Compraventa segura por internet

Buenos días. ¿Alguno de ustedes conoce empresas de envíos o formas de pagos por internet que proteja a ambas partes (comprador y vendedor) al realizar una compra a un particular en España desde Europa?
Wallapop ofrece el servicio wallapay pero sólo en península, al igual que la empresa Beseif, que tiene buena pinta pero que sólo opera en península.
Me asusta un poco el hecho de realizar un pago “elevado” asumiendo que la otra parte va a cumplir con el trato y no tener garantía alguna, a pesar de que el vendedor pueda tener críticas positivas en ciertas plataformas, como wallapop.
No estoy seguro de que paypal pueda cubrir una eventual “estafa” como he leído en otros sitios y desde luego Wallapop no se haría responsable haciendo una venta al margen de su plataforma wallapay.
Gracias por adelantado.

1 me gusta

Hola, yo confío en paypal, mi cuenta es de hace muchos años, casi del principio cuando solo era ebay. También es cierto que nunca he tenido un problema, y eso que he transaccionado muchísimo por internet. Creo que paypal me ayudaría en caso de estafa. Espero le ayude mi experiencia. Un saludo

8 Me gusta

Con eBay cuidado la mayoría son privados, PayPal siempre responde. también tienes la doble seguridad del banco/visa, pero no sirve para devoluciones, no mucho.

2 Me gusta

Hola!, para mi lo importante es la confianza en la parte vendedora, el intermediario para el cobro, puede ser Paypal, Bizum, su Banco, etc., hasta donde yo sé, actúan cuando se produce una estafa, requiriendo la correspondiente denuncia, a veces un escrito de reclamación. Me pilla Vd. en una semana con dos casos muy diferentes, por un lado, un pedido a Amazon que no me ha llegado. Un par de “clicks” reclamado a Amazon y en el mismo día recibo una carta de disculpa y la orden de reembolso del importe. El proveedor externo de Amazon no ha cumplido, pero Amazon si, hasta me olvido que no me ha llegado el producto, he recuperado mi dinero.
El otro caso, el miércoles pasado necesitaba editar un archivo PDF desde mi portátil con urgencia, entré en Google y elegí una de las páginas que ofertaban el servicio, a la hora de subir el archivo me informan que el coste es de 0,60€ por el uso durante 24 horas, aun sabiendo que hay soluciones gratuitas, el precio me pareció razonable y cumplimentes los datos para el pago, al momento me llega por parte de mi banco el cargo de los 0,60€, hasta aquí todo bien, incluido el trabajo de edición del PDF. Habitualmente utilizo desde hace años dos tarjetas virtuales para efectuar pagos por internet, son gratuitas y se pueden cargar y descargar a conveniencia, en este caso utilice una con la que también pago otros servicios, entre ellos el “patreon” de +D. Mi sorpresa fue que al día siguiente tenía un cargo de 39,90€ de los señores que me prestaron el servicio por 0,60€ el día anterior. Reviso la página web y no veo la forma de darme de baja del servicio, rellenas un formulario reclamando y no se recibe respuesta inmediata. Llamo a mi Banco y como la operación está en vuelo no se puede hacer nada hasta dentro de unos días. Finalmente, después de rellenar varias veces el formulario de contacto, me dicen que al haber pagado 0,60€ estoy aceptado una suscripción mensual por 39,90€, salvo que hubiera solicitado la baja durante las 24 horas siguientes al pago inicial. Me dicen que lo ponen muy claro en el momento del pago, y si, lo ponen, pero en un pie de página con un tipo de letra minúscula que difícilmente alguien puede leer. Está claro que si uno desea una suscripción mensual debe hacerlo explícitamente, esconder el engaño pertenece al genero de la picaresca. Me ofrecen cobrarme el 50% del importe, cosa que no acepto. Les envío un último correo donde les dejo claro que lo razonable es la devolución de la totalidad del importe, entienden “el mensaje” y aceptan mi solicitud.
He realizado muchas compras por internet, he recibido los productos o las devoluciones de los importes siempre, también es cierto que los vendedores me merecían confianza. En este segundo caso que les cuento, al ser un vendedor nuevo, hubiera tenido que cargar 0,60€ en un tarjeta virtual y al día siguiente no hubieran podido cobrar 39,90€, me relajé porque nunca había tenido problemas, el importe de la tomadura de pelo (39,90€) tampoco era una tragedia, es más la cara de tonto que se me queda. Desde mi punto de vista, para estar a salvo de este tipo de prácticas, las tarjetas virtuales son muy útiles, y no tienen coste. Buenas noches.

7 Me gusta

Su tiempo vale dinero también, no se olvide, rellenar formularios y tener que llamar al banco…
¿ Que miedo tiene con PayPal? Suele tener seguros para ambas partes aunque normalmente perjudica al vendedor. A las tarjetas virtuales no les veo mucho sentido, aunque son una capa extra de protección, pero con la autenticación de dos factores y los seguros a parte va a recaer toda la responsabilidad sobre el vendedor o el intermediario. Coincido en que la mejor manera de evitar problemas es mediante la seriedad del vendedor y hay que pensarse mucho con quien hacer negocios.

5 Me gusta

La tarjeta virtual tiene la ventaja de cargarse y descargarse a gusto del usuario. Y cuando está descargada (se entiende que es su estado habitual salvo un pago previsto por un importe concreto) no se puede hacer ningún cargo no deseado en la misma. Y además llega el aviso de que alguien está intentando cobrarse algo.

6 Me gusta

Yo también tengo la tarjeta virtualque voy recargando cuando lo necesito.
Fué una recomendación del BBVA que me ha ido muy bién a raiz de un pequeño incidente que tuve con una empresa.
Gracias por vuestros comentarios.

1 me gusta