Los compounders de la belleza

Maquiavelo escribió que, al llegar la noche, cansado del trabajo, se ataviaba con sus mejores galas y se ponía a conversar con sus amigos, los sabios del pasado: Aristóteles y Tito Livio, Platón y Tácito. Al igual que Maquiavelo, al llegar la noche me gusta ponerme a leer con mis hijos. Lo hago en voz alta, aunque sin una excesiva teatralización: solo la suficiente para subrayar el sentido de las palabras. Hemos leído a Lindgren y Dickens, a Tove Jansson y a Mark Twain. A menudo, son libros que se encuentran ligeramente por encima de su edad, en esa frontera de la capacidad que un pedagogo como Lev Vygotski recomendaba como un ideal educativo: aprender, madurar, crecer, dentro del abanico de posibilidades reales de cada uno, pero en su pliegue más avanzado, siempre acompañado por un guía o tutor. Cuando les leo me gusta detenerme en determinados cultismos que salpican el texto -parquedad, ironía, esmero, pulcritud, ahínco- y explicarles su significado. Suavitas, por ejemplo, que en latín invita a pensar en la dulzura de la vida civilizada, paginada por así decirlo –página, pago, país, un espacio ordenado- pero también en su reverso moralmente dudoso: la lejanía del abismo, el confort que proporciona la seguridad. “Es suave –escribió Tito Lucrecio Caro- cuando los vientos azotan el vasto mar, contemplar desde la orilla la desgracia del prójimo”.
Leer en voz alta, cultivar las palabras, deja una huella difícil de medir, aunque significativa. Su valor es acumulativo, como un compounder de la belleza. Con el tiempo se empieza a percibir la necesidad del ritmo, la importancia de una puntuación correcta, el matiz que solo introduce la precisión. Para los cuantitativos hay papers que demuestran el papel que juega en el éxito –o el fracaso- académico el abismo lingüístico que se abre a muy temprana edad entre los niños a los que los padres les leen habitualmente y a los que no. El estudio pionero quizás haya sido el de Betty Hart y Todd R. Risley en 1995, Meaningful differences. Los informes PISA han subrayado también este hecho: a mayor riqueza de lenguaje mayores probabilidades de finalizar con éxito el bachillerato.
En cierto modo, el proceso de invertir no se distingue tanto del hábito maquiavélico que he descrito. Si por las noches, antes de acostarse, leo con mis hijos, una o dos veces al mes mi mujer y yo realizamos pequeñas aportaciones al fondo Magallanes European Clase P que tenemos abierto a su nombre. Son aportaciones minúsculas, casi testimoniales, que buscan sedimentar un estilo, una cultura de vida. Ellos saben que por cada euro que ahorran, nosotros aportaremos otro. Y también saben que al ser partícipes del fondo, son copropietarios –a muy pequeña escala- de empresas como Renault y de Porsche, por citar dos ejemplos que los niños reconocen. No les he hablado de los efectos del compounding, pero sí dejo que comprueben sus resultados en el valor liquidativo de los fondos, tanto cuando suben como cuando ofrecen rebajas. En ocasiones, les hablo también del Maestro Kong, Confucio. Les recuerdo una de sus más conocidas citas: “el hombre que mueve montañas empieza apartando piedrecitas”. Les digo que si somos perseverantes, la primera piedra lleva a la segunda, la segunda a la tercera y así consecutivamente. La vida, en definitiva, se asemeja a una montaña que hay que ir edificando de forma lenta, con rectitud, asumiendo los errores como una etapa inevitable del camino, como un aprendizaje más. Leer e invertir no son caminos tan dispares.

32 Me gusta

Que delicia @Lucius, tiene en mi uno de sus seguidores.
Leerle a mi hija,como no se me había ocurrido.
Le creo esos informes que relacionan el lenguaje con el éxito académico.En tiempos mediocres como el actual ,la cultura va a ser un bien reservado a la élite.

Lo de aportar cantidades pequeñas , premiando disciplina y paciencia a largo … simplemente genial.

Que pena que todos no pudiéramos tener un padre como Vd!

Un placer leerle…me ha alegrado el día…siga,siga.

3 Me gusta

No es posible invertir bien sin leer. Seguro que hay correlación entre las horas invertidas leyendo y los resultados obtenidos.
También pienso que la inversión es donde la curiosidad y el placer por la lectura se ven recompensados con dinero.
No se me ocurre ningún otro lugar donde se pague más por hora estudiada.

7 Me gusta

Encontrar joyas como esta y otras que empiezan a aparecer en el foro es lo que Munger llama lollapalooza. Un efecto de reacción en cadena y multiplicación exponencial que se produce con la autoselección en la que se está convirtiendo +Pedantones. Nunca seremos multitudinarios pero cada vez somos más grandes

11 Me gusta

Y así es como voy a guardar esta lectura, para volver a ella en las ocasiones que requiera enseñar o mostrar un mensaje sincero (y práctico), para las futuras generaciones .

Gran escrito @Lucius .

4 Me gusta

Muchas gracias amigos. Este foro es un lujo.

2 Me gusta

Me gustaría tenerle en la Asociación de Padres y Madres de mi colegio, esto es lo que intento hacerles comprender, que leer es crecer. El primer libro que leí a mis hijos fue Moby-Dick. La conclusión que sacaron fue la contraria de lo que los mensajes comerciales pudieran ofrecer: el monstruo es el capitán Ahab, la ballena blanca, el héroe. En mi clase tres veces a la semana leemos en voz alta una novela (por supuesto que la primera fue Moby-Dick), pero luego comentamos lo leído, esta es la clave. Lean, lean con sus hijos, pero luego comenten lo que han leído.

En cuanto al tema de la inversión, me quedo con la frase de Confucio, pero aplicada más ampliamente, no sólo al aspecto financiero, a todos los aspectos de la vida.

4 Me gusta

@Lucius, muchas gracias por regalarnos este estupendo artículo.

¿Causalidad o mera correlación? Probablemente una gran riqueza del lenguaje sea no solo la manifestación de un hábito de lectura arraigado, sino también de una mente inquieta, buena capacidad retentiva, un ambiente familiar favorable…

Munger nos dice algo similar: “I think that you learn economics better if you make Adam Smith your friend. That sounds funny, making friends among the eminent dead, but if you go through life making friends with the eminent dead who had the right ideas, I think it will work better in life and work better in education. It’s way better than just giving the basic concepts”.

4 Me gusta

La verdad es que es maravilloso entrar en este foro y encontrar este tipo de conversaciones de las que se puede sacar tanto jugo y aprender tanto,y que tanto cuesta encontrar en la “vida real”

4 Me gusta

Gracias por tus preguntas Cygnus
Los datos de Pisa son estos https://www.oecd-ilibrary.org/education/what-can-parents-do-to-help-their-children-succeed-in-school_5k9h362jdgnq-en
Y aquí un artículo largo en The atlantic sobre el peso de las palabras en linea con las investigaciones pioneras de Hart
https://www.theatlantic.com/technology/archive/2010/03/the-32-million-word-gap/36856/

3 Me gusta

Gracias, Lucius, por su artículo.

1 me gusta

Esto si es una joya, Dani.

Me enorgullece enormemente poder leer estos artículos, muestra de su generosidad y sentido común.

Muchas gracias. A mi me ha parecido una maravilla.

4 Me gusta

Muchas gracias @jvas por tus palabras y todo el esfuerzo que ponéis en +D

1 me gusta

Es un lujo leer cosas como las Lucius. Un ejemplo de calidad paternal. Algunos olvidamos aspectos tan importantes como la lectura para el desarrollo personal de un hijo, a veces por cansancio, por llegar tarde y difícilmente verlos despiertos.
La educación de un hijo es la inversión más compounder de la vida.

5 Me gusta

Que maravilla de post!!
He empezado a leer pensando de encontrarme una análisis sectorial del sector cosmético, y me encuentro con este tesoro.
Hoy me voy a acostar más feliz con lo que he aprendido.

3 Me gusta

Un gustazo, de verdad!!
@Lucius, ¿no sé habrá equivocado usted y su avatar es Lúcidus?

3 Me gusta

Muchas gracias por sus palabras. A todos ustedes los leo con mucha atención.