Las varas de medir


Fuente Wikipedia

El mes pasado, nos despedíamos de algunas medidas tal y como las conocíamos hasta el momento, y los patrones guardados en Paris, sufrían una revisión de los mismos tal y como eran conocidos hasta ahora. Por lo que se lee por las redes, parece que ha sido la mayor revisión en cincuenta y ocho años.

Pensando en esto, recordé los tiempos pasados, en que se usaban las varas de medir, que variaban de una región de España a otra, y por supuesto de un país a otro, con lo que imagino que las dificultades para comerciar de una manera eficiente serían mayores que en la actualidad con sistemas estandarizados.

Les cuento todo esto, pues en el mundo inversor y casi que les diría que en la vida misma, una de las mayores preocupaciones es la de medir de manera eficiente. Ya saben aquello que repetimos muchos industriales, “lo que no se mide, no mejora”, cuando abordamos problemas de eficiencia de procesos.

Les he preparado para esta mañana de diciembre, una breve analogía onírica, de las supuestas varas de medir que tendríamos a nuestra disposición los inversores. Tenemos varas muy económicas y varas costosísimas. Veamos sus características para arrojar algo más de luz sobre este curioso tema.

Las varas baratas, que están a disposición de todo el mundo, son elementos de medida muy fáciles, y muy accesibles, pero lo malo, pues ya saben que todo tiene algo malo (y algo bueno), es que fallan más que una escopeta de feria.

¿Cómo mide una vara low cost de un inversor? Muy sencillo, si el producto (empresa o fondo) que compro , sube después de comprarlo yo, es bueno, si sube mucho, es buenísimo y si se empeña en bajar…es malo, muy malo.

Fíjense en las negritas que he puesto, pues si cuando está por los suelos, lo compro yo, entonces no es tan malo, porque estoy haciendo deep value, y el proceso vuelve a iterarse, dependiendo de hacia donde enfile el rumbo del activo.

Nihil novum sub sole. Y prueba de ello la tenemos estos días con gestores que antes eran primos segundos de Buffett y ahora son vistos como juguetes rotos, que han perdido su brillante capacidad antaño merecida. También les pasa a las compañías, joyas que hasta hace unos meses eran auténticas máquinas de generar flujos de caja, ahora tras algún meneo en los profit warnings, no las quiere nadie, y las masas particulares y/o “profesionales” (que afortunadamente no campan por +D aún), las denostan y golpean como objetos inservibles.

Un amigo holandés me dijo un día, que generalmente "recibes lo que pagas" , por lo que en el Hipermercado de las varas, podemos encontrar otras un poco más caras, pero más efectivas. Estas varas llevan mucho más esfuerzo de adquirir, pero tienen la manía de no dejarse llevar demasiado por los precios, y más por los activos. Nadie es tan bueno, ni es tan malo, y en momentos de euforia, la vara te suele entregar el resultado de que el “too good to be true” es un hecho y en momentos de pánico, que “los cardúmenes inversores que entran en pánico, son buenos momentos para comer pescado”.

Por último, tenemos un tipo de vara, de precio prohibitivo, que son con diferencia, las más potentes del mercado. Son tan sumamente caras, que resulta muy difícil amortizarlas, pues además son terriblemente lentas, y por lo general, ante tal precisión y sensibilidad en la medida, un ligero movimiento arroja una lectura errónea y te lleva al punto de “los árboles no te dejan ver el bosque” ,también conocido como, “quien mucho mira, poco ve”. Aún así es cierto que cuando alguien logra dominar estas varas con destreza, es imposible hacerle sombra, pues realmente son con diferencia, las mejores del mercado. Eso si, cuesta muchos años llegar a dominarlas con maestría, y durante muchos años, retornan resultados mediocres, por el costo que lleva que se apliquen correctamente.

No hay una vara perfecta, aunque les recomiendo que se muevan entre las segundas, prácticamente al alcance de cualquiera dispuesto a pensar por si mismo y no dejarse llevar por las opiniones de las masas (generalmente sesgadas), y las terceras, que ya son de nota, y requieren de mucho tiempo de aplicación, y de tener una materia prima que no todo el mundo tiene.

Disfruten de las compras Navideñas, que se antojan interesantes, y si ven que les sobra presupuesto, pidan a los Reyes que les traigan una vara de mayor calidad. No hace falta que sea la mejor del mercado, pero sí que mejore la que han tenido y usado en 2018.

Bueno, y puestos a pedir…eviten meterse en camisas de once varas. Felices Fiestas!! :wink:

35 Me gusta

Pues sí, todo cambia, según mi memoria, memoria entrenada en su tiempo como consecuencia de la disciplina estudiantil, la definición de metro era algo así como la diezmillonésima parte del cuadrante del meridiano…, ya ven ahora es el tiempo de un recorrido de no sé qué haz de luz en el vacío (que no nos cambien la velocidad de la luz que esos 300 mil Km por segundo los tengo memorizados a fuego). Que quieren que les diga, yo sigo con mis cartabones y mis reglas de madera de litonero. Y es que papá Estado se tiene que meter hasta en lo que es un metro. Si los astrónomos griegos levantaran la cabeza.

5 Me gusta

Se equivoca. Es al revés. Precisamente lo que se busca con estos últimos cambios es ir de lo general, que son las constantes universales de la naturaleza a lo particular, que son las unidades de medida.
En el caso del metro se hizo el cambio ya hace muchos años pasando de una definición concreta relacionada con la medida de la longitud de un meridiano de la Tierra a una que partiera de una constante universal como es a partir de la velocidad de la luz en el vacío. Ahora se busca hacer lo mismo con las unidades de medida que aún no habían realizado dicho cambio.

Resulta curioso que unos cambios que nada o poco tienen que ver con la voluntad de los estados, más bien con la propia naturaleza de la ciencia, se interpreten como capricho de los estados.

8 Me gusta

Por supuesto que me equivoco. Soy un hombre de ciencia y, como tal, soy sensible a los avances tecnológicos. No me dan miedo los científicos, sí los políticos. Permítame, no obstante, que achaque todos los males (incluso los buenos) a papá Estado. Sabe que me pasa, que yo veo a los Estados, muy grandes, gigantes, devoradores de individualidades, castradores de inteligencias y eso no me lo puedo quitar de la cabeza. Así que permítame la licencia de estar felizmente equivocado.

7 Me gusta

Creo que ando en modo viernes y mi cerebro anda un poco espeso porque no acabo de enterarme de la diferencia entre el segundo y el tercer tipo de vara :sweat:.

2 Me gusta

Interesante post con un tema que me resulta muy interesante. Medir hasta antes de ayer fue un quilombo de narices. Prueba de ello son las varas que menciona @jvas. Desde una perspectiva histórica (de la que recientemente @hipotrader señalaba su importancia), aquí van las mías:

Vara de medir de la plaza chica en Zafra:


Vara de medir de la Catedral de Jaca:

Ambas en la Vía de la Plata y el Camino Aragonés respectivamente. No deja de ser curioso como en dos ciudades que eran de “paso” se grababa en la piedra cuales eran las medidas correctas. En cualquier caso si lo que comprás es “calidad” o está barato…ya se mire en varas o en EV/FCF… el tiempo juega a nuestro favor

10 Me gusta

Curioso…porque me deja pensando cuál sería la vara que usó FGP en la panadería…

3 Me gusta

Sería la barra -¿no?:thinking::blush:

@jvas sus artículos siempre destacan por su capacidad para enseñar y entretener , le felicito. ¡ Ah , mi vara financiera es +D. y me va bien !

8 Me gusta

@Elcano siempre dando en la tecla!!!.

1 me gusta

Mucho más práctico para medir las telas que la velocidad de la luz …:joy:

2 Me gusta

Salvo que te valga con una medida rápida, en ese caso… :smile: :smile:

Es un debate interesante el que plantea. Entiendo su crítica, y creo que también es aplicable a las empresas. Algunas de éstas tienen un tamaño tal que se ahogan en burocracia y procesos complejos y redundantes. De igual manera, los que piensan son, en general, unos pocos. El resto también acaba sometido a una rigidez que ahoga la creatividad y el intelecto. Pienso que es un problema achacable a la complejidad y tamaño de nuestro sistema.

Saludos

1 me gusta

Este es un tema que particularmente me resulta interesante. Creo que @agenjordi está en lo cierto en tanto en cuanto muchas unidades de medida (atmósfera) están relacionadas con las magnitudes observadas en la tierra que miden. Lamentablemente algunas de ellas al estar en relacion con el metro, litro, o segundo estan relacionadas con las magnitudes que surgieron en la revolución francesa.

Y estas magnitudes fueron impuestas precisamente para facilitar el cobro de tributos. La estandarización de medidas de superficie y longitud tenía a ese como objetivo último.

https://www.youtube.com/watch?v=lBEOwFm_gI4

Y en eso no puedo estar más de acuerdo con @Luis1. Los avances (incluso Egipcios!!) en el cálculo de áreas tenían como fin el gravamen de algunos bienes. Tan triste como cierto. Es más… seguro que a todos nos suena esta piedra

¿Qué se imaginan que era?..

Pues una exención de impuestos :wink:

5 Me gusta