendo y has podido ahorrar una columna de activos interesante, es donde creo que este tipo de compañías tienen una mejor razón de ser.

No se quien decía, que las habilidades necesarias para hacerse rico eran diferentes a las necesarias para mantenerse rico. Y con esto lo veo más o menos así.

Cuando ya tienes una cartera grande, que en un momento determinado te puede permitir pagar tus facturas con los ingresos pasivos de la misma, los dividendos generan una paz mental muy a tener en cuenta.

En el fantástico rato que estuvimos hablando con @alfaQalfa, hizo una de las mejores definiciones que he visto del tema. “Los dividendos te dan un grado de libertad más”, y te permiten decidir si quieres seguir trabajando, o no.

Si, pero son ineficientes fiscalmente. Cierto, es el precio que hay que pagar. En esta vida todo tiene un precio. También está fenomenal invertir en small caps cuando todo va hacia arriba, y debes asumir que cuando vengan mal dadas, el leñazo que se va a llevar tu cartera se va a oir hasta en Laponia. No es nada personal, no es que seas mal inversor, es que el activo subyacente es mucho más volátil, y eso unido a que el dinero es cobarde, cuando las cosas van mal, los primeros en pasarlo mal son los pequeños. Es algo obvio, por otra parte.

Lo que quiero decir, es que nos gusta ver lo malo que es estar pagando ese peaje, pero no tenemos en cuenta los efectos beneficiosos que puede tener , aunque solo sea a nivel psicológico, seguir teniendo ingresos, muy probablemente menores, pero ingresos, en entornos recesivos.

Este punto me recuerda al debate de lo malo que es pagar muchos impuestos cuando tienes ingresos altos. Es mucho más eficiente pagar pocos con salarios pequeños, pero si me dan a elegir, pago a gusto el precio de pagar Irpfs abusivos y confiscatorios, con tal de tener unos ingresos altos.

Querer maximizar y ganar siempre, además de imposible, es una fuente de frustración brutal.

Por otra parte, si uno busca tener el grueso de su cartera en grandes compañías estadounidenses, pues acabará le guste o no, invirtiendo en compañías que repartan dividendos. También puedes invertir en BRK, que al fin y al cabo está hecha de compañías, muchas de las cuales reparten dividendo. Como decía Henry Ford, puede elegir el color de coche que quiera, siempre que sea negro. De una forma u otra, acabas comprando compañías que reparten.

Por último, podríamos entrar en la comparativa de quien paga más impuesto, si el inversor particular que tributa por los divis y pocas ventas, o el inversor que invierte en un fondo y paga , sabiéndolo o no, las múltiples comisiones que se mueven por ese fantástico entramado llamado fondo de inversión. Pero eso ya lo dejamos para otro día, que por hoy ya hemos generado suficiente polémica.

Quiero repetir, que todo esto son sólo mis pensamientos, y que pueden estar perfectamente equivocados. Este es el camino que yo he elegido, y respeto profundamente el que quieran recorrer ustedes. Como suelo decir siempre, no se tomen estas cosas muy a pecho, pues al fin y al cabo…es sólo dinero.


#2

Bravo, bravo y bravo. Una exposición clara, pautada, completa y cerrada.
Gracias por la mención amigo.
Podría cambiar el pie de página y firmar esta excelsa exposición si fuese capaz de redactar de una forma tan brillante.


#3

Pues qué quiere que le diga, no puedo estar más de acuerdo con la posición que sostiene en este artículo.

Señala acertadamente que “tratar de entender a Buffett, o a Munger, o hablar de asignación de capital eficiente, sin haberse enfrentado a situaciones empresariales reales, es como el joven que ha leído multitud de libros de sexo, pero no ha…ya me entienden.”. Exacto, es fácil hablar de lo que supuestamente hacen estos señores y otra cosa es la realidad. Y la realidad es que, cuando se alcanza un volumen elevado, eso de reinvertir todo el capital con semejante RoCE a mí también se me antoja cuanto menos muy complicado. Tan complicado, que ya hemos podido comprobar a lo largo del tiempo como un número no despreciable de empresas lo que hace es invertir su exceso de capital adquiriendo otras empresas que han resultado inversiones muy poco rentables o directamente ruinosas. Vamos, crecer por crecer. Así que no es mala práctica que la empresa se dedique a hacer bien lo que sabe y el exceso de capital se entregue al accionista y sea él quien decida a qué dedicar dicha retribución.

Respecto a la ineficiencia fiscal de los dividendos, debo señalar que una persona que viva exclusivamente de su cartera de inversiones abonará los impuestos que le corresponda por la percepción de dichos dividendos, pero de la misma manera que pagará por los beneficios derivados del incremento de patrimonio correspondiente si vende un porcentaje de su cartera todos los años. Si la empresa paga dividendo, las acciones tenderán a subir en menor cuantía, de tal forma que pagará más impuestos vía dividendo y menos impuestos vía incremento de patrimonio, pero al final, es lo mismo o por lo menos, muy parecido.

Y para teminar, otra utilidad fundamental del dividendo; Un dividendo razonable y sostenible abonado por una empresa es para mí una “prueba del algodón” de que aquéllo que aparece en los papeles y se publica en las presentaciones de las empresas es de verdad. Cuando uno tiene que abonar unas cuantas decenas o miles de millones de euros en dividendos no puede inventarse contablemente beneficios. El dinero hay que sacarlo de la caja de verdad y entregarlo y, o el dinero está, o se aumenta la deuda.


#4

Los autores de un estudio sobre conducta agresiva al volante indicaron que el anonimato era un factor muy importante en este tipo de comportamientos


Para aquellos (con problemas de insomnio) les dejo un link de Mauboussin sobre la asignación de capital:

Creo que, como se refleja en el artículo de @jvas , hay que ver la asignación del capital desde un prima holístico.

P.D. En países como EE.UU. parece que existen fórmulas como las cuentas 401 (k) que son más “amigables” desde el punto de vista fiscal con la inversión DGI que lo que ocurre en España.


#5

Excelente exposición Jose :ok_hand:

Yo personalmente me pongo de lado en este debate que existe respecto al reparto de dividendos, por un lado me parece absurdo criticar los dividendos y por otro si yo tuviese una empresa esta no repartiría dividendos nunca.

Las críticas a las empresas repartidoras de dividendos se dividen en dos:

  • Por un lado están los que dicen que es mejor invertir en una empresa que pueda crecer, reinvertir los beneficios y de una forma eficiente dar mayor rentabilidad. Efectivamente esto parece una quimera y para conseguirlo hay que ir a negocios que no estén maduros o a empresas con pequeña cuota de mercado que crecen a costa de ganar cuota a la competencia cosa que no se puede hacer eternamente. Aquí es donde se centra su argumentación en la que tiene toda la razón, no se puede invertir en un negocio estable, sólido y que pueda a la vez seguir creciendo exponencialmente.

  • Por otro lado está el tema fiscal. Si yo fuese ministro de Hacienda de cualquier país estaría encantado de que las empresas de mi país repartiesen dividendos e intentaría prohibir, limitar o desincentivar la recompra de acciones. Si lo consigo los inversores tendrian que pasar por caja cada vez que la empresa obtiene beneficios no reinvertibles y además lo tendrían que hacer en mi país y no en el suyo (esto es más importante en inversión colectiva que individual). Pues bien, si poniéndome en el lugar del ministro de Hacienda los dividendos son tan buenos… Como inverso tienen que ser malos. Si lo que la empresa hace es recomprar acciones de forma indiscriminada cada inversor podria componer su patrimonio, reinvertirlo de una forma eficiente o bien vender unas pocas acciones creándose su dividendo y manteniendo el mismo porcentaje de propiedad de la compañía después de la venta que si la empresa hubiese pagado dividendo.

Por lo tanto mi crítica no es hacía invertir en empresas grandes que no puedan crecer sino a que existiendo el fantástico mecanismo de la recompra de acciones algunas empresas decidan indiscriminadamente por el mecanismo poco eficiente que es el dividendo.


#6

Para mi esto es un básico, yo entiendo el objetivo de una empresa es generación de beneficios recurrentes, en una etapa de madurez del negocio y cubiertos objetivos básicos de inversión desde mi punto de vista los intereses de los accionistas se tiene que compaginar con los de crecimiento de la empresa y ajustar el payout conforme al momento que el negocio requiere.

El argumento de los impuestos me parece argumentar por argumentar, ya que si por impuestos fuera no compraríamos ni medicinas, ni comida, ni ropa, todo lleva impuestos en esta vida, igual alguien dice que no quiere cobrar el salario porque lleva impuestos, pues en este caso igual.

Esto es más corriente de lo que parece hay consejos de administración que en cuanto “les sobra” lo dedican a crecimiento inorgánico sin ni siquiera pensar en cómo va a funcionar, al final muchas veces no sólo se pierde lo invertido sino que se compran negocios que acaban costando dinero, luego lo arreglan con desinversiones ‘no estratégicas’ pues si no eran estratégicas ¿para qué se hicieron?

A mi los dividendos me parecen fundamentales en el largo plazo, de tal forma que se pueden reinvertir en las empresas que los dan o en otras de la cartera mas optimas para la inversión en ese momento.

Sobre este tema hay otro argumento que se suele poner encima de la mesa, incluso ‘expertos’ dicen que los dividendos son un engaño porque te dan lo que ya es tuyo ya que se descuenta del precio de la acción ¿? Nunca he entendido esto, te dan lo que es tuyo vale, es tu parte del beneficio, pero la empresa no descuenta nada del precio de la acción entre otras cosas porque la empresa nada tiene que ver en el precio de la acción, el que lo descuenta es el mercado, si es que lo hace claro que el mercado tiene sus manías e igual lo recupera en unas horas. Para ver esto más claro, no se produce hecho contable alguno, es un hecho de mercado compra y venta del activo el que fija el precio, igual que cualquier día que ‘no descuenta’ dividendo al bajar o subir ni te dan ni te quitan nada que sea tuyo.


#7

El gran problema de la recompra de acciones, o su ineficiencia intrínseca, es que haces depender a tus accionistas de lo que haga el Señor Mercado. Tanto la empresa a la hora de ejecutar esas recompras de acciones, como a la hora de que un accionista venda parte de sus acciones para generarse ese dividendo artificial. Y además, estás fomentando una cultura en la que tus accionistas tienen que dedicarse a vender patrimonio de la empresa para poder pagar sus facturas.

Los dividendos proporcionan independencia de lo que haga el Señor Mercado. Esto para mi es fundamental. Tu flujo de dinero depende del flujo de dinero de tus empresas y no de los designios de un maníaco depresivo.

Y a su vez, recompensan al accionista fiel y que cree en la labor de una empresa, no a los que venden las acciones de la misma.

Josh Peters en “The Ultimate Dividend Playbook” sobre la independencia del Señor Mercado:

Dividends allow the investor to harvest cash returns that are fully and completely independent of market prices. It isn’t Mr. Market who pays dividends; only the underlying corporations can do that, and they can do it very well indeed.

Y sobre la perversidad de las recompras de acciones para los accionistas fieles a una empresa:

But these additional payouts aren’t going into my pocket; the cash actually goes to UPS shareholders who are selling their shares back to the company. In other words, the cash goes into the pockets of the least loyal, least confident, and least dividend-oriented shareholders of the firm.


#8

Muy de acuerdo con su punto de vista.


#9

Este es un tema al que le doy no pocas vueltas por lo mucho que se repite y he llegado a la conclusión de que es un mito urbano.

¿Cuándo es mayor la eficiencia de la recompra cuando la acción está cara o cuando está barata?

Para el que tiene la intención de reinvertir en la misma empresa le da igual el precio ya que si tiene pensado gastarse el dinero en esa empresa es el principal beneficiado de la recompra, mejor que sea la empresa la que compre las acciones a que me pague, tribute y compre acciones pero menos. Aplaza impuestos.

La duda entonces es qué le interesa a quien quiere crearse una renta. Vender unas pocas participaciones imitando a un dividendo. En ese caso si las acciones están caras para él perfecto porque sacará mucho dinero por la venta. Y en caso de que las acciones estén batatas quien quiera hacerse una renta sacará poco dinero por la venta, pero ¿no es precisamente cuando las acciones están baratas cuando más interesa que se haga la recompra? Nadie debería protestar porque se haga recompra en esas circunstancias.

Así que tenemos contentos tanto a los que quieren reinvertir y a los que venden participaciones pensando que está cara, y la circunstancia que nos queda es los que venden participaciones aún pensando que está barata.

En cambio cuando se paga un dividendo quienes quieran reinvertir en la empresa estarán tristes (o deberían, es poco eficiente cobrar dividendo para reinvertir). Quienes lo cobran pensando que la empresa está cara en principio son los más contentos (porque se supone que en esa circunstancia no se debe recomprar) aunque recordemos que esos también estaban contentos vendiendo unas pocas participaciones caras para crearse su dividendo, y por último los que cobran el dividendo pensando que la acción está barata que es precisamente cuando más interesa la recompra.

Sobre esto también opino distinto. Si tú vendes acciones de una empresa que a su vez está recomprando acciones y lo haces en igual medida no estás vendiendo patrimonio.

Si una empresa tiene 100 acciones y tú tienes 10, la empresa recompra 10 acciones y tú vendes una para crearte un dividendo al principio tendrías el 10% de las acciones y al final también (9 de 90). Tienes el mismo patrimonio que al principio, si la empresa vende zapatos y tú tiene 10 zapaterías a ti te corresponde una igual que al principio.

En realidad el efecto que se produce es el mismo que con el cobro de dividendo pero permitiendo que quien quiera lo reinvierta en la compañía con mucha eficiencia fiscal.

Los accionistas más fieles a la empresa son sin duda los máximos beneficiados de la recompra, y el resto no salen perjudicados como ya he explicado.


#10

Estoy totalmente de acuerdo con su argumento. Cada recompra de acciones de una empresa de mi cartera la veo como un éxito. También me vale el scrip amortizado de Iberdrola, produce los mismos efectos (en vez de reducir el número de acciones de la empresa aumenta mi número de acciones sobre el mismo total sin pasar por Hacienda).
Ahora bien, estoy seguro que si las recompras de acciones se popularizasen y suplieran al dividendo saldría un nuevo impuesto (o una modificación de IRPF o sociedades) que las hiciera fiscalmente neutras al dividendo.
Así que virgencita virgencita que me quede como estoy.


#11

Excelente como siempre sus reflexiones @jvas.

Recomiendo como complemente el capítulo de Acciones Ordinarias, Beneficios Extraordinarios de Fisher, dedicado a los dividendos. Alguien que siendo el paradigma del inversor que busca crecimiento y no rentas, no por esto descartaba de entrada a ninguna empresa por el hecho de pagar dividendo.

El tema de la eficiencia fiscal es un aspecto a valorar pero centrarse en exceso en ello, nos hace perder perspectiva. Aquí lo que hay que priorizar es la buena salud de la empresa y que pague más o menos dividendo, debería ser un punto añadido a valorar no el único.

Sobre las rentas pueden ser buenas en la medida que se enfocan en una visión de largo plazo. Si se hace con una visión de corto plazo y se tiran crecimientos o tasas de dividendos de dudosa sostenibilidad ya sea por excesivas o por degradación del negocio, se convierte en otra forma de autoengaño.


#12

Buen texto y el eterno debate dividendo si, dividendo no.
Yo personalmente prefiero la reinversión por parte de Ceos capaces de conseguir mayor rentabilidad que mi tasa de corte 10%.
No estoy en contra per se, de hecho en mi cartera hay valores que destinan 50-60% al dividendo.
Pero donde haya un buen asignador o una empresa que pueda asignar capital a buenos Roics( preferiblemente via crecimiento orgánico) que se quite el dividendo.
Yo también he sido un inversor de crecimiento de dividendos, y en parte sigo siendolo, pero mi trabajo es encontrar Ceos que son capaces de asignar capital mejor que yo y el suyo hacerlo.
Quizás el tema de la situación personal también se tiene que tener en cuenta y hay gente que prefiere rentas periódicas, y más o menos estables, y otras que prefieren la composición y todo la potencia que da el interés compuesto.
Si el plazo es largo y eres capaz de encontrar algun compounder, aunque no sea con mucha exposición,la diferencia a largo plazo puede ser abismal.
No soy un hater del dividendo, hay valores que lo han hecho muy bien, pero prefiero encontrar buenos asignadores y yo encontrarles a ellos para que asignen mi capital mejor que yo.


#13

Si en algo se ha convertido Twitter es en una fuente tremenda de ruido. Basta ver el formato como para darse cuenta que no es la plataforma adecuada para hacer debates con un mínimo de seriedad y posibilidad de desarrollar argumentación a fondo y de un intercambio efectivo de opiniones, aunque hay quien lo intenta.

Aunque generalizar es malo, me gustaría bastante poco ver a personas que se dedicasen a gestionar mi dinero, enzarzándose excesivamente en luchas estériles en twitter.
Vamos lo veo como si el CEO de una empresa se dedicase a salir en los programas del corazón de la tele.


#14

No, no, y mil veces no. Creo que el que piensa esto se engaña a sí mismo. La opinión, la verdad subjetiva sigue estando dentro de cada uno, sólo que el hecho de aporrear un teclado requiere menos valor que el de decirlo a la cara. Es una mera cuestión de convenciones culturales.

Discrepar simplemente de la inversión en dividendos es estúpido. Pero también lo es estar de acuerdo simplemente.

Pero no creo que sea esto de lo que estamos hablando ¿no? Yo creo que esto lo entiende todo el mundo. El quid de la cuestión es si vale la pena irse a la empresa supuestamente sólida que paga dividendos confiando en una supuesta estabilidad o vale la pena asumir que esa incertidumbre está en todas partes y no considerar el dividendo como un factor decisorio.

Para mi esto es un ejemplo de mala gestión. Las empresas están para ganar dinero, no para retribuir a los accionistas. Si las empresas ganan dinero, todo lo demás vendrá rodado (y ojo que no estoy condonando prácticas poco éticas)

Dicotomía incompleta, hay más opciones.

Ditto, esta no es una razón válida para comprar una empresa.

Recuerde que hay refranes siempre en los dos sentidos.

Yo no entiendo por qué. Lo que da paz mental es ver como una empresa sigue creciendo, innovando, invirtiendo y ganando más dinero. Que se lo pregunten a los que invirtieron en Google o Amazon (yo tb se hacer cherry picking :slight_smile: )

Tampoco es cierto, porque uno puede vender, cuando quiera, la cantidad que necesite, y no decide nadie por él en este punto.

Bueno, no creo que la palabra sea “ineficiencia”. Es simplemente, que es tu dinero que desaparece sólo por ser declarado como dividendo. ¿Le pongo un ejemplo extremo?

El tema es que no son estas las únicas opciones. El hecho de enmarcarlo de esta manera constituye una falacia.

Lo que creo que también es irrelevante para la discusión. O al menos para la discusión que creo yo que es importante.

Como bien dice Vd. es otra discusión, pero no hace que cobrar dividendos sea mejor.

Suscribo lo dicho sobre mi mismo. Pero en cierto modo y como conclusión, elegir la empresa que paga un dividendo estable, sí que es un poco querer quedarse ahí. Dicho esto entiendo perfectamente el hacerlo si la empresa es la que nos convence, siendo para mi el dividendo prácticamente irrelevante.


#15

No puede ser genérica la mala gestión a toda empresa que reparte dividendos ni al contrario, la generalización no vale aquí, hay múltiples modelos de empresas y no todas se ajustan al mismo patrón para su gestión. En principio las empresas están para ganar dinero esto es un asunto claro y la retribución al accionista puede ser importante o no. Imaginemos una empresa no cotizada y sus propietarios no tienen la facilidad de vender parcipaciones en un mercado como cualquier cotizada, ¿de qué comen estos señores? ¿cómo se compran una casa o un coche? Pues repartiendo los beneficios de la empresa para eso tiene una empresa para vivir de ella, pues igual de propietarios son los accionistas de una cotizada e igual derecho tienen a sus beneficios.

Por otro lado, tenemos que el modelo de negocio de la empresa pueda seguir creciendo de forma sana o no, esto dependerá del ciclo quizá interese crecimiento orgánico o no, quizá intereses crecimiento inorgánico o no, pero no siempre va a interesar y alguna vez se quedará el dinero en la caja o al menos así debería ser atendiendo a las circunstancias, y el dinero en un balance hay que tener el justo ni más ni menos, entonces si tienes de más y no buscas crecimiento has de pensar en el dueño, en el accionista y repartir dividendo o recomprar acciones.

El modelo de retribución al accionista de IBE es perfecto, debería extenderse a más empresas, no obstante se puede criticar a IBE no hacer una reducción del payout y la deuda para no llevar tanta carga de intereses por financiación. Lo que pasa es que este tipo de empresas tienen competencia las unas con las otras en rentabilidad por dividendo que lo que suele buscar cierto tipo de inversores.

Yo creo que es todo lo contrario y es el inversor de largo plazo el que se ve beneficiado de esta práctica pues cada recompra y amortización de acciones mejora porcentualmente la participación en la empresa del accionista que no vende, por lo tanto a la hora de repartir beneficios futuros tocará a más.

Independientemente del precio cuando las perspectivas de la empresa son buenas, no debemos dejar de ver que la recompra de acciones propias es una inversión en uno mismo y siempre uno mismo sabe cuando las cosas le van a ir bien o si quiere mejor… Solemos entender el crecimiento inorgánico como la empresa A compra la empresa B, pues la recompra de acciones propias es la empresa A compra la empresa A y lo hace porque sabe y confía en que la empresa A va a funcionar bien al precio que la está comprando, obviamente pensando que el estratega que decide la recompra tiene una expectativa muy buena de la empresa A y sabe lo que hace.


#16

Entiendo de esto y de lo de Marcos Luque, que si el Estado no metiera su cuchara los dividendos serían la opción razonable bajo determinados supuestos (empresa establecida que encuentra mejor recompensar a sus accionistas que nuevas ideas de inversión rentables).
Y que, de hecho, no haría falta autocompra de qcciones si no fueran lo mismo a nivel fiscal.


#17

Muchas gracias por su aportación. Nothing to add, estoy totalmente de acuerdo con lo que dice y admiro lo bien que lo dice


#18

¿Los dividendos serían igual de criticados si no tributaran?.

Trabajar es fiscalmente ineficiente.

Alquilar una propiedad es fiscalmente ineficiente.

Comprar champú es fiscalmente ineficiente.

Vivir es fiscalmente ineficiente.

Si los dividendos son buenos o malos, debería responderlo cada inversor en función de sus objetivos.
Por ejemplo, rentas o crecimiento.

Que por las rentas hoy en día haya que tributar, no quiere decir que en un momento dado no pueda ocurrir lo mismo con el crecimiento.

Son variables que no podemos controlar, por lo que nuestros argumentos tienen que ser lo suficientemente sólidos en función de nuestros objetivos, y no en función de como se pagarían más o menos impuestos (a día de hoy).


#19

Igual todo este debate se ha circunscrito a la inversión en empresas cotizadas, olvidando, seguramente porque no es el objeto de nuestro perfil inversor, que existen pequeños accionistas de empresas no cotizadas que no tienen remuneración por rentas del trabajo en las mismas y que no les resultaría fácil vender su participación en mercado secundario.

Supongonganos que la empresa tiene crecimiento en sus ventas y genera FCF suficiente para acometer acciones de asignación de capital varias. ¿ Qué le parecería como pequeño accionista la opción de no repartir una parte de los beneficios que se generan?

Al final los planteamientos generales hay que ponerlos en situación específica para poder entender que es difícil que siempre exista una solución universal para todos.


#20

Claramente no estoy transmitiendo mi idea. Yendo al germen, lo que quiero decir es que hay un círculo vicioso entre ahorradores que anteponen el dividendo a cualquier otra cosa y empresas que se someten a esos ahorradores. No lo digo en plan general, me refiero a que hay bastantes casos. Yo no creo en kings ni aristocrats sin mirar más.