Los sesgos en la inversión

Originalmente publicado en: Los sesgos en la inversión – Roma no se hizo en un día

Ante todo, os deseo un feliz año, una buena salud y espero que podáis disfrutar de una cierta normalidad en el 2021.

En este artículo se examinarán los diversos sesgos que existen y que perturban al inversor porque tienden a reducir su rendimiento. Lo que he hecho ha sido intercambiar el orden entre el artículo sobre opciones y este artículo.

He identificado 9 sesgos que quiero desarrollar:

Sesgo de confianza: A pesar del “fracaso” de muchos fondos de inversión, un sesgo clásico es pensar que somos mejores que los mercados. Esto puede existir en la persona o desarrollarse después de un periodo rentable. Esto conlleva tomar cada vez más riesgos y sentirse protegido. En general, debemos ser cuidadosos y después de un periodo rentable, es preciso tratar de mantener cierta precaución porque la pérdida de control puede afectarnos a todos, aunque sea temporal.

Sesgo geográfico: Un sesgo clásico es invertir en acciones de nuestro propio país/zona porque conocemos mejor las empresas, consumimos los productos locales y tenemos la impresión que nuestras empresas son mejores que las otras. Esto puede conducir a períodos de rendimiento significativamente inferiores si la economía del país no está en auge (aunque el rendimiento del mercado de valores y la economía no estén vinculados al 100%). Este sesgo también puede tender a concentrarse excesivamente en ciertos sectores como la banca o la energía para un inversor que compraría principalmente empresas españolas.

Sesgo de sector: Este sesgo hace que compres empresas de un sector determinado porque crees que eres un experto en ese sector, ya sea porque trabajas en él o porque te interesa especialmente. Crees que sabes qué empresas del sector darán más rendimiento y podrás infravalorar el riesgo del sector. Esto es cierto en parte, pero tenemos que ser cuidadosos en varios niveles:

1) podemos tender a tener una visión demasiado técnica del sector, lo que no es necesariamente importante para los consumidores y para el rendimiento en la bolsa. Por ejemplo, Apple no es especialmente conocida como la mejor compañía de «tecnología» en la industria telefónica, y sin embargo….

2) uno puede encontrarse con un sobrepeso en un sector que aumenta el riesgo general de la cartera.

Sesgo de confirmación: Este sesgo es muy peligroso porque a pesar de la investigación sobre las empresas/bolsa de valores, sólo retenemos la información que va en la misma dirección que nuestro pensamiento; sólo leemos, de manera inconsciente, los medios de información que sabemos que van en paralelo a nuestra forma de pensar. Es bueno mantener siempre una mente crítica en nuestras elecciones de inversión.

Sesgo de estudio: Este sesgo implica pensar que cuanto más tiempo pasamos estudiando una empresa/sector, mejores serán nuestros resultados. Por supuesto, debemos invertir con un mínimo de información, pero creo que es un error pensar que el tiempo es sinónimo de rendimiento. Por el contrario, incluso en ciertos casos, podemos encontrarnos en el sesgo de confirmación porque iremos y buscaremos fuentes que vayan en nuestra dirección.

Sesgo de precio/contabilidad: Es un sesgo que hace que inviertas solo teniendo en cuenta el precio o los resultados contables de la empresa. Este enfoque tenderá a permanecer en los «viejos» sectores o sectores de rentas, y a dejar de lado los sectores de crecimiento, los que harán el mundo de mañana. Por ejemplo, este enfoque ha pasado por alto en gran medida las GAFAM.

Síndrome FOMO (Fear of missing out): Es el sesgo que hace que inviertas en una empresa porque ha subido mucho. Esto va acompañado del miedo a que un día puedas comprar las acciones de esa empresa a un precio más bajo y que cuanto más esperes, más cara compraras esa acción. Esta lógica está en la raíz de muchas burbujas, que normalmente siempre estallan. Actualmente, se está planteando la cuestión de que exista una burbuja en ciertas empresas de tecnología.

Sesgo Momentum/Mercado: Este sesgo hace que sigamos el mercado según las tendencias de subida o de bajada por razones no racionales. Esto puede implicar ir contra corriente porque reaccionaríamos demasiado tarde una vez que la tendencia se esté terminando. Esto también es malo porque nuestras emociones guiarán demasiado nuestras decisiones.

Sesgo de precio de compra: Este sesgo hace decidir no en función de lo que creemos sobre la empresa, sino en función del precio que hemos comprado. No queremos ver las informaciones malas o las informaciones que van en contra de las razones de compra. Esto puede impedir vender en perdida y el inversor va a esperar la subida al precio de compra para luego vender. Por supuesto este precio puede nunca puede volver y el coste de oportunidad será importante. Hay que saber vender, y saber vender en perdida cuando es necesario. No hablo de vender cuando el mercado cae en conjunto.

Todo el mundo tiene sesgos, es importante identificar los tuyos para poder controlarlos o ser consciente de sus «deficiencias» y tratar de combatirlas en parte si esto es realmente bloqueante.

Los míos son principalmente sesgos geográficos y sectoriales. Prefiero invertir en Europa en sectores del «viejo mundo», evito todas las empresas de crecimiento excesivo como Palantir o Tesla. Incluso estaría tentado de vender a cubierto algunas, pero es muy peligroso y me limito a la compra de put. Trato de interesarme más en las compañías americanas y en la GAFAM porque de lo contrario me perdería una gran parte del mercado.

También tengo un sesgo de precios, un enfoque de «valor» que no tengo intención de cambiar porque este enfoque me permite estar más tranquilo y no arrepentirme de nada. No me importa si pierdo una subida del 100% en un mes en algunas acciones, porque sigo convencido de que en algún momento la burbuja explotará y que los mercados volverán a un valor que, en mi opinión, será más real.

Espero que este articulo te haya gustado, estoy impaciente en conocer tus sesgos (o si tienes otros que quieres compartir).

Thibaut

32 Me gusta

Hola

Para mi en la inversión los mas importante son los sesgos y la frase el precio crea la narrativa, si entendemos eso tenemos mucho ganado par el futuro

Un saludo

5 Me gusta

Me ha gustado mucho su escrito y me gustaría destacar el que creo que es el más común:

Me parece brutal lo bien que lo ha definido. Que levante la mano aquel que no lo haya padecido.

7 Me gusta

Os recomiendo mucho este artículo sobre sesgos en la inversión, me parece supercompleto:

3 Me gusta