El embrujo de Hécate y la San Amaro Business School

Llevo unos cuantos días inmerso en el pensamiento de cómo los grandes genios, son capaces de sintetizar y crear, pequeñas gotas de sabiduría, de una simplicidad brutal, que contienen un mundo en cada palabra. Si uno se para a pensarlo fríamente, esta capacidad es realmente asombrosa, y cuando uno tiene acceso a estas gotas, sólo quiere beber más y más gotas, más litros…en esa procelosa sed que en los buenos curiosos nunca termina.

Uno de los genios que más gotas ha creado en el negocio que aquí nos ocupa, ha sido Buffett. Tiene una destilería completa de líquido conocimiento, que ha tenido a bien compartir con el resto de la humanidad, motivo por el cual, para muchos es y probablemente seguirá siendo, una excelente fuente de inspiración.

Mi pensamiento no iba tanto por este primer nivel de terrones de azúcar, en el que uno puede simplemente googlear el nombre de cualquier ínclito pensador, y añadir quotes, y ya tiene uno un buen atracón de Haagen Dazs inversor, sino bucear en el segundo nivel, que vendría a ser la parte industrial del invento, es decir, cómo se fabrican estos azucarillos que tanta adicción nos crean.

Como todo buen industrial, una vez uno baja al nivel productor, a la sala de máquinas; el encanto romántico de las cosas, se transforma en hiero, válvulas y accionamientos, que buscan un takt time en contínua mejora, y se ven las tripas del producto. Sin extenderme más en este punto, les diré que la mayor parte de gente que trabaja en la industria alimentaria de X, no suelen comer su producto.

Hete aquí, que andaba yo abstraído en tales futiles pensamientos, cuando me dió por pensar en cuan distinta ha sido o es probablemente la realidad, respecto a la historia felizmente escrita por los supervivientes, que a veces ha llegado a nuestras manos.

En el caso del dúo dinámico más citado del mundillo, hay un cierto consenso en los medios financieros, en que Munger le mostró a Warren el camino verdadero de la inversión, y abandonó su estilo Golden Graham, al darse cuenta de que ya no le gustaban estos cereales en los que le instruyó su mentor.

Mi mente lasciva, por contra, tiende a pensar que la realidad tiene muy diferentes prismas, y que si bien la navaja de Ockham siempre se cumple, es muy probable que la citada sencilla solución, fuera otra bastante menos romántica, pero mucho más simple. Permítanme entrar de lleno, en el aprendizaje de la San Amaro Business School, por la que todos, en mayor o menor medida, hemos pasado, pasamos y pasaremos, en el muy necesario aprendizaje del dolor.

Un joven Warren, tras cosechar enormes éxitos inversores a muy tierna edad, y porque no decirlo, cogerse el Anuario empresarial y cascárselo de la A a la Z, quemándose las pestañas, decidió probar suerte en el agitado mar del Norte de las empresas, subiendo porcentaje de posesión de la Berkshire textil , y pasando durante una etapa a ser más o menos a la fuerza y más o menos directamente, Empresario Director del negocio de los trajes.

Como todo buen emprendedor/empresario, sabe, una cosa es predicar, y otra dar trigo, y pese a que el mundo del día a día empresarial, tiene unas dosis de épica importantes, alimentadas por la literatura del management, la realidad bastante tozuda es que todos los que nos dedicamos a gestionar compañías, lo que realmente hacemos es bregar con la naturaleza humana, lo que en el castizo prisma del día a día , se traduce en estar continuamente limpiando mie… solucionando problemas.

Después de leer bastantes cartas de Warren, personalmente llegué a la conclusión de que a nuestro amigo de Omaha, lo que realmente le gustaba era pensar, y que te estén dando la tabarra cada 30 minutos con que se ha vuelto a estropear el telar, o que el Señor Wilson va a estar de baja 8 semanas, porque la ergonomía de la rueca es un matapersonas y que hay que seleccionar un proveedor para cambiarla, me da a mi la sensación que no le iba mucho.

Warren aprendió aquí , siempre bajo mi probablemente errado punto de vista, una lección que no se enseña en ninguna escuela de negocios, sobre la calidad real de las compañías.

Quien no tiene problemas no tiene una empresa , dicen los americanos, pero creo que con buen criterio , Warren pudo añadir, Quien tiene una empresa que da menos problemas que la media, tiene una empresa cojonuda.

Los neoherreros que nos batimos el cobre en sectores de márgenes estrechos y que periódicamente somos parcialmente sodomizados por nuestros amigos clientes, hemos experimentado en carnes propias esta sútil diferencia en los flujos de caja, pero esta es otra historia, que hoy no viene el caso, pues a +D se viene ya llorado, como bien saben.

Ayer, leyendo la carta que @mdejuan , redactó a sus partícipes, me llamó la atención esta imagen, en la que Warren, de su puño y letra respondía a la pregunta sobre si mejor un tipo de empresas u otros.

Y este es uno de esos insights que a modo de serendipia, me llegó justo en el momento adecuado, cerrando este círculo de pensamiento en que me veía abstraído.

Warren pasó de ser un gestor de un fondo de inversión, que fraguó su éxito invirtiendo como le enseñó Graham, a ser un inversor activista, que si bien, decidió que no le valía la pena gestionar directamente una compañía, si que podía influir en muchas compañías, y eso, como se pueden imaginar, es mucho más rentable. Una de las primeras cosas que debería entender cualquiera que pretenda montar un negocio, es la importancia de la escalabilidad. En lenguaje rockefelleriano , sería aquello de mejor el 1% del esfuerzo de 1.000 hombres, que el 100% del esfuerzo de uno.

A todas luces, y siempre en mi opinión, esta nueva dimensión, al alcance de muy pocos mortales, dicho sea de paso, es mucho mejor que la inversión en acciones de cualquier fondo de inversión. Tienes acceso a mucha más información, y además, puedes entrar en cada compañía de modos diferentes, vía deuda etc… o establecer sinergias entre tus propios negocios, que a su vez se mejoren entre ellos. Esta posición de control en mastodontes, tiene una cara visible, que sería la revalorización del holding, y otra cara invisible que sería todo lo que no se ve , y que Warren se irá a visitar a San Pedro, sin que veamos, que lo ha convertido en uno de los hombres más ricos del mundo.

Con todo esto, lo que quiero decir, es que siempre debemos aprender de los mejores, pues no tendría sentido no hacerlo, pero no podemos desactivar el sentido crítico, o intentar mirar más allá para ver realmente la historia subyacente, o los intereses reales que se esconden detrás de cada historia exitosa.

No se crean que esto sólo pasa con Buffett. Leyendo el libro de Simons, (que me imagino que cualquier parecido con lo que de verdad ocurrió, será mera coincidencia), te lleva más o menos a lo mismo, pues para empezar, nadie sabe realmente qué operaciones y sobretodo cómo, las llevaron a cabo. Nos quedamos en la superficie, admirando el resultado pero sin tener en cuenta el proceso, y esto queridos amigos, es un riesgo muy grande para todos aquellos que empiezan.

Paul Watzlawick, acuñó un término, que me fascina, como son “las soluciones clarifinantes” , en su entretenido libro “Lo malo de lo bueno”.

https://www.amazon.es/Lo-malo-bueno-soluciones-Hécate/dp/8425422949

Básicamente, una solución clarifinante, sería algo como una solución que no sólo termina con un problema sino con todos los subproblemas que cuelgan de él. Y nos ponía de ejemplos, frases tipo ” Muerto el perro se acabó la rabia”, o “La operación fue un éxito el paciente murió”. Para ello, nos trae el texto de McBeth, en el cual, el embrujo de Hécate hace que los protagonistas, caigan en la percepción de que la ganancia de unos, se basa en la pérdida de otros.

No hay ningún ganador sobre si es mejor un tipo de compañías en las que invirtió primero Buffett ( y que tal vez haya seguido inviertiendo en otros vehículos suyos Ex- Berkshire) o en las segundas, pues las circunstancias para invertir en las primeras o en las segundas, eran y son distintas. No hay ningún ganador sobre si es mejor mantener para toda la vida o no hacerlo, pues no se comparan peras con peras y de nuevo, el mismo Warren mantendrá unas y saldrá de otras, lo veamos o no.

En definitiva, no hay ningún ganador absoluto en nada, pues las circunstancias de cada uno de nosotros aconsejan hacer las cosas de un modo u otro, y sólo pueden ser juzgadas bajo ese prisma. Usted es uno hoy, y otro mañana. Usted tiene una cartera de equis ceros hoy, y otra, esperemos que de muchos más, mañana. No se podrá conducir de la misma forma, lo quiera o no. It´s the evolution, baby.

Como conclusión, les diría que no se traguen a pelo las historias que se han escrito sobre cualquiera, por muy veraces que parezcan y que intenten con su pensamiento propio crearse una idea de la realidad que se ajuste a su modelo mental. Esta idea, si es fértil, va a cambiar y evolucionar , pues no puede ser de otro modo, pero en cada vuelta de tuerca, aparecerán nuevos matices, que le darán un sentido nuevo a su interpretación.

Un “experto” en las redes sobre Buffett, no les va a enseñar mucho sobre Warren. La razón es muy sencilla, si uno no ha pasado por la San Amaro Business School, (y aún habiendo pasado), si no se trata de pensar de modo diferente, difícil lo tiene para acercarse a la realidad. El conocimiento sin aplicación, es como un asno cargado de libros.

Huyan de las soluciones clarifinantes. Huyan del “ellos o nosotros” . Diseñen y enriquezcan sus modelos mentales. Júntense con amigos que les digan las verdades del barquero, tengan o no razón. Pero sobretodo, y ante todo, piensen por ustedes. Pongan todo en duda, inclusive estas líneas dominicales tan simplonas.

Que pasen un buen domingo,

68 Me gusta

Es usted un gran ensayista. Juntando sus artículos, ordenados en un texto, sería un gran ensayo digno de cualquier librepensador, empresario(emprendedor) y/o inversor que plasma sus ideas, nos hace reflexionar(Por lo menos a mi) sobre lo divino y lo humano en diferentes universos a nuestro alcance. Son ideas que casi se pueden tocar con las manos.

11 Me gusta

Total

Eso lo da el moat, la calidad o como lo quieran llamar. Totalmente de acuerdo.

Es usted un sabio @jvas

sabio, sabio

:clap: :clap: Esto es en su esencia +D, muchas gracias @jvas

7 Me gusta

No creo que lea el libro de Simmons, pero sería una decepción si no se lleva a la tumba su método de inversión.
Buffet cuenta más, pero tampoco mucho (al menos en mi opinión).
Una cosa que les une es que ambos son grandes filántropos (o al menos donan mucha pasta)
Quizás el secreto de ambos esté ahí.

3 Me gusta

Gran reflexión @jvas. Como diría aquel, nothing to add.

Pd. Si recopiláramos estos escritos suyos tendríamos una pequeña gran joya. Coincido con el amigo @Especulata.

Saludos.

3 Me gusta

Una posibilidad es que quizá tanto Buffett como Simons, decidieron que no militarían en ninguna tribu y crearían su propio camino. Fuera del grupo hace frío, pero es la única forma de hacer cosas diferentes.

La flexibilidad de ambos para adaptarse y cambiar según el contexto, es lo que yo más admiro de ellos, y curiosamente, lo que sus seguidores más intensos obvian por ir en contra de muchos de sus aforismos y/o chascarrillos.

Ser empresario no deja de ser darwinesco. Prueba a aplicar las mismas soluciones durante dos décadas y verás lo bien que lo pasas. Liderar a un baby boomer y a un millenial, se parece tanto como un huevo a una castaña. Hay cosas comunes, por supuesto, pero como bien saben ustedes, el demonio está en los detalles.

@Especulata, muchas gracias por sus palabras, pero si rasca un poco, verá que tampoco hay mucho más debajo. Solo alguien que se ha equivocado bastante más que la media, pero que por ahora sigue vivo. En cualquier caso, reconforta leerle y le agradezco con sinceridad sus palabras.

@Segado, bien sabe que mis conocimientos y vivencias empresariales, palidecen al lado de las suyas, así que gracias doblemente, aunque ambos sabemos que lo de sabio es un traje que me queda grande …muy grande, vaya , y que aprendo de usted mucho más que la inversa :wink:

14 Me gusta

Si quieren de verdad saber lo que es un negocio de márgenes estrechos, vénganse al cemento…

3 Me gusta

Considero que usted está en una etapa de madurez espiritual más avanzada que la media de este foro y no sólo se hace preguntas si no que consigue atisbar las respuestas.
A medida que la persona alcanza esos niveles avanzados de madurez espiritual,comienzan a florecer capacidades extraordinarias de amor,vitalidad,calidad personal,conciencia corporal,intuición,percepción,comunicación y voluntad para hacer más fácil y feliz tu vida y por supuesto para invertir con un criterio inaccesible para los que se encuentran en un proceso evolutivo por debajo del suyo.

12 Me gusta

Un escrito sensacional como de costumbre.

Los mercados tienen la particularidad que en la mayoría de crisis gordas y periodos de euforia previos suelen terminar pasando cosas que parecían imposible o casi a la vista de los datos históricos existentes pasados.

Creo que ya comenté no hace mucho el caso de los incumplimientos de préstamos, que era un dato que se utilizaba mucho para justificar que el riesgo que tenían según que productos de deuda hipotecaria era muy bajo. Pero por otro lado, los tremendos incentivos en forma de comisiones que crearon esos productos, estaba haciendo que los bancos y otros organismos vinculados, no pararan de buscar nuevos candidatos a quien otorgar hipotecas saltándose la mayoría de criterios que sustentaban precisamente el buen dato histórico de ese tipo de préstamos.

Durante los 80 había pasado algo parecido, aunque mucho más delimitado con los bonos basura.

En el caso de la renta variable no hace falta tener mucha imaginación para imaginar escenarios donde una estrategia concreta podría hacerlo fatal en relación con otras parecidas. Ese riesgo del que no gusta hablar y que hay quien cree que puede eliminar, el riesgo gestor, es fácil ver como puede “destrozar” cualquier buena estrategia.

Se juntan unos cuantos gestores de una nueva hornada con alguna idea revolucionaria en cuanto a como apropiarse del capital de una empresa o como malgastarlo a largo plazo claro, a costa de sus accionistas, y uno tiene la mala suerte que terminan en una proporción más elevada en las empresas que invierte que en el resto del mercado, y ya puede dar por seguro que va a terminar escamado.

Que la probabilidad es baja de que pase, pues posiblemente, pero como decía en los mercados hay cosas igualmente improbables que terminan pasando. No digo que sea la que pase ni mucho menos, pero de ahí a que no pueda pasar hay un salto cualitativo delicado sobre si se están asumiendo o no según que riesgos o si se puede evitar asumirlos.

15 Me gusta

Es usted un formidable escritor/relator, escuchándolo en los podcast con esa voz tan características suya es como si lo leyera en el post que ha relatado tan cuidadosamente, muchas gracias

2 Me gusta

“Cualquier idea poderosa es absolutamente fascinante y absolutamente inútil hasta que decidamos usarla”. Son palabras de Richard Bach.

Yo no sé si Richard Bach fue -como el músico barroco- un genio, en la capacidad de sintetizar ideas importantes con el menor uso posible de palabras. Pero en su texto, usted lo ha superado Él empleó 13 palabras y usted tan sólo 11.

¿Es posible mejorar ese ahorro en tinta? Thomas Mann: “ Pensad como hombres de acción, actuad como hombres pensantes”. Disfruten de esas 9 palabras.

12 Me gusta

Excelente artículo @jvas, no puedo estar más de acuerdo. Ya dije en días pasados que hay que ser muy cuidadoso cuando tomamos como ejemplo determinadas historias de inversores exitosos, porque no tenemos garantía alguna de que nos estén contando las cosas tal y como sucedieron, sino aquéllo de lo que intereresa presumir al que lo cuenta, ocultando todo aquéllo de lo que nadie se enorgullece. De esos hechos, sin embargo, está el mundo lleno.

Eso en material controlado por los propios personajes, porque si hablamos de material escrito por terceros tenemos que tener en cuenta que el que lo escribe, tal y como ocurre con los artículos periodísticos, tiene que hacer que su producto sea atractivo para facilitar su venta. Y en los tiempos que corren, atractivo es todo aquéllo que resuelve cuestiones muy complejas con soluciones mágicas normalmente plasmadas en frases geniales, que evitan pensar y esforzase. Es lo que yo llamo la sabiduría inversora del chascarrillo.

Pondré un ejemplo real: Cuando una persona que tiene una cartera de 4 o 5 empresas sufre repentinamente un grave perjuicio económico, porque una de las empresas tiene un pésimo comportamiento, al sufrido inversor se le puede intentar orientar y ayudar de dos formas:

1.- La primera y más razonable es que reflexione sobre si el nivel de riesgo en el que ha incurrido con tal nivel de concentración tiene algún sentido para él o para su situación personal. Se le puede recomendar determinadas lecturas orientadas a la adecuada configuración de cartera con el fin de mitigar el riesgo empresa, etc. En definitiva, se le puede llevar por el camino correcto de pensar y hacer lo deberes, aunque, como no podía ser de otra manera, es necesario esforzarse y, además, no hay soluciones mágicas.

2.- La segunda, y no es la primera vez que lo leo algo parecido, es decirle al sufrido inversor: Como dice Warren Buffett "El riesgo viene de no saber lo que estás haciendo” y luego pasa lo que pasa. Frase lapidaria que suena muy bien y que nos arregla el problema de un plumazo, pero que realmente no sirve absolutamente para nada. Cuando una inversión fracasa es evidente que, aunque habíamos hecho un estudio concienzudo, algo se nos escapó, no supimos o no pudimos preveer lo que iba a pasar, pero eso es algo que sólo sabemos cuando la pérdida se ha materializado, no antes. En consecuencia, la frasecita y otras del estilo son simples obviedades que nos harán mucho daño como no hagamos los deberes por nuestra cuenta y riesgo.

18 Me gusta

I think those authors give me more credit than I deserve. It is true that Warren had a touch of brain block from working under Ben Graham and making a ton of money - it’s hard to switch from something that’s worked so well. But if Charlie Munger had never lived, the Buffett record would still be pretty much what it is.

Charlie Munger - Poor Charlie’s Almanack

5 Me gusta

Hola @jvas- y a todos los demás- … lo primero muchas gracias por la mención. Encontré ese mail hace ya tiempo y me resultó clarificador, tanto por la parte más obvia de la respuesta de Buffett (ambos estilos o enfoques son buenos y funcionan) como la no tan obvia (Buffett no gastó papel en contestarle… ahorro siempre).
Tu exposición o reflexión es correcta y va en línea con lo que explicaba en la Carta a los argonautas… desde hace años - no demasiados- parece que hay una guerra en ver quién es más “value” o ver qué estilo es más “value”. Buffett lo dice mejor que yo, desde luego. Es una guerra idiota… y parece que se olvida muchas veces que en dicha guerra NO están, precisamente, los mejores representantes del value investing, sino, generalmente, jóvenes con mayor o menor fortuna con su gestión de inversiones y que parece que tienen que quedar por encima de los demás diciéndoles qué y qué no es value.
Nunca me ha gustado esa guerra (bueno, creo que tampoco cualquier otra guerra) y siempre me ha parecido más una chiquillería que otra cosa. Se olvidan de algo que Buffett comentaba en su “The superinvestors of Graham-and-Doddsville” sobre Walter Schloss.
Walter, fallecido hace unos años, era el más fiel representante del estilo asociado generalmente a Graham, aunque tuvo que ir incluyendo modificaciones con el tiempo al desaparecer las net-net, y siempre se mantuvo fiel a dicho estilo. Era lo que conocía. Buffett, como amigo suyo que era, intentó convencerle o explicarle las ventajas del otro enfoque… y no lo logró. Ello no impidió que Schloss lograse batir al índice con dividendos brutos por mucho durante más de cincuenta años, por cierto, demostrando que como dice Buffett, ambos estilos funcionan.
Pero Buffett venía a decir (os escribo de memoria) que nunca había logrado cambiar a Walter… y ésa fidelidad a lo que conocía, esa decisión personal mantenida firmemente a lo largo de las décadas era una de las cosas más asombrosas y valiosas de Walter.
No tenemos, ninguno, la obligación de ser “el más rentable”. Nuestra obligación, ya que vamos a echar tiempo en buscar alternativas de inversión, es que dicho esfuerzo se vea compensado con hacerlo mejor de lo que nuestros inversores lograrían si estuvieran por su cuenta… que, en líneas generales, es obtener la rentabilidad del mercado- dividendos brutos incluidos. Ya sé que no es una comparativa correcta pues muchos inversores, por su propio temperamento, ni siquiera son capaces de obtener esa rentabilidad… pero hemos de actuar como si ese fuera nuestro objetivo a batir.
Hablando hace tiempo con argonautas les decía que, en realidad, son tres los objetivos: El primero no perder dinero con el paso de los años. El segundo, lograr mantener al menos el poder adquisitivo… el tercero, y más general, era batir al mercado a largo plazo con dividendos brutos.
El cómo se consiga es lo de menos… estilo Graham? fenomenal, estilo Buffett? estupendo; mezcla de los dos? fabuloso… lanzando una moneda al aire? raro, pero …chapeau!
Un abrazo a todos que no quiero ocupar mucho espacio de vuestro foro!!!

19 Me gusta

Me atrevería a decir estimado @Especulata que podría de manera muy burda y simplona definir a nuestro querido @jvas (y disculpe por lo de “querido” pero sin conocerle en persona y muy superficialmente por este foro le estoy cogiendo mucho cariño (y normalmente me cuesta mucho creame🙄)) como “el contrarian del contrarian”.

Y trataré de explicar mi sensación…

Al igual que creo que no es “friki” el que dice serlo que el que lo es…a veces escuchando sobre todo a gestores que dicen ser contrarian tengo la sensación de que lo que realmente transmiten a su “público objetivo” es el concepto de que pertenecer a un “selecto grupo de individuos” te eleva a un nivel superior.

Esto lo podría extrapolar a otras profesiones…políticos, vendedores de carnets de pertenencias, socios en determinadas “sociedades”…

Y yo creo que la libertad no es un tema de “derechos”…yo creo que hay que ejercerla…trabajaría…día a día…de la mano de la responsabilidad de saber transmitirla adecuadamente desde el respeto.

Me da mucha pena cuando observo a mi alrededor que la riqueza de pensar o ser diferente se le da un mal uso.

Es mucho más cómodo, lo sé, rodearnos de nuestros iguales…pero créanme que a mi me resulta mucho más enriquecedor tratar de hacerlo de mis “diferentes”. Creo que todos los seres humanos tenemos un “algo” de lo que egoistamente yo puedo aprender y disfruto haciéndolo.

Disculpe el “rollazo”…

10 Me gusta

En los últimos meses apenas tengo tiempo libre por temas familiares pero cada vez que logro arañar un ratito acudo a esta casa a calmad mi sed con esas gotas de sabiduría que algunos como usted destilan. Cuando leo sus post tengo la sensación de que estas ideas ya rondaban por mi cabeza pero de una forma difusa, vaga, inconexa. Usted con su bella prosa tiene la extraordinaria capacidad de verter luz donde había penumbra haciendo que las ideas aparezcan luminosas y claras. Recientemente tuve esta misma sensación leyendo el magnífico memo de Howard Marks, You bet, y con sinceridad le digo que sus escritos no desmerecen en nada a los de este gran inversor.
A lo largo de mi vida he conocido personas brillantes pero con dificultades para comunicar sus ideas o plasmarlas por escrito, otras con habilidades comunicativas o capacidad para componer pomposos textos pero de poca profundidad, pocos son los que como usted y otros miembros de +D aúnan ambas cualidades. Siga por favor, amigo mio deleitándonos con su sabiduría a través de estos hermosos textos.

11 Me gusta

Muy agradecido, @JoseCasas . Un orgullo viniendo de alguien como usted.

Un fuerte abrazo, amigo

3 Me gusta