¿Regalo de Reyes?

Mi cartera equiponderada de Fairfax India, Eurobank y Blackberry (todas con el sello Prem Watsa) lleva desde el 23 febrero un 30,82%.

Hace apenas 5 días que escribí esas líneas. A día de hoy -no sé si como regalo de Reyes o de cumpleaños, eso poco importa- esa cartera atesora unas plusvalías acumuladas del 51,60%, es decir que la revalorización -a criterio de Mr Market- en apenas cinco sesiones, ha sido de un 20,78%.

¿Y qué? ¿Acaso esas compañías tienen un valor intrínseco un 20% mayor al de la pasada semana? Creo que la horquilla de la oscilación media del valor de cotización del conjunto de compañías, a 52 semanas, sobrepasa el 50%. Es evidente, o por lo menos así lo veo yo, que en el corto plazo -y créanme que 52 semanas es cortísimo plazo- el precio no tiene nada que ver, en general, con el valor.

¿Debería estar contento? Pues depende, ese sentimiento está condicionado a si tengo, o no, la intención de comprar más acciones de esos activos. Si es así es evidente que es una mala noticia no tener la posibilidad (por lo menos inmediata) de adquirir más acciones de BBRY a 6 euros. Claro que los grandes inversores value no tienen problema en rotar sus activos ya que descubren nuevas buenas ideas casi todos los meses. Desgraciadamente no es mi caso.

En fin, como corolario, simplemente recomendarles que no se cieguen con los precios de corto plazo y que recuerden que la clave está en que las empresas de nuestro portofolio sigan creando valor, creciente, para sus accionistas. Claro, me dirán ustedes, ¿pero en qué página de qué diario económico puedo consultar el auténtico valor de mis compañías?

Espero que les toque el Rey en su roscón de Reyes.

13 Me gusta

Lo que son los análisis de corto plazo y lo que pueden cambiar en apenas unos días o semanas.
A base de estímulos contínuos parece como si nos quisieran hacer creer que lo único importante fuera la rentabilidad inmediata.

Habría que añadir incluso la distinta perspectiva, para quien tenga inversiones un USA, sobre la rentabilidad real lograda, según si hace o no la conversión a euros.

Distinción básica para alguien que pretenda invertir en renta variable basándose en el subyacente de la misma, las empresas, y no en toda clase de quimeras.

El otro día leía un ejemplo claro de lo que significa pretender estar en RV sin hacer caso del subyacente: https://inbestia.com/analisis/en-bolsa-casi-siempre-se-esta-perdiendo-el-problema-es-no-entenderlo
Más bien el título sería justo el contrario para quien se guía por el valor que hay detrás del precio.

Unas veces uno gana porqué el precio se acerca al valor y otras porqué el valor se incrementa, sin que lo haga el precio. Esta segunda situación es la que es más complicada de entender y significa, para quien no lo haga, correr el riesgo importante de que el comportamiento del mercado a corto plazo, nos haga tomar malas decisiones con perspectiva de largo plazo una vez recobramos el sentido de diferenciar precio y valor.

No le respondo yo sinó lo hago con las recientes palabras de Paramés en su carta y cuya idea usted me ha hecho recordar y valorar más adecuadamente en muchas otras ocasiones.

Cuando comenzamos no tenía ninguna meta concreta de resultados, ya que tengo la convicción de que no hay que ponerse más objetivo que el de establecer un proceso sano y transparente, esperando que los resultados sean fruto de ese trabajo. Si esto se hace así, cualquier resultado será bueno, como así ha sido.

Añadiría en que página se puede calcular el auténtico valor de aquello con el que medimos ese valor, especialmente, si ese valor real puede terminar siendo profundamente cambiante a largo plazo, cambiante y decreciente. Lo que vale un euro o un dólar como medida está más en nuestra cabeza que en una realidad que dentro de varias décadas será posiblemente muy inferior.

7 Me gusta

Mire, usted tiene la especial habilidad -y rara, por infrecuente- de no dejarse cegar por los números y buscar más allá, tratando de averiguar cuales han sido los factores que han condicionado esas plusvalías o minusvalías. No es fácil tener ese don (y probablemente esa cualidad es fruto de mucho trabajo). Le confieso que yo trato de no anclarme en los precios, pero no siempre lo consigo.
Otra de sus virtudes es mejorar -con sus puntualizaciones y comentarios- las líneas que escribimos algunos usuarios de esta red. Gracias por estar aquí.

3 Me gusta

¡Un 30,82%! ¡Eso sí que es jugar a la bolsa! Ahora veo que lo mío es el chinchón (me refiero al juego no al famoso anís).

Sobre el comentario de nuestro querido y admirado @agenjordi, pero que diplomático es usted. Hablemos claro, es un auténtico aguafiestas, lo que ocurre que tiene razón en el 99,90% de las veces :wink:

Venga, que siga la fiesta durante todo el 2018.

Se equivoca. Yo no juego a la bolsa. Invierto en negocios.

6 Me gusta

No me haga caso, desde que frecuento +D se ha agudizado mi sentido de la ironía de manera un tanto particular. ¿Por qué será? Por ejemplo, donde digo “jugar”, se tiene que entender “invertir”. Y todo así :wink: