Josefina, Aurelio y la meta final. (Cuento zen)

Josefina, Aurelio y la meta final

En una lluviosa tarde, mientras Aurelio intentaba leer en el teletexto el resultado de su cartera de acciones, recibió la visita de Josefina.

Se sirvieron una infusión y galletas. Charlaron largo y tendido sobre inversiones, empresas, economía y finalmente, sus sueños…

Aurelio le habló de un conocido bloguero que había alcanzado vivir de las rentas que obtenía con las inversiones en bolsa y le preguntó a Josefina:

Tengo muchas ganas de poder dar ese paso, dejar el trabajo y sentirme libre… ¡Ojalá fuese mañana!
¿Cómo crees que me sentiré el día 0 de alcanzar la libertad financiera y poder dejar el trabajo en la oficina?

Josefina que necesitó mirar unos segundos al infinito respondió:
“Como un ladrón entrando a oscuras a robar en una casa vacía”.

Aurelio estaba impaciente y decidido, quería conseguirlo cuanto antes y para eso dedicaba muchas horas a leer blogs, escuchar podcasts e incluso aprender contabilidad… Josefina prefiere ir paso a paso y obtener esa “libertad” en su día a día. No deja que las ansias de libertad la hagan presa de sí misma.

Aurelio cree que la independencia financiera le proporcionará algo que los demás no tienen, Josefina cree que en realidad no tendrá nada que otros tengan.

A este relato lo acompaña una poesía:

Caminó por el filo de una espada,
puso el pie sobre el hielo de un río helado,
entró en la casa, vacía.
Su deseo por robar cesó para siempre.
Volvió a su casa,
vio los preciosos rayos del sol de la mañana,
y miró la luna y las estrellas en la intimidad.
Caminó por las calles con tranquilidad,
disfrutando de la suave brisa.
Finalmente, abrió su tesoro.
Hasta ese momento nunca había imaginado
que había poseído todos esos tesoros desde el primer momento.
Genro, Maestro zen japonés del siglo XVIII

Con este breve relato y esta breve explicación de un famoso cuento zen adaptado a las inversiones, tan solo espero un momento de meditación sobre el “coste de libertad”.La búsqueda de libertad es hacia dentro, no hacia fuera. Aunque la realidad y las necesidades de cada uno en el campo de la inversión son bien distintas, es de agradecer que siempre empaticemos con los demás.

¡Muchas gracias! :heart:

21 Me gusta

Esclarecedor relato, para replantearse de nuevo la importancia del camino sobre la importancia de la meta. Me trae a la cabeza la famosa frase de Eduard Punset (que la tierra le sea leve) que dice “la felicidad está en la sala de espera de la felicidad”

4 Me gusta

@marc_trdz, muchas gracias por este artículo. Me ha encantado.

2 Me gusta

Para mi la libertad financiera consiste en no ser un esclavo asalariado que gasta el 100% del salario. Tener la libertad de invertir un 5-10%( o lo que pueda) de mi salario voluntariamente donde yo quiera es tener ya algo de libertad financiera. Si además uno puede luego reducir su jornada de trabajo si le apetece o puede etc…Cuanto más libre eres de decidir o elegir lo que haces con tu tiempo y dinero, menos esclavo del salario(sobre todo sino te gusta lo que haces, no es mi caso) eres.

9 Me gusta

Yo opino como Josefina.

2 Me gusta

Sí, y al poema Ítaca que canta Llach:

ITACA

I

Cuando salgas para hacer el viaje hacia Itaca
has de rogar que sea largo el camino,
lleno de aventuras, lleno de conocimiento.
Has de rogar que sea largo el camino,
que sean muchas las madrugadas
que entrarás en un puerto que tus ojos ignoraban
que vayas a ciudades a aprender de los que saben.
Ten siempre en el corazón la idea de Itaca.

Has de llegar a ella, es tu destino
pero no fuerces nada la travesía.
Es preferible que dure muchos años
que seas viejo cuando fondees en la isla
rico de todo lo que habrás ganado haciendo el camino
sin esperar a que dé más riquezas
Itaca te ha dado el bello viaje
sin ella no habrías salido.
Y si la encuentras pobre, no es que Itaca
te haya engañado.
Sabio como muy bien te has hecho
sabrás lo que significan las Itacas.

II

Más lejos, tenéis que ir más lejos
de los árboles caídos que os aprisionan.
Y cuando los hayáis ganado
tened bien presente no deteneros.

Más lejos, siempre id más lejos,
más lejos del presente que ahora os encadena.
Y cuando estaréis liberados
volved a empezar nuevos pasos.

Más lejos, siempre mucho más lejos,
más lejos, del mañana que ya se acerca.
Y cuando creáis que habéis llegado,
sabed encontrar nuevas sendas.

III

Buen viaje para los guerreros
que a su pueblo son fieles
favorezca el Dios de los vientos
el velamen de su barco
y a pesar de su viejo combate
tengan placer de los cuerpos más amantes.

Llenad redes de queridos luceros
llenos de aventuras, llenos de conocimiento.
Buen viaje para los guerreros
si a su pueblo son fieles
y a pesar de su viejo combate
el amor llena su cuerpo generoso
encuentren los caminos de viejos anhelos
llenos de aventuras, llenos de conocimiento.

5 Me gusta

Estimado @Especulata: ¿Pero quién no sucumbe a los cantos de sirena hoy en día? Ese es el problema. El sistema está montado para ser esclavo y la masa que se deja. Aquel que no comulga al 100% con la masa es repudiado. No se si me explico.
Como dice bien, cuánto más libres en cuanto a decidir sobre tu tiempo menos esclavo eres, pero para ello el ahorro es parte principal y creo que ese valor no es prioridad en el momento actual, al menos no en la mayoría.

1 me gusta

El ahorro es primordial siempre que se puede. Mucha gente en el momento actual o cercano no va a poder ahorrar y quizás vaya a necesitar consumir parte de ese ahorro. Se avecinan tiempos muy duros para el sector servicios, vacacional, autónomos que tiene uno o dos trabajadores y los van a tener que despedir etc.

Ante los problemas y las dificultades hay dos tipos de personas:

  • Los que ponen excusas y su palabra favorita es “es que”. Solo ven derechos y pocas o ninguna obligación.
  • Los que buscan soluciones y se ponen manos a la obra. No siempre lo consiguen pero no se trata de cuantas veces caes, sino de cuantas te levantas.

Cada crisis tiene unos patrones distintos, algo que nadie esperaba, unas empresas saldrán mejor, o beneficiadas incluso, pero muchas van a tener problemas y la consecuencia va a ser el aumento del desempleo.

Somos un país muy vulnerable en el sector servicios en la situación actual. El sector hotelero que ha crecido exponencialmente en estos tiempos, va a mandar a muchos de los trabajadores a ERTES y luego a unos cuantos vía ERE definitivamente al paro. En esto hablo con conocimiento de causa que mi mujer trabaja en ello.

2 Me gusta

La verdad es muy triste lo que habrá de acontecer pero…como dice usted no importa cuántas veces se caiga, sino cuántas nos levantemos. Siempre y cuando se aprenda del error…¡chapó! Sin embargo, no será a la primera puesto que se suele tropezar en la misma piedra sucesivas veces. Somos así los humanos, hasta que legado el momento, uno se da cuenta y aprende. En alguna casos, lamento, que no sea así.
Confiemos en la sabiduría de La VIDA.

2 Me gusta