Criptodivisas y especulación minorista

Originalmente publicado en: Criptodivisas y especulación minorista – Blog Oficial Más Dividendos +D

¿Son las criptodivisas una burbuja? La respuesta dependerá de quién responda. Para un inversor tradicional, la ausencia de flujos de caja hace que el valor de estos activos quede relegado a lo que otros estén dispuestos a pagar por ellos. Para un seguidor de tendencias lo capital consiste en identificar una dinámica de precios alcista. De existir, su pragmático modo de proceder le impelerá a, parafraseando al antiguo CEO de Citigroup Chuck Prince, “bailar hasta que la música pare”[i]. Para una buena parte de los economistas que componen la corriente popular, la mera insinuación de que una de estas criptodivisas aspire a alcanzar un trato de homólogo con respecto a divisas como el dólar les resultará la más abyecta de las aberraciones y de ello deberá desprenderse que el valor de toda criptomoneda sea cero. En cambio, para algunos economistas alejados de ese mainstream, las criptodivisas son el oro digital del siglo XXI, capaz de capitalizar un descrédito con tanto ahínco granjeado por los bancos centrales, en una función esta que muchos de ellos en su día reservaron para “el más noble entre los metales.”

Sea como fuere, uno comienza a vislumbrar como ciertos rasgos prototípicos de anteriores episodios de especulación se proyectan sobre estos activos de nuevo cuño. Algunos de estos rasgos son los siguientes:

  • Exceso de liquidez en el sistema: Los ímprobos esfuerzos por parte de los bancos centrales durante la última década por fomentar el crecimiento económico a través de una política monetaria extraordinariamente laxa han creado un entorno de represión financiera (bajos tipos de interés reales o incluso negativos) que ha favorecido la apreciación de algunos activos reales como las criptodivisas.
  • Aumento del uso de apalancamiento: El creciente uso de cuentas de margen y el acceso a derivados como formas de negociación permite aumentar la exposición al subyacente.
  • Aumento de la especulación minorista: Según la revista Traders la actividad del trading minorista en EE. UU. se ha duplicado durante el pasado año 2020 gracias a la combinación del trabajo en remoto, los cheques de ayuda gubernamentales y al creciente proceso de ‘gamificación’ de la inversión a través de aplicaciones de inversión como Robinhood y similares. Un resumen sobre este tipo de comportamientos puede disfrutarse en la edición comentada por Jason Zweig del libro El Inversor Inteligente de Benjamin Graham. En concreto, en la página 55 de la edición traducida al castellano por la editorial Deusto, el lector encontrará el apartado titulado “El videojuego financiero” que le sorprenderá por ciertos paralelismos con la situación actual.
  • Aumento del volumen y de la rotación: En buena medida producto del incremento del comportamiento especulador anteriormente comentado.
  • Aumento de nuevas emisiones de criptodivisas: Durante periodos de fuerte apreciación de un activo, las emisiones de activos similares tienden a dispararse gracias a que el emisor encuentra demanda abundante a la que colocar dichas emisiones a precios ventajosos para sus intereses. Es el caso de las salidas a bolsa y también el de las criptomonedas. Gracias a los extraordinarios incrementos en el precio durante los últimos años, se ha pasado de las cerca de 1.300 criptomonedas en abril de 2018 a las 5.392 que según el portal de finanzas de Yahoo! existían dos años más tarde. Como referencia, en el mundo existen unas 180 divisas oficiales.

Recuerde que, de vez en cuando y durante determinados momentos del ciclo, suele producirse un cambio de polaridad en el que lo prudente parece estúpido y lo arriesgado suena coherente. A cada cual le corresponderá valorar en su justa medida el calado de las ‘sombras’ aquí expuestas entre tanta luz arrojada por los mercados para con el incipiente mundo de las criptodivisas.


[i]  “When the music stops, in term of liquidity, things will be complicated, but as long as the music is playing, you´ve got to get up and dance.”

51 Me gusta

Muchas gracias por su análisis @Ruben1985. Lúcido y claro, <<quien tenga oidos, oiga>>.

Supongo que lo que habría que saber es cuales 30 de las neo-divisas nos tocan a los usuarios del euro: 5400/180=30. ¿serán 2 y pico por autonomía?.
:laughing:

3 Me gusta

Muy buen artículo, como siempre. Que haya 5.392 criptodivisas a mí me parece un chiste.

Por otra parte, ¿cuál es su opinión respecto planteada al inicio? ¿Son las criptodivisas una burbuja o no? ¿Qué piensa de su virtualidad como medio de pago y/o reserva de valor? ¿Se alinea con la postura escéptica dominante entre los economistas?

Muchas gracias y saludos cordiales,

4 Me gusta

Un placer poder degustar sus deliciosos escritos, que contienen ese punto de calma y visión sosegada tan imprescindible en según que momentos.

Me parece brillante esta reflexión. Es evidente que para que en el pasado se hayan tomado según que decisiones en según que momentos, se ha hecho desde una perspectiva del riesgo que poco tenía que ver con la que podemos tener nosotros una vez analizamos a posteriori dicho episodio.

Creo que en España tenemos un gran ejemplo de ello con el caso de Fórum Filatélico y la inversión en sellos. Poco tendrá que ver el análisis del riesgo a posteriori de que estallara todo con el que podía hacer, antes de ello, alguien que llevara allí dentro 5 o 10 años sin volatilidad

13 Me gusta

Gran texto. Para mí, un canto de sirena ensordecedor. Tanto los argumentos a favor como en contra me suelen convencer. Me temo que soy de los estúpidos.

5 Me gusta

Que gran texto, @Ruben1985. Una delicia leerle, como siempre. Prodigese más por el foro, si su tiempo lo permite.
La codicia existe desde que el hombre es hombre.
Ayer tuve un pequeño debate con un compañero de trabajo, muy aficionado últimamente al mundo de las criptomonedas, particularmente del Bitcoin. Siempre me ha resultado curiosa la argumentación de su escasez frente a la moneda tradicional para justificar la burbuja especulativa en la que se encuentra.
Personalmente me mantengo alejado de las criptomonedas. Uno de mis grandes errores de inversión fue adquirir un activo hace más de 12 años basándome únicamente en la premisa de su escasez en el mercado. Actualmente es mucho más escaso de lo que lo era cuando lo adquirí y, por otras causas, tiene un precio de mercado aproximadamente un 15% inferior al precio de compra.

6 Me gusta

Les recomiendo que lo vean, explica cómo eran las IPOs de aquella época y cómo se calentó el sector por la avaricia.
Muy interesante.

6 Me gusta

Personalmente me encuentro más cómodo tratando con activos que generan flujos de caja. Creo que esa cifra de criptodivisas habla bastante por sí misma, aunque algunas sobrevivan y tengan futuro. Es difícil saber si este tipo de innovaciones están para quedarse (evolucionando) o si desaparecerán completamente (lo dudo). Aun sabiendo lo que ocurrirá en términos agregados, es difícil detectar a los ganadores (muchas veces los ganadores lo son por aspectos anecdóticos).

Para mí, que no soy un experto, son más activos reales - tecnología y energía - que divisas (se me hace extraño todavía aceptar que las “criptos” cumplan las tres funciones del dinero. Y sí, ya sabemos que en el sistema actual estas funciones son un tema de grados más que de absolutos).

En el artículo intento señalar algunos aspectos que me resultan llamativos, pero como me podrían resultar en el 2000 con las acciones puntocom, donde también se dieron buena parte de estas ‘señales’. No lo veo como un ataque a la existencia de las criptodivisas, del mismo modo que en el año 2000 no vería como un ataque a las acciones como activo.

Y respecto al tema de la virtualidad, creo que es un camino al que también se dirigen en mayor o menor medida las divisas oficiales.

Un saludo

13 Me gusta

Yo creo que ha tocado un punto fundamental, amigo @Ruben1985: la tecnología. Parece lógico no oponerse a la tecnología. En el caso que nos ocupa, el blockchain. Está aquí para quedarse, como se suele decir. Pero yo separaría una cosa de otra, o al menos lo intentaría. Al fin y al cabo, la tecnología es el soporte, no la “cosa en sí”; o eso pienso yo.

Para ilustrarlo, voy a volver a mi infancia y recordar un famoso intento de introducir una pseudodivisa de risa, los “Mortadelos”.
https://mortadelo-filemon.es/content?q=Y2F0X2lkPTQ4JmN0Z19pZD0xMTQmcG09YmxvZyZvZmZzZXQ9NA%3D%3D#.YCa32GhKiUk

Desde 1971 tuvieron cierta circulación en España. Creo recordar que estaban limitados a transacciones entre la editorial (Bruguera) y sus jóvenes clientes. La cosa no tuvo más recorrido que el anecdótico. Pero no creo que nadie se pudiera plantear entonces su introducción como moneda de uso general. Aunque la editorial se comprometiera a no emitir por encima de cierto límite. En el fondo, sin ser exactamente lo mismo, el tema que nos ocupa tiene bastantes similitudes con el antiguo. Que la tecnología no suponga un velo que nos impida ver el fondo de la cuestión.

Saludos cordiales.

11 Me gusta
4 Me gusta

Creo que a veces se nos va un poco la olla. Si en lugar de perder el tiempo (en mi opinión) con criptodivisas, con “perspectivas de los mercados para la próxima semana”, o bien con “soportes y resistencias”, y nos limitáramos a buscar valores infravalorados para comprarlos (o fondos que los busquen para nosotros), tendríamos más tiempo libre y ganaríamos más dinero. Pero claro, eso podría suponer un problema para algunos expertos: su experiencia dejaría de estar solicitada. Realmente, lees un periódico financiero, y gran parte es conocimiento inútil. Es decir, no es conocimiento.

15 Me gusta

Si, es evidente.
Donde la cosa se pone interesante es cuando BTC cambia manos (o bits que no sé, ni muy bien lo que es) a 50% de máximos, como es el caso.

1.-Añado?. Si era bueno a 64 mil, tiene que ser mejor añadir a 32 mil.
2.-Me asusto y vendo . Los stoploss tienen esa filosofía. Pero claro, sabemos que es difícil prosperar vendiendo a pérdida .
3.-Tiramos de lineas, cartabón y nos encomendamos a la Virgen de los Milagros ?

El mundo de la especulación es bien complicado.

Yo de momento voy a seguir con mis…déjenme ver, 5,98 euros de BTC (-45,3%) en Revolut y no creo que añada un centavo mas.

Porque en el fondo no tengo NPI de si estoy comprando barato , comprando caro o haciendo el gili .

P.D. Me quito el sombrero ante El Salvador. Un país al que mucha gente les cuesta ponerlo en el mapa y que ha sido titular en los medios internacionales. Un marketing brillante.

Yo lo que quería decir con mi anterior exabrupto es que todo esto que usted dice que es complicado (la especulación), es para mí estéril. Mareamos la perdiz para conseguir poco, o perder. En fin, no quiero descalificar a nadie. Saludos cordiales.

6 Me gusta

Sobre todo para que no se hable de su producto estrella:

2 Me gusta

¿Le ha influido algo en la declaración de la renta el hecho de tener esos bitcoins, aunque sean pocos?

¿Informa Revolut a su hacienda provincial te los bitcoins que tiene y de las operaciones que ha hecho?

Yo también tengo Revolut y me gustaría comprar algo de Bitcoin y dejarlo ahí sin tocarlo. A modo de sencillo experimento y un poquito de especulación, por si acaso con los años se empieza a multiplicar. Quién sabe. Lo dejaría a fondo perdido.

Como solo tengo mi salario y unos fondos que apenas muevo, mi declaración de la renta es súper sencilla de hacer. Me basta con aceptar la propuesta que me hacen ellos. Me daría rabia tener que hacerla yo manualmente por el hecho de tener unos pocos bitcoins.

¿Le ha influido en la declaración de la renta el hecho de tener esos bitcoins?

1 me gusta
2 Me gusta

Creo que a veces tratamos al mundo crypto como un todo, englobando todos los toquens diferentes como si fueran monedas de distintos paises (quizá el término cryptodivisa no ayuda a diferenciar, y quizá la narrativa del Bitcoin esté eclipsando el resto de cryptos haciéndonos entender que es todo lo mismo).

Yo prefiero hablar de tokens, ya que realmente de lo que estamos hablando es de 5000 softwares descentralizados distintos, que utilizan un token propio como medio de traspaso.
Un número importante de estos softwares hemos de reconocer que tienen como único objetivo crear un token escaso cuyo único objetivo es especular con él (como si estuvieramos creando una nueva variedad de tulipan)
Pero no hemos de olvidar que otro cierto número se crea como resultado de la innovación, intentando mejorar puntos débiles de los otros tokens, y cubriendo usos distintos de los que tendría una moneda.
Por ejemplo: si yo quiero vender mi arte digital y mantener una comisión por subsiguientes ventas, puedo utilizar un smart contract que se basa en el intercambio de un token determinado.
Si yo quiero crear un producto “financiero” que me permita vender y comprar “acciones” de una startup, puedo hacerlo a través de estos softwares basados en tokens, sin esperar que cumpla unos requisitos determinados para cotizar en una bolsa.
(Todo esto bajo mi cuenta y riesgo por supuesto, pero a cambio de una casi total libertad).

Esos usos que el dinero fiat no tiene es lo que le da sentido (y valor) a los distintos tokens. No hablamos de sustitutos de monedas tradicionales.

Aquí luego entra que para un mismo uso, se usen muchos tokens distintos que son prácticamente copias unos de otros. Por ejemplo, para publicar una obra de arte digital en una plataforma puedo hacerlo con un precio en eth, pero esto actualmente conlleva unos gastos elevados de transacción, por lo que puedo decidir utilizar un token similar creado por la propia plataforma donde publico mi obra, que me da la ventaja de no tener esos costes (ante la incertidumbre de que es un token menos utilizado y con más probabilidades de desaparecer, fluctuar en valor, o no incorporar actualizaciones de software periódicas que tienen otros tokens más utilizados… Para mitigar lo cual puedo querer simplemente transferirlos a euros inmediatamente después… O fiarme de esa plataforma, lo cual, si es adoptada por mucha gente, empieza a darle valor al token utilizado)

Pueden ustedes entender entonces por qué cada plataforma tiene incentivos para crear su propio token que “haga lo mismo” que el de al lado, pero que sea controlado por mi comunidad con unas reglas decididas sólo entre nosotros (donde ese “nosotros” puede llegar a ser todos los tenedores de ese token, no tiene que ser un individuo en concreto, eso es lo disruptivo)

7 Me gusta

Yo veo que hay una diferencia actualmente respecto al ciclo de 2017.
Antes todos los proyectos querían ser mejores que bitcoin en algo (velocidad de pago, comisiones, tamaño de bloque…) y actualmente todo el mundo asume ya que BTC va a ser una reserva de valor, utilizándose la LN para pagos. Y los demás proyectos cripto van por otros lados.

2 Me gusta

Que haya un porrón de protocolos blockchain cada una con su algoritmo de consenso distribuido permite que se vean diferentes soluciones a los problemas de escalabilidad, interoperabilidad, sostenibilidad, rendimiento, gobernanza y demás. Actualmente yo diría que es como el salvaje oeste, sálvese quien pueda, pero con el tiempo probablemente vendrá Darwin y su selección natural y acabarán sobreviviendo los más aptos, y el resto a mejor vida.

Lo de los tokens, pues bueno, cada uno puede lanzar el suyo, por ejemplo la especificación ERC20 para tokens basados en el protocolo blockchain Ethereum, así que la basura se va acumulando, pero vamos, nada especial, conforme pasa el tiempo nos vamos olvidando de la basura más antigua y listo.

5 Me gusta

Totalmente de acuerdo.
En la red de Binance, la BSC se llenó de morralla hasta niveles insospechados este año.
Era tan fácil como copiar totalmente un contrato de otro token .
Modificar el nombre y suply al gusto, y abrir una ronda de precompra (previa publicidad en foros)
Anda que no hubo estafas…

1 me gusta