Crítica al nuevo libro de Yúval Noah Harari

Me estoy leyendo el nuevo libro de Noah Harari “21 lecciones para el siglo XXI”. Me está pareciendo un libro interesante. Expone reflexiones profundas aunque he de reconocer que me está costando leerlo ya que presenta una visión demasiado pesimista sobre el futuro, lo cual no concuerda con mi forma de verlo. Siempre está bien enfrentarse a opiniones completamente diferentes a las que uno tiene.

Les dejó con un fragmento del libro que posteriormente criticare.

Esto aún podría empeorar mucho. Como se ha visto en capítulos anteriores, el auge de la IA podría eliminar el valor económico y político de la mayoría de los humanos. Al mismo tiempo, las mejoras en biotecnología tal vez posibiliten que la desigualdad económica se traduzca en desigualdad biológica.

Los superricos tendrán por fin algo que hacer que valga de verdad la pena con su extraordinaria riqueza. Mientras que hasta ahora podían comprar poco más que símbolos de estatus, pronto podrán comprar la vida misma. Si los nuevos tratamientos para alargar la vida y mejorar las condiciones físicas y cognitivas acaban siendo caros, la humanidad podría dividirse en castas biológicas.

A lo largo de la historia, los ricos y la aristocracia siempre pensaron que sus capacidades eran superiores a las de todos los demás, y por ese motivo tenían el control. Por lo que sabemos, eso no era cierto. El duque medio no estaba más dotado que el campesino medio, sino que debía su superioridad solo a una discriminación legal y económica injusta. Sin embargo, hacia 2100 los ricos podrían estar realmente más dotados, ser más creativos y más inteligentes que la gente que habita en los suburbios.

Una vez que se abra una brecha real en la capacidad entre los ricos y los pobres, resultará casi imposible salvarla. Si los ricos emplean sus capacidades superiores para enriquecerse todavía más, y si con más dinero pueden comprarse un cuerpo y un cerebro mejorados, con el tiempo la brecha no hará más que agrandarse. Hacia 2100, el 1 por ciento más rico podría poseer no solo la mayor parte de las riquezas del mundo, sino también la mayor parte de la belleza, la creatividad y la salud del mundo

Lo que expone en el libro es que con el tiempo y el avance de la biotecnología, las personas más adineradas podrán comprar cerebros mejorados o modificar su adn para así destacar y mejorar sus capacidades. Algo a lo cual no podrán acceder los pobres. Esto creara una brecha entre ricos y pobres como nunca antes ha sucedido en la historia de la humanidad.

Dudo mucho que se produzca tal evolución por un simple hecho. La biotecnología es un negocio y como negocio lo que quiere es maximizar sus beneficios. ¿Cómo lo logrará? ¿Creando un servicio muy caro que solo los ricos puedan permitirse o creando un servicio accesible para todo el mundo? De las dos formas ganaran dinero, la pregunta es cómo ganaran más.

Como inversor en empresas biotecnológicas lo que veo en estas compañías es un afán por crear productos y servicios que puedan ser adquiridos por todo el mundo tras una fase inicial donde dichos tratamientos son bastante caros ya que no hay suficiente escala para producirlos en masa. Así está ocurriendo con los nuevos tratamientos contra el cáncer o cuando se secuencio el genoma humano hace ya algunos años. La disminución de precio termina por ser exponencial. Las empresas biotecnológicas saben que si quieren maximizar sus beneficios deben crear tratamientos accesibles sino para todo el mundo si para mucha gente.

La visión que tiene Harari a cerca de la futura evolución de la biotecnología me recuerda a la que tenía el profesor Frink sobre la evolución de la informática.

15 me gusta

Noah Harari me resulta un autor/pensador bastante sobrevalorado. Pero yendo al grano:

Que la biotecnología nos consiga hacer más creativos o más inteligentes está aún por ver. Sin saber todavía cómo funciona el cerebro humano me parece muuuy lejano lo de crear humanos más inteligentes y todavía más difícil lo de más creativos.
Pero supongamos que se llega a ello. @dblanco, da usted en el clavo al señalar esto:

Lo de creer que se mantendrá una tecnología reservada solo para una élite sin que llegue a ser accesible para el resto de la población en ningún momento es propio de las teorías conspiranoicas más alocadas y no se corresponde con la realidad observada hasta hoy en día.

Otra idea errada que me recuerda a Piketty cuando decía que ya que el capital generaba mayores rentas que el crecimiento de la economía los que atesoran el capital (los ricos) serían cada vez más ricos (comparativamente). Lo de Harari viene a ser algo parecido en versión ciencia ficción distópica. Tanto uno como otro parecen olvidar que constantemente surgen nuevos ricos y antiguos ricos se empobrecen. No se trata de dos conjuntos inconexos e inmutables, sino un continuo en constante evolución.
Aún suponiendo que los ricos tuvieran cuerpos y cerebros mejorados, seguirían teniendo hijos o nietos mejorados que acabarían dilapidando las fortunas comprándose vehículos de lujo, jugando en el casino y corriéndose juergas.

5 me gusta

Suscribo todo lo que has comentado.

“Tanto uno como otro parecen olvidar que constantemente surgen nuevos ricos y antiguos ricos se empobrecen. No se trata de dos conjuntos inconexos e inmutables, sino un continuo en constante evolución”
Esta reflexión me ha parecido muy buena.

Sabemos menos del cerebro humano que del universo y mira que del universo sabemos poco.

1 me gusta

Para Mr. Harari lo mejor hubiese sido no haber dejado nunca de ser cazadores-recolectores, por lo que no estoy muy seguro de si puede ser de mucho interes su postura acerca del presente y futuro de la humanidad.

2 me gusta

Es cierto que en el primer libro decía que con la invención de la agricultura el hombre había retrocedido en muchos aspectos con respecto a las sociedades de cazadores-recolectores.

A mi me parece un buen historiador pero como dice @cygnus igual está algo sobrevalorado como pensador. Aun así a mi gusta leer a gente que se moja y da su opinión abiertamente aunque ya sabemos que no somos muy buenos prediciendo el futuro.

5 me gusta

A mí me gustó mucho Sapiens, sobre todo lo bien que explicaba el pasado. Me pareció brillante.
Los últimos capítulos en los que empieza a hablar del futuro, me parecieron más flojos, cosa por otra parte bastante lógica.

3 me gusta

De hecho Sapiens me parece una pasada, y los capitulos cuando relata al hombre prehistorico los disfruté como un enano.
La verdad es que opino igual que @Segado.

A mi me gusto mucho el primer libro. Los dos libros posteriores están un escalón o dos por debajo. Harari es mejor interpretando el pasado que viendo lo que está ocurriendo en el presente.

3 me gusta

Tengo que ser de las pocas personas a las que no les ha gustado Sapiens. Hay partes como las iniciales sobre la agricultura, con un cierto rigor científico, muy deudor de la obra de Diamond “Armas, gérmenes y acero”. Pero conforme avanza el libro IMHO aporta teorías menos contrastadas con las que viene a vendernos cierta ideología.

2 me gusta

Muy interesante el artículo, me ha hecho reflexionar.

También podría suceder que se crearan diversos packs a modo de segmentación, es decir, que mejoras más relevantes o tratamientos más profundos fueran mucho más caros que algunos superficiales. Esto también podría contribuir igualmente a una discriminación.

O bien, podría ser algo parecido a lo que puede pasar con los viajes espaciales. En un principio, la tecnología tiene un coste muy alto y sólo es asequible para las rentas más altas, hasta que llegue un punto en que bajen los costes por unidad debido a efecto escala y a mejoras tecnológicas. Pero los primeros en acceder a la tecnología también obtendrían una discriminación positiva.

En todo caso, me parece un riesgo a tener en cuenta, no lo despreciaría de entrada.

Puede ser algo a bastantes años vista, pero no creo ni mucho menos que sea imposible. Creatividad o inteligencia quizás puedan tener una definición o identificación más tangible desde un punto de vista biológico: actividad neuronal, conexiones neuronales…

Puede que el grupo de ricos vaya cambiando, pero creo haber visto gráficos que muestran cómo se concentra la riqueza, especialmente a partir de los 70. No se trata únicamente de si Pepito o Fulanito siguen siempre en el mismo grupo, si no de qué porcentaje de riqueza acapara un determinado percentil superior. Perdone mi falta de rigor porque ahora mismo no puedo buscar esos gráficos, pero trataré de hacerlo en cuanto pueda. El libro de Piketty tengo ganas de leerlo.

A mi parecer no es esa la idea que pretende transmitir el autor. Él comenta que el paso de cazadores-recolectores a agricultores no fue a priori tan positivo para la mayoría de la población, y explica los motivos, que a mi juicio son sensatos. Otra cosa es que la agricultura permitiera grandes agrupaciones de individuos que nos han hecho llegar hasta aquí. Simplemente está bien para reflexionar acerca del concepto de “progreso”.

Creo que él en varias entrevistas afirma que se trata de su opinión, pretende hacer reflexionar. Hay que interpretarlo como su punto de vista, no como una verdad absoluta. Si su idea era hacernos pensar sobre el tema, en mi caso al menos lo ha conseguido.

Saludos

7 me gusta

Lo de tangible no lo discuto, puesto que cualquier definición no basada en principios biológicos es intangible. Pero hoy por hoy yo aún me atrevería a decirle entre dos personas cuál me parece más creativa, pero desde un punto de vista biológico ni la menor idea. Podrían ofrecerme una visión microscópica de hasta el más mínimo detalle de las neuronas de uno y otro cerebro y seguiría igual.

Antes de que dé por buenas las tesis de Piketty le recomiendo que eche un vistazo a algunas de las críticas que encontró su libro. Aquí tiene una exposición de algunos de los múltiples defectos que se le han achacado:
http://www.salaimartin.com/randomthoughts/item/720-piketty-y-capital-en-el-siglo-xxi.html

3 me gusta

Gracias por el link, Cygnus, le echaré un vistazo. Sala i Martin explica de una forma muy didáctica y tiene una gran capacidad de análisis. Lo que no me gusta es que de tanto en tanto añade alguna ironía demagógica a sus escritos.

Algo que cada vez me gusta más es leer obras que cuestionan aquello que creía tener asentado con unos sólidos cimientos. Sólo por eso me atrae leer el libro de Piketty. Luego, es cierto que es complicado comprobar hasta qué punto lo que dice el autor es cierto o no, si no se accede a datos y se analizan.

Su teoría es que “a partir de 1980, la sociedad ha pasado a aceptar la remuneración estratosférica de los gerentes de las empresas”. Sin una teoría de la “aceptación social”, esa interpretación es igualmente tautológica y arbitraria.

Este comentario está extraído del link que me ha facilitado. Creo que en cierta medida sí que hemos normalizado o aceptado que alguien pueda tener decenas de miles de millones. La naturaleza de nuestro sistema lo permite, ya que si posees una gran parte del capital de una empresa increíblemente exitosa puedes llegar a conseguirlo. La cuestión es que si desde un punto de vista social o incluso filosófico, ese resultado es deseable o positivo. Pero bueno, abriríamos un debate interminable. Sin embargo, me parece curioso.

Saludos!

2 me gusta

En este caso concreto, creo que el gran mérito del libro de pikkety es la importante labor de recogida de datos realidada.

Hubo cierta polémica, hace ya algún tiempo, que cuestionaban las técnicas del autor e incluso su fórmula, propuesta en principio para explicar la inexorable desigualdad (que, puestos a poner en duda, hasta eso se cuestionaba)

Por ejemplo:

El mismo piketty llegó a matizar posteriormente el libro, restando importancia a lo que parecía ser la idea central del libro:

Reconozo que las pegas interpuestas por sus detractores calaron en mí y finalmente no llegué ni a leer el libro, de modo que tampoco me haga mucho caso.

Un saludo!

1 me gusta

Buen repaso… Ese no lo había visto

Coincido en que la primera mitad de “Sapiens” es lo más interesante del libro. Recordemos que es un ensayo divulgativo, donde, desde una pretendida originalidad provocativa, su autor busca generar debate.
El que una obra como esta se haya convertido en un best seller, ya nos habla del componente light que incorpora. Esto no es necesariamente malo. En este caso ha servido para acercar la prehistoria y la historia antigua a un público que, de no ser así, difícilmente se interesaría por ellas.

Leí “Sapiens” tras la lectura de “El siglo de la revolución. Una historia del mundo desde 1914”, de Josep Fontana. El primero es un best seller divulgativo, el segundo un magnífico libro de historia. Es esta una diferencia fundamental.

Fontana fue un gran historiador y un excelente profesor universitario. Militó durante la dictadura en el Psuc (los antiguos comunistas catalanes) y fue para muchos, y hasta su reciente muerte, un referente progresista. Su mirada está sesgada, lógicamente. Ya anticipo que puede chocar con la manera de pensar de la media de un foro de inversión como éste. No era en absoluto un liberal, al contrario; su pensamiento social y colectivo siempre está presente.

“El siglo de la revolución” es un libro riguroso y ameno, que nos habla de un mundo muy próximo a nosotros. Y en el que Fontana (que no aceptaría para sí la etiqueta de original y provocativo) nos ofrece interpretaciones nada amables con el discurso del orden establecido. Su lectura seguro que hará disfrutar aún más a aquellos que ya tengan una cierta edad, pués les sumergirá en episodios históricos muy cercanos.
Cimentado en una bibliografía apabullante, nos ofrece una mirada alternativa y enriquecedora sobre el mundo entre los años 1914 y 2016.

Acabo con esta frase suya:

"El de historiador es un oficio que se puede ejercer de muchas maneras. Ejercerlo a la contra es incómodo, se lo aseguro; pero de mi maestro Pierre Vilar aprendí que el deber del historiador no es inculcar verdades, sino estimular al personal a pensar por su cuenta”.

Perdón por el off topic.

8 me gusta

Muchas gracias por la recomendación. A ver si se anima y nos da más que tiene pinta Vd. de tener buenos gustos literarios.

No sean roñas y anímense a comprar el libro recomendado por @Cantizano. En Kindle a mitad de precio!

1 me gusta
2 me gusta