Lecciones de 2020

Originalmente publicado en: https://blogs.masdividendos.com/b-and-h/2020/12/11/lecciones-de-2020/

La vida está llena de lecciones aprendidas a las malas. A veces, realmente no somos conscientes de los riesgos asumidos. En otras sí, seguimos adelante y corremos un túpido velo: «no me pasará a mí», «lo haré pronto, lo prometo», «si me pasa, ya lo solucionaré». Hasta que algún día llega lo inesperado: nuestra empresa quiebra. Te despiden después de 20 años (o porque fuiste el último empleado en llegar). O, en el caso de 2020, tenemos una pandemia mundial que causa un caos en nuestras vidas. Lecciones aprendidas de nuevo, a las malas.

Independientemente de lo bien preparados que estemos cada uno de nosotros para afrontar los riesgos actuales, nunca está de más recordar algunas lecciones que nos ha dejado este 2020 (algunas de ellas obvias) y poner negro sobre blanco algunas reflexiones que nos ayuden a volar en tiempos de turbulencias y sobretodo a prepararnos para la próxima batalla.

Paso a compartirles las notas que he ido recopilando a lo largo del año más extraño de nuestras vidas:

  • No des por sentada la libertad. Respétala, apréciala.
  • La vida siempre tiene un Plan B. Siempre. La vida encuentra un camino. Siempre. 2020 fue un curso intensivo para la humanidad.
  • Los problemas son parte de la vida. El ser humano se adapta automáticamente a cualquier situación. Necesitamos mucho menos de lo que creemos para vivir y somos capaces de mucho más de lo que pensábamos ante la adversidad. La capacidad de adaptación del ser humano es extraordinaria. Quizás nuestra mayor ventaja evolutiva.

«Todos tenemos dos vidas. La segunda empieza cuando nos damos cuenta de que tenemos solamente una».

CONFUCIO

  • Para muchos empleos, la oficina física es la consecuencia de una mentalidad arcaica. Muchos de nosotros, llevamos casi 20 años yendo a la oficina sólo para encender el portátil y ponernos a trabajar. Nada que no podamos hacer teletrabajando. Eso sí, trabajar desde casa no es tan fácil y divertido como pensábamos en 2019.
  • Nadie sabe NADA más allá de un cierto punto. Sé humilde. Invierte en bolsa sólo lo que no vayas a necesitar a corto/medio plazo y construye un fondo de emergencia para circunstancias imprevistas.
  • Mantén los gastos fijos bajo control. Sé prudente. La cola del paro está llena de gente con ingresos de mileurista y gastos de pequeño burgués.
  • La economía y la bolsa pueden seguir caminos diferentes. Cíñete a tu plan y síguelo a rajatabla. El market timing son los padres.
  • La gestión de las emociones es más importante que el stock picking en un mercado volátil. El problema de las emociones es que no las ves venir, simplemente aparecen, y para cuando te das cuenta, ya estás “emocionado”. Así que no es una cuestión de contenerlas para que no salgan, sino de actuar como a ti te interesa, pese a que las emociones te tienten fuertemente a que actúes de otra manera. Eso es control emocional.
  • La convicción en tu cartera se ve en los momentos de pánico. Cuanto peor se vuelve una situación, menos falta para que dé un vuelco y mayor es el potencial de mejora. Eso es así, tanto en la vida como en el mundo de la inversión.
  • Es buena idea siempre tener cash para aprovechar las oportunidades del mercado. Nunca sabes cuando las oportunidades llamarán a tu puerta, pero lo que sí sabemos es que el inversor paciente suele acabar siendo recompensado.
  • Haz los deberes y luego invierte, no al revés. Ten preparada la lista de la compra. Los mercados pueden girar más rápido de lo que tú puedas reaccionar.
  • Compra sólo compañías de máxima calidad en las caídas y evita promediar a la baja en negocios que puedan verse afectados de modo estructural por las circunstancias.
  • Hay que estar en el mercado, SIEMPRE. Tu plan de inversión no puede estar basado en tratar de adivinar los movimientos del mercado, porque te vas a equivocar la mayoría de las veces. Casi siempre, no hacer nada es la decisión correcta. Como decía Kostolany: “cuando no sepas qué hacer en bolsa, vete a pescar”.
  • El mercado es el único lugar que conozco donde puedo equivocarme y aún así ganar dinero.
  • En 2020, muchos novatos cuyo único criterio inversor ha sido el de apostar por acciones de moda han sido capaces de obtener mayores rentabilidades que la mayoría de profesionales. En un mercado como el de 2020, todos nos creemos grandes inversores. Cuando vengan mal dadas, sabremos quién estaba nadando desnudo.
  • Cuando tengas dudas sobre el management de una empresa, lárgate.
  • No te pongas corto en una acción salvo que estés seguro al 100% que es un fraude. Tesla ha dado un baño de realidad a más de uno.
  • Muchas de las pérdidas al invertir se deben a la necesidad del inversor de tener razón. Al final el único que nunca se equivoca es el mercado. Es más importante ganar dinero que tener razón.

“No es lo que no sabes lo que te meterá en problemas, sino lo que sabes seguro y no es así”

MARK TWAIN

  • Los frikis de la bolsa seguimos siendo cuatro gatos. La mayoría de la gente no empieza. La mayoría de los que empiezan no continúan. La mayoría de los que continúan se rinden. Muchos ganadores son los últimos que quedan en pie. El éxito de invertir está en la constancia, paciencia y decisión. Fácil en la teoría, difícil en la práctica.

Buen fin de año a todos si no nos volvemos a ver por aquí estos días.

PD: agradecer desde aquí a @sketch2think su amabilidad por cederme la imagen para esta entrada.

62 Me gusta

Lo que tiene implícito esta frase!
No únicamente es el mero hecho de irte a otro lado para no realizar estupideces, es mucho más.
Conozco pocas aficiones en las que no se piense más de manera relajada y pausada que en la pesca. Tal vez la natación también se da esta circunstancia junto con el conducir por una autovía.

Me la guardo sin duda, me ha gustado mucho.

16 Me gusta

Muy buen artículo, únicamente me planteo hasta qué punto hay una parte de contradicción entre esas dos afirmaciones.

3 Me gusta

Según mi modo de ver la inversión, no creo que ambas afirmaciones sean excluyentes. Se puede estar en el mercado invertido pero guardando munición por si hay caídas.

Por mi forma de ser, no hubiese llevado bien un mes de marzo sin posibilidad de aprovechar las caídas por falta de liquidez. Tener que vender posiciones en pérdidas para poder comprar otras me resulta complicado.

10 Me gusta

Sin duda estoy de acuerdo en que la psicología es un factor esencial, y de la misma forma que hay quien se siente cómodo con mucha liquidez otros lo hacen sin ella. Lo más importante es vivir tranquilo.

Sin embargo, yo creo que guardar liquidez para aprovechar esas oportunidades no deja de ser un intento de market timing (al fin y al cabo, es pensar que habrá oportunidades en el futuro mejores que las que tienes hoy).

No hay duda de que las caídas en bolsa suelen verse como oportunidades, pero mantener liquidez para intentar aprovecharse de ellas muchas veces no permite hacerlo…con lo cual, al final acaba siendo más una cuestión de suerte, en mi opinión.

12 Me gusta

Grandes reflexiones.
Creo que hay que intentar buscar un equilibrio entre lo que la inversión, especialmente en renta variable puede ofrecer, y lo que en realidad está buscando mucho inversor en ella, especialmente poco curtido o con unas espectativas excesivas.

La incertidumbre de los mercados no es algo ajeno a la realidad. Epìsodios como finales de 2018 donde el mercado cayó un 15-20% sin que pasara nada, no es una incertidumbre inventada, sinó precisamente el miedo que aparezca esa incertidumbre en la realidad.

En cambio este año parece que estamos en una situación inversa en este sentido, más incertidumbre en la realidad que en los mercados que parecen estar más en el sentido de pensar que esto va a pasar dentro de muy poco.

Algo que me parece clave es olvidar el valor presente de algo para centrarse en su valor futuro. En la inversión en renta variable pensar que uno ya tiene un dinero físico con su valor ya predeterminado que sólo puede crecer suele llevar a todo tipo de malas interpretaciones que luego salen a la luz en ciertos episodios.

Hay circunstancias que nos ponen precisamente ante los puntos débiles de ellas. En 2020 hemos visto algunas de ellas pero ni todas las posibles y en una magnitud inferior a la de otras situaciones graves, aunque superior a otras que ahora ni recordamos precisamente porque su magnitud final fue poca.

Aceptar que puede “evaporarse” buena parte del dinero que uno cree tener a corto plazo, es algo que cuesta de asumir y con implicaciones personales duras.

Aceptar que habrá carteras o activos que parecerán capear mejor el temporal de los que uno tiene, es otra difícil de asumir. Tal vez nos recuerda que esto no va de ninguna carrera por llegar el primero sinó por ser capaz de disfrutar precisamente de ese camino y por conseguir los objetivos que uno necesita y que son posibles de lograr, no por sufrir en exceso durante el camino o buscar objetivos que igual nos quieren convencer para que adoptemos pero con unas posibles consecuencias difíciles de asumir.

Soy aficionado a la ciencia y dentro de mis aspiraciones infantiles-juveniles estaban que ella (junto con otras disciplinas) nos permitiera llegar a la verdad. Luego moderé esas espectativas y entendí, tal vez mejor, que nuestra capacidad es la que es y que esto implicaba ciertas limitaciones pero, aún con ello, un mar inmenso de posibilidades.

Los resortes que mueven el mercado y el discurrir de la civilización humana creo que tienen una complejidad difícil de encajar en un modelo. Por lo tanto uno debería ya estar mentalizado para toda clase de “sorpresas”, a veces positivas otras negativas.

39 Me gusta

Bon dia @agenjordi

No deja usted de ponerme los pies en el suelo cada dia.

Lo cual se agradece mucho.

Un saludo.

7 Me gusta

Gracias por sus reflexiones @agenjordi.

Esas dos frases se resumen en dos palabras: miedo y avaricia. Dos estados emocionales opuestos que tienen la capacidad de guiar el mercado.

El ser humano no está preparado para ver a otros ganar más que uno mismo. Basta ver los bandazos en las carteras de algunos inversores que van rotando su cartera según la moda del momento.

Otros somos más partidarios de diversificar hasta en estrategias, asumiendo no ser nunca los más guapos y altos de la clase.

12 Me gusta

¡Gran resumen de 2020!
Esperamos con expectación un próximo artículo “las tres acciones ganadoras para capear 2021” (ironía).

Me quedo con lo último del post, lo de que muchos no empiezan, luego se rinden, etc…
¿Qué podemos hacer para que más personas empiecen, más personas perseveren…? ¿Ser pesados y seguir martilleando el mismo hierro?

Gran artículo. ¡Enhorabuena!

7 Me gusta

Esta es una de esas cosas que cuesta mucho entender. La búsqueda de una supuesta posible optimización perpetua, es una causa importante de sufrimiento a largo plazo.

Cuando uno lee artículos como el suyo, @Orko1980 , puede ver una amplitud de miras y un respeto a la diversidad que tristemente la sensación que tengo (quizá errada), es que en esta sociedad polarizada cada vez se incentiva menos.

Esta es una de esas cosas que me enseñó @MAA , a alguien tozudo como yo, que he sufrido a buen seguro el virus del talibanismo que hoy tanto rechazo me provoca.

Nadie va a recorrer nuestro camino, salvo nosotros mismos, por lo que no hay necesidad alguna de estar siempre en el podio. Lo único que realmente debería preocuparnos es que nuestra posición en nuestro marcador interno esté donde queremos que esté. Y eso créanme que tampoco es sencillo.

23 Me gusta

¡ Gracias por estas reflexiones tan importantes que usted nos regala ! esta que pongo es mi favorita , porque son muchas las situaciones en las que aparece este fenómeno a lo largo de nuestra vida, pero todas son dignas de interiorizarlas y confrontarse con ellas .

¡ Gracias por poner fácil la comprensión de conceptos nada sencillos ! sus aportaciones en muchas ocasiones superan mi comprensión, pero en otras , me abren ventanas por las que entra mucha luz .

Esta posiblemente , sea la piedra filosofal tras la llevo encaminando mis pasos durante toda mi vida y su consecuencia la describe usted perfectamente ; encontrar el equilibrio es necesario.

¡ Gracias !

15 Me gusta