Ese lugar...donde se encontrará?

Hay un lugar, mágico.
Hay un lugar, que todos hemos visitado alguna vez en la vida, en lo más profundo de nuestro corazón, cerebro, alma, o…no sé, no conozco la ubicación exacta.
No sé donde se encuentra, me encantaría visitarlo cuando yo quisiera, aunque quizás, si pudiese ir a hacer la visita diaria de 8:00 a 10:00 como al gimnasio, perdería ese halo de magia.
No podemos sentir esa experiencia cuando queramos, le damos al play, y esas vibraciones de entre 20hz y 20khz que nos entran directamente por nuestros receptores auditivos, nos producen unas sensaciones indescriptibles.

En ocasiones, nos elevan a una dimensión increíble, ese sentimiento no podemos expresarlo al exterior de una manera controlada, podemos mostrarlo en forma de lagrimas, bello de punta, sonrisa, alegría o tristeza.

Me encanta cuando esa canción, te tele-transporta a 10 años atrás y recuerdas los viejos tiempos.
Me enamora cuando esa canción te hace volver a tener a tu lado no en presencia, pero si en compañía, a esa persona que te gustaría abrazar en ese preciso instante.
Hay tantos y tan bellos momentos que podemos revivir a través de la música que en ocasiones no se le da el valor que realmente tiene.
Te hace viajar sin medio de transporte, probablemente en los días mas felices de tu vida esté presente, también en los tristes, siempre esta ahí.

Pero hay un momento, me quiero detener en ese momento, en el que ves al intérprete tocando el instrumento y no existe nada a tu alrededor, cada nota que viaja desde él hacia ti, te produce esa sensación de no querer salir de ahí nunca. Es ese momento de sentimientos que incontrolables. Me es imposible describirlo con palabras.
Un estado en el que no te importaría vivir, un estado que no se puede comprar ni vender, un intangible Patrimonio Sensorial de la Humanidad.
Cierras los ojos, y no sabes donde te lleva, montas en esas ondas, y te manejan a su gusto hasta el momento que suena el último acorde y vuelves a la vida. Incluso a veces vuelves, con lágrimas en descenso desde tus ojos de forma totalmente involuntaria.
¿Donde se encontrará ese lugar en el que has estado?

Escuchar música y dedicarle todos nuestros sentidos, es uno de esos placeres de la vida, un placer fácil y sencillo.
No dejen de hacerlo, sigan viajando a través de la música, sigan buscando esos sentimientos no encontrados, sentir es un placer de los más baratos que existen, deep ahorro que le llaman los que saben de esto.

Que suerte poder disfrutar de ello, que suerte que haya gente dispuesta a hacer de su forma de vida el disfrute a los demás de esta manera, no hay aplausos suficientes para ellos.

¡Viva la música!

23 Me gusta

No se lo va a creer, pero justamente esta tarde, con mi pequeña de 4 meses en brazos, con música para bebés inspirada en Nirvana de fondo, me he transportado a la primera vez que me electrizó (sic) su música, viendo el vídeo Live! Tonight! Sold Out!

Mientras sonaba de fondo, repasaba mentalmente ese momento, viajaba a él, estaba simultáneamente en esos instantes y en el presente, donde no me importaría quedarme atrapado en esa música, en una especie de estado donde la mente y la música que la atraviesa son uno, son el todo.

He pensado, ¿le pasará a más gente? Y vaya, pocos minutos después, descubro su post…

Desde luego muchas veces pienso que espero que haya un momento donde pueda volver a atravesar una y otra vez toda la música que me inspira, pero quizás como bien dice usted, podría convertirse en algo no tan especial.

13 Me gusta

Imagine ahora por un momento cuando, de aquí a unos años y su bebé sea mayor de edad, recuerde escuchando esta misma música a este mismo momento.

La vida es una sucesión de momentos, y es increíble como una simple secuencia de acordes nos puede hacer rememorar tanto los buenos como los malos, volver a ellos como si el tiempo no hubiera pasado.

Ya sean canciones que nos gusten o que no, de un estilo u otro, todas tienen el poder de hacernos viajar.
De hacernos sentir, solo las elegidas. Y que maravilla cuando uno siente.

7 Me gusta

De acuerdo con sus comentarios @Deivid135 y sus sensaciones. En mi caso todo lo hago con música, en función del sitio donde te encuentres, te abre la mente y en mi caso, me transmite paz y buenas sensaciones.

Música para siempre… :wink:

5 Me gusta

Hace unos días viendo RocketMan, el biopic de Elton John, en la escena (que les comparto a continuación) en la que Elton entra por la puerta grande de la música, con su estelar actuación en “El Troubadour”, me vino el blog a la mente.
Tecleando su incombustible Crocodile Rock (esta escena no es correcta, pues esa noche fue anterior al estreno de este himno) veo esta escena como una representación gráfica de lo que quería transmitir con mi mensaje.
Como la música, puede influir en el estado de ánimo de las personas, del artista en la actuación, del público en el concierto, como puede hacerte volar, perder la noción del tiempo y del lugar, y no solo emociones de alegría y felicidad, en otras ocasiones, pueden aparecer la tristeza, nostalgia, pena…

Esta, por la forma en la que lo muestran, se ha convertido en otra de mis tantas escenas favoritas del séptimo arte, y si no la han visto, se la dejo para disfrutar en vídeo de lo que, como les decía, quería transmitir con la apertura de este blog (con esto no cerraremos el círculo, por el momento)

Espero la disfruten tanto como yo:

9 Me gusta