Cuatro claves de Buffett para el inversor en cotizadas

Estudiando a Buffett uno nunca deja de aprender, y me gusta tenerlo como referente porque en general tira a sensato. Podrían ser 10 o 2 claves, pero se me han ocurrido recientemente estas 4 y me ha parecido que podría ser interesante compartirlas con la comunidad. Todo por supuesto, perfectamente debatible.

Warren-Buffett-leyendo
- 1ª Clave: enfocarse en leer información relevante y desconectar del resto

Una de las enseñanzas como inversores que podemos aprender de la gestión de Buffett de Berkshire es la de centrarnos en leer y que lo que leamos sea información relevante. Buffett hasta donde tengo constancia no dispone de ordenador en su oficina, y se dedica principalmente a leer informes anuales.

A veces, sin darnos cuenta, perdemos el tiempo buscando si hay noticias nuevas de las empresas que tenemos en cartera, en redes sociales o mirando cotizaciones cuando realmente no es para nada eficiente. Más informes y menos de lo anterior, y yo soy el primero que se lo tiene que apuntar porque nos irá mejor.

Al final las noticias relevantes ya nos las comunicarán las propias compañías, normalmente a través del regulador, sea la SEC, la CNMV u otra. Deberíamos centrarnos como Buffett en interiorizar todo lo que las compañías publican, porque al final como nos decía Javier Ruiz, profesor mío y gestor de Horos, el 80-90% de la información relevante cara a tomar decisiones de inversión se encuentra en la información que comunica la compañía.

- 2º Clave: en sectores regulares puede también haber negocios buenos

Hay que levantar todas las piedras, no cerrarse puertas a buscar compañías en determinados negocios. Buffett compró en su momento en una empresa del calzado, H. H. Brown, que compensaba su sector, regular, con una directiva excelente y una cultura corporativa equivalente (si no generaban beneficios -EPS-, apenas cobraban, lo que les incentivaba claro a mejorar en ese sentido).

En España tenemos el ejemplo de Inditex: opera en el sector del retail textil, y aún así ha logrado ser un negocio rentabilísimo y muy próspero. Con sus matices por supuesto, me dirán que es más una empresa de moda, o de logística, pero ustedes me entienden, puede ser un error cerrarse puertas.

- 3ª Clave: orientar la cartera a empresas que sufran menos en épocas inflacionistas

Buffett da por hecho que el gasto público gubernamental, siempre insaciable y creciente, acabará por incentivar la búsqueda de la inflación -a través de los bancos centrales, se sobreentiende-, con el objetivo de pagar las deudas con mayores facilidades (aunque es verdad que últimamente, al menos en apariencia, no lo están logrando).

Partiendo de esta premisa, es interesante buscar negocios poco intensivos en capital. Si adquirimos negocios con fuerte necesidad de activos fijos, que además deben ir reemplazándose periódicamente, en épocas inflacionarias estas empresas puede que logren trasladar al consumidor toda o parte de la inflación incrementando el precio de sus productos, pero a cambio también tendrán que asumir unas mayores inversiones conforme tengan que ir sustituyendo sus activos fijos.

En cambio, las empresas que no necesitan activos fijos considerables para operar su negocio, pueden obtener grandes beneficios en épocas inflacionarias, porque todo lo que trasladen al consumidor final no tenderá a verse anulado por la inversión más cara en activos fijos. Un ejemplo que si bien no está en la cartera de Berkshire pero sí podemos estudiar nosotros en este sentido podría ser Altria, que opera su negocio de tabaco con un porcentaje muy reducido de activos fijos.

- 4ª Clave: si no tienes poder de decisión sobre las inversiones futuras de una empresa, busca empresas que no puedan meter la pata

Hay determinado sectores, como el de la producción y comercialización de electricidad o gas, que bien gestionados pueden ser, en palabras de Buffett, buenos negocios (no excelentes, pero sí buenos). Sin embargo, en manos de gestores que dirijan los beneficios del negocio a p. ej. comprar otros negocios similares a múltiplos muy elevados de valoración, pueden convertirse en negocios mediocres.

  • Negocios en los que se requiere control sobre el management: el caso de Berkshire Hathaway Energy

Buffett compra generalmente enteros negocios en los que es requisito sine qua non, es decir, algo esencial, el reinvertir bien los beneficios. Un ejemplo perfecto sería el conglomerado Berkshire Hathaway Energy, que lleva décadas reinvirtiendo sus beneficios en crecer orgánicamente a buenas tasas de rentabilidad.

Recientemente, en pleno Covid, realizó una operación que le permitirá crecer inorgánicamente: los activos de transporte y almacenamiento de gas de Dominion Energy. Con la incertidumbre post-Covid que se atisba, este negocio se basa en contratos a largo plazo, que proveen flujos de caja muy estables y predecibles. Además, Dominion Energy, que se encuentra transitando a un perfil de utility completamente verde, estuvo dispuesto a vender a buenos precios. La clave por tanto es centrarse en crecer orgánicamente, y solo puntualmente y si hay un vendedor forzado, proceder a crecer inorgánicamente.

¿Significa esto que debemos vender nuestras Iberdrola’s? No necesariamente, ya que parece estar bien gestionada, pero en nuestro checklist puede ser algo a estudiar (que por cierto, me encantaría tener acciones de Iberdrola, pero por ahora no es el caso)

  • Negocios en los que el negocio es a prueba del management: el caso de Coca-cola

Warren Buffett trata de comprar pequeñas participaciones en empresas cotizadas cuando puede asegurarse de que o bien el management está bien alineado con sus intereses como accionista minoritario, o bien sabe que el negocio es tan bueno que puede sobrevivir a un equipo directivo regular (y brillar cuando este sea sustituido por uno excelente). Un ejemplo de esto último sería Coca-cola: Buffett compró sus participaciones cuando el anterior equipo directivo de esta, que era horrible –pero que sin embargo no logró acabar con la empresa- fue sustituido por uno que sí era capaz de dirigir debidamente la compañía.

Esto por supuesto, idílicamente. En la práctica Buffett también ha cometido errores, pero tratemos de quedarnos con esta teoría, para luego obtener potencialmente mejores resultados cuando la traslademos a la práctica.

Si les gusta el pequeño post, genera debate o ambas cosas, servidor encantado, que tengan un provechoso jueves.

37 Me gusta