Cinco lobitos. O como nadie espabila por cabeza ajena