Balance de 2020 y divagaciones varias

Originalmente publicado en: Balance de 2020 y divagaciones varias – JCM Compounding Knowledge

Terminado este año convulso toca hacer balance del mismo.

El contenido de este post será mas bien de índole personal y la parte de balance de inversiones propiamente dicha será “escueta” para lo que acostumbro cuando me doy a escribir y seguramente su calidad no cumpla con lo que me exijo a mi mismo puesto que mi intención es escribirlo sobre la marcha saltándome el proceso de reflexión y síntesis que suelo realizar previamente, pero la elección era esa o simplemente no escribirlo.

Permitanme comenzar con un disclaimer off-topic, que si bien no tiene ningún interés para la comunidad, y harían bien en saltarse, si que lo posee para mi como ejercicio de desahogo.

Cuando mi estimado Jose (@Jvas) me propuso la creación de este blog acepté con muchos reparos, además de por considerar que es difícil que aporte valor a una comunidad con tantas personas de inteligencia y brillantez superior a la mía porque sabía que mi escasez de tiempo libre y mis prioridades vitales actuales iban a dificultar en gran medida responder a la deuda de gratitud que siento hacia +D.

A pesar de vivir en la era dorada de la tecnología, la inteligencia artificial, los viajes espaciales, etc, etc. no hemos avanzado en demasía en herramientas que impulsen la productividad del ser humano (¿computación cuántica, Nootrópicos-drogas psicodélicas, chips integrados en el cerebro…??) sino mas bien al contrario pues la cantidad de ruido y elementos que compiten por nuestra atención es mayor que en ninguna otra época.

Personalmente trato de limitar al máximo este ruido pero aún habiendo reducido considerablemente la cantidad de blogs, foros o podcast que sigo y redes sociales en que participo (no tengo Instagram, abandoné Facebook y reduje los grupos de Whatsapp y Telegram centrándome principalmente en Twitter) el contenido generado es tan abrumador que cuesta ser capaz de seleccionar lo que verdaderamente te puede aportar valor. También, y a mi pesar por ser una de mis mayores pasiones, he limitado la lectura de libros tanto de finanzas como de otras temáticas para maximizar el tiempo de dedicación familiar y análisis de empresas. Incluso decidí alquilar un piso a 5 minutos de mi trabajo pese a tener uno en propiedad a 40 minutos, para evitar desplazamientos en coche.

Con estas mimbres, la descripción del que ha sido mi día “típico” en 2020 sería algo así como:

– Levantarme a las 8 de la mañana, tras generalmente llevar al menos una hora en la cama de reflexiones varias.

– Preparar el desayuno, etc. para el peque y llevarlo al cole (mi mujer se marcha antes de casa)

– Salir corriendo (literalmente) para llegar al cole y a mi trabajo pues dejo al peque a las 9 en la escuela y entro a las 9:10 (eso este año que he tenido la suerte de que respeten mi petición de una hora de conciliación laboral y familiar) y trabajar hasta las 15h.

– De 15 a 16 recoger al peque, comer y dedicar un rato a la lectura familiar con mi mujer e hijo.

– De 16 a 19:30 generalmente me dedico a estar con mi hijo (mi mujer tiene oposiciones de secundaria en 2021, las tenía en junio de 2020 por lo que ya estaba estudiando desde antes pero las retrasaron por la pandemia).

– A las 19:30 nos ponemos juntos a preparar la cena, cenamos, nuevo rato de lectura familiar, e historias varias para conseguir que Pablo acepte dar por concluido el día.

– Sobre las 22 comienza mi tiempo “libre” en el que dedicarme a preparar clases, corregir exámenes, leer informes de empresas, escuchar podcast, estar un rato con mi mujer… por lo que suelo intentar dormirme sobre las 0:30 (generalmente sin éxito pues la diosa fortuna me agració entre otras virtudes con crisis de migrañas e insomnio crónico). Los fines de semana suelo alargar la vigilia hasta las 2-2:30 e incluso a veces me vuelvo a levantar sobre las 6:00 para leer algún informe, material del CFA o redactar un post como es el caso de hoy. La parte diurna del fin de semana suele ser tiempo de senderismo en familia, excursiones… y limpieza de casa.

Con ligeras variaciones esta lleva siendo la dinámica de mi vida desde que 2015 cuando se alineo el nacimiento de Pablo, que mi mujer comenzara a trabajar de interina tras 6 años en la bolsa de trabajo y mi interés por “profesionalizar” la gestión de las finanzas familiares e inversiones. De hecho de 2015 a 2018 las horas dedicadas a profundizar en mi formación como inversor fueron muchas más que en la actualidad a costa de dormir unas 4horas diarias de media.

Es por ello que mi participación en +D o mis post en mi antiguo blog se hayan administrado con cuenta gotas pese a tener esbozos de post y tesis a medio redactar, algunos incluso desde hace años, sobre mi visión de la independencia financiera, sobre mi recorrido-evolución como inversor, sobre diversos sectores e ideas de inversión (Masimo, Halma, Zoetis, 11Bit Studios, Dun & Bradstreet, Evolution Gaming, Gateley Holdings, Intellicheck,…), que no actualice la cartera con frecuencia o que no haya podido estudiar con la profundidad que deseara algunas empresas. Esto hubiera supuesto restar tiempo a mi familia o reducir aún mas mis horas de sueño algo que ya me ha costado algún susto a nivel salud en los últimos años.

Entrando en el balance propiamente dicho del año:

A nivel profesional, ejerzo como profesor de matemáticas en un instituto de secundaria, ha resultado un año especialmente complejo y tremendamente estresante debido a la situación derivada del Covid. El teletrabajo de marzo a junio, y la semipresencialidad del curso presente han hecho saltar por los aires los horarios teniendo que subir materiales a plataformas educativas, corregir tareas, responder emails, tener reuniones virtuales…fuera del horario laboral habitual.

A nivel inversor concluí 2020 con un sabor agridulce, pues si bien mi cartera de acciones ha terminado con revalorización de doble dígito (no la he calculado con exactitud pues la tengo repartida en varios brokers pero rondará el +35%) me queda la sensación de no haber aprovechado algunas oportunidades claras durante el año, en ocasiones por motivos cuestionables. A esto se une la alta ponderación en mi patrimonio de Cobas, AzValor y Magallanes que han mermado considerablemente mi rentabilidad total.

Buena parte de los aprendizajes que obtengo de este 2020 coinciden con lo expuesto por Tomeu en este recomendable post: https://blogs.masdividendos.com/b-and-h/2020/12/11/lecciones-de-2020/ y con las reflexiones de Carlos de Iceberg de Valor en https://iceberg.substack.com/p/closing-2020 por lo que no me extenderé en ello y me limitaré a citar lo que considero algunos aciertos y errores cometidos durante el año. «…trabajar desde casa no es tan fácil y divertido como pensábamos en 2019.»

«Nadie sabe NADA más allá de un cierto punto. Sé humilde. Invierte en bolsa sólo lo que no vayas a necesitar a corto/medio plazo y construye un fondo de emergencia para circunstancias imprevistas.»

«La economía y la bolsa pueden seguir caminos diferentes. Cíñete a tu plan y síguelo a rajatabla. El market timing son los padres.»

«Haz los deberes y luego invierte, no al revés. Ten preparada la lista de la compra. Los mercados pueden girar más rápido de lo que tú puedas reaccionar.»

«Improving how you work, can improve the output of your work»

Entre los que podría calificar como errores de inversión (resultan fácil de valorar a posteriori pero complicado evitarlos en el momento) destacaría:

– Haber sido excesivamente conservador en los momentos de mayor pánico pese a llevar veinte años invirtiendo, haber vivido la crisis de las .com y financiera y tener clara convicción en aquello de “Be fearful when others are greedy, and greedy when others are fearful.”

Este excesivo conservadurismo es algo que me lleva penalizando desde 2017, y hay diversos motivos para ello sobre los que podría escribir varios post, pero que podrían resumirse en escasez de tiempo para una gestión adecuada de una cartera con un excesivo número de empresas y acumulación de liquidez para proyectos que finalmente no cuajaron como asesorar un fondo de inversión en Esfera u otros que siguen en proceso como la creación de una sociedad familiar.

Ejemplo de ello es el alto coste de oportunidad pagado por vender Puts muy out of the money (que ni mucho menos deberían calificarse de “dinero gratis” como se lee en algún blog) de ciertas empresas en lugar de comprarlas directamente o al menos haber iniciado una posición parcial. Esto ha supuesto perderme varios bagger en apenas medio año (vendí puts por ejemplo de Carnival, Xpel, Hilton o Southwest Airlines) y lo que es más doloroso no aprovechar la posibilidad de comprar a precios muy razonables algunas compañías que llevaba tiempo deseando incorporar a cartera (IAC, LVHM, Microsoft, Masimo…) puesto que la acumulación de liquidez fuera de los brokers para la futura sociedad familiar y el margen necesario para hacer frente a las puts en caso de ejecutarse me hizo ser muy timorato en las adquisiciones.

– Intentar hacer market timing, en contra de mi proceso inversor habitual, con la evolución de la pandemia. Ejemplo de ello es la venta de la posición en Amadeus y Starbucks tras la recuperación en V de la primera ola por la intuición de que Mr mMarket se pasaba de optimista y vendrían 2ª y 3ªs olas que me permitirían recomprarlas de nuevo a precios inferiores.

– Como aciertos de inversión mencionaría haber mantenido la calma durante todo el año, la ampliación de posición en JD.com, Groupe Guillin o Markel casi en mínimos y la incorporación en cartera, aunque con un peso demasiado pequeño de Stryker, Moody’s o, mas vale tarde que nunca, de Evolution Gaming.

A nivel personal/emocional, pese a lo que ha supuesto el coste de ver las cifras de muertos diaria, el confinamiento o el duro efecto en el terreno laboral para algunos de mis allegados, me siento moderadamente satisfecho con la gestión de la situación en general y de la ansiedad en particular e incluso creo poder afirmar que mi estado de forma física, mis relaciones familiares y mis prioridades vitales han salido fortalecidas de este complejo año.

Una vez mas agradecerles el tiempo dedicado a esta lectura y desearles un 2021 repleto de salud y a ser posible con una buena dosis de prosperidad.

39 Me gusta

Saludos cordiales.

Permítame aprovechar su titulo, Balance de 2020 y divagaciones varias, para comentar una más.

2020 ha sido un año nefasto para la salud de muchos y para la economía del ciudadano de a pie. Desastroso.

En otros hilos se ha escrito sobre si se debía proteger la salud o la economía o ambas porque van cogidas de la mano. Nuestros dirigentes nos han mentido. Discuten entre ellos y nos ignoran.

Lo hicimos mal, nos esforzamos mucho, pero no hemos obtenido los resultados deseados. Comienza 2021 y estamos casi tan mal como nueve meses antes. Podemos enfrentarnos mejor a la enfermedad, pero la economía esta más deteriorada. Mucho.

Y mi pregunta es: ¿por qué pensamos que celebrando una fiesta en todo Occidente durante la medianoche del 31 de diciembre se producirían cambios?

¡SALUD! Lo demás lo conquistaremos.

10 Me gusta

Me ha gustado su aporte. Me ha resultado muy útil la descripción de su horario por si algún día soy padre. Es vd un titán, como supongo lo son muchos padres y madres ahí afuera.

Sobre su gestión patrimonial, veo que hemos apostado por los mismos caballos: Cobas, Azvalor, Magallanes.

Un +35% en 2020 me parece un resultado espectacular. Piense que ese conservadurismo que, percibo, lamenta puede haberle salvado los muebles es otras ocasiones. Es fácil ahora, con la rápida recuperación en V de la bolsa, decir que deberíamos haber metido más en mínimos. No me malentienda, yo me he dicho lo mismo. Pero vd sabe como yo que era imposible saber que íbamos a tener esta recuperación tan repentina ¿Y si hubiéramos tardado 3 años en recuperar los niveles pre Covid?¿Y si hubiéramos tardado 10? No lo sabíamos, pero estoy seguro hemos aprendido todos de nuestros sesgos emocionales en este tipo de situaciones.

Yo también vendo puts en mi cartera personal y, por lo que le leo, nos hemos hecho las mismas preguntas. En mi caso ese conservadurismo que lamenta vd fue más bien miedo y desconocimiento del uso de los márgenes en Interactive Brokers lo que me hizo no tirar de más (mucho más) margen cuando el mercado estaba abajo y mi efectivo agotado por el ejercicio en masa de las puts. Mi cartera llegó a caer más de un 50% y no me digné a sentarme y estudiar cómo funcionan exactamente los márgenes de IB, lo cual me habría permitido maniobrar más tranquilamente. Acabé el año con un 1-2% de retorno en mi cartera personal, y una lección inestimable sobre cómo gestionar carteras de opciones en crashes bursátiles.

A ver si los fondos value nos dan una alegría de verdad (entre todos ellos suman más que mi cartera de opciones), y no lo que hemos visto hasta ahora, y logramos esas rentabilidades de doble dígito para todo el patrimonio invertido.

Un sentido saludo.

11 Me gusta

Es dificil ser objetivo/justo al valorar nuestros resultados bursátiles. Aparte del componente subjetivo, la evolución futura hace que cambie constantemente el juicio sobre el pasado. Lo que ayer era bueno, hoy puede ser malo y viceversa.
Comparto su preocupación sobre el tiempo perdido en las redes. Yo solo tengo Twiter y muy poco whatssapp. A pesar de que me aporta cosas buenas, dudo que compense el tiempo que me quita, (demasiada paja para tan poco grano). De hecho me estoy planteando desconectarme unos dias, no solo a ver si vuelvo a hacer cosas que solia, como ver una pelicula entera, leer un libro en 1/2 dias o escuchar un LP completo. Si no sobretodo para demostrarme que puedo hacerlo.

10 Me gusta

Saludos cordiales.

Permítame decirle que eso es mucho. Puede mantenerse ese ritmo varios años, pero es mucho.

Eso nos parecer ahora, recuerde que durante marzo y abril, cuando las bolsas estaban en minimos, EE. UU. sufría una terrible mortandad:

Sí supiéramos que acción va a subir más comprarías solo esa. Lamentablemente, en ocasiones los valores cuyo precio estas por debajo de su valor no son los que más crecen porque eso les llegó a esa discrepancia entre precio y valor y es difícil estimar cuánto tiempo continuará esa anomalía. Tampoco se puede prever cuánto tiempo estará en otras acciones el precio por encima del valor.

1 me gusta

Muchas gracias por sus palabras y el tiempo dedicado a leer el post. Estoy de acuerdo con todo lo que me comenta. Efectivamente a posteriori resulta fácil ver que podíamos haber hecho mejor. Un + 35% es una excelente rentabilidad en mi oinión pero esa es sólo la de la cartera de acciones que apenas representa un 30-35% de mi patrimonio. La rentabilidad total del patrimonio será muy inferior debido a la cartera de fondos y la liquidez. Lo que me deja mal sabor de boca es el coste de oportunidad pagado en los últimos 4-5 años donde he obtenido muy buenos resultados en mi cartera de acciones pero mi patrimonio personal apenas se ha incrementado por tener mucha liquidez/colchón de emergencia al 0’3-1% por si cuajaban otros proyectos y por la alta exposición a Cobas desde 2017. Esperemos que como comenta en años futuros sea mi cartera de fondos la que “deje en evidencia” a mi cartera de acciones y nos den muchas alegrías. En resumen el sabor agridulce viene de que durante los últimos años he sido tremendamente agresivo en el tiempo dedicado a las inversiones/formación pero el aumento patrimonial no ha acompañado en igual medida. Aún así estoy muy satisfecho del camino recorrido. Un abrazo

9 Me gusta

Más me cuenta, más encuentro que su cartera y estrategia se asemejan a la mía.
Mi cartera gestionada personalmente también ha batido sobradamente al otro grueso de mi patrimonio: los fondos value patrios. De algún modo creemos que un día el péndulo oscilará en dirección contraria, y los fondos value resurgirán con fuerza mientras nuestras carteras gestionadas personalmente quizá sufran ciertos embates.

Por último, yo también tengo una espina clavada con la liquidez, que tengo en abundancia. En mi caso asignar nuevas sumas al value patrio sería concentrar demasiado patrimonio ahí (más del 50%). Sin embargo, si este estilo de inversión da frutos abundantes en los próximos años lamentaré no haberlo hecho. Dotar de mayor capital a mi cartera gestionada personalmente (acciones+opciones) también me parece concentrar demasiado en un estilo y en un gestor. Y por lo demás los índices están altos y la indexación parece haber vivido su década gloriosa.

2 Me gusta

No piense en la ganancia potencial sino en lo que puede perder.

Esto es un aspecto clave que mucha gente olvida y luego cuando vienen mal dadas vienen las madre mias.

Cuando nadie quiera comprar acciones es cuando realmente habría que arriesgarse, no cuando existe FOMO de libro.

Saludos.

6 Me gusta

No puede estar Vd más acertado :ok_hand::ok_hand:

Si sólo piensa en lo que puede perder al final no se hace nada, ya que siempre existe la posibilidad de perder el 100%. Lo que hay que hacer es llegar a un equilibrio con el que cada uno se sienta cómodo, y eso es lo realmente complicado.

1 me gusta