La importancia de estar tronado. Una oda al absurdo


#1

Llevo unos días pensando en los fanáticos inteligentes. Pero no únicamente en los tópicos de Bezos y Zuck por ejemplo, sino también en fanáticos más mundanos, como el buyandhold2012, o el frutero de la esquina que lleva comprando una determinada empresa o sector media vida.

Tómense esta reflexión, como un divertimento, pues tiene poca consistencia. Lo de tronados, es por darle un toque divertido. Avisados están.

Siguiendo el hilo de @aeneas, uno de los condicionantes de cualquier estrategia es que funciona durante un tiempo determinado y luego…deja de funcionar…para funcionar de nuevo (o no), un periodo determinado después.

Podríamos determinar esta estrategia , la del “reloj estropeado”. Hasta un reloj estropeado da dos veces bien la hora, por lo que si sigues, y sigues, y sigues…es probable que al final por pura reversión a la media, saques de nuevo la cabeza de debajo del agua.

Camilo José Cela, nos dejó algunas perlas como la que sigue:

En España —y os lo digo, Alteza, porque sois joven y español— el que resiste, gana. Y también os lo digo, Alteza, porque habréis de lidiar durante vuestra vida, que para bien de todos os deseo larga y colmada de aciertos, con los tres embates que siempre se arrancan y siempre se estrellan contra el alma de los elegidos: el hombre impaciente, el del tiempo inclemente y el de la circunstancia desaforada e hiriente.

https://cvc.cervantes.es/literatura/escritores/cela/discursos/discurso_03.htm

Vaya, creo que con ligeros cambios, la naturaleza impaciente, los mercados inclementes y los derechazos inesperados que te comes, por fraudes, legislaciones cambiantes, malas expectativas etc… les recordarán a algo.

El ser humano está en constante evolución, aprende, descarta, consolida conocimientos… y se distrae. Siempre, siempre es una cuestión de foco.

¿En qué se diferencia el tronado del ser humano “medio”? Pues básicamente en eso, en una obsesión por algo.

Claro, está, estar tronado no es una condición necesaria y suficiente para tener éxito en un determinado campo. En ocasiones, el índice de mortalidad del insistente, es escalofriante. Sobretodo si el individuo se empecina en golpear su córtex cerebral contra una pared de hormigón…pero ojo, que ya hemos hablado de tronados…inteligentes.

Cuando era pequeño, me encantaba ver dibujar a mi padre. Siempre ha tenido un don especial para el dibujo, iba dibujando trazos que no tenían forma determinada, hasta que al cabo de un rato, tomaban una forma de conjunto con sentido. Hasta ese momento, era muy difícil saber lo que estaba haciendo.

Los Bezos.etc… van pintando cosas que no tienen mucha relación hasta el final, cuando ya es muy evidente.

Jobs, lo describía como unir los puntos…recordemos aquel célebre discurso…

De haber proseguido mis estudios universitarios, no hubiera asistido a ese curso de caligrafía, y las computadoras personales no tendrían la maravillosa tipografía que tienen. Por supuesto que era imposible haber unido los diferentes puntos mirando hacia el futuro cuando estaba en la universidad. Pero fue muy, muy claro al mirar para atrás diez años más tarde. Nuevamente, no se pueden unir los distintos puntos mirando para adelante; se pueden unir únicamente mirando hacia atrás. Así que deben confiar que de alguna manera los puntos se unirán en el futuro. Deben confiar en algo sus agallas, el destino, la vida, el karma, lo que sea. Este enfoque no me ha traicionado nunca, e hizo toda la diferencia en mi vida.

Pero cuidado, que aquí es donde vienen mis volátiles pensamientos…hay muchos Jobs, Bezos y demás, en nuestro mundo cotidiano. Fanáticos del Value (sea lo que sea), de comprar acciones de un sector determinado,de una tipología determinada, que de manera incansable, se mantiene firmes con su estrategia. Emprendedores obsesionados con algo…

Abro este hilo para ver ejemplos de todo tipo de fanáticos inteligentes. De cosas que pensemos que nos pueden aportar…y de las cosas que habría que huir. A ver que sale…si sale algo, claro :smiley:


#2

Me ha gustado la metáfora de pintar un cuadro. Para pintar un buen cuadro necesitamos un buen pintor, buenos materiales y tiempo. En la inversión posiblemente ocurre lo mismo. Te dejo algo de uno de estos fanáticos que acabas de nombrar. Las 30 mejores según Buy&Hold 2012.

  1. Philip Morris
  2. Altria
  3. Johnson & Johnson
  4. Nike
  5. Celgene
  6. Church & Dwight
  7. PepsiCo
  8. Exxon Mobil
  9. AbbVie
  10. Abbott Labs
  11. Apple
  12. Clorox
  13. Sherwin Williams
  14. Home Depot
  15. Microsoft
  16. Amgen
  17. Biogen
  18. Boeing
  19. Wells Fargo
  20. Walgreens Boots Alliance
  21. Disney
  22. At&T
  23. United Healthcare
  24. Stryker
  25. Medtronic
  26. Automatic Data Processing
  27. Alphabet
  28. Visa
  29. Amphenol
  30. Danaher

#3

La obsesión por algo es la principal razón detrás de cualquier exito ( “stay focused”) el problema es que no podemos escoger nuestra obsesión sino que nos viene de fábrica. Descubrir cual es la nuestra ya es mucho: Bezos, Jobs, Buffet etc. han tenido la gran suerte de descubrirla muy pronto, Otros tardan mucho más o no llegan a descubrirla.
Toda mi vida he ido probando cosas que inicialmente me gustaban mucho pero que el paso del tiempo me ha mostrado que no eran lo mío: La última la inversión.
Por supuesto que me gusta, pero incluso teniendo unos resultados magníficos me doy cuenta que carezco de la pasión necesaria para hacerla mi actividad principal. Puedo vivir perfectamente sin ella y soy incapaz de dedicar más de un par de horas a analizar un negocio. No sé si me gustaria tener la pasión de Buffet o A.Estebaranz (que dice dedicar 100 horas!!! a estudiar una empresa), pero lo que tengo claro es que nunca seré tan buen inversor como ellos ( mas de uno de este foro puede lograrlo).
Tendré que conformarme con ser un buen yogi.


#4

Creo que esta respuesta es muy buena; tiene su miga. De entrada hay que tener en cuenta que hay un importante sesgo en los tronados que conocemos. El tronado que fracasa no suele aparecer en los periódicos ni escriben libros sobre su vida. Los tronados que fracasan los podemos llegar a conocer porque están cerca de nosotros, casi seguro que todos nos hemos topado alguna vez con alguno de ellos. Ese familiar o ese amigo con una obsesión que nos hace sonreír de forma condescendiente porque vemos que no va a ningún lado.
Pero claro, se supone que hablamos de tronados inteligentes, no de simples tronados. Pero me pregunto nuevamente lo mismo. Sin dudar de la inteligencia y de la “tronalidad” de Bezos, Jobs, etc., ¿cuántos tronados inteligentes fracasan? Me pregunto si no serán también bastantes, aunque no lo sepamos.
También quiero añadir algo a la respuesta de @TTAR: si uno tiene una obsesión pero no tiene aptitudes para ese campo en concreto, difícilmente va a triunfar. Y que uno no tenga esas habilidades específicas no lo descarta como individuo inteligente. No voy a soltar aquí ningún rollo sobre las inteligencias múltiples. Simplemente diré que todos conocemos a personas que son muy hábiles en algunas cosas pero no destacan en otras. Si por el motivo que sea sus obsesiones recaen en una actividad para la que no están especialmente dotadas es muy probable que jamás consigan resultados llamativos.
En resumen, el cóctel del éxito vendría a ser obsesión+inteligencia+aptitudes específicas.
Y ahora permitirán que haga una oda a la mediocridad. A todos nos gusta sentirnos especiales, pero por más que lo deseemos, la mayoría somos mediocres. Simplemente porque la naturaleza y Gauss son así de crueles. Algunas cosas las haremos mejor, otras peor, pero en la mayoría de los casos ni siquiera lo que haremos mejor nos convertirá en ese individuo entre el millón. Casi seguro que habrá otro que aún haga esa cosa mejor que nosotros. Y cuando estamos hablando de actividades competitivas (deporte, inversiones, empresas…) esa ventaja es clave.
Me podrán responder que siempre queda tirar mano de dedicación y entrega para destacar más que aquellos que están más dotados que nosotros. Pero es que probablemente el número uno sea el que además de muy dotado también se entrega con toda su alma.
Y aún en el caso de que con más entrega podamos con él, hay que tener en cuenta todas las consecuencias. Cuando uno lee biografías de inversores como Buffett, Cundill, el trío de 3G Capital, etc., encuentra un punto en común: son workaholics. Ello no quiere decir que sean unos desgraciados, ya que al fin y al cabo hacen lo que les gusta, pero sacrificando otras cosas como amigos, vida familiar, viajar por placer, etc. Por tanto, poniendo en una balanza los pros y los contras en mi caso la respuesta sería clara: no soy inteligente y aunque lo fuera, no quiero ser ese tronado inteligente al que le van a acabar dedicando un libro. Dicho esto, he de reconocer que me gusta delegar mis inversiones en tronados inteligentes.:grin:


#5

Excelente lista de empresas,aunque algunas no las conozco como las dos últimas Amphenol y Danaher. Sin embargo las dos primeras ( Altria y Philips Morris) aunque han tenido un buen comportamiento hasta ahora , supongo que en un futuro irán a menos por el descenso continuado del consumo de tabaco en los países civilizados. Aunque es cierto que los países en vías de desarrollo se fuma mucho, a medida que desarrollen sus sociedades y crezcan culturalmente supongo que también este hábito se irá reduciendo.
Un saludo


#6

Este punto es muy bueno, @Cygnus.

Una cosa es la imagen que tenemos de lo que debe ser, ser algo, y otra ,la vivencia final una vez lo conseguimos. Por poner un ejemplo, uno puede estar obsesionado por llegar a tener algo, y una vez lo tiene pensar…vaya, pues no es para tanto. Es mejor por ello, la imagen inicial, que el resultado final.

En el ejemplo que nos ocupa, hay algo que no suele meterse nunca en la ecuación…el poder…ese ente abstracto que suele ser la verdadera gasolina. Primero, por la adicción que crea y segundo por las cosas que se deben hacer para conseguirlo. Nos encanta ver la imagen final del éxito, pero nunca se suele mostrar la verdadera naturaleza y actos realizados para conseguirlo y mantenerlo.

Evidentemente, no todos los casos son iguales, pero muchos se parecen.

Me resulta curioso, como la misma acción realizada por un TI (Tronado inteligente) famoso, sería considerada astucia, y realizada por un T a secas, sería una acción desdeñable y miserable, considerada básicamente un engaño.

No seamos ingenuos, engañar, mentir, manipular … son herramientas básicas para conseguir y mantener el poder. Lo que acaba llevando a que muchos de estos TI, llegan a acaparar gran fama…y tener unas vidas privadas bastante miserables, para lo que el común de los mortales definiríamos como “éxito”.

Fijémonos en un caso “light”, como el de Buffett…en el documental sobre su vida, me dio la sensación de ser un “pobre hombre”. Brillante, muy trabajador, con una mente totalmente enfocada a un punto…pero un pobre hombre al fin y al cabo.

Bezos, Jobs, 3G Capital guys etc… ya militan en otra “categoría” especial , y cuando uno lee sobre ellos, ya ve que no han sido precisamente hermanitas de la Caridad…lo cual , por otra parte, es completamente lógico.

La mediocridad, entendida como no sobresalir especialmente en algo, no es ni mucho menos algo malo…pero lamentablemente, lo vemos así (yo el primero).

Bajo mi punto de vista, el éxito lo definimos cada uno de nosotros a nuestra manera. Lo importante es saber a que le das más importancia y que te sientas bien con ello. Probablemente, si le ofreces un tipo de vida equilibrado a un TI, sería completamente infeliz, y a su manera, logran la felicidad.

En fin…a ver si puedo escribir pronto algo de Malone, que es un TI, realmente curioso :smiley:


#7

Creo que la discusión se está reduciendo a inteligente o no inteligente. Pienso que hay atributos mucho más importantes para ser un buen inversor. No creo que para ser un buen inversor haya que tener la mente de un físico teórico. Creo que va por otro lado la cosa.

@blogsymercados Es posible. Aunque también puede ser que esa caída continuada en el consumo se este compensando con precios más altos y margenes superiores.


#8

Para delegar la gestión también se requiere un cierta habilidad. Elegir a la persona adecuada a veces tampoco es tan sencillo.


#9

Cuántos gestores tronados como Michael Burry sobre quien se basa el libro y la películas the big short han acabado arruinados y nadie hablaría de ellos?

Y si a Nick Leeson cuyo trades acabaron con bearings le hubiera salido bien? sería hot un héroe?

Eso me recuerda a españoles por el mundo, muchos de ellos son tronados que se van a la otra parte del globo con una mano delante y otra detrás y nos enseñan su maravillosa vida, y a los que han acabado arruinados?

Al final es una mezcla de todo, si estás obsesionado por algo dedicarás muchas horas y esfuerzo, eso te llevará a tener más conocimientos y entrenamiento sobre esa materia, y eso te acercará a ser exitoso en ella, pero sin garantías, al fin y al cabo el mundo y la vida no es justa por definición


#10

La inteligencia tiene múltiples aspectos. En el caso de los CEOs la inteligencia llamemosle social (la persuasión, la paciencia y la facilidad de rodearse de buenos equipos por ejemplo) , son más clave que ser un genio técnico.

En la inversión hay otra inteligencia básica, como saber decir que no, por poner un ejemplo.

La visión de inteligencia como capacidad de resolver problemas matemáticos, hace años que dejó de parecerme algo determinante.

Aprovechando su reflexión…¿que factores le atribuiría usted a un inversor exitoso? ¿y a un Ceo?..


#11

Totalmente de acuerdo @finanzasmania. Me has recordado mucho a un inversor social muy conocido por estos lares :grinning:.

O acaba “coronado” o con “corona”…pero de flores :joy:

Y todo por ese empecinamiento…que a veces sale bien, ojo.


#12

Para un CEO no me atrevería. Para un inversor es más importante la paciencia, la humildad y tener una aptitud crítica.
Michael burry estuvo a punto de arruinarse y Nike en sus inicios estuvo a punto de entrar en bancarota en muchas ocasiones. La línea entre el fracaso y el éxito es muy delgada.


#13

Para mi los verdaderos genios tronados son algunos inversores particulares q he conocido. He aprendido tanto o más que de los gestores famosos.


#14

" No te creas más, ni menos, ni igual que otro cualquiera, que no somos las personas cantidades " Miguel de Unamuno.
Sin entrar en matices estoy totalmente de acuerdo con todos ustedes, somos tan variadas y cambiantes las personas que resulta imposible encasillarnos .
Prefiero una sociedad diferente con sus defectos , que una sociedad plana que me asegura que no voy a fracasar porque los demás van a ser igual que soy yo, otra hormiga, ¡ pobres hormigas !.


#15

Ir con guardaespaldas, pasar por divorcios, no tener amigos, perderte el desarrollo de tus hijos, en fin, el precio de ser un fanático inteligente puede ser muy alto. Creo que delegar en fanáticos inteligentes para que gestionen y hagan crecer tu dinero es posiblemente una buena decisión, luego ya cada uno que haga todos los experimentos que quiera pero con gaseosa (y a poder ser poca :joy:). Yo no tengo el nivel de FI y si lo tuviera no lo ejercería me temo.


#16

En qué se diferencia la genialidad de la locura. Y por qué la mayoría de las personas fracasan https://inbestia.com/analisis/en-que-se-diferencia-la-genialidad-de-la-locura-y-por-que-la-mayoria-de-las-personas-fracasan


#17

A mi la idea de que “la mayoría de personas fracasan” me parece una soberana estupidez, pero bueno, sobre gustos hay colores.


#18

Es un decir, puedes expresarlo como “por qué es tan difícil el éxito”. Además, todo tema tiene múltiples vertientes para expresarlo.


#19

Año 2013, por azares de la vida acabo una temporada en una especie de residencia de mentes alternativas en una pequeña ciudad alemana. Un fulano como las maracas de machín al que casi le quitan la custodia de su hijo por pasearlo por la azotea helada del edificio y que se comunicaba con seres de otro mundo nos dijo que el había cambiado todo su dinero a Bitcoins y que estábamos locos por dejarnos guiar por los euros. A poco que cambiara unos miles, hoy es millonario.

¿Genio o loco?


#20

¿Fracaso, éxito? ¿En que consisten? No será mejor que seamos humildes y nos conformemos con unas ganancias aceptables y no sobreestimemos nuestra capacidad personal de inversión y previsión.

Un cínico dijo en una ocasión a G. K. Chesterton, el novelista y ensayista británico, “Benditos sean los que no esperan nada, porque no se sentirán decepcionados”. ¿Qué respondió Chesterton?: “Benditos sean los que no esperan nada, porque disfrutarán de todo”. (con estas líneas acaba el comentario de Jason Zweig al 3º capítulo de El inversor inteligente de B.G.)