El índice más amplio jamás contado

Hola a todos,

Pese a la merecida fama del S&P 500 como índice estrella, a la pregunta de “¿a qué nos indexamos?” cuando queremos construir una cartera boglehead, la mayoría de autores recomiendan un índice lo más amplio posible. Obviamente, al tratarse de autores estadounidenses, y sin entrar en la discusión sobre si incorporar acciones extranjeras o no, ya que para nosotros la respuesta obviamente es afirmativa, suelen referirse a un ETF que abarque cuantas más acciones mejor, de gran, mediana y pequeña capitalización. Una muestra de ello es el iShares Core S&P Total U.S. Stock Market ETF (ITOT, US4642871507), con 3.606 posiciones, y que a modo de curiosidad, es uno de los seleccionados por Indexa Capital para su plan de pensiones de renta variable.

Como nosotros no podemos contratar ETF americanos, ayer hice el ejercicio de simplemente sumar el número de posiciones de varios fondos indexados y ETF fácilmente contratables en nuestro país que podemos usar para construir un índice lo más amplio posible para nuestra cartera y que a su vez, por el número de fondos y ETF, sea manejable.

Empecemos por los fondos de inversión, global, small y emergentes, un three-fund portfolio de renta variable con Vanguard:


Esta combinación arroja una cartera con hasta 7.324 posiciones. Quitando el small-caps, porque muchos de ustedes sé que solo llevan el global y el emergentes de Amundi o iShares, nos quedaríamos con 3.022 posiciones. Es destacable que las posiciones del small-caps representan el 59% del total de dicha cartera. Si se sintieran especialmente vagos y éticos, es posible construir un all-cap portfolio con los dos fondos ESG de Vanguard, que al seguir los índices FTSE incluyen más acciones mid y small cap que los fondos no ESG de Vanguard, que siguen índices MSCI. Así, la suma del Vanguard ESG Developed World All Cap Equity Index Fund - EUR Acc (4.273) y el ESG Emerging Markets All Cap Equity Index Fund - EUR Acc (2.692) dan un total de 6.965 acciones, más del doble que el global y el emergentes “normales” del Vanguard. Si alguien acaba de tener la brillante idea de contratar el global normal, con el small-cap y el emergentes ESG para tener más empresas que con los tres normales juntos (arrojan un total de 8.596 posiciones), debe saber que aparte de quedarse sin empresas que destruyen el amazonas o llenan los océanos de plástico, tampoco llevarían ninguna empresa de Corea del Sur ni Polonia, ya que para MSCI son emergentes pero para FTSE son desarrollados. La forma de solucionar este pequeño inconveniente, como podrán comprobar en la imagen, consiste en llevar el global y el small-caps de Vanguard junto con un ETF de iShares, convirtiéndose ésta opción (¡atención spoiler!) en la ganadora:

Curiosamente, hacer lo mismo con ETF no arroja el mismo resultado ya que por alguna extraña razón y pese a priori replicar el mismo índice (el MSCI World Small Cap Index), el ETF de iShares tiene casi mil posiciones menos que el fondo de Vanguard:

A partir de aquí, me he llevado unas cuantas sorpresas. No sé si es que yo no me entero de la película o es que vivimos tiempos (todavía más) extraños de los que creía. Pensaba que una cartera montada con varios ETF de distintas regiones del mundo tendría más posiciones que una cartera con ETF globales. Pues no, aunque haya empate técnico:

  • Matiz: para simplificarlo lo he hecho todo con Vanguard pero si combinanos los FTSE de Vanguard con un ETF de iShares de Japón IMI (IE00B4L5YX21, SJPA) que es un pepino con 1.266 posiciones sí superaría esta opción a los dos Vanguard anteriores juntos -global y emergentes- (4059 vs 4.787).

Tampoco si cogemos dos fondos globales y segmentamos las small-caps por regiones:

Aunque el resultado es una muy numerosa cartera con 8.349 acciones, sigue estando un poco por debajo, aunque apenas 200 posiciones, de la opción ganadora del global y el small-caps de Vanguard con el ETF EM IMI de iShares, por lo que en este caso queda claro que la complejidad (2 fondos + 4 ETF) no aporta mayor diversificación que lo sencillo (2 fondos y 1 ETF).

Vayamos a los vagos que lo quieren todo en un sólo ETF: la primera opción a considerar es el Vanguard FTSE All-World UCITS ETF (USD) Acc (IE00BK5BQT80, VWRA) tiene 3.559 acciones, una opción más que correcta con algunas posiciones más que la suma de los dos fondos indexados al MSCI de Vanguard (3.022) pero menos que la suma de los dos ETF de la misma gestora que siguen al FTSE (4.059).

Las demás opciones, a primera vista muy sencillas y evidentes, son las que arrojan para mí el mayor misterio. Les cuento: el iShares Core MSCI World UCITS ETF (IE00B4L5Y983, SWDA) ostenta 1.503 posiciones, ¡pero ojo, este ETF no lleva emergentes!, si queremos emergentes tenemos de la misma casa el iShares MSCI ACWI UCITS ETF (IE00B6R52259, SSAC) con 1.604 posiciones. Aquí salta la primera sorpresa, aún llevando emergentes sólo aparecen 99 posiciones más. Bueno, en el caso de iShares la trampa puede estar que entre las posiciones de dicho ETF se encuentran otros ETF, así, a fecha de hoy 10 de mayo de 2021, la cuarta posición después de Amazon lo ocupa el iShares MSCI India UCITS ETF y un poco más abajo nos encontramos con ETF de Brasil, China y Arabia Saudí, con lo cual no hay que confundir necesariamente posiciones con compañías. Entonces, con el Vanguard y el iShares tenemos una cartera formada tanto por empresas de países desarrollados como emergentes. Aunque seguramente el Vanguard tiene más posiciones por la mayor amplitud de los índices FTSE, tendríamos que contar las posiciones de los ETF monopaís que incluye el iShares MSCI ACWI UCITS ETF para tener una imagen más precisa. En cualquier caso, ninguno de los anteriores incluye small-caps o no en suficiente número, siendo la casa State Street la única que nos brinda la opción de un todo en uno aunque a un precio algo caro (0,4% TER), hablamos del SPDR® MSCI ACWI IMI UCITS ETF (IE00B3YLTY66).

Para destripar éste espero de su sabiduría e iluminación porque yo no lo entiendo: siendo el que replica el índice más amplio, el MSCI All Country World Investable Market Index, sólo presume de 1.554 posiciones, una cifra muy pobre para querer abarcar un espectro tan amplio (recordemos que un poco más arriba hablábamos de la friolera de entre 7 y casi 9 mil posiciones incluyendo small-caps), y a diferencia de iShares, éste no cuenta con ETF monopaís entre sus posiciones, no es un ETF de ETF. En todo caso, y a falta de resolver este misterio (¿derivados, réplica optimizada quizá…?) espero que mi pequeña investigación (realizada los días 9 y 10 de mayo de 2021 con los datos de las webs oficiales de Vanguard, Blackrock y State Street) les pueda servir a algunos de ustedes para tener algo más de información a la hora de montar su cartera indexada, recomendándoles para tener una imagen más completa, el hilo de @camacho113:

Saludos y buenas inversiones.

68 Me gusta

Siempre es interesante profundizar en la composición de los diferentes vehículos indexados, en ocasiones uno puede encontrarse que hay diferencias bastante interesantes entre ellos y que le hacen a uno plantearse la cantidad de variables que se deciden de manera más o menos activa bajo el manto de la indexación como se ha comentado en muchas ocasiones por el foro.

En este tema específico mi opinión es que el número de empresas debido a la ordenación por capitalización distorsiona bastante la sensación de “diversificación” que suele proyectar ( entre comillas por que siempre digo que existen muchos tipos de diversificación ). Entre las métricas para medir la concentración y liquidez que se pueden usar a parte de la cantidad de empresas hay varias interesantes para medir el riesgo de concentración:

El número de miembros efectivos y la curva de Lorenz y el ratio Gini ( que se calcula de la curva de Lorenz ) me parecen métricas bastante intuitivas que nos dan más información que solo el número de miembros totales.

La concentración en FAANG y BAT hace que básicamente más del 30% del índice recaiga en las primeras 25 acciones y vemos como el número de acciones efectivas ( acciones que realmente tienen impacto en el índice, oscilan entre 100 y 170 dependiendo de la zona geográfica.

Aquí podemos observar como ha ido aumentando la concentración con el tiempo, se puede ver como prácticamente un 40% de acciones en el índice apenas pesan un 10% en casi todos los índices:

Este gráfico del SP500 puede resultar algo más intuitivo ya que mide en el eje horizontal primero las acciones de mayor capitalización:

Hasta aquí la teoría, ¿pero qué dice la práctica? Hagamos una comparación simple siempre sesgada por el periodo escogido entre el VTI y SPY:

https://www.portfoliovisualizer.com/backtest-portfolio?s=y&timePeriod=4&startYear=1985&firstMonth=1&endYear=2021&lastMonth=12&calendarAligned=true&includeYTD=false&initialAmount=10000&annualOperation=0&annualAdjustment=0&inflationAdjusted=true&annualPercentage=0.0&frequency=4&rebalanceType=1&absoluteDeviation=5.0&relativeDeviation=25.0&reinvestDividends=true&showYield=false&showFactors=false&factorModel=3&portfolioNames=false&portfolioName1=Portfolio+1&portfolioName2=Portfolio+2&portfolioName3=Portfolio+3&symbol1=VTI&allocation1_1=100&symbol2=SPY&allocation2_2=100

Parece que es posible que a muy largo plazo puedan existir diferencias significativas, pero estas diferencias más que relacionadas con el número de activos se asocian a los sesgos de exposición que puede tener cada índice, por ejemplo el sesgo a los factores small/value que haya podido tener VTI.
Mi opinión es que para conseguir este efecto sería mejor tener dividida la exposición en fondos específicos, pero poniéndose el gorro Boglehead un solo fondo es mejor que dos.

Además de toda esta chapa gafapasta, tengo que decir que estoy planteando este problema en base a número de acciones y obviamente esta no es la única dimensión de la diversificación, no es lo mismo invertir en una mina de diamantes que en Nestlé por mucho que ambas cuenten como una unidad, en este planteamiento la exposición a los riesgos de cada acción no la tengo en cuenta ya que va más allá del debate.

44 Me gusta

Felicidades por el trabajo porque le ha quedado un post muy interesante.

Es evidente que con una cartera MSCI World + global small cap + global emergentes, tiene cubierto el mundo y puede dormir completamente tranquilo realizando aportaciones periódicas porque a largo plazo le va a dar sus frutos. Para alguien que no quiere complicarse la vida y quiere algo sencillo, le va bien.

Sin embargo, el objetivo de muchos inversores es batir al índice por lo que buscan fondos de gestión activa o acciones. Quizá también se pueda intentar con una cartera indexada gracias a la variedad de ETFs que hay disponibles.

Por la composición de esa cartera, creo que el objetivo es la máxima diversificación (y es genial), pero para batir al índice creo que hay que concentrar.

Por ejemplo, para sustituir al MSCI World, un etf que me gusta mucho es el iShares MSCI World Quality Factor (me van a decir pesado de tanto hablar de él) con 297 compañías y que si se le hace poco, puedo añadir el Wisdomtree Global Quality Dividend Growth, con 592 compañías. Aunque algunas de ellas se solapan en ambos, tiene las FAAMG y otras de calidad más defensivas que le proporcionan estabilidad.

Respecto a lo comentado hacia el Vanguard de emergentes y el iShares IMI EM ETF, me ha parecido interesante que, efectivamente, el ETF contiene más compañías (2809) frente a las 1414 del fondo Vanguard indexado; está más diversificado y es algo más barato 0,18 % TER frente al 0,23 % del fondo. Pero mire:

No voy a mencionar los costes de compra de este etf respecto a comprar el fondo Vanguard porque en concreto en Degiro es de los de operativa gratuita. Ya si se coge un bróker con costes transaccionales altos o por el tema de informar a hacienda…, habría que ver la diferencia de coste por las compras periódicas.

13 Me gusta

Me parece un muy buen hilo. Muchas gracias por abrirlo, y por la información @SirHall.
La respuesta de @AlanTuring, como siempre, muy completa y muy técnica. Tanto, que a veces, me cuesta trabajo seguirle. Pero igualmente muy interesante.
Hace que me asalten muchas cuestiones:

  • ¿Qué es diversificación? Como bien dice @AlanTuring, esto daría para muchos post.
  • ¿Qué tipo de diversificación necesitamos? ¿Y para qué? Entiendo que hablamos de diversificación sólo en RV.
  • ¿Estamos buscando tanta diversificación, que acabamos en el concepto de “diworsification”? ¿Cómo saber la diferencia?
  • ¿Queremos hacer la famosa apuesta a que el mundo irá a mejor, y por eso indexarnos a todo lo que haya en el mundo (una vez más, en RV)?
  • Y por último, la continua pregunta: ¿cuánto puede influir en el desempeño de nuestra cartera el dejarnos un “eslabón”, como por ejemplo el de los emergentes, atrás? ¿Y cuántos eslabones podemos seguir quitando, sin que sea significativo el cambio, cuánto nos daría de sí el principio de Pareto?

Como siempre digo, tengo más preguntas que respuestas.

14 Me gusta

@SirHall Volviendo a otra comparación y pensando en la “diworsificación” como decía Peter Lynch si no recuerdo mal, y como me ha traído a la mente el iShares Core MSCI World UCITS ETF, lo he comparado con el etf que proponía yo para cubrir el MSCI World.

Más diversificación no quiere decir mayor rentabilidad, ni menor volatilidad. A veces tener muchas compañías que llevan un peso residual, nos exime de poder asignar más peso a otras de mayor calidad, en mi opinión, solo por creer que diversifica. Quizá sea mejor concentrar el peso en ciertas compañías de calidad y obviar el resto. Aunque no quite que sean buenas compañías, quizá no sean tan buenas como las principales posiciones que llevan más peso y con mejores ratios y ese porcentaje residual de 0,02 % de peso que llevan algunas, asignarlo a otras empresas que funcionan mejor.

Como Terry Smith que en su fondo no lleva compañías del sector cíclico, financieras…, pero eso es otro tema.

iShares Core MSCI World UCITS ETF. (0,20 % TER) 1587 empresas.
El primer trimestre de 2020: -18.55 %.
P/E: 19.92
Beneficios a L/P: 12.41 %
Crecimiento Cash Flow: 5 %

iShares MSCI World Quality Factor ETF. (0,30 % TER) 297 empresas.
El primer trimestre de 2020: -16.45 %.
P/E: 21.38
Beneficios a L/P: 11.20 %
Crecimiento cash flow: 7.24 %

Yo creo que es necesario diversificar, pero no solo basándose en el número de compañías que componen ese fondo o etf. Una cartera con ocho mil empresas, por ejemplo como saldrían con alguna de las composiciones de arriba, no quiere decir que nos aporte mayor rentabilidad que otra con menos compañías, ni que esa cartera sufra una caída menor en épocas recesivas.

Mire cómo el iShares MSCI World Quality factor sufrió una caída menor en el primer trimestre de 2020 con un número de compañías cinco veces menor que el iShares CORE MSCI World, aportando una rentabilidad prácticamente igual.

10 Me gusta

Gracias a todos por sus respuestas, muy interesantes y que sin duda alguna complementan un post que como pueden ver, es muy simple y sin pretensión alguna, como es mostrar el número de posiciones de cada fondo o ETF.

Un número mayor de posiciones no es garantía de nada, aunque por la propia naturaleza de la indexación, que corran las ganancias de los ganadores y nos vayamos quitando de encima las perdedoras, cuantas más bolas en la bolsa mejor. En este sentido, mejor un Eurostoxx 600 que un Eurostoxx 50, pero quizá de un S&P 500 a un US Total Stock Market no haya diferencias tan significativas. Además, como explicaba @AlanTuring, un 40% de las acciones de los índices apenas pesan un 10% del índice, dato que desconocía completamente; sí lo podía haber intuido a sensu contrario cuando viendo la composición de los fondos ví que, por ejemplo, las 5 primeras posiciones de un total de 1420 del Vanguard Emerging Markets -esto es: TSMC, Tencent, Alibaba, Samsung y Meituan- pesan el 22,8% del fondo, y las 10 primeras, el 28,8%.

En cuanto a la búsqueda del santo grial de batir al índice usando productos indexados como alguno de ustedes comentaba, no tengo datos ni una opinión muy definida al respecto. Sé que para algunas personas tiene sentido, existiendo cierto consenso en la comunidad boglehead de sobrevalorar las acciones small-cap value y los REITS (al menos hasta la crisis de 2008) y que ahora con el boom tecnológico de los últimos años coge seguidores la opción de indexarse también al Nasdaq, aunque un ilustre bogle como Rick Ferri es muy crítico al respecto por como está construido en Nasdaq, que tiene más miga de lo que mucha gente cree. Otras voces dicen en cambio que los pequeños cambios no importan demasiado, véase el siguiente ejemplo:

No lo sé. A mí me da la impresión que el uso de ETF quality, growth, value, momentum, etc, seguro que tienen mucha utilidad bien usados pero me temo que algunos gestores sólo los usan para dar una mayor apariencia de complejidad que justifiquen sus comisiones y algunos particulares, sobretodo bogleheads con un poco de espíritu aventurero, para saciar su aburrimiento sin salirse demasiado de los mandamientos de la gestión indexada.

Personalmente creo que si uno quiere intentar batir al índice tiene que jugársela un poco y confiar en fondos o productos con carteras concentradas o cuya composición sea bastante diferente al índice. Por poner un ejemplo, y sin menoscabo de todas las virtudes que tienen los fondos a nivel individual, la costumbre de algunos inversores bogleheads de complementar sus carteras indexadas con productos parecidos pero adornados como pueden ser Baelo, Impassive, River o ETF de dividendos, a mí, personalmente, no me convence. Es decir, si tengo una cartera indexada al 70 u 80%, me saldrá bien o mal, pero creo que vale la pena jugarse ese 20-30% restante en fondos de gestoras que realmente apuesten fuerte por unas pocas acciones dentro de ese índice -Fundsmith o Baillie Gifford, por ejemplo- o en fondos que nada se parezcan a un MSCI World o un S&P 500 como pueden ser un Magallanes, un Cobas o un Adarve.

27 Me gusta

Opino igual, he probado muchas combinaciones, incluso usando activos que han aportado históricamente mucha diversificación como el oro y no importa el activo que se agregue a la cartera, menos de un 20% apenas se nota y no olvidemos, que por mucha diversificación que aporte un activo, si sus retornos esperados son inferiores a otro, por mucho que mejore los drawdowns o diferentes ratios de métricas de riesgo, tarde o temprano lo más probable es que acabe reduciendo los retornos totales de la cartera y además agregará riesgo idiosincrásico no diversificable del activo.

Opino parecido, los ETFs factoriales en general van cargados de beta de mercado y tienen una pequeña carga factorial, esto es, la mayoría de sus retornos van a provenir de lo que haga la RV, esto es inevitable por que suelen ser ETFs poco concentrados. Además, existen tantas metodologías y factores de riesgo como culos de gestores, los mezclan, aderezan y calculan cada uno a su manera y después de que pasan unos años sin pena ni gloria muchos desaparecen. En resumen, no valen para nada más que para atraer incautos como moscas a la miel. Los pocos casos de fondos que lo intentan son imposibles de contratar en España y algunos de los más conocidos son los de Alpha Architect o los fondos de DFA pero de manera menos concentrada. La triste realidad es que si uno analiza el activeshare, el tipo de activos y el número de activos de la mayoría de productos, se da cuenta de que hay pocos productos disponibles que se expongan de manera significativa a los factores de riesgo típicos, como value, small, momentum o algún otro que tenga un mínimo de apoyo estadístico detrás. Por eso le dediqué tanto esfuerzo a conocer Adarve ya que me pareció una excelente oportunidad.

Todos estos factores son sombras en una caverna, algunos forman sombras más definidas que otros pero no hay más, son mediciones imperfectas e indirectas de fenómenos emergentes, de esos que tanto les gusta citar al equipo de Adarve en sus cartas y si a esto le sumamos la dificultad de sacarles provecho pues no parecen ningún chollo, como siempre, vamos a tener que arriesgarnos a creer en que algo se repetirá en el futuro, personalmente pienso que al menos algunos de estos factores están bien documentados y tienen una base estadística que por ejemplo muchas otras tesis no tienen, pero certezas y garantías no hay.

Yendo más allá, un Boglehead puro seguramente opinará igual que Bogle, que estas ineficiencias que son conocidas acabarán arbitrándose y desapareciendo. Yo no opino igual ( oh herejía ), puede ser por que no entienda del todo a Bogle o simplemente por que la ignorancia es osada, pero no opino igual, creo que si una oportunidad es fácil de arbitrar obviamente desaparecerá rápido, pero existen muchas primas de riesgo que conllevan dificultades intrínsecas y que hacen que la prima no sea sencilla de aprovechar, como por ejemplo tener que aguantar 5 años con unos resultados malísimos invirtiendo en small caps value mientras todo el mundo se forra con las megacaps tecnológicas y se comienza a dudar de un factor de riesgo que puede haber desaparecido, pero por eso nos recompensan, por ser capaces de aguantar la incertidumbre. Dejo un artículo de Cliff Asness que lo explica mejor que yo y que he citado en alguna otra ocasión:

23 Me gusta

A veces hay seguidores que en según que cosas son más inflexibles que aquel a quien supuestamente siguen.
Aunque por otra parte ejemplos hay de personas que creen que el stock picking o según que no puede aportar valor y luego se creen que son una sencilla regla de elegir acciones en base a según que lo harán mejor que el índice de turno.

En el caso de Bogle lo que comenta es que el hecho que el inversor se vaya a un tipo de selección concreta no es garantía que, incluso en el caso que pueda terminar aportando valor, en el tiempo que el inversor esté expuesto, termine por debajo de un índice algo más generalista. O, lo que es incluso más fácil, que el inversor se canse de estar demasiado tiempo por debajo y cambie de reglas.

Sin embargo, si se fijan, el propio Bogle, para un inversor USA, no tiene problemas en sugerir una inversión muy centrada en USA y, olvidarse bastante de índices de fuera. O por ejemplo no parece considerar que algo como el oro aporte una diversificación realmente beneficiosa para un inversor que ya combine renta variable y renta fija.

11 Me gusta

Comparto su opinión, y me parece que es una buena apuesta. La cartera de una joven que administro por delegación camina en esa dirección: 70% indexación y el 30% restante repartido entre Magallanes y Adarve. El futuro dirá.

11 Me gusta

Me ha gustado ese enlace donde comienza haciendo la analogía con el mundo de la suplementación y con el que estoy tan de acuerdo. Me encanta el deporte y lo practico cada día, pero discrepo totalmente con la cantidad de suplementos que se recomiendan como necesarios. Yo no paro de hacer deporte y no tomo ningún suplemento; en lo que concierne a la inversión, también me gusta lo más “saludable” posible y soy muy crítico con algunas formas de aprovecharse para incitar el consumismo o en este caso para beneficiarse por la adquisición de determinados productos por parte de los inversores.

Sí que es cierto que quizá a la industria le conviene adornar algunas alternativas con palabras como quality, growth, momentum… sin embargo, yo me fijo en la composición de ese etf en concreto. Me da igual que se llame quality, value, Compounders, Large Cap o “chicharros”. Bajo mi punto de vista, en concreto el msci quality factor que es el que he estudiado, es la alternativa a un msci world más concentrado a un precio muy asequible. No he encontrado otra opción que lleve unas 300 empresas de calidad, con baja rotación y bajas comisiones. Y es por eso por lo que me atrae.
Además, me gusta porque esas empresas que lo componen no van a ser vendidas y la próxima vez que mire la composición va a ser diferente, con lo positivo o negativo, en según qué casos, ello conlleva.

Pienso que sigue siendo una forma de indexación, un poco aderezada, que no se contrapone a llevar un MSCI World o a añadir un 20 % a algo más concentrado de gestión activa como Fundsmith o Baillie, así como creo que tampoco es inviable que alguien quiera añadir un fondo o etf índice de dividendos.

Yo fondos de gestión activa conocidos aquí como value patrios, no soy partidario de llevarlos, pero por mi forma de ser que no encajan conmigo. Sé que aquí muchos llevan un gran peso en ellos, pero a mí no me gustan las empresas que suelen llevar en cartera. (Me preparo para los ataques que voy a recibir). :sweat_smile:
Sin embargo, sí que llevaría otros de gestión activa como los que he mencionado de Terry o Baillie, pero por el gestor, su forma de trabajar y el tipo de empresas que compra.

7 Me gusta

Cuando se habla de diversificación, se habla de modelar las probabilidades de los escenarios futuros de nuestras carteras. Esto es, utilizando unas métricas que identifiquen las características relevantes de nuestra cartera ( percepción subjetiva de riesgo personal, volatilidades, máximo drawdown, longitud de drawdown, retorno esperado, etc … ), establecemos un objetivo para cada una y alteraremos la composición de la cartera para conseguir acercarnos el máximo a ese objetivo. En principio, conocer estas variables y saber manipularlas suena sencillo, pero en la práctica no lo es ya que las variables están relacionadas, los datos que manejamos son probabilísticos y sesgados y cuando mejoramos o empeoramos alguna, seguramente estaremos alterando el resto. También ocurre que no somos conscientes de qué variables podemos estar alterando, centrarse solamente en retornos y volatilidades puede traernos sorpresas desagradables y podemos estar incurriendo en riesgos de los que no somos conscientes.

Resumiendo, cualquier acción que tomemos que modifique alguna de estas variables puede ser un acto de concentración o diversificación, por lo tanto, existen tantas formas de diversificar y concentrar como métricas de variables contemplemos en nuestra cartera. No deja de ser un juego de distribución de probabilidades, donde alterando una variable cambiamos la forma de la distribución final de otras variables.

Dicho esto, me gustaría que se apreciara un matiz muy importante en mi definición. Las métricas de riesgo objetivo, su prioridad y su certeza las definimos nosotros, por lo tanto pueden existir métricas muy personales. Por ejemplo, podríamos ser multi millonarios y decidir que para nosotros la prioridad es disminuir la probabilidad de pérdida total de capital con la mayor certeza posible, hacernos un búnker con cultivos hidropónicos y su propio generador nuclear, almacenar semillas, guardar materias primas, oro, platino, armas y otras tantas medidas. Para algunos esto es una locura, pero si queremos un grado de certeza lo más alto posible bajo ciertos escenarios podría tener sentido. Ejemplos hay muchos, como la famosa métrica bastante difusa “dormir tranquilo” y otras tantas.
Algunos problemas típicos en este camino que suelo observar y que nos pasan a todos son:

  • Alterar una variable que mejora un aspecto de la cartera pero no ser consciente de otros aspectos que empeora, y si los mejora/empeora tener claras las causas y las premisas.
  • Alterar una variable en base a un objetivo difuso, sin haber definido exactamente lo que buscamos y creer que agregando tal o cual activo estamos mejorando la cartera sin saber por qué.
  • Definir métricas de objetivo que realmente no se alinean con lo que somos en base solamente a la teoría, por ejemplo cuando sobreestimamos la capacidad de soportar volatilidades o periodos prolongados de drawdowns que tenemos.
  • Intentar optimizar en exceso en base a los retornos del pasado olvidándose de los principios subyacentes de los activos y la naturaleza de los mismos con sus riesgos idiosincrásicos ( lo que pasó vs lo que pudo pasar ).

Sobre el supuesto efecto “free lunch” de la diversificación

Si hablamos de las métricas objetivo de muchos inversores, las más típicas son la volatilidad como variable puente del riesgo y los retornos. El efecto free lunch se da, cuando mejorando alguna métrica que nos interese, por ejemplo, volatilidad , pero no alteramos significativamente el resto de métricas consideradas negativas dentro de nuestro rango objetivo. Como el avezado miembro de +D sospechará, este efecto es difícil de conseguir y tiene muchos matices. Por ejemplo, cuando agregamos bonos a nuestra cartera, debemos distinguir entre dos efectos, por un lado estamos restando volatilidad/riesgo de manera directa por el tipo de activo y a parte, podemos ejercer un efecto diversificador que nos salga gratis y que dependerá de la correlación y la volatilidad de los bonos respecto a la RV, por lo que realmente es muy difícil compensar la pérdida de rendimiento al agregar bonos en cartera por los efectos de diversificación:


image

Un marco teórico de este efecto es el de la teoría moderna de cartera ( MPT ) de Harrry Markowitz. En los gráficos de frontera eficiente podemos encontrar un ratio de riesgo-beneficio óptimo para una determinada volatilidad y tipos de activos en base a su correlación, volatilidades y retornos.

image
image

Lo pongo como ejemplo, pero este sistema tiene diversas limitaciones y daría para otro post explicarlas y explicar la MPT.

Algunos errores en busca de la diversificación

  • Cuidado interpretando las correlaciones medias
    Las correlaciones son dinámicas, las correlaciones representadas en medias son peligrosas de interpretar, además existen diversas formas y periodos para calcular correlaciones. Por ejemplo, la mayoría de activos tienden a correlaciones altamente positivas con las acciones en eventos negativos y descorrelacionar justo cuando menos nos interesa, que es cuando la RV sube, los efectos beneficiosos esperados pueden diferir en gran medida teniendo esto en cuenta, no podemos asumir una distribución normal:

image

  • Agregar activos con riesgo idiosincrásico alto bajo la premisa de correlaciones históricas en busca de optimizar otras variables como la volatilidad
    Una de las variables que más impactan en la diversificación de las métricas más populares y el efecto “free lunch” es la correlación, en busca de activos negativamente correlacionados podemos caer en cometer errores ignorando métricas menos visibles, como el riesgo asociado al sector del activo, ejemplo de esto podría ser la concentración en ciertos sectores, por ejemplo podríamos pensar en utilizar un ETF de startups tecnológicas o de mineras de carbón. El caso del oro también entraría en esta categoría, un excelente diversificador histórico por que en épocas donde la RV se ha ido a negativo su correlación también ha sido negativa. No estoy diciendo que el oro no pueda estar en una cartera, de hecho históricamente ha sido un excelente diversificador, sin embargo no debemos perder de vista los altos riesgos idiosincrásicos asociados al oro que se reflejan en su volatilidad y de que no tenemos garantía de que siga manteniendo las correlaciones tan favorables que se han visto históricamente. Además, debemos tener en cuenta que, cuanto mayor sea el potencial efecto esperado “free lunch” en los activos, más inversores se verán atraídos hacia el activo y por lo tanto, su precio reflejará estas expectativas, haciendo que los inversores se mantengan invertidos a cambio de unos retornos más bajos.

  • Agregar más clases de activo, empresas o fondos, no siempre es mejor ni necesario
    ¿ En RV qué estamos alterando realmente al agregar más o menos empresas a nuestras carteras?
    Como he comentado previamente, dependiendo de lo que queramos diversificar lo ideal es tocar unos aspectos de nuestra cartera u otros y conocer como se relacionan estas variables entre sí. Para poder entender el mayor cambio de pasar de tener 20 empresas a 150, tenemos hablar de una variable denominada Terminal Wealth Dispersion ( TWD ) Que mide el rango del resultados obtenido por una cartera después de un tiempo determinado, esta es una de esas variables que a priori están ocultas y de las que no somos conscientes de primeras, durante mucho tiempo hubo un mito de que con 10 acciones uno estaba lo suficientemente diversificado por que solamente se tenía en cuenta la volatilidad.
    Por ejemplo, veamos lo que ocurre cuando comparamos el TWD del mercado vs hacer carteras con varios sectores del mercado:

image

Vemos como la consistencia de los resultados aumenta a medida que agregamos más sectores a la cartera, el precio que pagamos por esa consistencia es el de optar a menores retornos esperados.
image

Y podemos observar lo mismo con acciones individuales mantenidas en B&H y la variación final, cuantas más acciones, menos dispersión de resultados final. Podemos ver que a partir de 10 acciones hay un bajón importante.

image
Y aquí tenemos el mismo ejercicio contratando fondos, parece que a partir de 2-3 fondos por estilo ya no se consigue menor dispersión de resultados. Si diéramos este gráfico como válido y fuera extrapolable al tipo de fondo que estamos barajando, está claro que hay zonas más o menos óptimas para reducir esta variable en concreto. El dato exacto y los cálculos pueden variar, lo importante aquí es darse cuenta de que debemos tener muy claro para qué queremos diversificar y qué efectos puede tener esto en variables importantes que a priori pueden estar ocultas, lo mismo ocurre cuando decidimos rebalancear periódicamente o por momento… o cualquier decisión que tengamos que tomar. Ya me he alargado mucho y dejo más para otros posts.

41 Me gusta

Qué maravilla de comentario @AlanTuring. Muchas gracias por su aportación, en cuestión de minutos nos comparte un conocimiento que le habrá costado muchas horas de esfuerzo e investigación. Gracias de verdad.

11 Me gusta

Tengo un problema serio después de leer su comentario. Ahora…¿cómo diablos me voy a atrever a discutirle algo?

7 Me gusta

No lo haga, que bastante me lleva ya la contraria mi novia :sweat_smile:

7 Me gusta

Yo me llevo de maravilla con mi mujer, y eso que siempre digo la última palabra: Sí, cariño.

12 Me gusta