Dogmas, sectas y semidioses


#1

En busca del Santo grial comparando datos, gráficas ratios, con la esperanza de elegir lo mejor, con la esperanza de no ser seducido por el marketing o la cercanía del gestor, agradeciendo su transparencia y buen hacer, comparando resultados y filosofía de inversión.

Dónde está el punto de inflexión que nos hace decidirnos por un gestor nacional frente a un extranjero, cuántos inversores extranjeros invierten en gestores nacionales y que nos hace pensar que somos más inteligentes que ellos confiando que nuestra decisión es objetiva y meditada, qué nos hace defender a capa y espada el trabajo que realizan, sí están apostando o están realizando un análisis sistemático, qué ocurre cuando mi decisión de elegir un gestor se le suman las decisiones de inversión de ese gestor.

De la misma manera que hay gente que critica la colección de fondos no puedo explicarme cómo puede alguien delegar una parte importante de su cartera en un solo gestor por mucho que comparta su modus operandi.

Yo y mi método. Cometo y cometeré errores pero serán mis errores de los que aprenderé pero nunca podré aprender de los errores de los demás lo único que haré será cuestionar mi fe.

Saludos


#2

Yo también prefiero cometer mis errores a que los cometan por mí, pero creo que también se puede apender de los errores ajenos. Y la fé se ve cuestionada cuando palmas, haya o no gestor de por medio.


#3

A ustedes ¿el tamaño les importa? , de los errores…a mí si.