La parte de los ángeles

#1

Nunca me gustó ver la vida como una guerra. Esa visión tan de moda en el mundillo empresarial, me pareció más bien una triste coraza para vestir la insondable desnudez que todos llevamos dentro.

Buscar el beneficio del otro, y asegurar que ambos ganamos es la mejor protección ante futuros “ataques”.

No me malinterpreten, tampoco es cuestión de ser un confiado corderito ,estoy en una edad experiencial en la que me he llevado unas buenas mojadas a punta de navaja. Traiciones, batallas perdidas y errores propios, han ido cincelando una manera de ver la vida que se que no es ni mucho menos la mejor, pero que es la mía, que la acepto e intento modelar para hacerme más agradables mis días.

Con esto quiero decir, que si te atacan, mejor será que devuelvas el golpe de la forma más contundente, para que te dejen seguir con tu vida pacífica. El Señor dijo hermanos pero no primos, si quieres paz, prepárate para la guerra… y todo ese repertorio tan útil, a la hora de lidiar con malnacidos, que lamentablemente existen , como las meigas.

Bien, y ustedes pensarán… ¿y a mi que me importa su manera de ver el mundo? Estamos en un foro de inversión, oiga…

Comento esto, al hilo de la pregunta que @apandres nos lanzó ayer en el malogrado podcast, que lamentablemente murió antes de ver el mundo. Su pregunta fue…

image

Creo que ya he comentado en varias ocasiones aquello de “lo mejor es enemigo de lo bueno” , pero es que pienso que en este tema en concreto se hace necesario incidir, pues como comentaba @maa en el podcast, mucha gente sufre por este motivo.

La mayoría de ustedes ya son boinas verdes, y ante las bajadas del mercado, salivan pensando en los botines que pueden conseguir cuando las condiciones son favorables. Para ustedes, todo esto es realmente bullshit, pues ya lo saben y les suena a disco rallado. Para los nuevos que todavía sufren y se preocupan por ello, quizá les pueda hacer reflexionar.

Volviendo a la frase de marras, creo que es importante destacar que en la vida todos queremos maximizar, optimizar.…en definitiva, queremos para nosotros, para nuestros hijos, para nuestras vidas, lo mejor. Es normal, es humano, y es positivo. El problema viene cuando queremos lo mejor sin aceptar que por definición es absolutamente imposible tenerlo siempre. Comprar en el punto más bajo lo conseguirás una vez entre cien, con suerte, y lo mejor del tema es que a veces incluso, sufrirás pensando que igual puedes comprar más bajo.

¿Se dan cuenta que sufrimiento tan estúpido y estéril? Es totalmente improductivo, no sirve para nada.

El mensaje que quiero transmitirles , no es que las bajadas son productivas, que lo son, que sufrir (o incluso preguntarse), si los mercados subirán o bajarán , es una soberana estupidez, con respeto para todos aquellos que se lo preguntan.

Es que se den cuenta que en la vida y en las negociaciones, no siempre ganas. Y no es un drama, es la vida misma.

Que aceptar que otro ganará también es bueno. Que aceptar que habrán compras malogradas, es bueno. Que saber que desplegarás tu liquidez justo antes de una bajada de mayor calado, es normal. Que no vas a ganar siempre, es obligatorio.

Creo que esto ya lo he dicho anteriormente .Hace unos años, hice un viaje por Escocia. En una de las destilerías de whisky, aprendí el concepto de “la parte de los ángeles” . Básicamente es la parte de las barricas que se evapora y que los bodegueros dan por sabido que se pierde. Para darle un halo de belleza, idearon ese concepto que me parece espectacular. Ya que se pierde, al menos pensemos que tiene un buen uso.

Como dice mi buen amigo @Fernando, hay que matar al pasado. Las construcciones mentales limitantes, no te llevan a ninguna parte. Sufrir por lo que va a hacer algo de lo que no tienes control alguno es tan absurdo como improductivo.

Mucho mejor es centrarse en qué puedes hacer tu por mejorar tu situación en caso de que vengan mal dadas. ¿Qué harás si vienen de verdad las rebajas? ¿Qué compañía o fondo no tienes y te gustaría tener? ¿Cómo se comportarán tus compañías en caso de tormenta blanca? ¿Son suficientemente resilientes para que te mantengas firme cuando el cielo caiga sobre nuestras cabezas?

Céntrese en la importancia de ganar la guerra, y no se obceque por perder alguna batalla. Es normal, es lógico, y en muchas ocasiones necesario para que el enemigo se confíe y ejecutar con valentía el arte final para ganar la guerra.

En fin, que si van a sufrir…y van a sufrir, háganlo por cosas que valgan la pena. Sean duros negociadores con sus inversiones, pero recuerden, que los ángeles que todos tenemos en el cielo y cuidan de nosotros, también se merecen tomarse un buen escocés a media tarde, cuando consiguen ayudarnos , salvarnos y que no nos perdamos en nuestro apasionante recorrido vital. Déjenlos ganar también…déjeles su parte.

image

55 me gusta
#2

Justamente, acabo de escribir en un grupo de amigos con respecto al tema.

"Vistos algunos grupos, y Twitter, es increíble el grado de desgaste que puede tener la gente, por ver pérdidas de doble dígito en sus carteras, cuando es la naturaleza de una inversión a largo plazo normal.

Todo esto de ponerse corto para cubrirse, (que no digo que esté mal y tenga su sentido), por mantener la emoción de un nominal que no baje, me parece un esfuerzo psicológico que no tiene mucho sentido. Es como que muchos inversores, no invierten desde la perspectiva empresarial, sino sólo económica.

Si te preocupa más lo que cotice Apple, que el que Apple no venda smartphones a futuro, no tengo claro si alguno se ha metido en esto, sólo por llegar a un camino frugalista rápido y fácil. Y de rápido nada, y de fácil menos. Otra cosa es que sea sencillo no dejarse llevar por el cortoplacismo de un par de años regulares o malos, pero si no se va a dormir bien, igual es mejor buscar otra vía.

Sorry por el rollo, pero es que estoy leyendo mensajes de gente, que si lo venden todo y esperan a que esto caiga lo que tenga que caer, para luego volver a entrar más abajo, y etc etc etc…"

Apple, SAP, MO, BAYER, son las mísmas empresas hace unos meses en máximos que ahora en bajada libre.
Por el camino, hay compras de empresas que bajan la cotización, decisiones gubernamentales que inciden en el negocio de las compañías, momentos de ciclo que pueden ser mejores o peores, disrupciones de mercado, normalizaciones de beneficios, reingeniería de procesos empresariales, e incluso quiebras. Es consustancial al mercado.

Como siempre se comenta la cita del Principito: “En línea recta no se llega a ningun sitio”.

Reconozco por empatía de otros momentos, que puede ser frustrante estar 2 o 3 años invirtiendo regularmente, y seguir viendo pérdidas en una cartera o un activo. Pero esto… es que va así.

De ahí que cada cual, invierta en RV lo que pueda bailar de un lado a otro, o gestione con otro tipo de inversiones menos volátiles su cartera.
Pero una vez plantee su estrategia, que no se malgaste tiempo psicológico. Uno sabe que tiene la cartera adecuada, cuando todas estas cosas terminan por darle igual.

De otro modo IMHO, es que algo debe ajustar.

31 me gusta
#3

@maa no se cómo se las apaña, pero siempre consigue decir lo que yo quiero decir, pero más breve y mejor.

Que gran reflexión! :sweat_smile:

7 me gusta
#4

En los mercados financieros se habla de “situaciones complejas” cuando la bolsa baja y no cuando sube ya que la euforia hace que no veamos el riesgo.

En momentos de dichas “situaciones complejas” lo mejor es ser disciplinado(para lo cual tiene que seguir su plan preestablecido), cerrar la escotilla del submarino, prepararse con víveres y combustible para una larga travesía sumergido sin ver la luz(ganancias) hasta llegar a las Amércias o Cipango tras cruzar el Atlántico y emerger de nuevo a las ganancias o minimizar pérdidas si la inversión fué errónea.

3 me gusta
#5

Muchas gracias, pero me temo, que eso no lo conseguiré ni yendo a todos los cursos de motivación de Jofef Ajram. Su capacidad de redacción me queda bastante lejana.

Me recuerda todo esto a lo que comentamos en el Podcast 12 entre ambos, y que @Cantizano, alguna vez recuerda, y que era algo así como:

" Tu podrías ser rico a 20 años, pero como tu corazón no lo va a soportar, vas a ser mas feliz siendo pobre"

7 me gusta
#6

Creo que el post de @jvas es de lo mejor que he leído en los últimos 3 meses.

Su trascendencia cruza la línea que separa lo importante (los mercados) de lo imprescindible (la vida).

Las consecuencias no previstas del fallo técnico de ayer posibilita su incorporación a mi carpeta de favoritos, su conversión en pdf, y su reutilización futura como parte de mis textos a releer en momentos de crisis (no solamente bursátiles).

Gracias,

7 me gusta
#7

Por cierto que cuando bajan los mercados, sube la YIELD, y así se ve todo más verde.

Cuanto más verde, más Dividendo.

image

11 me gusta
#8

A sí me gusta … hay que ver siempre la botella medio llena ( y si es de un buen escocés mejor )

3 me gusta
#9

“Creo que ya he comentado en varias ocasiones aquello de “lo mejor es enemigo de lo bueno” , pero es que pienso que en este tema en concreto se hace necesario incidir, pues como comentaba @maa en el podcast, mucha gente sufre por este motivo.”

"El problema viene cuando queremos lo mejor sin aceptar que por definición es absolutamente imposible tenerlo siempre. "

La de desgracias financieras que se evitarían si muchos inversores fueran capaces de abandonar esa forma de pensar.

Cuando tenía unos catorce años ya me repasaba unos boletines de cotizaciones que editaba el Banco Santander que recuerdo de un papel muy blanco y algo mayores que un periódico. En ese momento yo tenía catorce años y ya disfrutaba con aquéllo, así que se puede imaginar que, desde entonces, las he visto de todos los colores y ya uno está curado de espanto de lo que sucede en el mercado.

Cuando empecé a invertir por mi cuenta, copiando lo que había visto, compré alguna que otra empresa para, en principio, conservar de forma indefinida como inversión. Sin embargo esa búsqueda de “lo mejor”, de una excelencia que luego resulta ser falsa, me llevo al trading. Ya sabe, uno lee varios artículos, se deslumbra con determinadas rentabilidades y ya piensa que ha descubierto algo que nadie antes conocía. Al final, el desastre, como no puede ser de otra manera.

Si algún consejo podría dar de aquella época es que hay que tener una humildad extrema y ayuda pensar que no sabes nada, porque eso te incentivará a investigar a leer todo lo que caiga en tus manos. Lo contrario, pensar que lo sabes todo y que sólo te conformas con lo mejor, te puede llevar a la ruina. El problema no está en no saber, el problema grave es no saber que no sabes.

Después de la gran crisis financiera, después de muchos años y mucha reflexión abandoné todo aquéllo, puesto que algo no debía ir muy bien cuando la rentabilidad era pésima después de tantos años. Empecé a leer y me incliné hacia la forma de ver las cosas del mundo value. De tal forma que he estado comprando empresas con ese criterio, algunas de ellas todo hay que reconocerlo, porque algún gestor relevante también la había adquirido para su cartera. A fin de cuentas, aquí uno también busca lo mejor, la excelencia porque ¿quién se conforma con los rendimientos vulgares, simplones y aburridos del mercado?, nadie, porque todos queremos ser los mejores, no inversores del montón.

Paradójicamente, puedes terminar cometiendo casi los mismos errores que con el trading, puesto que creer que por aplicar unos ratios, estudiar las empresas etc, vas a conseguir rendimientos superiores al mercado es más que discutible. Puedes volver a un concepto de saberlo todo, de considerar de forma arrogante que tu postura es la correcta mientras estás enfrentado a la casi totalidad del mercado y a unos riesgos que por lo general son auténticos, puesto que el mercado es esencialmente eficiente y es muy dfícil que lo que tú veas no lo haya visto alguien más relevante que tú antes que tú.

De todo esto he sacado varias conclusiones:
1.- Hay que darse cuenta de que por mucho análisis que uno haga de una empresa, aplicando ratios, leyendo memorias, etc, es muy probable que lo más relevante para la evolución de la cotización de la empresa no esté ahí.
2.- Cuidado con copiar las inversiones de gestores relevantes porque aportan la seguridad de un estudio más profundo al que se añaden entrevistas con el management, con clientes, proveedores ex trabajadores etc. La experiencia y mi trabajo me ha demostrado que las personas dicen lo que les favorece y ocultan de forma sistemática lo que no les interesa.
3.- A largo plazo, esos rendimientos vulgares, simplones y aburridos del mercado son muy buenos, puesto que la abrumadora mayoría de gestores profesionales no logran superar. Al final, “lo bueno” es lo que acaba siendo “lo mejor”, lo más inteligente y lo menos arriesgado. Simple, sí, pero no sencillo.

23 me gusta
#10

@Cantabrico, con esto chapó
Y con el resto muy de acuerdo en general

6 me gusta
#11

@MAA

Su mapa me recuerda a un slide de la guía a cierre de septiembre.
image

Lo que más ha contribuido negativamente al retorno ha sido la contracción de múltiplos. Es cierto que los outlooks han disminuido… pero en esencia los activos están más baratos.

2 me gusta
#12

En la vida importa más:

  • la actitud ante un contratiempo que la magnitud del contratiempo.
  • el control de la mentalidad que el control de las circunstancias que nos rodean.

En la inversión importa más:

  • el proceso inversor que el momento de la inversión.
  • el control de las emociones que el control de las inversiones.
21 me gusta
#13

Genial entrada. La verdad es que cierto que caemos en intentar perseguir lo mejor, y lo importante es estar satisfechos con lo que tenemos, haciendo las cosas bien y siguiendo nuestra estrategia. Al final siempre va a haber un fondo, acción… que lo va ha hacer mejor, un mejor momento de entrada, etc.

Leyendo la entrada me ha venido a la cabeza un comentario que ha hecho alguna vez @MAA en el podcast y que me hizo pensar en esto, diciendo que siempre estamos pensando en batir a los índices batir a x fondo y lo primero es cumplir nuestros propios objetivos.

5 me gusta
#14

Sobervio, grandes lecciones en 4 líneas.

3 me gusta
#15

A Jvas y resto de foreros que han participado, darles mi mas sentidas gracias. Me han ayudado mucho, pues ayer vi a mi hijo muy preocupado con la bajada de la bolsa, es joven, no tiene excesiva experiencia. Fue una conversación dura, tanto como su preocupación. Hoy he reflexionado sobre ello, Uds. me han ayudado, y quiero que sean partícipes de la carta que le he enviado. Dice así:

“Querido hijo:

Ayer te vi muy alterado, balbuceabas, enrojecido, enfadado, no razonabas ni atendías a mis explicaciones, preocupado como te vi por la bajada de la bolsa. Te recordé el concepto de la renta variable y que estos momentos duros se producen, que son inevitables, pero se soportan mejor si se invierte a largo plazo y que tú, joven y con energía, podías recuperarte en unos años.

No entendías como esa serie de valores que tu bien conocías, primeras marcas internacionales en todos los mercados, podían despeñarse de esa forma tan agresiva. Yo te expliqué que lo vieras como una oportunidad, que en estos momentos es cuando se debe comprar, que es lo que yo haría en tu caso, que estabas obligado a entenderlo o nunca llegarías a ser un buen inversor.

Te pareció una locura el plan que te detallé, es mi obligación intentar animarte, pero lo que te expliqué de una aportación de unos 200.000 € a diversos valores, de contrario a lo que tu piensas por estos momentos que estás pasando, mejorarán notablemente la cartera. Lo sé, hijo, lo sé, no hace falta que me expliques lo mucho que cuesta ganar el dinero, bien lo has visto en tu padre.

Te mostré un link de un foro que frecuento, te llevé a un hilo que llevaba por título “La parte de los ángeles”, que lo leyeras cuando tuvieras tiempo, que era importante, que esos tipos saben lo que dicen, que tienen experiencia, y que si los sigues comprenderás como afrontar estos momentos.

Te vi enormemente preocupado. Como pocas veces. Y me entristeció mucho, no me gusta verte así por como vives estos momentos.

Quiero que sepas que ya no necesito los 200.000 € que te pedí prestados para mejorar mi cartera, he vendido las joyas y el descapotable de tu madre. Espero que la noticia te calme, te vi muy preocupado. Y que sepas que lo que quede a mi muerte es tuyo. Lo digo por tu madre, últimamente va al gimnasio a hacer pesas y no sé si la musculación habrá alterado su sistema comprensivo.

Tu padre, que te quiere.”

16 me gusta
#16

@jvas, ha pensado Vd. alguna vez en recolectar sus escritos y reflexiones y darles forma de minilibro? Estas entradas con las cuales nos deleita y sus vídeos bien lo valen.

The little book for prosperous people.

Chapeau.

10 me gusta
#17

Hace años escribía de forma habitual en un foro cuya temática poco tenía que ver con la de éste. Recuerdo que el creador del foro decía que se trataba de compartir una experiencia por si fuera de utlidad a alguien. No era mal lema desde luego. Si la experiencia de todos los que hemos escrito hoy aquí le ha ayudado, me daré por satisfecho y este sitio, además, cobrará aún más sentido.

Cuando se es aún jóven y no se tiene demasiada experiencia en temas bursátiles es fácil hacer una montaña de un grano de arena temporal derivado de la volatilidad habitual del mercado. Ante momentos convulsos yo creo que le conviene:

1º.- Asegurarse de diversificar de forma suficiente la cartera. Se duerme bastante mejor cuando se diluye el riesgo empresa individual. Aún así nos quedará el riesgo mercado, que no es poco.

2º.- Son momentos para centrarse en las empresas y su evolución financiera. Si nada ha cambiado en los fundamentales, se debe mantener la tranquilidad y olvidarse del “ruido” del mercado a corto plazo.

3º.- Seguir leyendo todo lo que se pueda. Nada sobra, incluso aquello con lo que acabe resultado que no estamos de acuerdo. Todo es útil para desarrollar un pensamiento crítico e independiente.

4º.- Por último, cuidado con las “primeras marcas internacionales” y la consideración unánime de empresas de calidad. Cuando absolutamente todo el mundo piensa así, es posible que se esté percibiendo un riesgo muy bajo y, en consecuencia, la rentabilidad futura sea más baja de lo esperado o bien nos llevemos un buen susto en cualquier momento.

6 me gusta
#18

Es que Marcos dice cosas ciertas. No tan entendibles por los iniciados, a los cuales les puede nublar el baño de oro que parece tienen los mercados. A los que llevamos más tiempo nos parece sensato y coincidente con la realidad de los mercados.

Me viene al pelo el aforismo Zen de " lo entenderás cuando lo entiendas". Y es real, esto se entiende o no se entiende.

6 me gusta
#19

Es bueno ese aforismo. Me recuerda mucho a la belleza de las palabras “darse cuenta de” . Es algo que siempre ha estado ahí, sumergido en las profundidades, pero muy cerca de uno. De repente, en un momento exacto y preciso, emerge, y por fin, nos damos cuenta de eso tan importante y que teníamos tan cerca.

4 me gusta
#20

Gracias @albertolari, a ver si primero tengo tiempo de terminar el capítulo del libro de +D y después le doy forma.

Muy agradecido por sus palabras e idea.

3 me gusta