Las costuras del automóvil

#1

Mucho se ha escrito en las ultimas semanas sobre el golpeado sector del automóvil. Podría decirse que hemos pasado de momentos en los que muchos de los gestores patrios lo amaban, comprando OE´s y Tier1 etc… a teóricos precios de derribo, a leer a algunos gestores (incluso a algunos buenos amigos),describiéndolo en las últimas semanas como "trampas de valor".

Yo no se si serán o no trampas de valor, pues seguramente hay empresas dentro del sector que lo sean, pero personalmente creo que en un sector como este, meter a todos en el mismo saco, me pone los pelos como escarpias.
No se si los gestores estarán o no en lo cierto, pero como esto va de pensar, y yo tengo mi opinión propia, errado o no, ahí van mis cincuenta céntimos automotrices.

En primer lugar, quisiera decir, que si uno lee los informes de las grandes consultoras (yo también los leo), pues realmente ves, que su descripción es la que comentan los gestores, y es bastante lógico, pues entiendo que la única forma de acercarse al sector, es básicamente leer esos informes (no me los imagino visitando las fábricas y conociendo el detalle cada sector, pues sería del todo imposible), pero esto provoca un fenómeno curioso para mi, que yo llamaría el de los “cardúmenes opinantes”, que son grupos de inversores, que se retroalimentan y que siguen una determinada línea de pensamiento repetida básicamente en los informes, que en muchos casos (para mi) , poco o nada tiene que ver con la realidad.

Siempre he sido un firme defensor, de que lo mejor que puede hacer una persona, es manejar pocos “palos”, de modo que se haga bastante eficiente en los mismos, por ello me desconcierta profundamente, cuando oigo algunas afirmaciones con gran solemnidad, pero bueno, eso ya es deformación profesional, y como soy una persona bastante limitada, créanme que mucho más de lo que pueda aparentar, pues es fácil que el equivocado sea el que escribe.

Hace unos meses, cuando me preguntaban sobre que comprar, recomendaba prudencia, pues los volúmenes estaban bajando. Yo creo que estaba claro que algo se estaba cociendo en auto, y que si bien, no era mal momento para iniciar posiciones para aquellos que compran con mentalidad de empresarios (mentalidad de verdad, no aparente), era bastante probable que meses después la situación se agravara. Digamos, que uno juega con ventaja, porque sabes (o intuyes) a través de los medios de producción que compran los Tier1, por donde nos va a lucir el pelo unos meses más adelante.

Por resumir la introducción. Si uno compra con mentalidad de empresario y ha vendido en las últimas semanas, algo falla, y para ti, en efecto has comprado una trampa de valor. Una trampa que te has hecho a ti mismo, vendiendo barato y (quizá) volviendo a comprar caro, cuando las nubes desaparezcan.

Me parece bastante correcto que uno no quiera comprar auto, porque piense que es un sector terriblemente cíclico, porque los márgenes son enanos y al menor viento de cara se ponen rojos, o porque le tenga manía a Henry Ford y a la revolución industrial. Lo que me parece absurdo es vender compañías buenas, “esperando a que escampe”, “por prudencia”. Esto es muy lícito para hacer market timing, pero si uno se considera inversor-empresario y conoce bien las compañías, los momentos de compra son (o se acercan), ahora.

Primera parte. ¿Qué demonios está pasando en el sector?

Hay una grandísima cantidad de opiniones, informaciones, desinformaciones etc… pero realmente, nadie sabe lo que está sucediendo, y todos especulamos. Algunos por intentar arañar rentabilidad a compras/ventas, y otros porque tenemos “piel en juego”, y básicamente comemos de esa máquina maravillosamente querida y odiada, llamada automóvil.

Durante los últimos años, el crecimiento en auto ha sido realmente fuerte. Era bastante común, desarrollar un proyecto para una plataforma determinada, y que se duplicasen los medios de producción semanas después del lanzamiento, para poder cubrir la demanda. Está claro que la alegría va por barrios, y si el modelo en cuestión no entraba por el ojo del consumidor, pues poco había que hacer, pero si el modelo se vendía con alegría, estábamos ante una situación habitual.

Se habla mucho del coche eléctrico, del coche autónomo, de China, de la posible recesión, del cambio en los hábitos de los millenials, y un sinfín de factores, que probablemente desemboque en un “entre todos la mataron, y ella sola se murió”, pero que tienen un impacto muy diferente, y muchos de ellos, son sólo, ahora mismo, simple y llanamente….ruido.

Bajemos un poco el microscopio, para ver que se cocina por el mundo…

2018 ,España y Francia, fenomenal. Alemania, tarjeta amarilla.

En 2018 se pudo ver, que la rentabilidad de plantas españolas y francesas, fue bastante positiva, siendo lastrados en cómputo global, por unos resultados bastante flojos de nuestros colegas germanos, entre otros.

Del abatimiento por márgenes que viran al sur, se ha pasado a una profunda melancolía, que impregna las conversaciones con los grandes jefes bávaros, y en mi opinión, dos palabras son el cocktail que ha provocado el maremoto germano:

  • Sobrecapacidad. Las plantas han aumentado fuertemente la capacidad fabril, basada fundamentalmente en una demanda que venía muy deprimida después de la crisis que comenzó en 2008-2009, y que en muchos países se revertió hace no demasiados años.

  • China. Menor demanda de la estimada, Trump y sus juegos de manos, etc… que han impactado y siguen impactando.

¿Y fuera de Alemania?

Durante los últimos años (en mayor medida), la industria europea ha pasado de estar centrada en Europa, a abrirse fuertemente a nivel global. Plantas en EEUU, México, Asia, Marruecos, Turquia, alguas de ellas con una nivel técnico bajo, que ha hecho un infierno producir con calidad en esos países…

En resumidas cuentas, se ha quemado capex como si no hubiera un mañana, y se ha aumentado la capacidad manufacturera. Pero claro, abrir plantas está muy bien, pero en una industria con tanto conocimiento necesario, a muchas de ellas les cuesta arrancar y por tanto, la rentabilidad se reduce.

En otros casos, el aumento de los costes tras algunos años de bonanza, que se ve incluso en la movilidad de los profesionales, ha impactado también en cierto modo.

La elongación del muelle

Como comentábamos en el punto anterior, el sector que venía de ser fuertemente golpeado, comprimió durante años la demanda. Solo hay que ver , para cualquiera que tenga interés, lo rápido que han avanzado durante los últimos años las letras de las matrículas de los coches, comparados con lo lento que avanzaron los años de crisis. Ya saben, en detalles sencillos se resume bastante información.

¿Si me compro un coche diesel, no podré venderlo y tampoco entrar en el centro de mi ciudad?

No se si a ustedes les ha pasado, pero tras los desafortunados ,anuncios políticos de la guerra a los motores de combustión, mucha gente está desconcertada y no sabe que vehículo comprar.

  • Si uno se compra un motor de combustión ¿podrá venderlo dentro de diez años? ¿estarán prohibidos? ¿podré entrar en los centros de las ciudades (que poca gente entra, pero vaya)?
  • Si uno compra un coche eléctrico. ¿Va a poder recargarlo cuando se vaya a visitar a sus tios al pueblo? ¿Tengo suficiente dinero para comprar ese coche, sabiendo que probablemente me hará falta otro de combustión? ¿Los coches eléctricos que hay ahora en el mercado son fiables 100% o están todavía en un estado “de lanzamiento”?

Estas y otras dudas hacen que , de nuevo, la demanda se vuelva a comprimir y muchos compradores, quieran esperar que de nuevo, se vayan las nubes para volver a comprar.

Las multas a los fabricantes

Para acabar de añadir incertidumbre, los constructores están o han provisionado unos cuantos miles para cuando reciban las multas que saben que les van a poner.

¿Y los cochecitos autónomos?

Pues en mi opinión, lo del coche autónomo y tal, es puramente ruido. Básicamente porque la mayor parte de sistemas está en pañales, y todavía no se ha acometido una regulación seria para los mismos. Hoy en día, gracias a Dios, se han mejorado mucho los sistemas de asistencia a la conducción, que podríamos calificar como “semi-autónomos”, pero por mucho que haya fervores defensores del autopilot de Tesla y demás, no me verán a mi y a mis descendientes circular con eso por las carreteras hasta que no esté bien testado. No tengo ningún interés en visitar a San Pedro antes de tiempo, así que los primeros fiambres, que los ponga otro.

Los cambios en los millenials, que ya no quieren coches.

Venimos de una época en la que en todas las familias llegaron a tener casi un coche por cada persona, lo cual no es lo más eficiente ni lo más ecológico, pero tampoco creo que vayamos a pasar todos a no tener coches directamente.

En mi opinión, un sector totalmente dependiente de los volúmenes, adaptará los precios a la demanda. La producción Lean, con menores lotes, y cambios rápidos tipo SMED, harán que de nuevo, la industria se adapte de nuevo a menores volúmenes.

Por si no lo saben, una bonita costumbre del auto es firmar contratos que disminuyen el precio cada año un 2%-3%, que el proveedor debe paliar automatizando y mejorando los procesos de fabricación.

Si hay un sector acostumbrado al cambio inminente y a vivir en crisis perpetuas, sin duda es este.

Dicho todo esto…¿Cuál es mi predicción?

Mi predicción es que la “demanda embalsada” antes o después volverá a fluir. ¿Cuándo?..pues no tengo ni idea. En mis predicciones internas he calculado que probablemente para 2020 las cosas se verán distintas, pero a día de hoy, mi visibilidad es bastante baja, así que lo que diga tiene la misma fiabilidad que una escopeta de feria.

La vida de las plataformas suele ser de unos cuatro años, y a los dos se suelen introducir re-stylings, así que la posible “sobrecapacidad” se irá autoregulando con los nuevos modelos que reducirán algo (no mucho, porque los fabricantes saben que la demanda volverá), y como todo ecosistema que se precie, volverá al equilibrio.

Respecto a la electrificación, creo que los híbridos enchufables, sean los ganadores de los siguientes años, por combinar lo mejor de dos mundos.

Y esto es más o menos lo que yo pienso. Si a ustedes les gusta el auto, ahora es cuando deben empezar a mirar bien con cariño. Sin prisas, y sabiendo bien, que lo importante es buscar compañías excelentes, de calidad. O también pueden vender ahora cuando todo el mundo está pesimista, y volver a comprar cuando todo suba, pues todo el mundo sabe que comprar caro y vender barato es lo que todo buen inversor en valor debe hacer…¿o era al revés?. :wink:

59 me gusta
#2

Excelente reflexión. Gracias por compartirla @jvas. Se nota que está dentro de su círculo de competencia. Algún día haré yo una sobre SIKA, aunque no sé si tendrá la misma calidad.
Personalmente, estoy posicionado en Daimler y Renault. Ya llevo unos años con la alemana, y la verdad es que reparte pingües dividendos. No obstante, voy a cambiar esto, pues dentro del sector tengo claro que la que vale es Ferrari, si bien, no estoy 100% seguro que sea una pura automotriz.

3 me gusta
#3

Tendrá más calidad, @emgocor . Lo mio es un tochete infumable, pero me apetecía plasmar algunas ideas propias :wink:

¿Se anima con Sika? A mi personalmente me gustaría mucho leer su crónica.

2 me gusta
#4

Deme tiempo para finalizar mi batalla con el Fisco. Este año está siendo especialmente ardua, y eso que aún no me he metido con la Doble Imposición…

2 me gusta
#5

Lo que más me gusta de su texto es el guiño lynchiano de las matrículas. Yo, seguramente muy equivocado, voy bastante a contracorriente y dejo para los demás la ardua tarea de dedicar horas y horas a leer tesis o bucearse en números sacando cuantos más ratios mejor.

Hace tiempo que decidí guiarme por mi instinto y mis sensaciones y cada vez menos por informes o números. Soy de los convencidos de que es imposible predecir el desempeño de una empresa u otra en función de un análisis basado sólo en números.

Yo en los últimos tiempos he entrado en BMW, Daimler y Renault. Mi tesis??? Miro de donde han caido y el supuesto porque y no entiendo tal castigo más allá que es el sino de las clásicas: jugar al acordeón. También mi cuñado se ha cambiado de coche, dos de mis trabajadores y en el párking de casa unos cuantos más desde Navidades hasta aquí.

El coche eléctrico??? Ya veremos. Si la mitad del mundo no tiene ni calzadas en condiciones como para pensar que en 4 días van a electrificar todas las autopistas de occidente. Es que el mundo avanza muy deprisa me cuentan. Bueno, el mundo irá muy deprisa pero el dinero para las obras públicas y el desarrollo de estas suele ir más lento. Del coche autónomo coincido. Que lo testen otros primero, pero lejos.

Coches ha habido, hay y habrá toda la vida. Que antes nos gustaban las berlinas y ahora los Suv forma parte de la moda. De hecho la mayoría de suvs son Qashqai pero con diferente logo. Hasta que se imponga otro tipo de modelo.

11 me gusta
#6

El problema, @JordiRP, es que muchas veces le damos mucho peso a lo que ponga en un informe de una gran consultora, o lo que diga Pepito, porque es conocido y muy poco, a sentarte tranquilamente en un parque a reflexionar sobre lo que ves en tu día a día.

Yo creo que menospreciar el análisis financiero es un error (no digo que usted lo haga), pues la técnica es tremendamente importante como en cualquier profesión que se precie. A mi no me gustaría que me operase un cirujano autodidacta, vaya. Pero creo que al menos, lo que veo en España, es que debe haber mucha comunicación en el gremio, y las tesis se comparten, aun cuando muchas de ellas digan unas cosas de poco sentido común (para mi).

Es complicado encontrar librepensadores con los que debatir. Quizá por eso, los inconformistas y/o amantes del pensamiento propio,entre los que usted se incluye, nos hemos juntado por estos lares :smiley:

4 me gusta
#7

Muy agudo. Entre los values pátrios ( que parece que se copien unos a otros) y sus ordas de seguidores en Twitter, hacen que las tesis de inversión vayan por modas y lo que ayer era la ganga del siglo, hoy es una trampa de valor :sweat_smile:

4 me gusta
#8

EMO, es más sencillo que una automovilística y su cadena de valor, que fabrica y vende 5 millones de coches de motor de combustión, pase a poner en la calle 1 millón de eléctricos que pasar de 100.000 unidades a 1 millón de unidades al año. Porque por poner en la calle estos vehículos no consiste solo en venderlos, fabricarlos, transportarlos y entregarlos, existe en paralelo una cantidad enorme de actividades secundarias que pueden suponer unos quebraderos de cabeza económicos y de imagen muy considerables.

Sin entrar a debatir lo que cada uno puede llegar a invertir en desarrollo de tecnologías, la integración vertical no es el maná que ahora se vende para ahorrar costes y aumentar eficiencia. Como bien ha indicado en su post, la especialización en procesos concretos puede suponer mayores beneficios a largo plazo, desplazando el coste inicial y mejorando la agilidad de una compañía.

Veo a cierto “gestor” que se denomina Value y experto en escuela austríaca que ha metido la cabeza hasta el fondo en el discurso de Tesla, pero que al mismo tiempo está ignorando uno de los principales conceptos de esta escuela, la utilidad. El usar un coche eléctrico implica ciertas limitaciones aún no superadas, que por lo tanto hacen que pierda valor frente a los de combustión aplicando este mismo concepto de utilidad.

Creo que el deseo de tener razón de algunos, el movimiento de manada y la autoconfirmación de las tesis va a traer desagradables consecuencias para los gestores e inversores que se han montado en esta ola de odio inversor a todo lo que “huela” a gasolina

13 me gusta
#9

Como diría un torero cuyo nombre empieza por J y el apellido de su mujer por C, en dos palabras “im presionante”.

Por cierto mi hija y su pareja encargarón un Volksawen T-rock a la carta configurado en Junio 2018 y lo que iba a llegar en enero de 2019 se pospone a Mayo 2019. Como un parto largo, lo digo por deformación prosfesional porque mi hija es matrona.

4 me gusta
#10

Totalmente de acuerdo con su frase. De hecho, la culpa es mía por mi manera de escribir puede inducir al error.
En la red y en este foro en particular uno intenta colaborar en lo que puede. Para mí es una obligación moral. Parto de la base que yo poco o nada puedo aportar a gente como usted y similares de este foro y por ello mi mensaje siempre intentar ir dirigido a aquellos que empiezan que para los que hemos estado en su lugar sabemos que en los comienzos uno va perdido no, lo siguiente.

No menosprecio la contabilidad, al contrario. Creo que hay que tener unas nociones básicas y aplicarlo con sentido común. Pero si alguien entra en un foro o blog a intentar hallar respuestas a las múltiples dudas que le asaltan y se encuentra normalmente, al margen del argot, una cantidad de información relacionada con ratios y más ratios, dando a entender que o bien tienes un MAB en finanzas o has tenido que trabajar de auditor en Deloitte para poder comprar una acción con un mínimo de criterio pues ahí me sale la vena quijotesca de ir a la contra.

La contabilidad es como cocinar por ejemplo. Todo es ponerse, pero no es necesario ganar un concurso de Masterchef para ir apañándote.
Cuando a veces me preguntan intento que apliquen la lógica. Vamos a ver, les digo, en toda esta lista de datos que son los números de una empresa que les interesa? Lo que gana la empresa, a que si? Pues eso sale al final. Y justo al lado la comparativa con otros años. Y así sucesivamente.

Como digo puede ser muy simplista, insuficiente y manifiestamente ineficiente pero al menos no asustamos al personal de buenas a primeras. Además que caray, cuando cayó la de diciembre que tesis o números sostenían el hecho de que ver grandes empresas cayendo un 20% eran una gran oportunidad de compra. Por qué por muchos ratios, cuentas de resultados, balances y demás, al final ver a Mo o Pm caer un 50% es motivo de que todo el mundo compre?. O la misma Bayer.
Uno veía caer a Apple desde 220 a debajo de 150 y estaba la red llena de gráficos y estudios que vendía menos Iphones. Y uno que hojea sus cuentas en cambio veía que había ganado un 17% más.

No sé, quizás es que el principio aquel de que ante una cuestión la respuesta más obvia es la más probable lleve algo de razón.

9 me gusta
#11

Le pido disculpas, @JordiRP, pues no lo comentaba por usted, y he intentado ponerlo entre paréntesis para que no diera pie a una mala interpretación, pues como ha dejado patente en sus “excel”, tiene una meticulosidad digna de admiración.

Yo estoy totalmente de acuerdo con usted, y creo que un inversor puede invertir sin ser un experto financiero (aunque es indudable que ser un experto ayuda, y mucho), si lo suple con sentido común y muchas ganas de estudiar y pensar por uno mismo.

Los ingenieros, los delineantes, y los pintores, pueden tener el título, pero si no tienen visión espacial, lo que suelen hacer, deja mucho que desear. Yo esto lo baso en que estas disciplinas, aunque tienen gran cantidad de técnica, tienen gran parte de arte.

En esto de la inversión pasa un poco igual, en mi opinión.

Claro que si uno tiene visión espacial, y además se forma mucho, pues ya está uno ante esos grandes fenómenos, algunos de los cuales anda por aquí, que aunque no sea “famoso”, saben mucho más que otros profesionales más conocidos.

De todas formas, usted y yo, seguiremos pintando cuadros un poco amateurs, pero oiga, si son resultones y nos dan para vivir cómodamente (obteniendo buenas rentabilidades con nuestros holdings), cuando los vendemos los fines de semana en los mercadillos …¿que más se puede pedir? :sweat_smile:

6 me gusta
#12

Yo creo que en los automóviles de lujo sí que hay oportunidades, específicamente con Porsche más que con Ferrari. El próximo Porsche eléctrico es mucho más sensual que cualquier Tesla, y en números también lucha bien.

Aston Martin no para de bajar pero es que no tienen ningún buque insignia eléctrico y además son ingleses, y el Brexit está latente. Quizá en unos meses si sigue bajando me plantee tenerla en cartera.

2 me gusta
#13

¡Gran artículo!

Yo compré hace un tiempo Renault ¿barato? y Covestro (expuesto al sector en parte, aunque solo en parte) ¿muy barato? y cayeron un 30% más, pero ahí sigo con ambas posiciones intactas para muuuucho tiempo.

:slight_smile:

4 me gusta
#14

La cuestión clave, en mi opinión, es dónde va la I+D del sector, que en parte es subvencionada, mucho me temo que no es para poner mejoras en motores de combustión interna.

2 me gusta
#15

@jvas permítame unos comentarios a su interesante post acerca de un sector clave de la economía.

Siempre se dijo que para comprar empresas cíclicas había que saber en qué fase del ciclo se encontraban. Yo no lo sé pero me da que alguien ha pinchado el globo de los autos y el arreglo no lo veo a la vista. Si Vd dice que hay sobrecapacidad de oferta y yo añado que la demanda se mantiene a base de manguerazo público a lo mejor es que alguien y más sobra. Probablemente el que no lleva bañador, pero quizá haya que esperar a que baje un poco más la marea para saber quién es. Que no se preocupe nadie si los OEM aprietan un 2% o 3% que if required creamos un impuesto específico para compensar a los Tier y al resto de la cadena. El sector auto no es una broma. Finally, hace bien en no imaginarse a los analistas visitando las fábricas, sobre todo sin haber pasado antes un test de vértigo. Es mejor que cuando él diga que la inversión era una trampa de valor se de cuenta ipso facto que sabemos que en realidad la ha pifiado con matrícula.
Que no se me olvide, vaya birria de coches hacen ahora comparados con los VW Golf GTI Serie 2 que hacían antes.

2 me gusta
#16

Solo por aportar mis pobres 50 céntimos a tan interesante post (congrats @jvas), pues “nada es verdad ni es mentira, etc…” les acompaño link a la visión de una gestora de ETF sobre la evolución de los vehículos eléctricos:
https://www.wisdomtree.eu/es-es/blog/2019-04-08/electric-vehicles-are-iceing-traditional-cars

Suerte y éxito en sus inversiones y holdings personales! Y en los míos! jeje…
Así en el cielo como en la tierra…! (efectos de mi copita de vino nocturna after dinner…)

4 me gusta
#17

Yo creo que el mercado del automóvil hay que mirarlo desde los países emergentes como India y Bangladesh que son los que la población está cambiando desde la clase baja a la media y son los que están pasando de ir en moto y bici a su primer coche, eso si habrá que estudiar su cultura ya que India no es igual que China yo creo que saldrán todas muy beneficiadas por que crecerá la ventas de Renault, Hyundais… y Mercedes, BMW… Para los empresarios nuevos de estos países emergentes. Ante el tema eléctrico creo que Tesla marcará el camino definitivo y todos tendrán que sumarse a él, el esfuerzo que están haciendo es brutal, es como cuando Apple sacó el primer móvil táctil fue una dicrupcion total y ahora es la mayor compañía del mundo. Pase lo que pase si invertimos a largo tiempo todo irá bien. Es mi opinión de novato en este mundo de la inversión.

#18

Yo no estaría muy seguro de eso, tomando el ejemplo que ha puesto, eche un vistazo dónde están determinadas marcas de teléfonos móviles líderes antes de la era sin teclas, aún están buscando la tecla… este es un sector disruptivo por varios motivos, entre los que destacan el tecnológico, social y político, y en el largo plazo eso eleva y mucho el grado de incertidumbre.

4 me gusta
#19

Muy interesante post.
Es un sector que personalmente siempre había visto desde la barrera (por su gran ciclicidad, bajos márgenes, alta competencia…), pero en los últimos meses me animé a hacer un par de compras. El castigo que ha recibido en un entorno de gran pesimismo tanto sectorial como también macroeconómico me atrajo. Como sucede en estos casos, las nubes no tienen por qué despejarse por completo ni los días de vino y rosas volver para que den buenas rentabilidades. Basta con que no se cumplan los escenarios más negativos que descuenta el mercado. Pasar de “terrible” a “malo” o “regular” sería suficiente… En mi caso también es una “apuesta” (llamémosle así) por que el ciclo económico expansivo todavía no está agotado y que Europa al menos no caerá en recesión en el futuro inmediato.

Sobre los movimientos y opiniones de gestores acerca del sector, ese cambio de opinión rápido en algún caso puede reflejar que no se hicieron los deberes en su día, o simplemente que han aprendido algo que antes no habían tenido en cuenta (correcto o incorrecto) y miran las cosas desde un ángulo distinto, lo cual es difícil de distinguir de lo primero… El aprendizaje es continuo, la probabilidad de que te dejes cosas en el tintero es bastante alta. No hablo desde la perspectiva de gestor que no lo soy, pero me intento poner en su piel y me parece muy complicado llegar a controlar muy bien, como el que más, 60 compañías y todo su entorno. (Pongo 60 porque la mayoría de gestores gestionan más de un fondo) En esto imagino que la experiencia de muchos años y un buen equipo ayudan, pero esto tampoco es ninguna garantía.

Algún gestor opina sobre el sector que se plantearían entrar solo cuando las economías desarrolladas se estresen de manera importante y solo invierten en caso de mayoritaria exposición en emergentes. Pero, ¿y si el mercado ya descuenta que las cosas se ponen feas a nivel macro y no sucede (pienso que eso puede ser el caso hoy día en Europa)? ¿Y si el sector auto vive un shock negativo temporal que pasará (como puede ser el caso hoy día, con las regulaciones de emisiones, quizá el factor más puntual, entre todos los que comentas en el post)?

Pero para los gestores negativos con el sector entiendo que esa falta de visibilidad de largo plazo por todos los retos a los que se enfrenta les haga ser cautos y al no ver las cosas claras se mantengan al margen. Uno piensa o intuye que serán capaces de adaptarse a los nuevos retos, mejor o peor, y en este punto una opinión como la tuya me parece valiosa para reafirmar esa intuición.

5 me gusta
#20

El tema de invertir en empresas alemanas por dividendos me ha dado respeto desde que vi el sablazo fiscal que me pegaron con BMW, cerca de un 50% si no recuerdo mal del dividendo no lo vi. ¿Consigues que te lo devuelva la Hacienda alemana?

1 me gusta