El espinazo de la noche


#1

Mark Funds deambulaba por las solitarias calles del pueblo. Le serenaban especialmente las noches de invierno como aquella, y respirar el aire gélido avivaba sus recuerdos y le transmitía paz. Las antiquísimas piedras que formaban los muros de las casas, con sus testimonios de historias ya olvidadas, respondían al eco de sus pasos con altiva impasividad.

-Vender las BRK.A sería lo mejor. – Aseveró.

-Vamos, ni de coña. – Respondió Mark, sin pensarlo un segundo.

-Pues quédate sólo con un par, el resto al MSCI World si es el que te gusta. – Su amigo no cesaba en su empeño. – Me vas con demasiada complejidad.

-Si callas te invito a otra cerveza. – Mark trató de cerrar la conversación, siempre paciente y sonriente.

-En fin, da igual, haz lo que quieras, ¿Porque sabes qué? Al final lo piensas y resulta que es mejor ser futbolista que empresario, porque el dinero se disfruta de joven. Siempre acabo obsesionado con esto y no me va a cambiar la vida el tener uno, dos o tres centenares más cuándo me jubile. Hay que disfrutar la pasta cuando realmente puedes hacerlo. Y a ti te acabo dando la paliza con lo mismo de siempre, y me sabe mal.

-Hoy te veo un poco alterado, ¿eh? Igual te han afectado las bajadas de esta semana, has dedicado muchas horas. – Mark se percató que le iba a tocar hacer de psicólogo.

-No sé hasta qué punto debo pensar en la independencia financiera. Todo este esfuerzo… Sólo tendría que indexarme, hacer aportaciones trimestrales automáticas y no volver a mirar una cotización en veinte años, macho. Y así voy a superar al 90% o más de los fondos, es que nos complicamos la vida, Mark. Pero a la vez es una estrategia muy aburrida tío, y me va la marcha. No sé qué hacer.

-Hombre, si te gusta, te lo pasas bien y haces buenos resultados, sigue con ello. No te obsesiones, piensa en que haces lo que haces porque disfrutas. Y vive el momento y la vida hombre, lo demás ya vendrá. Cuando haces algo sin meterte esa presión, todo sale mejor. Y vamos venga, que acabamos esta y pedimos otra caña, que te invito. Mañana tendrás clara tu estrategia nuevamente. ¿Al tran-tran?

-Su amigo logró por fin sonreír y alzó la copa. - Al tran-tran – Sentenció, mostrándose convencido al menos por unos instantes.

Mark detuvo sus pasos recordando la conversación junto a la vieja y herrumbrosa farola, que permanecía apagada, agotada tras combatir sin esperanza la vasta negrura de las noches del lugar, y dirigió su mirada al cielo. El espinazo de la noche. Así llamaban las tribus Kung del desierto del Kalahari a nuestra Galaxia. Espinazo de la noche, pues daba la impresión de sostener la bóveda celeste. Le pareció un gran nombre.

Escuchar el silencio, pasear calmadamente, respirar el aire invernal, contemplar el firmamento … eso permitía a Mark relativizarlo todo. Nada es eterno. Ni las estrellas lo son. Han sido necesarios unos cuatro mil millones de años desde la aparición de la vida en este planeta para llegar hasta nosotros, y no somos ni un parpadeo a escala cósmica. Nos preocupamos en demasía por todo, y nos resulta costoso valorar el presente. En ese aspecto, la serenidad de los años podría actuar como un analgésico contra el ruido y la prisa. Deberíamos dejar de posponer aquello que queremos hacer y perder el miedo. Actuar. Sentir. Disfrutar.

Mark siguió caminando. Espinazo de la noche… De nuevo, le pareció un gran nombre. Mañana añadiría unas BRK.A.

Y los hombres graves, que cerca de la muerte con la vista que se apaga
Ven que esos ojos ciegos pudieron brillar como meteoros y ser alegres,
Se enfurecen, se enfurecen ante la muerte de la luz.

Fragmento del poema de Dylan Thomas “No entres dócilmente en esa buena noche”.


#2

Buenísimo. Esto sí que son activos ocultos lo que tenemos por aquí :clap::clap::clap::clap::clap::clap::clap:


#3

Genial.
Me ha alegrado la mañana del lunes.
:ok_hand::ok_hand:


#4

Menuda lectura mañanera, chapeau @JoBe.


#5

Magnífico. Así se empieza un lunes :smiley:


#6

Bravo por el desayuno que nos brinda.


#7

Excelente. Como he podido comprobar que hay cierta tendencia a la competencia sana. ¿Para cuando un concurso de microrelatos?


#8

Estupendo relato le felicito .
En otro orden de cosas ; Pensarynoactuar , es el potro más inquieto de mi cuadra , me cuesta mucho mantenerlo tranquilo.


#9

Creo que eso nos sucede a muchos. Gracias por su comentario.


#10

Que ciegos somos de no ver lo efímero de la vida …
Yo lo intentaré con las BRK-B que las A se me quedan grandes.


#11

Gran relato que leo en esta otra noche. Magnifico de verdad!!!
Además, me han parecido divisar “tribus ocultas cerca de ese río” que en mi imaginación pasa al lado del pueblo donde trascurre su relato.

Un placer de lectura y de reflexión.


#12

Es un placer leerle.
Gracias.