El precio de la ambición


#1

Hay una de estas verdades general mente asumidas, algo que forma parte de la sabiduría colectiva, que sostiene que el mundo, las empresas, los individuos mejoramos a base de ponernos objetivos, de visualizar un estado en el que nos queremos situar, y luego remar y remar hasta llegar a él. ¿Es esto realmente así? ¿Es tener ambición, pensar en donde quiere uno llegar y luchar por ello recomendable? No vayamos tan rápido. Mucha gente, entre ellos el que suscribe, llevamos años torturándonos con algún que otro objetivo (no trabajar, jeje) sin darnos cuenta de que lo único que estamos haciendo es aumentando nuestra frustración, humillándonos a nosotros mismos, pues lo único que nos ponemos delante de las narices es la imagen de esto es lo quieres ser y no eres

¿Qué podemos hacer para empeorar las cosas? Pues no tener un solo objetivo, sino muchos TODO ES IMPORTANTE, a cuántos blogs estoy suscrito, cuántas cosas quiero aprender, cuántos negocios hay que investigar, cómo convencer al género femeninos de los beneficios de la poligamia asimétrica (ya me entienden), cuántos documentales, cuántas hilos de foros de mediopelo hay que contestar, etc etc etc… Tantas oportunidades, tanto por hacer, tanto, tanto, tanto, seguimos cuál Sísifo con su pedrolo empujando y empujando, pero muchas piedras a la vez muchas cuestas, saltando como locos de la una a la otra.

¿Hemos acaso perdido totalmente el sentido de la perspectiva? ¿Estamos quizá presa de una ansiedad considerable sobre bienes materiales, ridículas experiencias y dejamos de lado lo esencial? Con estas inquietantes ideas, y el nuevo y flamante logo de +Cuarentones les dejo para que reflexionen el fin de semana. Yo mientras tanto me lo pienso pasar reventándome de comer y de beber. Pero comenten, comenten, que siempre hay alguien a quien contestar en Internet.


#2

¿Quién soy?¿Para qué he venido? ¿Por qué?
6000 años y seguimos igual


#3

Su intervención en este post, apreciado @TTAR, es lo más cerca que he estado y nunca estaré de predecir el futuro :wink:


#4

¿Cual es el precio de la ambición? ¿La ambición es mala? ¿Es buena?

Pues como todo en la vida, depende. La ambición bien entendida es buena, es la base que te permite mejorar, hacer mejores cosas, marcarte objetivos, perseguirlos y encontrarlos. Ahora bien, todo en la vida tiene un precio. Siempre que te acercas a algo, te alejas de algo…¿que obvio, verdad?. No tanto. La mayoría queremos cosas, pero hay otras cosas que realmente queremos más. ¿Quieres ser un fanático inteligente? ¿Salir en el Forbes? … vale, pero ¿estás dispuesto a que cuando tus hijos se sienten a la mesa contigo, no sepas de que hablar con ellos?. Ahí está la clave en mi opinión, a todos nos gusta la cara, pero no la cruz. Si lo quieres, págalo.

Le diré una frase que me gusta mucho “Nadie se ha arrepentido en su lecho de muerte de no haber pasado más horas en la oficina”. Por lo general, esos grandes objetivos , son difíciles de alcanzar por esto.

Los antiguos ya lo sabían. En el término medio está la virtud. Al menos para mi, la balanza equilibrada es lo que me da más paz espiritual.

Esto no quiere decir que renuncies a perseguir cosas que quieres. Lucha por ellas, ponte objetivos, esfuérzate. Cuando eches la vista atrás , los días de lucha serán probablemente los que recuerdes con más satisfacción.

Que no te ciegue , amigo @arturop, el vellocino de oro…que con uno de plata ya vamos servidos! :wink:


#5

Le tengo a Vd. en gran estima, aunque sea en la distancia, por tanto podría Vd. corresponderme haciéndome participe cuando deje de torturarse de como ha conseguido este objetivo ( principalmente para que no seamos dos los que nos torturemos en busca del ¨Santo Grial ¨, con uno que lo haga , basta.)

PD. le ruego que cuando consiga el objetivo me lo haga saber por privado, para no interferir en la buena marcha del foro, Vd. ya me entiende.:stuck_out_tongue_winking_eye:

Es un lujo leerle.


#6

La ambición es muy simple : Vender siempre un poco por encima del precio de compra.


#7

Simple pero no sencillo. Ese siempre descarta al 99.99% de los inversores😆


#8

Bueno , yo diría casi siempre. Así , que estoy en el 0,01 restante.


#9

NO
No encontrará un enemigo más ferviente de objetivos, plazos, visualizaciones y sobre todo de remar, remar y remar que un servidor.


#10

Bueno, pero no sea forofo y explique. No me importa que sea un poco off-topic porque el punto va más por si esto nos hace infelices, ansiosos y eleva nuestros niveles de estrés…


#11

Lo siento pero soy incapaz de no ser forofo.:sweat_smile:

Es solo que creo que lo importante es cabalgar la ola. Tal vez los objetivos puedan resultarle de utilidad a otros o que puedan tener lógica empresarial: sinceramente, no lo sé. Supongo que habrá de todo y tanto en la vida como en el mundo empresarial habrá quien los utilice y quien no. En mi caso son totalmente contraproducentes y me agobian bastante de modo que suelo huir de ellos todo lo posible. Siempre he pensado que cuando uno es bueno en algo y crea algo bueno, no lo hace gracias a ir fijándose objetivos sino que más bien es el resultado de hacer algo que a uno le satisface y posiblemente absorbe talmente (por lo que no veo necesarios objetivos, plazos, estructuras rígidas y demás). Así que en mi humilde opinión lo mejor que puede hacer cualquier persona es… hacer lo que le de la real gana (en la medida de lo posible claro). Y hacerlo con pasión. En realidad lo que se haga es lo de menos (analizar empresas, irse de discoteca, dar paseos con la pareja, o con quién sea, crear Amazon, irse de misionero o de medico al África profunda, hacer un deporte, competir en ese deporte, no competir, ver youtubers todo el día mientras se zampa palomitas…). Lo importante es disfrutarlo. Y ese disfrute probablemente sea el que, a la larga, le proporcione resultados. O tal vez no…pero tampoco importará demasiado porque habrá disfrutado. No digo que sí lo que le apasiona es algo tipo construir un cohete espacial en el jardín de su casa no convenga dividir la tarea en tareas mas pequeñas pero creo que aun en este caso lo bueno sería ir haciendo la que a uno le apeteciese en cada momento y sí alguna no le motiva pues simplemente se subcontrata.

Es curioso: marcarse objetivos también me hace tener la sensación de que todo tiene un objetivo final cuando en realidad no creo que nada tenga un objetivo y todo es susceptible de convertirse en algo mejor, Es que no me gustan los finales.

No sé, a mi eso de estructurarlo todo y marcarse objetivos claros creo que termina por matar la creatividad y lo que es mucho peor: por aburrir.

Aclaración: no tengo 12 años jejeje.


#12

En la bolsa como en la vida hay que aceptar que nada suele salir como se ha planeado. A veces para mejor a veces para peor. Quizás sea mejor intentar aceptar el resultado, por malo que sea, que no remar y remar y no llegar donde queremos.
O quizás es una chorrada lo que acabo de decir


#13

Felicidad= Realidad - Expectativas

“A goal is a specific objective that you either achieve or don’t sometime in the future. A system is something you do on a regular basis that increases your odds of happiness in the long run. If you do something every day, its a system. If you’re waiting to achieve it someday in the future, it’s a goal. If you achieve your goal, you celebrate and feel terrific, but only until you realize you just lost the thing that gave you purpose and direction. Your options are to feel empty and useless, perhaps enjoying the spoils of your success until they bore you, or set new goals and reenter the cycle of permanent presuccess failure. All I’m suggesting is that thinking of goals and systems as very different concepts has power. Goal-oriented people exist in a state of continuous presuccess failure at best, and permanent failure at worst if things never work out. Systems people succeed every time they apply their systems, in the sense that they did what they intended to do. The goals people are fighting the feeling of discouragement at each turn. The systems people are feeling good everytime they apply their system. That’s a big difference in terms of maintaining your personal energy in the right direction.”
― Scott Adams, How to Fail at Almost Everything and Still Win Big: Kind of the Story of My Life


#14

Slow Dance
by David L. Weatherford

Have you ever watched kids on a merry-go-round,
or listened to rain slapping the ground?
Ever followed a butterfly’s erratic flight,
or gazed at the sun fading into the night?

You better slow down, don’t dance so fast,
time is short, the music won’t last.

Do you run through each day on the fly,
when you ask “How are you?”, do you hear the reply?

When the day is done, do you lie in your bed,
with the next hundred chores running through your head?

You better slow down, don’t dance so fast,
time is short, the music won’t last.

Ever told your child, we’ll do it tomorrow,
and in your haste, not see his sorrow?

Ever lost touch, let a friendship die,
’cause you never had time to call and say hi?

You better slow down, don’t dance so fast,
time is short, the music won’t last.

When you run so fast to get somewhere,
you miss half the fun of getting there.

When you worry and hurry through your day,
it’s like an unopened gift thrown away.

Life isn’t a race, so take it slower,
hear the music before your song is over.


#15

Ya dije en otra ocasión que dos de mis citas favoritas eran

“Nada es suficiente para quien suficiente es poco”
(Epicuro)

“Nuestro deseo desprecia y abandona lo que tenemos para correr detrás de lo que no tenemos.”
(Montaigne)

Creo que no viene mal sentarse de vez en cuando y pensar en todo lo que uno ya es y lleva hecho.
En su caso, como “culo inquieto” que es ya estamos disfrutando de lo lindo de no pocas de sus iniciativas, compartidas o no.
Y lo que nos queda.