¿QUÉ ES LA INVERSIÓN? Mi visión de la inversión - Segunda parte

Originalmente publicado en: https://blogs.masdividendos.com/roma-no-se-hizo-en-un-dia/2020/12/13/que-es-la-inversion-mi-vision-de-la-inversion-segunda-parte/

Como hemos visto anteriormente, la paciencia es importante si queremos conseguir aumentar mucho nuestro capital y, a menos que éste se posea de antemano, hay que obtener altos rendimientos y para ello, por lo tanto, asumir riesgos.

¿Qué activos permiten llegar a este objetivo?

Activos alternativos e inmobiliarios

Hay muchos activos posibles alternativos (bitcoins, monedas, materias primas, vinos, bosques, coches de colección…); yo a éstos los considero exóticos (no deberían tener más de un 10-15% de un patrimonio) y considero que hay 3 principales que merecen la pena (dependiendo de los tipos de intereses): la renta variable, la renta fija y el inmobiliario (en propiedad directa o indirecta).

El inmobiliario es el hecho de comprar una vivienda, fábrica, oficinas para ponerlos en alquiler. Esto es casi un trabajo a tiempo completo (empieza la búsqueda de un piso interesante que puede durar mucho si se busca un rendimiento “suficiente”); se puede subcontratar, pero se pierde una parte del rendimiento, y sin olvidar que por lo general compramos menos de 3 viviendas, por lo que el riesgo por piso es alto. Además, tenemos tendencia a comprar en un mismo sitio y potencialmente en el lugar de residencia, y por tanto el riesgo geográfico es máximo. Mucha gente opta por esto porque da la impresión de menos riesgo, de usar de apalancamiento “gratis” y de que el piso se paga solo con los alquileres. Esto es verdad en parte, aunque es preciso tener en cuenta que existen tasas, así como haber hecho previamente un cálculo exacto. Por último, se suele razonar en importes totales a largo plazo lo que da una impresión de ganancia importante, que en efecto lo es, pero el humano tiene dificultades para calcular los intereses compuestos. Por ejemplo, si invierto hoy 50.000€ en comprar un piso, los alquileres cubren todo (cash Flow = 0). Después de 25 años de préstamo, se puede vender el piso 200.000€, por lo que habré ganado 150.000€.  ¿Es mucho o no? ¿Usted qué opina?

La verdad es que hay que sacar la calculadora o el Excel para saberlo.

Esa operación da un rendimiento anual de 5.70% (y hay impuestos que pagar). Ese rendimiento es bastante bueno, pero sin hacer el cálculo estoy seguro que casi todos pensamos que hubiera sido más.

(para hacer el cálculo: 200000/50000 = 4, Tiempo de 25 años, 4^(1/25) – 1 = 5.70%).

Si el precio de venta es 150.000€, se ha ganado 100.000€, y eso da solo 4.50% de rendimiento anual.

Se puede invertir en inmobiliario de alquiler para diversificar, pero esta acción tiene desventajas y creo que solo se debe hacer si se tienen ya activos financieros.

En caso de que encuentre una operación con cash flow positivo y que no de una entrada, entonces hay menos dudas, pero habría que verificar que realmente se puede alquilar a este precio y que no hay gato encerrado.

Existe también inmobiliario “papel” (son como fondos inmobiliarios, son diferentes de los REITS porque no cotizan en bolsa y de mi punto de vista tienen menos transparencia y más gastos, por lo que no me gustan mucho) aunque no se si este tipo de inmobiliario está muy desarrollado en España (lo está en Francia, por ejemplo). El inversor no tiene que gestionar nada y lo hace todo la gestora.

La vivienda principal es, sin duda para mí, una inversión. Se podría debatir en decidir si es mejor alquilar o comprar, pero siempre habría que elegir un sitio donde vivir; porque de momento, nadie ha conseguido vivir de su renta variable, (igual en un futuro gracias a la tecnología). No voy a desarrollar por tanto el tema de la residencia principal en esta parte porque es una inversión especial. Solo hay que tener como idea general que se suele pagar más de hipoteca que de alquiler (aunque se ganaría más dinero comprando gracias a la amortización).

Activos financieros

Para empezar, solo voy a dar la definición simple de ellos.

La renta variable es un título de propiedad de una empresa / son acciones.

La renta fija es un título de préstamo a una empresa, que dará de manera general un tipo de interés (variable o fijo).

Hay dos tipos de bonos: investment grade y high yield/junk bonds.

Hoy en día, los bonos “investment grade” no dan ningún rendimiento debido a los bajos tipos de interés. No lo recomiendo hoy. En mi opinión, hay poco que ganar y potencialmente altos riesgos en caso de un problema de deuda pública o una crisis económica importante.

Los bonos “high yield” pueden dar un mejor rendimiento, pero conllevan más riesgo. Se pueden recomendar porque tienden a ser menos volátiles que las acciones y porque ofrecen cierto rendimiento. No aconsejo invertir directamente en bonos (porque hay que invertir para muchos bonos al menos 10.000 o 100.000 euros, por lo que es difícil diversificar lo suficiente a menos que dispongamos de unos cuantos millones) sino pasar en cambio por los ETF o los fondos. A diferencia de la renta variable, los fondos activos tienden a superar a los ETFs.

Personalmente, no tengo ningún bono en mi cartera, aunque el mercado es mucho más grande en valor que el mercado de valores.

¿Por qué creo que el mercado de valores es la mejor manera de hacerlo?

Me gustan las acciones por dos razones principales:

1) El rendimiento es a menudo más importante

2) Siempre hay oportunidades que aprovechar

Pero también hay desventajas:

1) No hay garantía de capital.

2) Hay mucha volatilidad (más que en los bonos o que en los bienes inmobiliarios)

Por lo tanto, invertir en acciones, para nuestro dinero, es sinónimo de riesgo. Debido a este riesgo, lo más importante es diversificar. Por diversificar, quiero decir sobre todo no hacer que una acción de una empresa tenga demasiado peso, porque cualquier acción individual puede caer hasta 0 (en caso de fraude, por ejemplo). El mejor ejemplo reciente es Wirecard.

Definir el peso máximo de una acción en la cartera (2%, 5%, 10% o 20%) es una decisión personal, aunque en mi opinión debería ser el 10% o menos.

Puedes invertir directamente en acciones (stock picking), ETFs o fondos.

La gestión personal de las acciones es la más complicada y la que más tiempo consume, aunque es posible tener una gestión relativamente «pasiva» en el sentido de que una vez que se compra, nunca se vende: gestión buy and hold. En este caso, creo que es mejor invertir en ETFs.

Creo que la selección de acciones tiene más sentido cuando se gestiona de forma activa intentando hacer «market timing» o queriendo sobre ponderar o infra ponderar ciertos sectores según el momento.

Invertir en ETFs garantiza el rendimiento de un índice dado/elegido. Puede darte una mayor tranquilidad, incluso en caso de volatilidad, porque sabes qué rendimiento vas a obtener: el rendimiento del mercado (+/- 1%), ni más ni menos. Aquí hay menos necesidad de diversificar con muchas líneas porque los ETF están intrínsecamente diversificados (esto es menos cierto en el caso de los ETF sectoriales). Se podría tener casi una sola línea: por ejemplo, un ETF que sigue al MSCI World (que posee unas 1.600 empresas del mundo «occidental», principalmente de los Estados Unidos/Canadá, Japón y Europa oriental) u otra que sigue al MSCI ACWI que es esencialmente el MSCI World + MSCI Emerging markets (que incluye mercados emergentes como China, Brasil, Corea del Sur, Sudáfrica, Rusia…).

Invertir en fondos también puede tener sentido porque no consume tiempo, se delega la gestión a un gestor y se pueden elegir estrategias (para buscar una menor volatilidad, por ejemplo) que no existen en los ETF. Como asesor de fondos, no debería decir esto, pero la gran mayoría de los fondos dan menos que su referencia. Algunos superan su punto de referencia porque eligieron un índice «malo» (no representativo del mercado, con menos riesgo…) y otros fondos superan al mercado, aunque es difícil saber por qué (calidad de la gestión o suerte) y sobre todo si esto volverá a suceder en el futuro. Nunca debemos olvidar que el rendimiento pasado no asegura el rendimiento futuro.

Delegar la gestión da tranquilidad porque no hay que preocuparse por la elección de las inversiones, pero puede ser estresante en caso de un rendimiento decepcionante. Para entender los sentimientos de los inversores en este caso, no hay nada mejor que leer el famoso tema: Azvalor vs. Cobas.

En cuanto a los fondos, debido al riesgo «gestor» y para reducir la volatilidad del rendimiento global, aconsejo diversificar con al menos 4 o 5 fondos.

Invertir en el mercado de valores suele dar un rendimiento anual de entre un 5 y un 10%, según el período o los mercados. A largo plazo/con un horizonte suficientemente largo, el mercado de valores normalmente da un rendimiento positivo (incluso si hay un período con grandes pérdidas, como 2000-2004 en el que hay que esperar 10 años para volver al máximo). Por lo tanto, es necesario tener un horizonte suficientemente largo para invertir en el mercado de valores, al menos 5 años, y cuanto más largo mejor, para reducir el riesgo de incurrir en pérdidas y activar la «magia» del interés compuesto, como ya vimos en la primera parte.

¿Por qué no todos podemos invertir una gran parte de su patrimonio en el mercado de valores?

Hay razones racionales para no invertir todo en el mercado de valores, ya que se puede necesitar dinero a corto plazo para proyectos (residencia principal, estudios, años sabáticos, viaje alrededor del mundo, …). No hay mucho que discutir aquí porque cada uno maneja su vida como le parece y es natural tener proyectos y usar sus ahorros para su comodidad o placer.

Sólo una observación, con los bajos tipos de interés, creo que es mejor comprar la residencia principal con el menor dinero posible para tener el mayor apalancamiento posible y tener más dinero para invertir o en caso de necesidades imprevistas. Esto no se aplica a una persona que arriesga poco o nada con sus inversiones porque el rendimiento de sus activos será inferior al tipo de interés del préstamo.

Hay razones menos racionales o casi irracionales que son bloqueos psicológicos. Los veo como irracionales en el sentido de que el mercado de valores está subiendo a largo plazo, por lo que parece más interesante poner tanto como sea posible en el mercado de valores. Pero hay que escuchar estos temores porque pueden llevar a pérdidas significativas.

En cada crisis hay personas que invierten en los mercados y que venden después de una fuerte caída porque no han podido soportar la pérdida latente. Estas personas realizan pérdidas y venden casi en el peor momento posible. Dicen que nunca volverán al mercado de valores (aunque a menudo vuelven 10 años después, justo antes de que estalle la nueva «burbuja»).

Es importante entender qué nivel de riesgo estamos dispuestos a tomar para dormir bien por la noche, incluso si el mercado de valores ha perdido un 25% en 1 mes o si ha perdido 10.000 o 100.000 euros de forma latente. Cuando se duda de este nivel de riesgo, se debe invertir poco a poco y ver cómo se puede soportar ver las cuentas en rojo. Y cada vez que esta situación se tolera, el inversor puede aumentar el porcentaje o la cantidad invertida. Esta parte no se puede conocer de antemano, el inversor sólo lo sabe con su propia experiencia.

Otra forma de reducir esta volatilidad es invertir mensualmente, utilizando el método DCA (Dollar Cost Average) y no mirando su cartera todos los días o todas las semanas. Lo ideal es invertir automáticamente en fondos predefinidos o ETFs y mirarlos trimestralmente o anualmente. Tampoco es muy útil multiplicar las líneas, 4 o 5 me parecen suficientes para un novato, incluso 1 (el MSCI World ETF) podría ser suficiente. Cuantas más líneas haya, más estrés habrá potencialmente.

Aparte del dinero necesario a corto/medio plazo (5 años), la racionalidad dicta que invirtamos todo lo demás en los mercados, a pesar de la volatilidad del mercado de valores. Todos tenemos sesgos, bloqueos. También tengo los míos y por eso me gustan mucho las opciones y por eso tienen un lugar principal en mi gestión y en mi patrimonio. Este será el tema de mi próximo artículo.

Pero ten en cuenta que también le debo un artículo sobre sesgos 😊.

Thibaut

28 Me gusta

Gracias por su aportación.
Comparto bastantes de sus ideas, incluso algunas las he llevado a la realidad, y el camino desde las ideas a la realidad a veces está tapizado de cristales punzantes, puede ser doloroso recorrerlo.

Lo que yo mantengo es entre 6 meses y dos años, en liquidez, y con frecuencia me parece mucho.

Me surge la duda de si es practicable el punto de tener 5 años años de liquidez, o ¿se refiere Vd. a otra aproximación?

6 meses, 2 y/o 5 años de liquidez, son todos ellos plazos tan amplios y respetables como cualquier otro, siempre que el inversor haya estudiado su nivel esperado de ingresos presentes y futuros, su capacidad de ahorro y por consiguiente su nivel de consumo. Y aún siendo conscientes de la importancia de estas 3 variables, la volatilidad de Mister Market siempre acosará nuestra voluntad, mostrándonos costes de oportunidad y/o rentabilidades (positivas o negativas), que únicamente la experiencia y el estudio logrará atemperar.

1 me gusta

@josethe. Gracias por su mensaje. Igual me he exprimido mal. No decía de guardar 5 años en liquidez (= cuenta corriente), pero de no invertir en bolsa el dinero que se podría necesitar hasta dentro de 5 años (con un perfil más arriesgado e ingresos altos/ahorros regulares podría ser 3 años). Se puede invertir en cuentas remuneradas (aunque hoy no dan mucho, hay cuentas entre 0.50% y 1%) o bonos de corto/medio plazo.

Yo guardo bastante muy poco en liquidez o inversión sin riesgo, pero entiendo que se puede guardar entre 3 y 6 meses de gastos o más con ingresos irregulares. Eso depende principalmente de su situación profesional y/o familiar (niños, si la pareja guarda mucha liquidez…).

Hoy, por culpa de los intereses bajos, no hay mucha diferencia entre cuenta corriente, o cuentas remuneradas u obligaciones, pero eso era diferente en el pasado y podrá volver a cambiar.

Muy interesante, me encantan este tipo de post, le agradezco su aportación. A los novatos nos ayuda mucho a tener una visión general. No suelo escribir en el foro, más bien leer ya que poco tengo que aportar dado el nivel que hay. Yo empezé con acciones, las cuales conservo la mayoría y no me va mal. Luego me dí cuenta de que para la mayoría, los fondos indexados, haciendo DCA quizás sea la mejor opción a largo plazo.

4 Me gusta