Diálogos value (II)


#682

Pues nada, con sistema o sin sistema la vida continua, ¡ah! y la bolsa también.


#683

El sistema me acaba de conceder el distintivo de COMPLICE, el que más ilusión me hace ¡bien! Más quiero más :wink:


#684

El sistema, un mundo lleno de paradojas. Aquí viene como anillo al dedo una antigua y conocida fábula de la que se extraen múltiples conclusiones que pueden ser aplicadas al presente caso.

Resulta que andaba pastando una vaca por el prado cuando un pajarillo revoloteaba a su alrededor, pio, pio, pio, posándose a su lado, a fin de cazar los insectos que el rumiante espantaba con los movimientos de la cola.

La vaca vio que un zorro se acercaba y, para proteger al pajarillo evitando que el zorro se percatara, lo cubrió con una tremenda cagada. El pajarillo desapareció cubierto por la enorme, densa y vacuna “ensaimada”.

Asustado, el pajarillo se puso a piar, pio, pio, pio, lo que alertó al zorro, revolvió entre la mierda, sacó al pajarillo con la boca, se aproximó a un riachuelo cercano, lo limpio con mimo y cuidado y se lo zampó de un bocado.

¿Qué es lo que aprendemos de esta tierna, delicada y elegante fábula en relación al sistema?

Primero, no siempre quien te cubre de mierda te quiere mal.

Segundo, no siempre quien te limpia la mierda te quiere bien.

Tercero, cuando estés cubierto de mierda, no digas ni pio.


#685

:alegría::alegría::rofl::rofl::rofl: Una vez más ,encuentra la fábula adecuada, instructiva y divertida ( menos para el pajarillo ).


#686

Es Ud. genial!!! … bueno, igual no :thinking: jeje, pero sus aportaciones sí lo son! Destilan tan fina ironía, junto a sabiduría acumulada, que siempre me quedo sonriendo :slightly_smiling_face: y al mismo tiempo pensando que me agradaría disponer de un poquitín de esa su facilidad de exposición para explicar sencillo y de forma agradable cualquier concepto. Gracias. (y seguro que Ud. -no sólo sus aportaciones- también es genial!)


#687

Total, que con sistema o sin sistema acabamos siempre pringados. Por cierto, la fábula me ha recordado un cuento que me contaban cuando era pequeño, concretamente el de Garbancito, debido a las similitudes vacunas y escatológicas :wink:

A veces tengo la sensación de ser como Garbancito en este mundo financiero y cruel que nos ha tocado vivir y que lo único que podemos hacer es cantar lo de: Pachín, pachán, pachón…:wink:


#688

Les doy las gracias por sus comentarios, les agradezco mucho la equivocada idea que de mi tienen, soy lo que Uds. denominan “una trampa de valor”, parece que sí, pero no. Quiero que sepan que han conseguido algo inaudito y que, personalmente, pensaba que nunca iba a ocurrirme: han logrado que rebose el pozo sin fondo de mi vanidad. Y no es baladí el comentario, pues quien más se acerca a Uds., comparativamente hablando, fueron un par de gemelas modelos en el último desfile de Victoria’s Secret que, tras compartir una horas en las que les expliqué y demostré la futilidad del varón en nuestra competitiva sociedad actual ante las exigencias externas, halagaron mi virilidad con un piropo sideral, acompañado de las dos sonrisas más inocentemente pícaras y traviesas que he podido disfrutar: “Calimero, la belleza del blanco de tus ojos supera el de la cascara de huevo que llevas por sombrero”. Como verán, es inexplicable que la cotización de L. Brands esté por los suelos, la culpa de la dirección y del Consejo, lo tengo claro.

Aeneas, de genio tengo muy poco salvo cuando me aflora el mal genio, más del que debería. Discretito, del montón, y de escritura lenta, poco a poco, como los dioses mandan. Y aquí, la modestia no es falsa. Ojalá tuviera la capacidad de razonar como lo hacen Uds. del que Ud. es buen ejemplo. Yo ni expongo ni discurro, lo que hago es aporrear el teclado.

Masdividanet, no se haga ni nos haga de menos en sus comparaciones. No olvide que el garbanzo, si es de Fuentesauco o de Valencia del Ventoso, está calificado como el caviar del cocido, un puro manjar, en su sencillez, cremosidad y sabor. Cuando el mundo recupere el raciocinio volverá la cocina de cuchara, cumbre de la cultura gastronómica.

Solo he de corregirle una cosa, el estribillo de la canción no es “Pachín, Pachán, Pachón” sino “Pachín, Pachán, Pachúm” porque Pachón, lo que se dice Pachón, es lo que queda entre el esternón y la pelvis tras atizarse la más generosa ración del cocido reseñado.


#689

¡Voto a Bríos! me ratifico en lo de Pachón, así lo recuerdo, y también en que el sistema, los mercados o como usted quiera nos tratan más de una, de dos y de tres veces como si fuéramos Garbancitos (y lo peor es que sin que nos demos cuenta), y me ahorro dar más explicaciones de carácter escatológico que seguro estarán en la imaginación de todos, o por lo menos de los mayoricos que recordarán el final del cuento :wink: