Mi Proceso Inversor. Parte 1/3; Objetivos

Me gustaría compartir con la comunidad algunas pinceladas de mi proceso inversor.

No es ni un proceso extremadamente elaborado ni atesora una gran complejidad, pero su simplicidad es inversamente proporcional a mis años de experiencia en los mercados. Cuanto más pasa el tiempo, menos adornos necesito, más cómodo me siento y mejores resultados obtengo en relación con mis objetivos.

Me sigo considerando un novato en este mundillo, sobre todo porque sigo aprendiendo cosas a diario. Quizá por eso, por una parte pienso que soy un sobrado si pretendo dar lecciones a alguien, pero por otra me siento muy agradecido a todos aquellos de los que he aprendido durante todos estos años y me gustaría poder aportar mi granito de arena a todos aquellos que están empezando.

Para no hacer el post excesivamente largo, voy a estructurar el contenido en tres partes.

La primera parte trata sobre mis objetivos, que en mi opinión, son la razón de ser del proceso inversor. Sin objetivos o sin un porqué, es difícil seguir por el camino del largo plazo.

Se requiere de un cierto grado de reflexión y de honestidad con uno mismo, no solo para sentirse cómodo con la estrategia, sino para marcarse metas realistas y acordes a sus circunstancias, para que no le amarguen a uno la vida en busca de un largo plazo que puede convertirse en una losa si no se gestiona adecuadamente.

La segunda parte trata sobre la estrategia en sí, que consiste en una parte de inversión sistemática al tran-tran como se dice por aquí y otra parte de inversión discrecional en acciones de calidad buscando diversificar fuentes de ingresos (si, dividendos)

La estrategia sistemática me permite invertir siempre, haga lo que haga el mercado, y la estrategia discrecional busca realizar compras oportunistas de empresas de calidad a buenos precios.

La tercera parte trata sobre la metodología de inversión: selección de valores, mercados, criterios de entrada, de salida, ampliación de posición, ratios que tengo en cuenta, evaluación de la deuda, etc.

En fin, no es la panacea, así que no esperen recetas milagrosas, de hecho lo único que hago es copiar a otros y adaptarlo a mis necesidades.

No quiero crear falsas expectativas.

OBJETIVOS
Para mí es lo más importante de todo y de lo que menos se habla.

Son los cimientos sobre lo que se va a sostener todo lo demás y lo que nos va a mantener en el camino establecido cuando pintan bastos y lo que nos va a obligar a mantener los pies en la tierra cuando todo vaya sobre ruedas y nos creamos mejores que Warren Buffett.

Y es que normalmente nos dejamos influenciar por opiniones o análisis de otras personas, analistas o gestores sin valorar qué tipo de estrategia están siguiendo o el marco temporal en el que pretenden realizar las operaciones.

Si no tenemos en cuenta ese tipo de cosas, es como ir con una venda en los ojos y moverse en una dirección u otra según escuchas a diferentes personas decir aleatoriamente izquierda o derecha.

No creo que uno pueda llegar muy lejos de esa manera, ni tampoco saber dónde se encuentra.

Por eso le doy mucha importancia a reflexionar acerca de los objetivos, que si bien pueden variar con el tiempo y las circunstancias, es importante tenerlos en cuenta porque establecen una hoja de ruta que le da un sentido a todo y que se adapta a las necesidades, las capacidades y la personalidad de cada uno.

En mi caso, a día de hoy, mis objetivos son tres:

1- Mantener el poder adquisitivo
2- Diversificar rentas.
3- Que mi hijo pueda disponer de su pequeño patrimonio para estudiar.

Estos objetivos están vinculados a mi situación, necesidades y preferencias personales. Para mí tienen todo el sentido del mundo pero es probable que para otra persona no tengan validez o que sean una tontería.

Lo importante, en mi opinión, es reflexionar acerca de ello.
Invertir está bien, pero mejor es hacerlo sabiendo el porqué, para qué y para quién se hace.

Como ven, en mis objetivos no aparece el batir un determinado índice, más que la propia inflación.

No me interesan ese tipo de comparaciones ya que no me aportan gran cosa, aunque respeto a quien se marque objetivos de ese tipo. No me interesan los Benchmark porque considero que representan una mezcla de resultados empresariales (beneficio por acción) y los dictados de una amalgama de lunáticos (las cotizaciones).

Lo que pretendo es que el resultado de mis inversiones dependan en el mayor porcentaje posible de los resultados empresariales, por eso busco el diversificar rentas gracias al Dividendo, que no es otra cosa que el reparto que hacen las empresas entre sus accionistas de una parte de sus beneficios.

Ríos de tinta se han escrito a favor y en contra del mismo, pero para mí es la mejor forma de beneficiarse de la buena marcha de una empresa sin tener que dejar tu rentabilidad en manos de una banda de lunáticos delirantes que establecen el precio de las cotizaciones.

Capitalizar al máximo sería lo ideal, pero por desgracia no vivimos en el País de las Maravillas.

Mantener el poder adquisitivo y diversificar rentas eran mis dos objetivos hasta hace tres años, cuando nació mi hijo.

Es de esas cosas que te cambian la vida, por lo que me tocó reflexionar y decidí incorporar un tercer objetivo pensando en él.

En Alemania, que es desde donde escribo estas líneas, Papá Estado te da aproximadamente 200€ mensuales por cada hijo.

Ese dinero lo considero suyo, y además, un regalo que hay que aprovechar, por lo que en vez de gastarlo en su totalidad, se invierten 500€ trimestralmente de forma sistemática en un ETF. Los otros 100€ se usan para complementar los gastos de la guardería y desahogar la parte de gastos.

Hasta septiembre de 2019 el ETF elegido fue el MSCI World, pero a partir de diciembre será el Vanguard FTSE-All World.

El cambio se debe a (1) querer reducir sesgos y (2) porque el FTSE ya está disponible en su versión de acumulación (al menos en Alemania) desde octubre.

Ese dinero lo podrá utilizar para pagarse los estudios sin tener que esperar esfuerzos extra ni de su madre ni míos.

Además, para entonces esperamos poder disponer de unas rentas por dividendo que nos permitan trabajar cada vez menos.

Por último, añadir que todo esto está relacionado con una forma de vida en la que nos preocupamos por cuidar la salud, las relaciones personales y las finanzas familiares.

En estos momentos todo ello marcha muy bien, y hay que aprovechar esos momentos para dar un empujón a todo lo que tiene que ver con las inversiones.

Hasta aquí lo relacionado a los Objetivos, para mí la piedra angular de todo lo que viene después: la Estrategia y la Metodología.

73 Me gusta

Muchas gracias por compartir sus reflexiones @ignatius, muy interesantes.

Coincido con todo lo que ha expuesto en esta primera parte.
Quería resaltar una parte en la cual me veo particularmente reflejado:

Esto parece que algo muy sencillo y con implicaciones bastante reducidas, pero,para mi, ha sido un factor clave para relajar el contexto de la inversión.

En mi primera fase siempre intentaba hacer compras oportunistas y podía encontrarme en periodos bastante largos de frustración, cuando no llegaba el momento que yo esperaba, sobre todo si lo juntaba con una operativa más agresiva que buscaba la realización de beneficios cuando se producían de la forma que me había fijado.

Ahora, haga lo que haga el mercado, se puede actuar de la forma que hemos establecido y esto personalmente me da mucha tranquilidad y reduce la sensación de quedarme al margen, que muchas veces he vivido en pasado.

13 Me gusta

Muy interesante y me veo reflejado en muchos aspectos.

Muchas gracias por compartir su experiencia. Con ganas me deja de continuar leyendo la 2ª y 3ª parte

6 Me gusta

Gracias por compartir su proceso inversor. Este tipo de post aunque no lo parezca ayuda mucho a los que no llevamos demasiado tiempo en esto.

5 Me gusta

Muchas gracias @ignatius,
Estas líneas que usted escribe son muy útiles a gente como yo que de finanzas no sabe más que el ahorro es la base.

4 Me gusta

Gracias por comentar @Fabala

Coincido totalmente con lo que dice. Esa sensación de quedarse al margen cuando uno está en fase de acumular, creo que es un lastre.

Desde que he incorporado la pata de las aportaciones periódicas, he dejado de tener la necesidad de hacer algo, que curiosamente solían ser las peores decisiones.

10 Me gusta

Pues muy contento de despertar su interés.
Espero no tardar mucho en completar la serie.

2 Me gusta

@DEDS, @Milek, ayudar es la razón principal de esta serie que pretendo escribir.

Yo encantado de que a alguien le pueda ser de utilidad.

4 Me gusta

Muchas gracias por su aportación. En una gran parte de su escrito veo reflejadas mis reflexiones e inquietudes sobre la vida y la inversión, aunque yo en este mundo inversor llevo un año y me considero un auténtico novato.
Pero gracias a este magnífico foro y a las excelentes personas que lo integran cada día aprendo cosas nuevas.
Cómo curiosidad sino me equivoco creo que compartimos profesión (arquitectos) y pasión (somos padres de un hijo de 3 años) y la inversión la cual usted meditara tomando una buena cerveza acompañada de las famosas salchichas alemanas mientras yo lo haré con un Ribeiro y comiendo pulpo a feira en Coruña.
Estoy deseando leer la parte 2 y 3
Gracias por sus aportaciones y un saludo.

6 Me gusta

Gran artículo. Espero con ganas la segunda parte.
Lejos de parecer repetitivos, a mi me encantan estos posts donde cada uno explica como reflexiona sobre la inversión y lo intenta aplicar a su caso particular, con sus circunstancias personales y sus propias decisiones, no necesariamente mejores pero sí las que prefiere tomar.

El problema de como abordar la complejidad inherente a la inversión en particular y a la vida en general, efectivamente no consiste en que complicándolo uno todo, esté más próximo de la realidad, por compleja que sea. A veces consiste en una peligrosa forma de que los árboles no le dejen a uno ver el bosque.

En muchas ocasiones hay que vigilar con según que consejos porque ni que tengan gran parte de coherencia precisamente sin esa reflexión y honestidad personal, igual no se entienden bien (o se asumen) sus posibles implicaciones negativas que puedan tener en según que circunstancias.

Me recuerda, entre otros, al tema de si es mejor repartir compras o hacerlo todo de golpe si uno ya tiene el dinero. Muy fácil aconsejar lo segundo, con la estadística en mano, bastante más complejo hacer entender a quien lo pregunte, los posibles escenarios a los que le puede llevar esa decisión.

Me alegro que haya empezado por aquí. Si algo me gusta de +D , es que dentro de la diversidad, es que posiblemente los objetivos de la mayoría de los que más participamos, son algo más que meramente monetarios o donde los objetivos monetarios se suelen supeditar a la propio proceso vital y no a la inversa.

Efectivamente. Es bueno no olvidar que parte del mundillo de la inversión consiste en vender a otros objetivos que realmente no son los que quiere esa persona o los que necesita. A veces ni siquiera son los que el mismo que vende esos objetivos tiene para si mismo.

Gran reflexión. Los benchmark y las comparaciones, históricamente, han sido fuente de llevar a más de uno y dos hacia precipicios. Ya lo dice Kindleberger, “no hay nada que altere más el juicio de una persona inteligente y razonable que ver a un amigo hacerse rico”.

Cuando uno decide compararse, debe decidir si lo hace para intentar aprender, posibles ventajas, inconvenientes, matices, etc que todo lo tiene o si lo hace para emprender una peligrosa deriva hacia una competición complicada luego de calibrar en que consiste realmente más allá de poner el propio ego demasiado por delante de otras consideraciones.

Aunque este camino no sea fácil y pueda tener matices y distintas formas de implementarse, veo complicado que exista otro para un inversor, en mayor o menor medida en renta variable. La renta variable es lo que es intrínsecamente y no se puede buscar ningún camino para evitarlo.

Es que en esto consiste la vida. A veces los objetivos cambian al cambiar la propia vida, clarísimamente a mejor en este caso. Le felicito por su paternidad y por su capacidad de adaptarse. Los planes deberían de ir después de nosotros y no a la inversa. Aunque eso no signifique que uno deba de estar cambiando de plan cada dos por tres.

Uno no termina sabiendo nunca a ciencia cierta si con determinados cambios, más que reducir lo que hace es variar ciertos sesgos por otros. Lo de la rentabilidad empresarial creo que no hay que olvidarlo. En todo caso no deja de ser lo que muy bien comentaba más bien un adorno.

13 Me gusta

Magnífico. Con ganas de leer el segundo. Decir que comparto el mismo proceso de inversión, aportaciones sistemáticas a una serie de fondos y compras de acciones.

5 Me gusta

Buena reflexión. Gracias por compartir pensamientos y experiencias. Yo estoy haciendo camino de forma similar, aportaciones a fondos y compras de acciones de dividendo cuando acumulo (por ahora encuentro alguna a tiro siempre).
Mi objetivo, no tocarlo en la vida, dejarlo de herencia. Mientras, rentista de dividendos.
Un saludo a toda la comunidad.

4 Me gusta

Muchas gracias por comentar @agenjordi, como siempre muy interesantes sus reflexiones

Muy de acuerdo con su comentario. Determinados personajes relacionados con los mercados financieros pueden tener intereses más que dudosos que no tienen porqué ir alineados con el interés de su audiencia.

Muchísimas gracias

Es probable que sea más lo segundo, ya que al fin y al cabo en toda toma de decisiones hay detrás algún tipo de sesgo que decanta la balanza en una u otra dirección.

En el caso del ETF, el sesgo de querer introducir los países emergentes se compensará evitando incorporar un fondo específico de emergentes y ponderarlo según criterios que podrían ir cambiando según mi estado de ánimo o según qué percepción tenga yo del mercado.

Por eso prefiero aprovechar la oportunidad de contratar el FTSE-All World y que el mercado y los señores que realizan el índice ponderen como les parezca.

Un saludo

4 Me gusta

Gracias a usted por comentar

Pues no se equivoca!
Créame que prefiero meditar como usted lo hace, y aunque a la cerveza no le hago ascos, unas salchichas no son rival para un buen pulpo a feira.

Un saludo

4 Me gusta

Muy inteligente y conveniente para gestionar la parte más complicada de la inversión, nuestra psique

Buena forma de verlo y de protegerse de los cantos de las sirenas. Hay gente que de tanto comparar sus fondos, va traspasando de fondo a fondo según la última moda (más rentabilidad en los últimos años) y termina escardado, abandonando la inversión o yéndose directamente a la gestión pasiva.

6 Me gusta

Muy buenas reflexiones, sencillo pero al final lo simple es lo mejor.
Esperando con ganas la segunda y tercera parte

3 Me gusta

En primer lugar mis más sinceras felicitaciones porque más allá de su estrategia inversora tiene usted claro cristalino lo que para mí es el abc de cualquier iniciativa inversora: el qué, el cómo, el donde y el cuando. A partir de ello, el largo plazo y el interés compuesto harán su función mientras usted duerme a pierna suelta (parte piscológica resuelta).

Para mí, y es una opinión personal, sistematizar el proceso inversor es la manera más objetiva de ser fiel al plan alejando de este modo la parte más pasional.

Coincido bastante, pues, con los primeros esbozos que nos ha mostrado y espero con ganas la parte dos y tres de su proceso inversor pues a mí, al igual que a @agenjordi, me gustan mucho los posts donde la gente nos cuenta su historia pues me parecen excelentes maneras de aprender de los otros a la vez que sirven de inspiración para aquellos que empiezan.

Siguiendo con las coincidencias, yo también tengo abiertos 3 Amundis MSCI World para mis hijos a los que mensualmente aporto y también he tenido ese run-run de completarlo con el indexado de emergentes para estar invertido en todo el mundo. Todo se andará, pues no sólo es fascinante el camino inversor de uno por muy marcado que lo tenga sino que parte de la pimienta también viene por los continuos matices que vamos añadiendo conforme vamos avanzando.

10 Me gusta

Muchas gracias @JordiRP

No voy a negar que la influencia que ha tenido +D y el poder leer atentamente a gente de la talla de usted mismo, @emgocor, @DanGates, @dblanco, @agenjordi, @Fabala, @MAA, @jvas, @Waits y muchísimos otros, ha hecho mucho por tener la capacidad de asentar ideas y conceptos que tenía pululando por mi cabeza pero que no era capaz de darles forma.

Tengo clarísimo que me he ahorrado muchísimos años de darme cabezazos contra la pared y por eso creo que aportar mi granito de arena en lo que buenamente pueda a los que están empezando es lo menos que uno puede hacer, sobre todo en un lugar donde la gente está dispuesta a escuchar, cosa que no suele ser muy habitual.

24 Me gusta

Gracias por la mención. Solo tratamos de que otros no cometan nuestros errores del pasado…

9 Me gusta

Muchas gracias @ignatius por compartir tu proceso inversor y por exponer tan valiosa información. Me ha gustado mucho la forma de estructurarlo en tres partes y sobre todo cómo has expuesto los objetivos en esta primera parte.

Me siento muy identificado con qué hay que reflexionar de manera honesta con uno mismo para llegar a comprender de donde venimos, donde estamos y hacia donde vamos en nuestro proceso inversor. Pero también me ha hecho fijarme más en esta primera parte (OBJETIVOS) a la qué quizá no siempre se tiene muy en cuenta (me incluyo al 100%).

Normalmente nos centramos más en la estrategia y metodología de inversión, dejando de lado los objetivos y razones por las que estamos o queremos invertir.

Gracias de nuevo, en mi caso, por reabrirme los ojos para dar un paso atrás, volver a reflexionar sobre los objetivos y poder así dar luego pasos con mayor firmeza y seguridad.

6 Me gusta