Tres tristes trazos


#1

Empecemos con nuestro primer trazo, los momentos.

Hay cuatro momentos realmente interesantes para comprar acciones.

  • Cuando cae la empresa que has analizado , pero el mercado sube.
  • Cuando no se libra ni el apuntador. Cae la empresa, el mercado y la maltrecha moral de las masas.
  • Cuando la empresa sube, y el mercado sube.
  • Cuando la empresa sube, y el mercado baja.

Todos son buenos o malos momentos, pero si es cierto que en el escenario 2, es cuando realmente se suele dar un margen de seguridad mayor.

Hay una imagen gráfica que usa @maa sobre la dificultad de comprar en momentos en que todo se desmorona, pues es como tirar agua al desierto, y antes de que caiga al suelo se ha evaporado. No creo que haya una imagen mejor para describir la impotencia de ver que tus diez unidades monetarias, son nueve al día siguiente, ocho, siete… en ese rápido y dúctil sufrimiento que te ataca con más o menos tino dependiendo de la virginidad del inversor.

Leo y escucho estos días por las redes…¿Porqué caen los mercados esta vez?.

Es importante saber, que esto puede ser divertido dialécticamente para algunos pero es inútil funcionalmente para todos.

Recuerdo cuando era pequeño, que cuando no conseguía lo que quería, mi padre siempre me decía “quien bien te quiere te hará llorar”. En aquel momento, me molestaba bastante, hoy doy gracias de haber tenido un padre así, con el suficiente juicio para corregirme, cuando me convertía en un mequetrefe.

Los inversores más avezados, se frotan las manos desplegando la liquidez en las oportunidades. No vamos a volver sobre este asunto, porque esto no se aprende por mucho repetirlo. Aquí hay que llorar un poco. Sufrir. Frustrarse.…cabrearse porque has hecho un mal market timing, sea lo que sea eso.

Somos todos niños, no lo olviden. Inversores, los hay más maduros, y los hay menos. Los hay que hablan con suma asertividad. Los hay que piensan que hoy equis vale cero, y ayer invertían ahí , al compás de que zeta valía cero y que beta es la nueva gamma. Silencien a esos en Twitter y vivirán mejor.

Hay más tontos que papel. Y miren que hay celulosa.

No se conviertan en uno. Ser tonto es tóxico para la salud y para el bolsillo, de usted, y de los que le rodean.

Segundo trazo…

Esto del comportamiento en las caídas, en general, es un coñazo. Así, sin anestesia.

En mi caso, y siguiendo mi aburrido guion, hoy he comprado una cantidad fuerte de las dos compañías que me propuse comprar a final de año. Decidan ustedes lo que quieren comprar y háganlo. No hay nada romántico en ello. Si mañana cae más o pasado más, pues preparen la siguiente compra.

No se puede hacer una tortilla sin romper unos huevos. Los suelos y los techos solo los aciertan constantemente los mentirosos y los iluminados. El resto sabemos, que para tomar una montaña, harán falta bajas, y vaya si las van a haber.

Dejen las tribulaciones a un lado y céntrense en conseguir mejorar ingresos para poder invertir más.

Por último, dibujamos el último trazo, les dejo aquí la mejor frase que he leído en lo que va de mes, recién extraída del Lazarillo de Tormes, para que le den un poco al coco y reflexionen.

“Cuantos deben haber en el mundo que huyen de otros porque no se ven a si mesmos”

image

Qué importante en lo nuestro…que importante…


#2

Si, reflexión muy oportuna que intuyo volveremos a repensar muchas más veces (y tal vez desde ahora y por cierto tiempo ) así que personalmente voy a dejar que lleguen las rebajas de reyes o las que programen los mercados en lo sucesivo. Los mercados están cayendo por muchos motivos y hasta que no terminen de definirse todos lo catalizadores de las caídas que creo que son muchos, y algunos aún desconocidos, y recuperen definitivamente el optimismo creo que compraríamos muy caro. No es que sea pesimista sólo con los mercados, puesto que siempre suben en el L/P , pero estos son el reflejo del sentimiento de los operadores y que están determinados por el sentimiento de las sociedades. Malos tiempos !


#3

Yo lo que quiero es comprar barato, @Elcano , y si es posible, no vender hasta dentro de unos treinta años más o menos, y si venden mis hijos o mis nietos, mejor, por lo que para mi y remarcó el para mi, si esto se va bien al sur, miel sobre hojuelas. Serán excelentes tiempos (de compra).

En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira :wink:


#4

Lo se @jvas, conozco su estrategia, pero comprenderá también que no todos disponemos siempre de la liquidez para comprar en las rebajas de pretemporada y podemos preferir hacerlo cuando “tiren la casa por la ventana”. Lo que he querido decir es que mi sentimiento es que las cosas, en lugar de arreglarse para que los mercados recuperen su ritmo habitual, parece que cada día se tuercen más, y por eso que decía que personalmente prefiero esperar más abajo, si llega como presiento por los muchos nubarrones en el horizonte que veo.
No obstante celebro con ganas que Vd. tenga más de lo que le gusta, y más barato.:grinning:


#5

@Elcano ¿y si no llega ese mínimo esperado? Mi opinión es que hay que comprar cuando del precio es correcto. Normalmente, los mínimos se identifican cuando ya han pasado. El riesgo de no poder comprar debe contraponerse al beneficio de comprar más barato. Cada uno tiene su sistema, desde luego. Buena suerte.


#6

@jvas: Usted está empeñado en batir todos los récords absolutos de “me gusta” otorgados por sus admiradores, y doy fe que lo va a conseguir.
Bien podría haber titulado su artículo con el texto del célebre trabalenguas, sí, el famoso: Tres tristes tigres.

Si me lo permite, su añadido a la celebérrima frase es genial o, como mínimo, desternillante en grado superlativo.


#7

Si, es así como dice @xiscomartorell . Pero lo que Vd. llama precio correcto lo dejo para los gestores que compran “por menos de lo que vale” (aunque luego no valga nunca más el precio pagado). Lo que yo compro por mi cuenta es mercado y si no soy capaz de ver cuando el mercado está barato mejor suscribiría IPF. En este momento lo que yo llamo mercado está prácticamente al mismo precio (1Y), así que esperaremos pacientemente a ver oportunidades de comprar más barato aún. Suerte a Vd. también


#8

Pues fíjese amigo @Luis1, que cuando termino los cuatro párrafos que suelo perpetrar, pienso que van a acabar todos ustedes hasta el gorro de un tío que repite siempre la misma cantinela.

En fin, que me alegra mucho que le haya gustado :sweat_smile:


#9

Hastiado de ver caer mis fondos y planes familiares, hostia fina la de la semana pasada, he sacado la escopeta, desmontado, limpiado, lubricado y montado, con calma y mucho cabreo. He mirado a mis posiciones actuales, he repasado uno por uno su lugar en la cartera, muy lentamente, relamiendo cada detalle del porqué invidualmente han contribuido al desastre de año, he aprovechado para extraer diferentes plazos de rentabilidad (negativa por supuesto), por último, he apuntado y he aportado a dos de ellos, el PP de mi mujer que se ha puesto en mínimo de 18 meses y mi PP de AzValor para lograr el VL más bajo hasta la fecha, también he ordenado transferencia a R4 para suscribir mañana True Value, que se ha puesto precioso a este VL. No sé si serán rebajas o un paso intermedio en lo que va de caída, pero prometo seguir enfadándome con cada caída diaria del 3% o superior.


#10

La referencia literaria inmediata es https://es.wikipedia.org/wiki/Tres_tristes_tigres_(novela)
Leí la novela en los años 80. Recuerdo que me lo pasé en grande.


#11

Aunque suene raro lo que voy a decir, yo he conocido a gente en mi vida que realmente disfrutaban del enfado. Entiendo que tiene algo positivo, que ejerce una recompensa sobre la persona enfadada.

Yo en estas cosas admiro a los asiáticos, con aquello de "Si tu mal no tiene cura, …¿de que te preocupas? y si tu mal tiene cura…¿de que te preocupas?"

También puede sustituirlo por el más castizo de “sarna con gusto, no pica…pero mortifica” :laughing:


#12

Hay otra frase que dice: El cementerio está lleno de valientes.


#13

Y otra aún mejor del bueno de Peter Drucker…“Donde hay una empresa de éxito, alguien tomó, alguna vez, una decisión valiente”.

Todo es cuestión del enfoque que uno quiera para su vida. Todos son respetables. Para mi, esto constituye la base de mi manera de ver el mundo. Todos tenemos que morir, pero yo quiero morir pensando que he hecho en mi vida lo que he querido y me he atrevido a ello. Si sale mal, pues mal ha salido.


#14

En la vida, también en la inversión, hay tres posturas básicas: ir hacia delante, quedarse quieto e ir hacia atras. Las tres igual de valientes en según qué momentos. La teoría que usted expone de manera impecable y original, es eso, teoría. Y hay quien por no saber, no poder o no querer, opta por una u otra. Yo me refería a quien al calor de la euforia/pánico sin tener conocimiento de causa y lo que es peor sin haber pasado por el potro de pruebas, sin conocerse bien, sin una preparación psicológica, apuestan fuerte y luego tienen que vender el alma al diablo y echar la culpa a todo el mundo del desaguisado, empezando por los gestores y siguiendo por el vecino de al lado.


#15

Sasto. Y añado hasta 20.


#16

Pues ciertamente tiene razón, en general lanzarse a pecho descubierto hacia un nido de metralletas no suele ser muy buena idea. También es cierto que he aquí nuestra casa, donde valoramos el esfuerzo y nos cincelamos bajo el sudor y la sangre derramada :wink:

Todo esto me ha recordado una fábula, que como buen maestro, a buen seguro sabrá apreciar…

El asno y su amo. Fábulas para niños

Al humilde jumento su dueño daba paja, y le decía:

“Toma, pues que con esto estás contento.”

Díjolo tantas veces, que ya un día se enfadó el asno, y le replicó:

"Yo tomo lo que quieres dar; pero, hombre injusto,

¿piensas que solo de la paja gusto?

Dame grano y verás si me lo como."

Sepa quien para el público trabaja,

que tal vez a la plebe culpa en vano;

pues si en dándole paja, come paja,

siempre que le dan grano, come grano.


#17

No sé cuántas posturas básicas hay en la vida, pero el libro hindú que tengo en la mesilla de noche del dormitorio dice que más de tres y, de los esguinces y hernias que me estoy curando no creo que pueda asumir más de dos, en el mejor de los casos. Como solo son dos, también, las de la inversión: hacia arriba o hacia abajo. Bueno, hay una que le llaman “lateral”, pero eso no es vida, es un puro aburrimiento, especialmente si no hay dividendos.


#18

Hay que simplificar compañero. Esto es como el pan, ¿cuántas clases de pan hay ahora? Las panaderías de hoy en día parecen boutiques. Mi padre me dice que antes sólo había un tipo de pan, de trigo, hecho en casa, para más señas se llamaba “cabezón” y duraba de 15 a 20 días. Como ahora, que si integral, sin sal, sin agua, sin trigo, sin nada, y encima dicen que alimenta. Como nos complicamos los humanos la existencia.


#19

Muy buena, pues no era tan burro el asno. A mi me gusta más el cuento del Conde Lucanor sobre aquel pobre que comía altramuces:

Lo que sucedió a un hombre que por pobreza y falta de otra cosa comía altramuces

Otro día hablaba el conde Lucanor con Patronio, su consejero, de este modo:

-Patronio, bien sé que Dios me ha dado mucho más de lo que me merezco y que en todas las demás cosas sólo tengo motivos para estar muy satisfecho, pero a veces me encuentro tan necesitado de dinero que no me importaría dejar esta vida. Os pido que me deis algún consejo para remediar esta aflicción mía.

-Señor conde Lucanor -dijo Patronio-, para que vos os consoléis cuando os pase esto os convendría saber lo que pasó a dos hombres que fueron muy ricos.

El conde le rogó que lo contara.

-Señor conde -comenzó Patronio-, uno de estos hombres llegó a tal extremo de pobreza que no le quedaba en el mundo nada que comer. Habiéndose esforzado por encontrar algo, no pudo más que encontrar una escudilla de altramuces. Al recordar cuán rico había sido y pensar que ahora estaba hambriento y no tenía más que los altramuces, que son tan amargos y saben tan mal, empezó a llorar, aunque sin dejar de comer los altramuces, por la mucha hambre, y de echar las cáscaras hacia atrás. En medio de esta congoja y este pesar, notó que detrás de él había otra persona y , volviendo la cabeza, vio que un hombre comía las cáscaras de altramuces que él tiraba al suelo. Este era el otro de quien os dije también había sido rico.

Cuando aquello vio el de los altramuces, preguntó al otro por qué comía las cáscaras. Respondiole que, aunque había sido más rico que él, había ahora llegado a tal extremo de pobreza y tenía tanta hambre que se alegraba mucho de encontrar aquellas cáscaras que él arrojaba. Cuando esto oyó el de los altramuces se consoló, viendo que había otro más pobre que él y que tenía menos motivo para serlo. Con este consuelo se esforzó por salir de pobreza, lo consiguió con ayuda de Dios y volvió otra vez a ser rico.

Vos, señor conde Lucanor, debéis saber que, por permisión de Dios, nadie en el mundo lo logra todo. Pero, pues en todas las demás cosas os hace Dios señalada merced y salís con lo que vos queréis, si alguna vez os falta dinero y pasáis estrecheces, no os entristezcáis, sino tened por cierto que otros más ricos y de más elevada condición las estarán pasando y que se tendrían por felices si pudieran dar a sus gentes aunque fuera menos de lo que vos les dais a los vuestros.

Al conde agradó mucho lo que dijo Patronio, se consoló y, esforzándose, logró salir, con ayuda de Dios, de la penuria en que se encontraba. Viendo don Juan que este cuento era bueno, lo hizo poner en este libro y escribió unos versos que dicen:

Por pobreza nunca desmayéis,
pues otros más pobres que vos veréis.

Por si no hubiera quedado clara mi intención al publicar este cuentecillo, actualizo la moraleja final del mismo con las palabras de Warren Buffett:

"El éxito es lograr lo que quieres. La felicidad es querer lo que tienes".

Nota: En los tiempos que corren, igual tenemos que conformarnos con comer altramuces :wink:


#20

le doy la razón a Elcano y no compro hasta que no lo vea claro. De todas formas creo que Acciona y Aena están a buen precio.Lo dejo todo para después de reyes.