Si alaba a Inglaterra, será inglés; si os habla mal de Prusia, es un francés; y si habla mal de España, es español

SI ALABA A INGLATERRA, SERÁ INGLÉS, SI HABLA MAL DE PRUSIA ES UN FRANCÉS; Y SI HABLA MAL DE ESPAÑA, ES ESPAÑOL

Estos son tres versos de un poema de Joaquín María Bartrina publicado en Obras en prosa y verso, Wentworth Press (2018) cuya primera edición es de Texidó y Parera, Barcelona (1881) y esta es nuestra desdicha.

https://cutt.ly/NtVZ0h2

General es Serrano,
generales Pavía y Ros de Olano;
generales son Prim y Moriones,
Zabala es general y lo es Briones.
¡Tanto abunda hoy un rango tal
que inclusive el malestar es general!
Oyendo hablar a un hombre, fácil es
acertar dónde vió la luz del sol:
si alaba a Inglaterra, será inglés;
si os habla mal de Prusia, es un francés;
y si habla mal de España, es español .
¡Ay!; Juan tenía un diamante de valía,
y, por querer saber lo que tenía,
la química estudió, y ebrio, anhelante,
analizó el diamante.
Mas, ¡oh, qué horror!; aquella joya bella,
lágrima, al parecer, de alguna estrella,
halló, con rabia y con profundo encono,
que era sólo un poquito de carbono…
Si quieres ser feliz, como me dices,
no analices, muchacho, no analices…

Joaquín M.ª Bartrina.

Apreciada comunidad, apreciado @jvas, si les parece bien iré recordando personajes que todos los españoles deberíamos conocer, permítanme comenzar con una pequeña celada que es comenzar con dos mujeres, alguna más incluiré. No trato de añadir nada nuevo y casi todo esta copiado de aquí y de allá, citando las fuentes, porque la intención no es profundizar en la Historia sino recordarles a unos algún aspecto y presentárselo a otros. Gracias por su buena predisposición que ya asumo.

El descubrimiento de las vacunas por Pedro Manuel Chaparro y Edward Jenner y la expedición Balmis y la labor de Lady Mary Wortley Montagu e Isabel Zendal Gómez

En la época de Edward Jenner, la inoculación ya era una práctica común, pero implicaba graves riesgos aunque en 1721, Lady Mary Wortley Montagu había importado la variolación en Gran Bretaña después de haberla observado en Constantinopla. En el s. XVIII 400.000 europeos fallecían cada año víctimas de viruela.

Al observar el hecho comúnmente conocido de que las lecheras eran generalmente inmunes a la viruela, Jenner postuló que el contacto de las lecheras durante el ordeño con el pus de las ampollas de las vacas (conteniendo el virus de la viruela bovina, una enfermedad similar a la viruela, pero mucho menos virulenta) las protegía de la viruela.

En 1796 Jenner probó su hipótesis inoculando a, James, un niño de ocho años hijo de su jardinero. Raspó el pus de las ampollas de la viruela en las manos de una lechera infectada de la viruela e inoculó a James en ambos brazos ese día, lo que le produjo posteriormente fiebre y cierta inquietud, pero ninguna infección grave. Posteriormente, le sometió al procedimiento de variolación, el método habitual de inmunización en ese momento, que en ocasiones suponía contraer la grave enfermedad. No se produjo ningún síntoma. El niño fue más adelante probado de nuevo con material variólico, y de nuevo no mostró ningún signo de infección.

La contribución principal de Jenner no fue que inoculó a algunas personas con la vacuna. Además, demostró que el pus protector de la viruela vacuna podría inocularse eficazmente de persona a persona y no solo directamente del ganado.

Sin embargo, más de 20 años antes, a finales de 1764 en Chile se sufrió una epidemia de viruela y el hispano-chileno Pedro Manuel Chaparro realízó inoculaciones de las pústulas de los variolosos para prevenir la viruela en el año 1765, antes de ser médico y recién egresado la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios; fueron un éxito puesto que se inocularon a más de cinco mil personas de las cuales ninguna se murió, si no que después demostró que eran inmunes a la viruela.

Pero esto ya era conocido por Mary Montagu en 1717, esposa de Wortley Montagu, vivían retirados en el campo pero su marido fue nombrado embajador ante el Imperio Turco y Lady Mary lo acompañó. La embajada fue breve, fue llamado de vuelta en 1717, pero el matrimonio permaneció en aquella ciudad hasta 1718. La historia de este viaje y sus observaciones de la vida en Oriente se cuentan en las Cartas de la Embajada Turca (Turkish Embassy Letters). Lady Mary (que en su propia piel mostraba las cicatrices de la viruela, y había visto morir a su hermano por ella) trajo a su vuelta a Inglaterra la práctica de la variolización como profilaxis contra la enfermedad. Hizo inocular a sus hijos a pesar de los prejuicios que había contra esta práctica: Fue precursora de la vacunación, que de modo científico pondría en marcha en 1796 Edward Jenner.

Hasta 1901, sus cartas no fueron editadas y publicadas como The Best Letters of Mary Wortley Montagu por Octave Thanet. En España se ha publicado Cartas desde Estambul , La Línea del Horizonte Ediciones. Madrid (2017).

Edward Jenner no logró dar a conocer su método más allá de su pueblo. Lo más que pudo vacunar a los niños del vecindario, en el condado de Gloucestershire. Nadie se interesó ni por su vacuna ni por él hasta que Francisco Javier Balmis inició una inoculación a nivel de todo el Imperio español, que en ese momento era como decir a nivel mundial .

Francisco Javier Balmis, médico militar nacido en Alicante que llegó a ser el médico personal de Carlos IV , había vivido y trabajado en La Habana y en México, donde había investigado de primera mano las enfermedades venéreas y los tratamientos que podían paliar su desarrollo. Cuando Edward Jenner dio a conocer su descubrimiento de la vacuna antivariólica , Balmis se encontró entre sus más tempranos partidarios. A su vuelta a España convenció a este Rey y sus ministros para promover una expedición que esparciera, de forma altruista, la vacuna de la viruela a lo largo del globo.

Un virus transportado por niños

Para lograr que la vacuna resistiese durante la travesía, el alicantino recurrió a una veintena de niños huérfanos, a falta de voluntarios, que fueron pasándose el virus de uno a otro. Entre los veintidós niños (entre tres y nueve años) había seis venidos de la Casa de Desamparados de Madrid , otros once del Hospital de la Caridad de La Coruña y cinco de Santiago.

Los niños eran sometidos a inoculaciones semanales, en dos de ellos, con el líquido obtenido de las pústulas de los vacunados la semana anterior. Balmis llevaba unos aparatos cuidadosamente preparados —termómetros, barómetros, una máquina neumática, miles de cristales para extensiones de pus…— así como dos mil ejemplares del texto sobre la vacuna que acababa de traducir y que estaba destinado a ser distribuido gratuitamente con objeto de difundir los conocimientos para la práctica de la vacunación.

El 30 de noviembre de 1803 zarpó el navío María de Pita con 37 personas desde el puerto de La Coruña. La Real Expedición Filantrópica de la Vacuna contra la Viruela estaba formada por Franciso Balmis, prestigioso cirujano; dos médicos asistentes, dos prácticos, tres enfermeras y la rectora del orfanato Casa de Expósitos de La Coruña Isabel Zendal Gómez. El director era alicantino; el subdirector, el doctor José Salvany, catalán; la enfermera, Zendal, gallega y el capitán de la corbeta, el teniente de fragata Pedro del Barco era vasco.

«La miserable(+) Rectora que con excesivo trabajo y rigor de los diferentes climas que hemos recorrido, perdió enteramente su salud, infatigable noche y día ha derramado todas las ternuras de la más sensible madre sobre los 26 angelitos [los que hicieron el viaje a Filipinas] que tiene a su cuidado, del mismo modo que lo hizo desde La Coruña y en todos los viajes y los ha asistido enteramente en sus continuadas enfermedades».

(+) Por miserable debe entenderse desdichada, abatida o infeliz, no ruin o canalla

El barco recorrió Puerto Rico, Venezuela, Cuba y varias ciudades de México. Varios médicos que formaban parte de ella llevaron la vacuna hasta Texas por el norte y Nueva Granada (Colombia) por el sur, y finalmente alcanzaron Chiloé en Chile. Los obstáculos que sufrieron los expedicionarios fueron extraordinarios: el viaje se inició con un naufragio en la desembocadura del río Magdalena , Salvany enfermó de gravedad y quedó ciego del ojo izquierdo antes de morir en la ciudad de Cochabamba, en 1810, como consecuencia de las duras penalidades que tuvo que sufrir cumpliendo la misión de introducir la vacuna en la cordillera andina. La mayor parte de los miembros de esta subexpedición no regresaría a la Península.

Viaje al Pacífico

La necesidad de nuevos niños para transportar el virus obligó a Balmis, ante la negativa de las autoridades locales a facilitar huéfanos, a la compra de esclavos, tres mujeres y la incorporación de un niño, en Cuba. Muchos mandos y altos clérigos americanos ignoraron a la expedición ante la creencia de que no resultaba un método eficaz contra la viruela , si bien no faltaron mandos intermedios que ayudaron a vacunar a miles de personas en cada puerto que visitaban.

Solo uno de los veintidós niños originales falleció durante la travesía, mientras que el resto ingresó en el hospicio y luego fueron adoptados en México. En septiembre de 1805 la expedición abandonó América y zarpó de Acapulco rumbo a Manila con 26 nuevos niños.

La expedición vacunó en Filipinas e incluso realizó varias incursiones en territorio chino, fundamentalmente en la zona de Cantón. A bordo de la fragata Diligencia , Balmis, junto con Francisco Pastor y tres niños, se dirigieron a Macao, sufriendo las consecuencias de un tifón. Aquello salvó una cantidad indeterminada de vidas y, como finalidad secundaria, recabó un amplio estudio científico natural, sobre todo botánico, de las zonas donde desarrollaba la actividad como vacunadores.

El ayudante Antonio Gutiérrez fue encargado de devolver a México los veintiséis niños que habían traído a Filipinas. Con graves problemas económicos para costearse el viaje a España, Balmis recibió la ayuda de un agente de la Real Compañía Filipina de Cantón , con el préstamo de los dos mil quinientos pesos que necesitaba. A su regreso por la isla de Santa Elena, Balmis introdujo también allí la vacuna, en junio de 1806 y el 14 de agosto arribó al puerto de Lisboa. El 7 de septiembre de ese año fue recibido por Carlos IV en San Ildefonso, quien le cubrió de felicitaciones por su labor.

El científico y divulgador Alexander von Humboldt avaló aquel viaje «como el más memorable en los anales de la historia», mientras que el propio Edward Jenner, que se dio a conocer a nivel mundial con la expedición y con la decisión de Napoleón de vacunar a sus tropas en 1805, escribió: «No puedo imaginar que en los anales de la historia se encuentre un ejemplo de filantropía más noble y más amplio que este». Para la OMS aquello fue oficialmente la primera campaña médica internacional.

La titular del Ministerio de Defensa , Margarita Robles , ordenó el domingo 13 de marzo de 2020 el despliegue de las Fuerzas Armadas para afrontar la situación de emergencia sanitaria provocada por el coronavirus ( covid-19 ) en España .

La misión de las Fuerzas Armadas en esta crisis sanitaria ha sido bautizada con el nombre de Operación Balmis como tributo a la expedición humanitaria que lideró Francisco Javier Balmis entre 1803 y 1806.

https://sge.org/exploraciones-y-expediciones/galeria-de-exploradores/las-expediciones-cientificas/la-expedicion-de-balmis-la-expedicion-de-la-vacuna-una-aventura-cientifica/

31 Me gusta

Gran idea la de este hilo. Voy a contar una anécdota que me pasó hará unos 12 años y que creo que merece la pena incluir aquí. Por razones de trabajo estuve viviendo en Alemania varios años. Allí entablé amistad con personas de diferentes nacionalidades. Uno de ellos era un francés que un día extrañado me comentó que en su empresa habían organizado un torneo de fútbol (trabajaba en una multinacional muy grande) y que se habían creado equipos de varios países: Francia, Alemania… excepto de España, que no había hecho un equipo sino varios: Madrid, Barcelona…

6 Me gusta

La expedición de Balmis es una de las grandes gestas de la humanidad. El Imperio español en América fue un Imperio, no una colonia, con las diferencias que ello implica en cuanto al trato a los indígenas. Cuando se habla del genocidio de la población nativa por parte de los españoles se olvida que la definición de genocidio implica necesariamente una intención de causar daño:
Genocidio: Aniquilación o exterminio sistemático y deliberado de un grupo social por motivos raciales, políticos o religiosos.
Evidentemente que los españoles llevaron la viruela a las américas y que esa enfermedad diezmó la población en determinadas comunidades. Pero no se puede calificar ese hecho fortuito como de genocidio.
Yo les invitaría a preguntarse cuántos indígenas norteamericanos y australianos (víctimas del genocidio anglosajón) han sobrevivido en comparación a la población nativa iberoaméricana actual.

14 Me gusta

los conquistadores españoles no fueron genocidas como los britanicos, simplemente dieron un trato infáme e inhumano a los indígenas.

3 Me gusta

Sí, es una pena que España sean 17+2 repúblicas dentro de un reino. Alemania aún está más descentralizada y es una nación. USA no lo sé.

1 me gusta

Llegados a este punto siempre recuerdo al inolvidable Alfredo Landa en “Las autonosuyas” corría el año 83 y aún no se vislumbraba el guirigay que hoy tenemos, pero el gran Vizcaíno Casas ya nos dio algunas pistas…

2 Me gusta

Hubo de todo, perol el español fué el Imperio menos “malo” de todos los que hubo después. Ya en 1516, solo 24 años después del Descubrimiento, la enorme figura de Fray Bartolomé de las Casas se erigió en Protector de los Indios, y universalmente considerado uno de los fundadores del derecho internacional moderno. Escribió su Memorial de Agravios y se llevó indios a la corte de Madrid, en 1542 el emperador Carlos V abolió la Esclavitud y los puso bajo la protección de la Corona… Los ingleses, franceses, norteamericanos, holandeses, belgas, etc ¿Cuántos siglos tendrían que pasar para dar este paso?

No hay más que ver la gran película La Misión, ahí queda totalmente reflejada esta realidad

4 Me gusta

Merece la pena escuchar este Pasaje de la Historia para desterrar tantos mitos y tanta Leyenda Negra, tanta Mentira en definitiva…

3 Me gusta

Fueron hijos de su tiempo, pero en Hispanoamérica era común el mestizaje con la población nativa. Además, la reina Isabel insistió en su evangelización; también es mucho el patrimonio arquitectónico que dejó España en América que no la consideró como colonias sino como provincias. En USA casi se dio el exterminio de la población indígena aunque ahora celebren Acción de Gracias:

Estimación de Ángel Rosenblat, conocido por sus estudios de demografía histórica]. Los datos son sus cálculos sobre la posible población indígena en 1940 y 1950:

5 Me gusta

Fueron hijos de su tiempo y una plaga para los aborígenes. Que fueran menos malos que los demás no significa que fueran buenos.

2 Me gusta

Tenemos también este otro:

4 Me gusta

Desde el descubrimiento de América siempre se ha temido, y mucho, a una España o a una Península Ibérica fuerte. Las razones son obvias: su privilegiada situación que abarca los 4 (o 5 si consideramos las 2 Américas) continentes importantes. Es el punto central del Mundo, no es de extrañar que los otros países hayan hecho lo posible por socavar y desestabilizar la Península Ibérica

3 Me gusta

Recuerde: Homo homini lupus.

No voy a entrar en disputa con Ud., pero mire cómo se las gastaban en Europa y Turquía:

Entre los siglos XVI y XIX cientos de miles de hombres, mujeres y niños fueron secuestrados, trasladados en barcos a tierras desconocidas y vendidos como esclavos.

No estamos hablando del comercio de esclavos transatlántico, en el que varios millones de personas mayoritariamente del centro y oeste de África fueron vendidas a europeos occidentales para ser llevados a América, sino de europeos occidentales capturados por los corsarios otomanos para venderlos en el norte de África.

En incursiones esclavistas musulmanas, conocidas como razzias , los piratas berberiscos capturaban cristianos en ciudades y pueblos costeros europeos, principalmente en Italia, Francia, España y Portugal, pero también en las Islas Británicas, los Países Bajos, y tan lejos como Islandia.

4 Me gusta

Es que España tiene una historia muy compleja y muy de matarnos entre nosotros. Hay países cuyo relato nacional se ha forjado en base a las guerras con otros países y eso genera un sentimiento de unidad, pertenencia a la comunidad y apoyo a unas fuerzas armadas que se sienten como propios. El problema y lo que nos diferencia de nuestros vecinos europeos, ¡es que la mayor carnicería de españoles la ha protagonizado el propio ejército español y facciones y/o milicias varias, pero de aquí! Desde la invasión de Napoleón hemos tenido un montón de pronunciamientos, enfrentamientos, sublevaciones y posteriores represiones, dictaduras y varias guerras civiles, siendo especialmente cruenta la última y más famosa del 36 al 39.

Si yo cojo mi ciudad, Barcelona, y pienso en qué ejércitos le han causado más daño, el ganador en el recuento de cadáveres se lo lleva el Ejército Español, con especial mención a la aviación italiana a las órdenes de Franco.

Con esto no estoy diciendo que estemos predestinados o que tengamos que mantener vivos los rencores, amores y conflictos de nuestros bisabuelos. Al final de interpretaciones de la historia hay casi tantas como personas y cada uno es libre de pensar y tener las afinidades que quiera. Pero hay ciertas instituciones -policía, guardia civil, ejército-, que se ven bien ahora, porque hemos cambiado mucho y somos un país moderno y plenamente avanzado, y el ejército participa en misiones de paz, y está integrado en la OTAN y la profesionalidad de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado está fuera de toda duda. Pero no hace tanto tantísimo, apenas medio siglo, que el ejército estaba formado básicamente por los vencedores de una guerra de la mitad de la población contra la otra mitad, que la policía nacional sacaba las confesiones a tortazo limpio y que la guardia civil comía gratis en las tascas de algunos pueblos y no precisamente porque el dueño les invitase amablemente. Insisto en que las malas prácticas de ciertas instituciones nada tienen que ver con las que tienen en el presente. Pero cada país tiene sus traumas y se quiera o no, la memoria pesa, y con este historial de matarnos entre nosotros, no es raro que si alguien hablaba mal de España… ¡éste fuera español!

8 Me gusta

Solo recordarle que si se mira Madrid, hubo el doble de nuertos en esta misma guerra.

La Historia no debería interpretarse, y menos por cualquier persona por indocumentada que esta sea Porque la Historia debe basarse en el conocimiento de los hechos y el contexto social en su sentido más amplio, la Historia no debe ser una escombrera intelectual como lo es el periodismo actual, que tanto daño hace.

5 Me gusta

El 11 de febrero de 1873 el Rey Amadeo de Saboya renuncia al trono en una carta dirigida a las Cortes españolas: “España vive en constante lucha, viendo cada más lejana la era de paz y de ventura que tan ardientemente anhelo. Si fuesen extranjeros los enemigos de su dicha, entonces, al frente de estos soldados tan valientes como sufridos, sería el primero en combatiros; pero todos los que con la espada, con la pluma, con la palabra agravan y perpetúan los males de la nación son españoles”.

Desde la Guerra de Independencia el Ejercito Español no ha combatido contra un enemigo extranjero en el territorio peninsular.

8 Me gusta

Esta es una historia de soldados, hombres que huyeron del enemigo y encontraron la gloria y el olvido.

En la guerra todos pierden . Abel Pérez Rojas.

Es conocido, y probablemente solo una leyenda urbana, el testimonio de aquel general británico, refiriéndose a la Guerra de las Malvinas: «Y aquí se verá: si los argentinos son en realidad descendientes de los españoles, la batalla será ardua y difícil para los nuestros; si, en cambio, lo son de italianos, la batalla se decidirá en cuestión de horas». Otro militar, en este caso un General de la Wehrmacht llamado Jürgens, sintetizó en una sola frase la esencia de nuestras dos leyendas, al contemplar el heroísmo de la División Azul: «Si en el frente os encontráis a un soldado mal afeitado, sucio, con las botas rotas y el uniforme desabrochado, cuadraos ante él: es un héroe, es un español».


La Nueve y la liberación de París por españoles

Tras la Guerra Civil Española muchos españoles se vieron obligados a exiliarse: Anarcosindicalistas de la CNT, trostkistas del POUM, anarquistas de la FAI, catalanistas con firmes ideas independentistas, socialistas de la UGT … Marcharon a Francia donde esperaban recibir una calurosa bienvenida. Nada más lejos de la realidad puesto que la desconfianza de los franceses llevó a muchos de ellos a campos de internamiento en espera de tomar una decisión sobre su porvenir.

Al final se les dieron varias opciones para salir de los campos. La primera era hacerse repatriar a España (con lo que Francia se ahorraba la carga económica). La segunda, intentar que les contratara un particular en el exterior. La tercera, emigrar a un país latinoamericano (algo sumamente complejo). La penúltima consistía en convertirse en prestatarios militares y enrolarse en una Compañía de Trabajadores Extranjeros.

Nace la Nueve

A pesar de la existencia de las opciones anteriores, la más utilizada por los españoles fue la quinta que consistía en firmar un alistamiento militar con el gobierno francés en la Legión Extranjera (por cinco años, acabara o no la Segunda Guerra Mundial) o hacerlo en el Regimiento de Marchas de Voluntarios Extranjeros (cuyo contrato finalizaría cuando acabase la guerra). Así pues. muchos pasaron a formar parte de las tropas francesas, al menos hasta que atacaron los nazis y todo se fue al garete con la aparición de la Francia de Vichy, la cual colaboró con Hitle* en contra de su país. En ese momento fueron muchos los españoles que renunciaron y se unieron a las unidades de la resistencia comandadas por Charles de Gaulle, las denominadas Fuerzas francesas libres .

Unos se internaron en las Fuerzas francesas libres*, otros fueron desmovilizados e intentaron viajar hasta las regiones francesas del norte de África, que eran colaboracionistas y pertenecían a la Francia de Vichy . Finalmente, algunos fueron llevados de nuevo a campos de internamiento. A su vez, no fueron pocos los que se alistaron en el Cuerpo Franco de África , un contingente creado el 25 de noviembre de 1942 con el objetivo de aglutinar en sus filas a aquellos jóvenes africanos dispuestos a combatir bajo bandera francesa, pero que se negaban a hacerlo en las filas del ejército de África.

Puesto al mando del general Giraud, el Cuerpo Franco de África fue concebido como una tropa de choque lista para intervenir al lado de los aliados . Dicha unidad contaba con varios batallones, siendo el tercero de ellos de mayoría española y el quinto el que aglutinaba un mayor número de refugiados antifascistas de todas las nacionalidades. El segundo, el cuarto y el sexto contenían un mayor número de efectivos musulmanes norteafricanos o “indígenas”. Este grupo tenía una compañía que se llamaba la Nueve .

Tras la creación de las Fuerzas Armadas Unificadas de la Resistencia, el gobierno comenzó a organizar sus fuerzas. Así fue como se creó la 2.ª División Blindada (la denominada Leclerc en honor a su general, Philippe Leclerc de Hauteclocque). Dentro de ella se ubicaban –a su vez- varios regimientos. Uno de ellos era el Regimiento de Marcha del Chad, el cual incluía, por su parte, varios batallones. Era en el tercero de estos en el que se ubicaba la 9ª compañía, la cual -junto con la 10.ª, la 11.ª y la 12.ª que contaba con varioes españoles entre sus filas. No obstante, «la Nueve», como empezó a ser conocida, contaba con una peculiaridad. Era excepcional porque una gran mayoría de sus miembros eran españoles. Unos 144 contando con oficialidad cuando la integraban 160 .

La llegada de los half-track

El 8 de abril, la Leclerc entera fue enviada a Inglaterra para participar en el Desembarco de Normandía. Fue precisamente en el campamento británico ubicado en Hall (Liverpool) donde «la Nueve» recibió unos buenos regalos: varios vehículos blindados half-track (unos camiones de transporte ligeros sumamente móviles, aunque muy poco efectivos contra carros de combate).

Los vehículos cambiarían de numeración conforme eran destruidos o sufrían reparaciones importantes, manteniendo el nombre con otro dígito ordinal. Así hubo, al menos, dos Guernica , tres Résistance o dos Mort aux cons y algunos cambiaron de nombre como el España Cañí que después de la liberación de París pasó a llamarse Libération . Los vehículos de La Nueve se componían de camiones Dodge 6×6, Jeeps , y el vehículo de la infantería mecanizada por excelencia, el half track , un semioruga capaz de transportar hasta diez hombres y, según modelo, dotado de dos ametralladoras Browning y en algunas de las unidades – una por sección – arrastrando un cañón de 57 mm. Los half track entran en la leyenda de La Nueve por ser bautizados con nombres de batallas, personajes de la Guerra civil española o referencias a la españolidad de la compañía. Las compañías se dividían en cinco secciones: la de mando, capitaneada por un HT, un jeep de mando y un par de Dodges; la de suministros, compuesta por un HT y un camión Dodge; y tres secciones de combate dotadas de cinco HT cada una. En sus ataques se apoyaban con compañías de carros blindados de la 501E RCC, del modelo M4A2 Sherman con cañones de 76 mm. Fueron bautizados como Guadalajara, Brunete, Ebro, Santander, Belchite , Jarama, Teruel, Guernica, Madrid . su misión consistiría en avanzar al frente del regimiento y “peinar” las zonas antes de la llegada del cuerpo principal aunque también eran una unidad de combate.

El Día D

Finalmente, y tras multitud de preparativos, la Nueve como parte de la 2.ª División Blindada francesa desembarcó en Normandía el 1 de agosto. El objetivo de sus 160 soldados, al igual que el de tantos otros aliados, era atravesar las defensas nazis, contrarrestar el contraataque que –previsiblemente- ordenaría Hitler y, finalmente, ponerse el cuchillo entre los dientes y avanzar hasta París.

A partir de agosto, la Nueve participó en la toma del puente sobre el rio Sarthe , la conquista de Alençon, el avance sobre y en la conquista de Écouché .

Una absurda retirada

Tras la toma Écouché, ubicado a 260 kilómetros de París, la 2ª División Blindada recibió, al fin, la orden de dirigirse hacia París el 23 de agosto. Como siempre, la Nueve, al mando del capitán francés Raymon Dronne iba al frente, preparada para cualquier eventualidad.

Al día siguiente, el 24 de agosto, se sucedieron todo tipo de combates contras las defensas a ultranza de los alemanes. En ellas, «la Nueve» demostró su valía, ya fuese luchando de la mano de carros de combate aliados, o limpiando las posiciones nazis de cañones anti-carro. Sin embargo, cuando Dronne llegó al pueblo de Fresnes (a unos 15 kilómetros de París) recibió la extraña orden de rehacer el camino avanzado. Tocaba retirada, a pesar de lo cerca que estaban de la capital. A regañadientes (y seguro que con algún insulto que otro), el galo y los españoles acataron lo dicho y regresaron a una posición más retrasada.

Horas después, la Nueve llegó a la posición que se les había encomendado. Eso sí, con un humor de perros. En ese momento se dio una situación rocambolesca cuando el mismísimo Leclerc observó que los hombres que ya creía en París se hallaban allí. El enfado con Dronne fue mayúsculo, y no amainó cuando este le dijo que recibía órdenes. «No se ejecutan las órdenes idiotas, Raymond. Vaya derecho a París, entre en París. Pase por donde quiera, arrójese al corazón de París, diga a los parisinos que no se desmoralicen, dígales que toda la división estará en París mañana por la mañana», señaló el general galo.

Las razones de Leclerc por tomar la capital eran, sin duda, fundadas, y Dronne las entendió al instante. «Era inútil puntualizar el objetivo, porque el objetivo no era militar. Estaba claro, era evidente, que en el pensamiento del general el objetivo era psicológico. Se trataba de apuntalar la moral de la Resistencia y de la población sublevada, que esperaban con impaciencia la llegada de las fuerzas aliadas. Cada hora que pasaba aumentaba su inquietud. […] Debíamos infundirles valor con nuestra presencia, aunque esta fuera simbólica. Se trataba de que vieran a la 2ª División Blindada, la única francesa desembarcada en Normandía», explicó el propio capitán en sus memorias.

Llegada a París

Dicho y hecho. Al instante, Dronne armó lo que quedaba de «la Nueve» e inició camino, de nuevo, hacia la capital. Una misión para la que contaba con sus half-tracks , tres carros de combate Sherman , un jeep en el que viajaba el propio capitán y, finalmente, dos camiones con dos grupos de ingenieros.

Increíblemente, la resistencia fue nula y a las 21:22 horas los blindados Guadalajara, Brunete, Ebro, Santander, Belchite, Jarama, Teruel, Guernica, Madrid, España cañi y Don Quijote se hallaban en el Ayuntamiento de París.

Lamentablemente, su enorme contribución a la liberación de París quedó en el olvido y solo recibió reconocimiento en 2004, cuando se celebró un homenaje a la 9.ª Compañía y se inauguró una placa conmemorativa en su honor.

En la siguiente entrega hablaremos de la División Azul.

5 Me gusta

La historia la escriben los vencedores, o dicho de otra forma: Todos los paises/naciones/pueblos/unidades de destino en lo universal explican los hechos de forma que defiendan sus intereses y tapen sus vergüenzas.
Nadie es bueno y valiente, ni cobarde y malo por ser de una determinado lugar. Seguro que en Italia no se tienen por un pueblo cobarde (¿verdad @Fabala?)
Me gustaria que nos hablara del desastre de Annual. Todos los paises tienen el suyo, y todos lo tapan tanto como pueden.

2 Me gusta

De esto podríamos hablar largo y tendido ya que no comparto su opinión. Digamos que bajo el manto de la democracia se ha venido haciendo cierta operación de maquillaje. Pero bueno, prefiero no tocar el tema en profundidad y continuar centrándome en temas económicos. Si quiere, en la próxima cena podemos abordarlo. Ciertos temas conflictivos se discuten mejor cara a cara, donde los matices se aprecian mejor.

6 Me gusta

Generalmente un repaso a la historia moderna y contemporánea de cada uno de esos países nos puede dar una idea de ese distinto proceder. Cada uno de esos países abordaron (o simplemente algunos dejaron de hacerlo) los procesos de creación de conciencia nacional de forma diferente. Creo que hay amplía bibliografía al respecto. Yo les aconsejaría la siguiente obra que adjunto a continuación. Amena, concisa y muy clarificadora. Les anticipo que ese ensayo puede ser también un poco provocador.

5 Me gusta