¿Deuda? ¿Qué deuda?

Quiero compartir algo que me ronda desde hace tiempo. No se habla mucho del tema -hasta donde yo sé-. Tengo que advertir que mis conocimientos sobre economía micro, macro y money son los adquiridos de forma autodidacta y principalmente como hobby. Es posible que haya errores de bulto en mi razonamiento. En cuyo caso les ruego que sean indulgentes y me lo aclaren para librarme de mi ignorancia.

Se trata de la deuda pública. Los estados se financian emitiendo bonos. Actualmente a tipos cerocoma o negativos.
Ejemplo de bono a 10 años:
imagen

O el bono a 5 años que se paga más barato:
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen

Se habla sobre estímulos económicos, inyecciones de liquidez, tipos bajos, tipos negativos… Además, en los medios se hace referencia al gran aumento de deuda pública -en esta cozuntura por rayones de fuerya mayor- y al peligro que esto supone.

Entiendo que un tipo negativo significa que el emisor del bono no paga el cupón, sino que lo cobra. Es decir que cobra dinero por que le dejen dinero. Genial.

Imaginen las posibilidades si esto estuviera al alcande que alguno de nosotro, el proletariado.

  • Puedo ir al mercado de bonos y pedir 10 Millones de € a 10 años.
  • Cobrar mi cupón de ~50.000€ al año.
  • Al cabo de los 10 años devuelvo los 10 Millones. Como no soy avaricioso los he metido en el colchón sin gastar ni uno.

Además, la inflación hace que esos 10 millones tengan mucho menos poder adquisitivo dentro de 10 anos. Lo que repercute de forma doblemente negativa en el acreedor. Aún con bonos positivos bajos y teniendo que pagar cupones es un buen negocio si se puede obtener un retorno mayor que estos, digamos de un 2% anual.

Más que un problema para el estado aquí veo un doble incentivo para que cada vez haya más deuda pública. A saber: se cobra por emitirla y la inflacción reduce el valor de lo que se devolverá, por lo que el coste baja todavía más. Y así se crea otro incentivo para intentar que la inflación suba o al menos esté por encima del bono.

Veo en definitiva un muy buen negocio para los estados.

¿Quién está pagando la fiesta?

18 Me gusta

El ahorrador por dos vías pienso yo que la pagará.

La primera debido a la impresión monetaria generando inflación cuando el mundo y sus avances tecnológicos son deflacionarios, hace que el ahorrador o consumidor necesite más recursos para lo mismo.
Por otro lado, al devolver la deuda es más cómodo (al valer menos) para todo aquel que está endeudado.

La segunda es vía incremento de los impuestos (que vendrá) para cuadrar el déficit público y que los Estados incrementen su recaudación.

15 Me gusta

Buenas noches, no va usted desencaminado pero hago un par de matizaciones a su texto (si me equivoco corrijanme aunque creo que estoy en lo cierto):

  • Un bono a tipos negativos no implica que el comprador tenga que pagar cupón, simplemente que no lo cobra (Que ya es una gran diferencia, claro)

  • Por tanto, el efecto es como usted describe pero de una manera más mitigada, ya que en el caso del bono a 3 años por ejemplo, el estado solo tiene que devolver 100€ por cada 101.5€ que recibe. Le sale a cuenta, siempre que no haya deflación, claro.

Por lo demás, más que un incentivo para los Estados a endeudarse, considero que es una medida efectiva para que la deuda soberana deje de engordar sin límite. Veremos cuanto dura, porque hasta hace 5 años este escenario de perder dinero comprando deuda soberana era inimaginable.

8 Me gusta

Yo lo veo al revés, los tipos bajos son un incentivo para endeudarse. Veo una similitud con lo que puede ocurrir en un país exportador de petróleo cuando sube el precio de éste:

En lugar de sanear la economía aprovechando algo que se sabe que es temporal, se sube el gasto público según suben los ingresos del petróleo. Al final crecen tanto los gastos públicos gracias al dinero fácil que cada vez se necesita un precio del petróleo más alto para no tener déficit fiscal.

Cuando por cualquier razón cae el precio del petróleo se descubre la realidad. Para empeorar las cosas se habrán creado unas redes clientelares e ineficiencias que van a ser difíciles de solucionar.

Al final los platos rotos los pueden acabar pagando los más jóvenes, que no se ha beneficiado de la fiesta pero les toca pagar la factura.

Si se cambia precios altos del petróleo por deuda barata se puede acabar igual. Los tipos bajos pueden ser un regalo envenenado si no se hacen bien las cosas. Y parece que en España se está aplicando la máxima de que un problema aplazado en un problema solucionado.

18 Me gusta

Pero el problema es que los Estados no suelen guardarlo en el colchón, ¿no? Más bien todo lo contrario, suelen gastarlo en proyectos poco rentables que en vez de generar valor, lo destruyen. De manera que al cabo de los años tienen que pedir más dinero para pagar el bono de años anteriores. Si en una de estas a la gente le da la locura de querer volver a ganar dinero por prestar el dinero en vez de perderlo, quizá el Estado se tendrá que endeudar a tipos mucho más altos para pagar una deuda que en vez de añadir riqueza la está destruyendo. Y ahí es cuando vendrían realmente los problemas…

3 Me gusta

El Estado sólo paga los intereses (cuando los hay), nunca devuelve la deuda. La deuda se amortiza en forma de inflación, de quitas/quiebras o, simplemente, emitiendo más deuda para pagar la deuda.
En cualquier caso la deuda nunca es un problema, Tommy Tiernan encontró la solución:
: “Todos los países del mundo deben dinero, pero ¿a quién? ¿A quién le debe dinero todo el mundo en el planeta? ¿Por qué no nos cargamos a ese cabrón y descansamos todos?”

15 Me gusta

Estoy totalmente de acuerdo, tengo 25 años, así que por la parte que me toca en eso, y por lado hay un factor de gestión lógicamente.

Objetivamente los tipos negativos están ayudando a que Estados que históricamente han tenido déficit público como España y altos niveles de deuda, no acaben estrangulados en estos meses del Covid. Llegamos a tener una prima de riesgo de 500 o 600 puntos como en el 2012, y la situación sería extrema a nivel crediticio.

Sé que nuestros políticos no se caracterizan por ser buenos gestores hasta ahora, pero en cuanto a su suposición de que un nivel negativo de tipos aumenta el apetito de deuda necesitamos algo más de tiempo porque no hay datos suficientes para evaluarlo.

En periodos normales, el déficit público ha ido descendiendo desde 2013 a 2018, con un repunte en 2019. En cuanto a los gastos por intereses de deuda, estos también se han ido reduciendo hasta 2018, repuntando en 2019.

El tesoro está emitiendo deuda a tipos negativos desde 2015, así que sobre estos 5 años de datos, podría decirse que el efecto de los tipos negativos (entre otras medidas lógicamente) No está produciendo un aumento del déficit público sino al contrario.

En cualquier caso me reafirmo en que no me parece un periodo de 5 años significativo para sacar conclusiones, y habría que esperar al menos 10 o 15. Un placer debatir con usted.

7 Me gusta

Me temo que está usted confundiendo dos términos diferentes. El déficit es simplemente la diferencia entre ingresos y gastos. Para medir la evolución de la deuda debería usted mirar el porcentaje de deuda sobre el PIB. Le adjunto un gráfico para el caso español.


Como verá estamos en niveles cercanos al 100%, es decir para pagar toda la deuda pública deberíamos destinar íntegramente todo lo que produjesemos en un año para pagar nuestra deuda. Como consuelo le diré que hay paises como Japón con índices bastante más preocupantes. La tendencia en los países desarrollados es clara:
image
Por no meternos en tratados macroeconómicos mire usted el dinero como un producto/servicio más. La teoría de la oferta y demanda establece que a menor precio mayor demanda. En este caso el precio del dinero, como sabe, el precio lo dictaminan unos banqueros centrales muy amables.
No solo la deuda pública está a niveles preocupantes sino que la deuda privada tampoco hace otra cosa más que engordar. Las empresas e incluso familias has refinanciado su deuda ni se sabe la cantidad de veces en los últimos 12 años. Hay sectores enteros zombies, que únicamente subsisten por el nivel de tipos históricamente bajo en el que vivimos. Por eso, y utilizando la excusa de la pandemia, van a dejar los tipos lo más bajos posibles durante el mayor lapso de tiempo que puedan permitirse.
Al final, como apuntaba @rasalfez, este es un gran negocio para los Estados. Se financian a tipos incluso negativos y la inflación (cuando llegue) irá erosiando poco a poco el valor facial de su deuda. ¿La fiesta quién la paga? Le iba a decir que usted y yo, pero seguramente sean nuestros hijos/nietos.

18 Me gusta

Gracias por su comentario y las gráficas, sin duda que ayudan a poner todo en perspectiva.

Hablaba en términos de déficit público porque considero el déficit como un indicador anticipado sobre la evolución de la deuda a futuro. Esto es, siempre que haya déficit, va a seguir aumentando la deuda, y viceversa.

El indicador de deuda sobre PIB no me gusta tanto porque me parece engañoso, ya que se puede disfrazar el aumento de deuda con la subida del PIB, y viceversa como lo ocurrido este año: La deuda no ha aumentado tanto en 2020, pero con la caída del PIB del 11% este año, el efecto sobre la ratio %Deuda sobre PIB es negativo por partida doble.

Estoy de acuerdo con que es un gran negocio para los Estados. Veremos si en el futuro todos los países de occidente sufren la “japonización” de la economía, o no.

En cuanto a la “fiesta” creo que nos tocará a nosotros dentro de 40 o 50 años, sumado con el tema de las pensiones, pero no quiero abrir este otro melón :smile:

3 Me gusta

Yo llevo dándole vueltas a esto bastante tiempo, y lo he “atacado” por varios flancos. Les expongo algunas de las ideas que merodean por mi cabeza, para que ustedes me las puedan rebatir/aclarar, dado que yo no tengo la más mínima idea de esto:

  • La tan mencionada inflación que no llega. Esto me tiene mosqueado. Con los grifos de los bancos centrales abiertos a todo lo que dan, y no hay inflación. ¿Se está cocinando para venir de golpe? ¿O pudiera ser que estemos sufriendo una inflación enmascarada? Me explico, si conseguimos que los aumentos de los precios de los productos sean solamente en aquellos productos que están fuera de los índices que recogen la inflación, ¿podría haber una inflación oculta?

  • Ahora es el momento de endeudarse, ¿o no? Siempre se dice que lo mejor es ir contra corriente, pero dada la situación actual de tipos bajos y posible inflación en el futuro, ¿qué mejor momento para endeudarse? No pagamos muchos intereses, y encima, parte del préstamo nos lo paga la inflación. Nota: no hay nada que me guste menos que endeudarme.

  • Lo de Japón. Ahí están, en la ultratumba, pero no mueren. Todo en contra de ellos, y algunos inversores prestigiosos mirándolos con deseo. Y así llevan ya varias décadas. Esta parte me tiene totalmente descolocado.

La verdad es que todo esto me preocupa bastante, y a veces me planteo si invertir en oro como refugio, en BTC como refugio también, no por la revalorización, o si ya voy bien protegido con la RV.

Perdón por soltar las ideas así, desordenadas, pero es como están en mi cabeza. :sweat_smile:

8 Me gusta

Ando con dudas parecidas a usted.
De hecho, tengo una hipeteca, de la cual aun nos quedan unos 22 años, y prodríamos ir amortizando bastante, pero dado los bajos tipos, creo que sacaremos más por nuestros ahorros a largo plazo en los fondos que llevamos (70% value patrio). La hipeteca que tenemos es bastante asequible, es un porcentaje bajo de nuestros ingresos, y me estoy planteando pasarnos a tipo fijo. Aumentaría algo la cuota actual de la misma, pero sería una especie de seguro que nos cubriría ante un posible escenario de inflación…
Mis dudas llegan al punto de pensar si no sería una buena idea hipotecar un garaje que tenemos ya pagado, para invertir dicho dinero de golpe en varios fondos de manera diversificada, y sacando la hipoteca a tipo fijo para cubrirse de la inflación.
Lo invertir en Japón (via indexados) también me tienta.

Creo que hay una idea que nos resulta complicada aceptar: desconocemos cual es el valor de la inflación, considerada como variación de precios.

Trataré de explicarme, dice Vd:

si conseguimos que los aumentos de los precios de los productos sean solamente en aquellos productos que están fuera de los índices que recogen la inflación

El IPC, o cualquier otro número es un indicador, es decir una aproximación de por donde va la variable, la selección de una cesta de productos y servicios y su seguimiento a través de recogida de datos de numerosos individuos y familias, es sólo un indicador, no es la variable.

Mi percepción de inflación será diferente a la de otro, que tenga o no tenga coche, que consuma o no consuma televisión de pago, que coma más o menos jamón, o que tenga contratados o no seguros, etc.

Son aproximaciones, que a base de repetirlas hemos acabado creyendo que son absolutos, tan absolutos como creemos que la media o la mediana son “algo” y son sólo un indicador, en otros términos son una aproximación, más o menos buena.

Ah, por cierto yo estoy endeudándome a los tipos actuales, mi percepción es que hay una ventana de oportunidad, considero que lo que voy a percibir por lo que adquiriré con el dinero que me prestan, en el futuro valdrá más que lo que voy a devolver de principal e intereses.

La deuda privada o pública ni es buena ni es mala, tiene niveles de riesgo-incertidumbre, sobre todo depende de que se haga con el dinero recibido. Si en mi futuro las consideraciones y circunstancias están alineadas habré aumentado los niveles de riqueza, en caso contrario…

5 Me gusta

-“Sólo un gobierno puede coger papel perfectamente bueno, recubrirlo de tinta perfectamente buena, y conseguir que el resultado no valga nada”. Son palabras de Milton Friedman

11 Me gusta

¡Menudo lio con la deuda pública y los intereses negativos! De números se muy poco, las matemáticas siempre las encontré aburridas y difíciles de entender.

Cuando realizo un cálculo, he descubierto que si se trata de mi dinero solo me sale bien sumar y multiplicar, de contrario, si es el suyo, el restar y dividir no se me da mal. De los porcentajes ya ni les hablo, se trate de su dinero o el mío, no hay forma que los entienda. Como en el viejo chiste, compro por 10, vendo por 100, y con ese 7,48 % que me sale de ganancia logro llegar a fin de mes.

Ahora ando fastidiado, muy fastidiado por la actual situación de los tipos de interés. Me costó sangre, sudor y lágrimas llegar a comprender la formula del “Carrete” y sus derivaciones. Años y años de esfuerzos titánicos que no han servido de nada, puro desperdicio. Parece ser que la nueva fórmula es “Cate”, porque el “rre” del rédito ha desaparecido o es negativo. En fin, tendré que volver a estudiarlo, esto del “Cate” suena a suspenso, ahí hay algo que no voy a comprender, lo presiento, y eso que de cates mi libro de escolaridad está lleno, lo forman tres tomos, tres, cuando lo habitual es uno, es lo que tiene ser un experto en la materia, puedes extender tus conocimientos.

12 Me gusta

Saludos cordiales.

En general ese no es el caso, sí se suele gastar ese dinero.

Personalmente, entiendo que los bancos centrales incentiven esta política, sea la más conveniente o no lo sea, ¿pero que compren deuda terceros? Solo encuentro una explicación, aumentar su control sobre el deudor. Si China, u otro, tiene en deuda más euros que la Unión Europea podría Inundar el mercado dificultando nuestra financiación. ¿Pagan por comprar deuda porque así compran control sobre nosotros?

Por otra parte, en Europa la deuda se ha disparado, pero no la inflación. Extraño.

https://expansion.com/economia/2020/07/17/5f117f33e5fdeaef048b45ff.html

https://www.global-rates.com/es/estadisticas-economicas/inflacion/indice-de-precios-al-consumo/ipca/eurozona.aspx

2 Me gusta

Eso haciéndonos todas las trampas que se nos puedan ocurrir a nuestro solitario:

1 me gusta

Lo que expones en la teoría está muy bien, pero en la práctica, sobre todo a nivel político, no lo he visto nunca. Lo que ocurre es todo lo contrario, como los intereses son bajos o negativos, aprovecho para pedir más deuda y gastarlo en lo que me conviene y en pagar favores, en vez de en reducir la deuda.

Es lo que ocurrió a principio del año 2000, que como todo iba muy bien y los intereses eran bajos, la gente de a pie se endeudó hasta la médula comprando pisos a precios desorbitados, segundas viviendas, etc… Y cuando vino solo un traspiés con la perdida de empleos, la gente se vio imposibitada a pagar “sus deudas” porque nadie les prestaba, aún estando los intereses y el euribor en niveles negativos. Y podía haber sido peor,o de otra manera, si en vez de haber sido el traspiés por perdida de trabajo, que los intereses hubieran subido de 0 al 5% habría pasado lo mismo.

Con esto lo que quiero decir es que hay que pedir préstamos, porque hay proyectos que sino es imposible de realizar, pero no se puede tener una deuda permanente porque sino estás expuesto en cualquier momento a que cambien las condiciones de favorables a desfavorables y te hagan un agujero imposible de cubrir, por no decir que con la de dinero que se paga cada año en intereses permanentes de la deuda, se pueden hacer y pagar muchos proyectos sin tener que pedir dinero.

6 Me gusta