El Gurúfalo y el Ahorrador

El Gurúfalo y el Ahorrador
Gurúfalo

El pequeño Ahorrador paseaba por el bosque brumoso.
Mr. Cash le vio venir y le pareció un bocado delicioso.

“A dónde vas Ahorrador, aquí fuera hay mucho embustero.
Vamos a comer a mi casa y si quieres te presto dinero.”

“Eres muy amable Mr. Cash, pero no -
Voy a comer a casa del Gurúfalo”

“¿El Gurúfalo? ¿Qué es eso?” -preguntó Mr. Cash
“Pues el Gurúfalo, ¿no lo conoces?” -dijo el Ahorrador

“Tiene colmillos gigantes, en el banco tiene más de un billón,
Y no hace más que hablar de inflación.”

“¿Dónde habéis quedado?” -preguntó Mr. Cash

“Aquí mismo, al lado de esta roca,
Y la Tortilla de Divisa, entera le entra en la boca.”

“¿Tortilla de Divisa?” -Mr. Cash gritó
Y rápido como el viento, este se alejó.

“Que tonto es Mr. Cash! Todavía no se enteró,
¿Que no existe algo parecido al Gurúfalo?”

El pequeño Ahorrador continuó paseando por el bosque brumoso.
Miss Deuda le vio venir y le pareció un bocado delicioso.

“A dónde vas Ahorrador, aquí fuera hay mucho embustero.
Vamonos de fiesta que te voy a enseñar a no ser tan austero.”

“Eres muy amable Miss Deuda, pero no -
Voy a la fiesta del Gurúfalo.”

“¿El Gurúfalo? ¿Qué es eso?” -preguntó Miss Deuda.
“Pues el Gurúfalo, ¿no lo conoces?” -dijo el Ahorrador.

“Se ha declarado insolvente, tiene la lengua viscosa,
Y en la punta de la nariz una verruga venenosa.”

“¿Dónde habéis quedado?” -preguntó Miss Deuda

“Aquí mismo, junto al río,
Y su postre favorito es Helado de Bono bien frío.”

“¿Helado de Bono? Oh no!”
Y alto y lejos Miss Deuda voló.

“Que tonta es Miss Deuda! Todavía no se enteró,
¿Que no existe algo parecido al Gurúfalo?”

El pequeño Ahorrador prosiguió paseando por el bosque brumoso.
Sir Gold le vio venir y le pareció un bocado delicioso.

“A dónde vas Ahorrador, aquí fuera hay mucho embustero.
Vamos a mi Palacio que te regalo un buen joyero”

“Eres muy amable Sir Gold, pero no -
Voy al Palacio del Gurúfalo.”

“¿El Gurúfalo? ¿Qué es eso?” -preguntó Sir Gold
“Pues el Gurúfalo, ¿no lo conoces?” -dijo el Ahorrador

“Sus ojos son de fuego, está lleno de avaricia,
Y tiene la más baja calificación crediticia.”

“¿Dónde habéis quedado?” -preguntó Sir Gold

“Aquí mismo, en este lago,
Y el Zumo de Oro, se lo bebe de un trago.”

“¿Zumo de Oro? Oh, me voy a palacio!”
Nadie diría que Sir Gold camina despacio.

“Que tonto es Sir Gold! Todavía no se enteró,
¿Que no existe algo parecido al Gurúfal…?”

…OH?!”

“Pero quién es esa criatura con colmillos gigantes,
Que en el banco tiene más de un billón,
Y no hace más que hablar de inflación.
Se ha declarado insolvente, tiene la lengua viscosa,
Y en la punta de la nariz una verruga venenosa.
Sus ojos son fuego, está lleno de avaricia,
Y tiene la más baja calificación crediticia.”

“Ayuda! Oh no!
Es el Gurúfalo!”

“Mi comida favorita!” -el Gurúfalo soltó un gruñido.
“Chuletillas de Ahorrador muy pronto habré comido”

“¿Chuletillas?” -el Ahorrador negó con el dedo.
“En este bosque, todos me tienen miedo!,
Ven conmigo y vas a ver,
Que de mí, todos se van a esconder.”

El Gurúfalo no pudo contener la risa.
“Venga vamos, que tengo prisa.”

Caminaron y caminaron hasta que el Gurúfalo dijo:
“Allí a lo lejos se ve un brillo que busca cobijo.”

“Es Sir Gold” -dijo el Ahorrador “ven, vamos a saludar”
Y Sir Gold, al Gurúfalo no pudo dejar de mirar.

“Socorro! Oh Ahorrador, suerte en la vida!”
Y se fue sin mirar atrás en su huída.

“¿Has visto?” -dijo el Ahorrador “ya te dije yo”
“Increíble!” -exclamó el Gurúfalo.

Caminaron un poco más hasta que el Gurúfalo dijo:
“Allí a lo lejos se ven papeles que buscan cobijo.”

“Es Miss Deuda” -dijo el Ahorrador “ven, vamos a saludar”
Y Miss Deuda, al Gurúfalo no pudo dejar de mirar.

“Peligro! Oh Ahorrador, suerte en la vida!”
Y se fue sin mirar atrás en su huída.

“¿Has visto?” -dijo el Ahorrador “ya te dije yo”
“Asombroso!” -exclamó el Gurúfalo.

Caminaron un poco más hasta que el Gurúfalo dijo:
“Allí a lo lejos se ve a un trilero que busca cobijo.”

“Es Mr. Cash” -dijo el Ahorrador “ven, vamos a saludar”
Y Mr. Cash, al Gurúfalo no pudo dejar de mirar.

“Ayuda! Oh Ahorrador, suerte en la vida!”
Y se fue sin mirar atrás en su huída.

“Pues bien, Gurúfalo” -dijo el Ahorrador
“Ya te dije yo, que mentirte no puedo,
En este bosque todos me tienen miedo!
Y ahora tengo hambre y mucho apetito,
Mi comida favorita es… Gurúfalo frito!”

“Gurúfalo frito!” este gritó.
Y rápido como el viento desapareció…

El pequeño Ahorrador paseaba en silencio por el bosque brumoso.
A lo lejos a Mr. Market vio venir y le pareció un bocado delicioso.

Adaptacion chapucera del cuento infantil “El Grúfalo” de Julia Donaldson.
https://www.amazon.es/El-Grufalo/s?k=El+Grufalo
https://www.youtube.com/watch?v=-NOw2fyD_38

32 Me gusta